Para­guay. Una célu­la del ejér­ci­to, detrás de las muer­te de dos niñas argentinas

Por Juan Manuel Boc­cac­ci, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 sep­tiem­bre 2020.

La Fuer­za de Tarea Con­jun­ta (FTC) fue crea­da en 2013 por el expre­si­den­te Hora­cio Cartes

Hace una sema­na dos meno­res argen­ti­nas murie­ron balea­das en Para­guay duran­te un ope­ra­ti­vo del gobierno con­tra un gru­po gue­rri­lle­ro. Las fami­lias de las niñas denun­cia­ron que se tra­tó de una masa­cre lle­va­da a cabo por esta uni­dad de las Fuer­zas Armadas.

Hace una sema­na dos meno­res argen­ti­nas murie­ron balea­das en Para­guay duran­te un ope­ra­ti­vo del gobierno con­tra el gru­po gue­rri­lle­ro Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo (EPP). El pro­ce­di­mien­to había sido rea­li­za­do por la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta (FTC), uni­dad crea­da por el expre­si­den­te Hora­cio Car­tes con el obje­ti­vo de aca­bar con el EPP. Las ver­sio­nes de los hechos que die­ron tan­to el pre­si­den­te Mario Abdo Bení­tez, así como el Minis­te­rio Públi­co, gene­ra­ron cues­tio­na­mien­tos por par­te de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Las fami­lias de las niñas denun­cia­ron que se tra­tó de una masa­cre lle­va­da a cabo por la FTC. Por su par­te, el gobierno abrió una inves­ti­ga­ción for­mal con­tra el EPP por tener meno­res entre sus filas. Para Juan Mar­tens, docen­te para­gua­yo que estu­dió a esta fuer­za de éli­te, la visi­bi­li­dad que tomó el caso per­mi­tió correr el velo al accio­nar ile­gal his­tó­ri­co del FTC. “Eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, tor­tu­ras, fal­sos posi­ti­vos son sólo algu­nas de las denun­cias que ya se habían hecho con­tra esta uni­dad mili­tar”, sos­tu­vo el abo­ga­do e inves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Pilar.

Vivir con miedo

En 2013 Car­tes creó el FTC a tra­vés de un decre­to. El obje­ti­vo del gru­po mili­tar era aca­bar con el plan estra­té­gi­co del EPP, una orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra de izquier­da que des­de el 2018 venía lle­van­do a cabo secues­tros y ase­si­na­tos de gran reso­nan­cia. El FTC se con­for­mó con miem­bros de las Fuer­zas Arma­das, la Poli­cía Nacio­nal y agen­tes de la Secre­ta­ría Nacio­nal Anti­dro­gas (SENAD). La crea­ción de esta fuer­za había gene­ra­do polé­mi­ca ya que impli­có la apro­ba­ción pre­via de una ley para per­mi­tir la inje­ren­cia de las FFAA en segu­ri­dad inter­na, algo que no esta­ba per­mi­ti­do en el país. Tras inten­sos deba­tes en el Con­gre­so, el Par­ti­do Colo­ra­do logró que se san­cio­ne la Ley 5036.

Sin embar­go el pro­ce­so de mili­ta­ri­za­ción del país había empe­za­do en 2008, duran­te la pre­si­den­cia de Fer­nan­do Lugo. Mar­tens expli­có que des­de ese año se habían hecho varios ope­ra­ti­vos con­tra la gue­rri­lla. “Fun­da­men­tal­men­te en los depar­ta­men­tos de Con­cep­ción, San Pedro y Apam­pay, que es la zona de influen­cia del EPP. Inclu­so se decla­ra­ró el Esta­do de excep­ción en esas zonas. Así lle­ga­mos a la ley de 2013”, expli­có el abo­ga­do. Ya con el FTC en fun­cio­na­mien­to, su cam­po de acción que­dó cir­cuns­cri­to a esas regio­nes del nor­te de Para­guay. “De un día para otro la gen­te empe­zó a ver tan­que­tas de gue­rra patru­llan­do. Eso gene­ró mucho mie­do. Al tiem­po apa­re­cie­ron las pri­me­ras denun­cias de vio­la­cio­nes a los DDHH”, sos­tu­vo el docente.

En las inves­ti­ga­cio­nes que lle­vo ade­lan­te Mar­tens encon­tró dece­nas de denun­cias sobre fal­sos posi­ti­vos, per­so­nas ase­si­na­das por la uni­dad mili­tar que bus­ca­ron hacer pasar como miem­bros del EPP. “Uno de los casos que tomó mayor noto­rie­dad fue el de Agus­tín Ledes­ma, un chi­co de 22 años sor­do mudo, ase­si­na­do en 2012. Así como hoy denun­cian los fami­lia­res de las nenas argen­ti­nas, a Ledes­ma le pusie­ron armas, lo vis­tie­ron con ropa de camu­fla­je y fue pre­sen­ta­do como un miem­bro del EPP. Lo lle­va­ron a la mor­gue de Con­cep­ción. Allí toda la comu­ni­dad esta­ba al tan­to que había sido ase­si­na­do mien­tras caza­ba pája­ros en un mon­te cer­cano”, sos­tu­vo el inves­ti­ga­dor. Ade­más seña­ló que la ope­ra­to­ria del FTC cuen­tan con el apo­yo fun­da­men­tal del poder Judi­cial. “Todas las atro­ci­da­des que come­tió esta fuer­za fue­ron con­va­li­da­das por una fis­ca­lía com­pla­cien­te y un Poder Judi­cial abso­lu­ta­men­te some­ti­do”, seña­ló el abo­ga­do. Entre las ile­ga­li­da­des lle­va­das a cabo por la Jus­ti­cia para­gua­ya enume­ró la implan­ta­ción de prue­bas, vio­la­cio­nes a la pre­sun­ción de ino­cen­cia, impu­tacio­nes con acu­sa­cio­nes gené­ri­cas, uti­li­za­ción de prue­bas secre­tas, y, lo que es más gra­ve, con­de­nas a altí­si­mas penas sin sus­ten­to sóli­do.

Otro fal­so posi­ti­vo se dio en 2015 tras el ata­que del EPP a a una comi­sa­ría en Kuru­zú de Hie­rro. “La reac­ción poli­cial pro­du­jo la muer­te de Fran­cis­co Denis Almi­rón y la deten­ción de Isa­be­lino Rive­ros duran­te un ope­ra­ti­vo. Noso­tros corro­bo­ra­mos tras el rela­to de varios tes­ti­gos inco­ne­xos que la FTC le puso un tra­je mili­tar al cadá­ver. Según nos con­ta­ron sal­ta­ba a la vis­ta que era un uni­for­me del ejér­ci­to para­gua­yo. Se nota­ba en los bor­da­dos y las mar­cas. Rive­ros estu­vo un año pre­so y des­pués lo libe­ra­ron por fal­ta de prue­bas”, expli­có Martens.

El Esta­do cómplice

Con­cep­ción es una de las zonas más pobres de Para­guay. Los nive­les de des­igual­dad social sal­tan a la vis­ta. Es una región don­de abun­dan gran­des exten­sio­nes de tie­rra api­ña­das en pocas manos. A su vez allí fun­cio­nan impor­tan­tes fri­go­rí­fi­cos. Actual­men­te los pobla­do­res con­vi­ven con altos nive­les de vio­len­cia y mie­do pro­vo­ca­do por la pre­sen­cia con­jun­ta de la gue­rri­lla y el ejér­ci­to.“Los cam­pe­si­nos ya no andan por la noche. Si lo encuen­tra alguien de la FTC los mete pre­sos bajo acu­sa­ción de que están apo­yan­do al EPP”, indi­có el docen­te. Para el inves­ti­ga­dor la pre­sen­cia de las FFAA des­de 2013 sólo sir­vió para des­le­gi­ti­mar aún más el rol del Esta­do a los ojos de la pobla­ción. “La FTC se ins­ta­la y repro­du­ce un sis­te­ma de des­igual­dad, acom­pa­ña­do de vio­la­cio­nes a los DDHH. Su pre­sen­cia vio­len­ta for­ta­le­ce el dis­cur­so del EPP y le da con­te­ni­do”, seña­ló el inves­ti­ga­dor. Para Mar­tens ambos gru­pos res­pon­den a diná­mi­cas dife­ren­tes, pero de cual­quier mane­ra vio­len­tas y terri­bles. “El EPP es un gru­po que mata, ase­si­na, secues­tra, pro­vo­ca des­pla­za­mien­to for­zo­so. Noso­tros asis­ti­mos a cam­pe­si­nos que tuvie­ron que aban­do­nar sus tie­rras a las apu­ra­das por­que esta­ban bajo ame­na­za de muer­te. Hay un caso muy grá­fi­co de una seño­ra a la que le pusie­ron una bom­ba en la boca por haber cola­bo­ra­do con la poli­cía”, seña­ló el abo­ga­do. “Lo que nos dije­ron los pobla­do­res es que el EPP tie­ne más códi­gos. Sino lo denun­cias, no te mata”, expli­có el investigador.

Según el Ser­vi­cio Paz y Jus­ti­cia (SERPAJ) de Para­guay entre 2013 a 2018 el FTC mul­ti­pli­có su pre­su­pues­to nue­ve veces. Un aumen­to que no se le dio a nin­gu­na otra depen­den­cia del Esta­do, según el orga­nis­mo de DDHH. Mar­tens infor­mó que actual­men­te esta uni­dad mili­tar cuen­ta con un pre­su­pues­to anual que ron­da los 15 millo­nes de dóla­res. “Hay mucho dine­ro para gas­tar que sólo mane­ja una cúpu­la que no supera las 15 per­so­nas. Ade­más fun­cio­nan con gas­tos reser­va­dos de los que no rin­den cuen­tas”, indi­có el inves­ti­ga­dor. Tam­bién indi­có que en la for­ma­ción del FTC, así como en la pro­vi­sión de arma­men­tos, estu­vo invo­lu­cra­do el gobierno colombiano.

En el caso de las niñas argen­ti­nas los altos man­dos de esta uni­dad mili­tar con­fir­ma­ron hace días que no hay fil­ma­cio­nes del pre­sun­to enfren­ta­mien­to. Ante­rior­men­te la Jus­ti­cia había orde­na­do ente­rrar su cuer­pos la mis­ma noche que fue­ron balea­dos. El fis­cal a car­go de la cau­sa Fede­ri­co Del­fino tam­bién había pedi­do que­mar los uni­for­mes mili­ta­res con los que los miem­bros del FTC dije­ron haber­las encon­tra­do. Sos­tu­vo que esta­ba siguien­do los pro­to­co­los sani­ta­rios por el covi-19. El médi­co foren­se que había par­ti­ci­pa­do en la autop­sia dijo el lunes que la ropa se hubie­ra podi­do guar­dar sin nin­gún pro­ble­ma. Mar­tens no se sor­pren­de. Para él esta es la for­ma habi­tual en que pro­ce­de el Esta­do para­gua­yo. “El FTC y la fis­ca­lía vol­vie­ron a meter la pata. La úni­ca dife­ren­cia es que hoy, por tra­tar­se de meno­res extran­je­ras, todo que­dó a la vis­ta«, expli­có el investigador.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *