Pue­blos Ori­gi­na­rios. Her­nán Cor­tes Ima­gen o Sím­bo­lo

Por Mar­ce­lo Val­ko*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 09 de sep­tiem­bre de 2020.

La pri­me­ra vez que estu­ve en Espa­ña dan­do varias con­fe­ren­cias apro­ve­ché unos días para hacer una esca­pa­da a Por­tu­gal. Desea­ba cono­cer Lis­boa, su puer­to y sus calles e inclu­so tomar algo en Mar­tinho da Arca­da el peque­ño bar que fre­cuen­tó el increí­ble Fer­nan­do Pes­soa don­de sur­gió su Des­aso­sie­go allí bajo las arca­das de la Pla­za del Comer­cio. De regre­so a Madrid a dife­ren­cia del via­je de ida en el micro via­ja­ban pocos pasa­je­ros lo que me per­mi­tió cam­bar de asien­to y sen­tar­me ade­lan­te para obte­ner una pano­rá­mi­ca del her­mo­so tra­yec­to. Lo que más me impac­ta­ba eran los moli­nos con aspas des­ven­ci­ja­das en lo alto de algu­na coli­na que me invi­ta­ban a ima­gi­nar que en el momen­to menos pen­sa­do don Qui­jo­te los desa­fia­ría a com­ba­tir y tam­bién los cas­ti­llos derrui­dos que se veían cada tan­to. El con­duc­tor al adver­tir que me des­pla­za­ba de dere­cha a izquier­da me pre­gun­to que inten­ta­ba ver. Le comen­te sin mayo­res pre­ci­sio­nes que me intere­sa­ba la his­to­ria. El cho­fer que dijo lla­mar­se Pepe Luis pare­cía satis­fe­cho de que alguien se inte­re­sa­ra por “la his­to­ria de un camino que cono­cía de memo­ria” y comen­zó a anti­ci­par de qué lado del camino apa­re­ce­ría el siguien­te con­jun­to. Así estu­vi­mos has­ta que de pron­to anun­ció que pasa­ría­mos por Mede­llín (en Bada­joz, Extre­ma­du­ra) una peque­ña ciu­dad fren­te al río Gua­dia­na al pie de una ele­va­ción coro­na­da por un cas­ti­llo que data del siglo XIII. Al apro­xi­mar­nos con un tono solem­ne anun­ció: “¡Aquí nació Her­nán Cor­tes…!” con la mano seña­ló el cas­ti­llo del con­de Rodri­go de Por­to­ca­rre­ro que domi­na el hori­zon­te des­de lo alto de la coli­na. Con­tem­ple la esce­na has­ta que el con­jun­to de pie­dra se per­dió atrás en el camino.

En ese momen­to igno­ra­ba que la peque­ña loca­li­dad al pie del cas­ti­llo en una de sus pla­zas exhi­be una esta­tua del con­quis­ta­dor que fue inau­gu­ra­da en 1890. La obra cos­tea­da por sus­crip­ción popu­lar fue crea­da por Eduar­do Barrón un artis­ta menor que tam­bién escul­pió otras más inclu­so una de Cris­tó­bal Colón empla­za­da en Sala­man­ca. La esta­tua de Cor­tés es de bron­ce y tie­ne unos cua­tro metros y se encuen­tra en lo alto de un pedes­tal de pie­dra don­de luce impo­nen­te atuen­do mili­tar, con una mano sos­tie­ne una lar­ga espa­da y con la otra el estan­dar­te de Cas­ti­lla rema­ta­do por una cruz. Como vemos en la ima­gen de esta nota, lo más suges­ti­vo es que una de sus botas aplas­ta la cabe­za de un azte­ca, algu­nos para ate­nuar un poco seme­jan­te visión afir­man que no se tra­ta de un indí­ge­na deca­pi­ta­do sino que el con­quis­ta­dor “aplas­ta la cabe­za de un ído­lo o un dios azte­ca”. Me cons­ta que el arte con­me­mo­ra­ti­vo pue­de tener mil cali­fi­ca­cio­nes, la úni­ca que no le cabe es la ino­cen­cia. Los sím­bo­los no ocu­rren solos, no son inge­nuos ni emer­gen de la nada y no cesan de derra­mar sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­ción. Por si alguien tuvie­ra dudas, el escu­do de armas otor­ga­do a Cor­tés ade­más de águi­las bicé­fa­las y leo­nes ram­pan­tes posee sie­te cabe­zas de indios rebel­des den­tro de una cade­na que lo cir­cu­la y cie­rra, un ele­men­to herál­di­co que el escul­tor no pudo des­co­no­cer y sin duda lo habrá ins­pi­ra­do.

Exis­ten imá­ge­nes que no van más allá de sí mis­mas y se empan­ta­nan en sus pro­pios lími­tes, en cam­bio otras tras­cien­den sus for­mas para con­ver­tir­se en otra cosa: se con­vier­ten en sím­bo­los. Aquí tene­mos un caso que per­mi­te dife­ren­ciar ima­gen de sím­bo­lo. Pien­so que exis­ten pocas repre­sen­ta­cio­nes más expli­ci­tas de la vic­to­ria que el pie del ven­ce­dor sobre la cabe­za del ven­ci­do, inclu­so esa cons­truc­ción tie­ne remi­nis­cen­cias bíbli­cas de lar­ga data como cuan­do se mal­di­ce a la ser­pien­te “y el hom­bre te aplas­ta­rá la cabe­za”. En la ico­no­gra­fía cris­tia­na la víbo­ra al pie de un per­so­na­je repre­sen­ta al Dia­blo derro­ta­do por la divi­ni­dad. Aquí Cor­tés como si fue­ra Dios (no en vano en lo alto de la ban­de­ra de Cas­ti­lla mues­tra una cruz) pisa la tes­ta de un indio en reem­pla­zo del ofi­dio… El para­le­lis­mo es cla­ro y con­tun­den­te. Sin nece­si­dad de retro­traer­se al Géne­sis has­ta el menos aten­to de los tran­seún­tes vien­do seme­jan­te con­jun­to no duda de lo que ese sím­bo­lo repre­sen­ta. El pie de Cor­tés aplas­tan­do el ros­tro de un indí­ge­na es el arque­ti­po del ven­ce­dor, actua­li­za lo ocu­rri­do hace cin­co siglos en el pre­sen­te. El bron­ce alti­vo tras­la­da la derro­ta de unos y la vic­to­ria de otros don­de un uni­ver­so sim­bó­li­co se impo­ne y esta­ble­ce rela­cio­nes asi­mé­tri­cas que actúan como hitos modé­li­cos, para­dig­mas embal­sa­ma­dos, mojo­nes de una obra maes­tra que cus­to­dia un pasa­do ina­mo­vi­ble uti­li­zan­do una prác­ti­ca dis­cur­si­va aco­mo­da­ti­cia y cruel. Al igual que los huma­nos los sím­bo­los no tie­nen pie­dad.

Exis­ten otros datos que deseo com­par­tir con uste­des. La esta­tua se encuen­tra empla­za­da pró­xi­ma a la casa natal de Cor­tés. Pen­se­mos en ese niño que cre­ció como tan­tos miran­do des­de el llano al alti­vo cas­ti­llo del señor de la comar­ca que es señor por­que nació allá arri­ba y el otro villano por­que nació aba­jo. Qui­zás por eso a los die­ci­nue­ve años logró embar­car­se hacia Amé­ri­ca en bus­ca de fama y for­tu­na que sin duda obtu­vo y al regre­sar a Espa­ña, nun­ca vol­vió a su pue­blo. Tam­bién me da que pen­sar el cho­fer Pepe Luis que le cuen­ta a un des­co­no­ci­do “¡allí nació Her­nán Cor­tés!” esa fra­se y ese orgu­llo for­ma par­te de una cons­truc­ción semán­ti­ca, de un plus­va­lor lin­güís­ti­co que hora­da las men­tes y se pose­sio­na de la len­gua y ter­mi­na sien­do pen­sa­do por el sta­tus quo del poder. Pepe Luis no pien­sa en ese otro aplas­ta­do sino en la bota que pisa y por eso, y es lo intere­san­te del caso al pasar por el pue­blo me seña­ló el cas­ti­llo en lo alto, no la loca­li­dad de aba­jo don­de nació Cor­tes. Al no pen­sar y ser pen­sa­do el cho­fer, un tra­ba­ja­dor que va y vie­ne por esa ruta Madrid Lis­boa al pun­to que “la cono­ce de memo­ria” for­ma par­te de un enor­me uni­ver­so sim­bó­li­co, un labe­rin­to que lo con­de­na a ser pen­sa­do con cate­go­rías men­ta­les opre­so­ras. Cuan­do no se pien­sa siem­pre exis­te un otro dis­pues­to a hacer­lo a nues­tro cos­to y por su cuen­ta para expli­car­nos quié­nes somos y como debe­mos actuar y pen­sar.

Como sos­ten­go en Pedes­ta­les y Pron­tua­rios nada es más peli­gro­so que una esta­tua en su apa­ren­te inmo­vi­li­dad. El patri­mo­nio con­me­mo­ra­ti­vo tie­ne como misión natu­ra­li­zar un rela­to con­vin­cen­te e impo­ner una deter­mi­na­da visión polí­ti­ca para glo­ri­fi­car al seg­men­to domi­nan­te que dise­mi­na este­reo­ti­pos ade­cua­dos. Es una acción cir­cu­lar don­de el ideó­lo­go de la esta­tua es el due­ño del poder que la eri­ge para ador­me­cer, auto cele­brar­se o deva­luar situa­cio­nes incon­ve­nien­tes repro­du­cien­do rela­cio­nes asi­mé­tri­cas que emer­gen en for­ma explí­ci­ta en el bri­llo del bron­ce o la pure­za del már­mol que obs­tru­ye nues­tra per­cep­ción ante la ince­san­te pro­duc­ción de sen­ti­do. Lo suce­di­do en los últi­mos tiem­pos con derri­bos de monu­men­tos en Chi­le, EEUU, Ingla­te­rra y Bél­gi­ca ava­la la hipó­te­sis del libro. Inclu­so la mis­ma Espa­ña ha reti­ra­do nume­ro­sos sím­bo­los del fran­quis­mo, entre ellos al mis­mo Fran­co del Valle de los Caí­dos.

Cada tan­to manos anó­ni­mas “van­da­li­zan” la esta­tua del con­quis­ta­dor de Méxi­co con pin­tu­ra roja sim­bo­li­zan­do el geno­ci­dio per­pe­tra­do en Amé­ri­ca pro­vo­can­do las que­jas del ayun­ta­mien­to por la afren­ta al ciu­da­dano ilus­tre y el dine­ro emplea­do en res­tau­rar el bron­ce. En reali­dad debe­rían reco­no­cer que dichas inter­ven­cio­nes de pin­tu­ra com­ple­tan la obra del escul­tor. Sin embar­go el color de la san­gre inco­mo­da, atur­de los sen­ti­dos, no así la cabe­za del otro que no es un igual, eso no moles­ta. La vic­to­ria asép­ti­ca vino para que­dar­se. El dia­rio monár­qui­co ABC en una nota don­de ana­li­za “el ata­que con pin­tu­ra” a la esta­tua de Cor­tés afir­ma “Todo el mun­do sabe que lo que pisa el con­quis­ta­dor es un ído­lo azte­ca y que no va más allá de eso, lejos de tin­tes geno­ci­das de un pue­blo como el espa­ñol hacia los pue­blos pre­co­lom­bi­nos, como quie­ren hacer ver los auto­res de esta sal­va­ja­da”. Toda­vía algu­nos inten­tan hacer­nos creer que la esta­tua de Cor­tés aplas­tan­do al azte­ca no sim­bo­li­za un geno­ci­dio que lle­va cin­co siglos sino “el encuen­tro de dos mun­dos”. Increí­ble pero real…


*Mar­ce­lo Val­ko es psi­có­lo­go docen­te uni­ver­si­ta­rio, espe­cia­lis­ta en etno­li­te­ra­tu­ra y en inves­ti­gar geno­ci­dio indí­ge­na.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *