Nación Mapu​che​.La reac­ti­va­ción del coman­do Her­nán Tri­zano y los movi­mien­tos para­mi­li­ta­res en La Arau­ca­nía

Juan Pablo González/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020

Cuan­do el machi Celes­tino Cór­do­va comen­zó a nego­ciar con el gobierno la apli­ca­ción del Con­ve­nio 169 de la OIT, se ini­ció una esca­la­da de vio­len­cia en la zona y vol­vie­ron a apa­re­cer gru­pos para­mi­li­ta­res liga­dos a la ultra­de­re­cha como el deno­mi­na­do “Coman­do Her­nán Tri­zano”. El nom­bre, dedi­ca­do a un anti­guo ‘caza­dor de mapu­che’ quién ade­más fue crea­dor de la ins­ti­tu­ción pre­cur­so­ra de Cara­bi­ne­ros, tam­bién fue usa­do para bau­ti­zar a los cuar­te­les de la DINA y la CNI de Temu­co.

El 30 de julio del 2009, el dia­rio Aus­tral de Temu­co repli­có una entre­vis­ta publi­ca­da ori­gi­nal­men­te en Las Noti­cias de Vic­to­ria don­de un supues­to voce­ro del Coman­do Her­nán Tri­zano lan­zó una adver­ten­cia de muer­te a diri­gen­tes mapu­che.

«El coman­do Her­nán Tri­zano ha deci­di­do reagru­par­se y entrar en fun­cio­nes. Para eso cuen­ta con dina­mi­ta que uti­li­za­rá con deto­na­do­res núme­ro ocho y mecha len­ta, los cua­les no duda­mos ubi­car en los cin­tu­ro­nes de los seño­res Quei­pul, Anca­laf, Pil­qui­man para hacer­los volar de una vez y con ello dare­mos tér­mino al pro­ble­ma o con­flic­to mapu­che», seña­ló.

El hecho fue inves­ti­ga­do el 2012 por fis­ca­lía sin lograr avan­ces.

El coman­do, cuyo nom­bre aún no es tan cono­ci­do fue­ra de la nove­na región, ha par­ti­ci­pa­do en una serie de deli­tos vio­len­tos en la zona, como el incen­dio ocu­rri­do en la casa del Lon­co de la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Temu­cui­cui, Víc­tor Quei­pul.

Víc­tor Quei­pul

En ese tiem­po, el diri­gen­te mapu­che lo atri­bu­yó al Coman­do Her­nán Tri­zano de Vic­to­ria, debi­do a que había reci­bi­do ame­na­zas de ellos y de efec­ti­vos poli­cia­les, según dijo a Radio Bío Bío de Temu­co.

Ade­más, Quei­pul fue secues­tra­do por el coman­do Her­nán Tri­zano el 14 de junio del 2016, des­pués que la poli­cía rea­li­za­ra un alla­na­mien­to a la comu­ni­dad de Temu­cui­cui. La denun­cia fue publi­ca­da por Amnis­tía Inter­na­cio­nal,

“El Ion­ko fue rete­ni­do en con­tra de su volun­tad por tres per­so­nas que no se iden­ti­fi­ca­ron y lo tuvie­ron secues­tra­do por casi 8 horas. Duran­te ese tiem­po le ven­da­ron los ojos, lo ama­rra­ron y lo gol­pea­ron. Los hom­bres le pidie­ron infor­ma­ción sobre la ubi­ca­ción de supues­tas armas en poder de la comu­ni­dad, le repro­cha­ron su tra­ba­jo con las comu­ni­da­des mapu­che y su apo­yo a una machi que está sien­do cri­mi­na­li­za­da y le exi­gie­ron dejar su tra­ba­jo por los dere­chos de los pue­blos ori­gi­na­rios. El lon­ko denun­ció el hecho ante la Comi­sa­ría de Trai­guén y pos­te­rior­men­te inter­pu­so una que­re­lla for­mal”, dice el docu­men­to.

Sin embar­go la fis­ca­lía cerró la inves­ti­ga­ción el 2017, sin cul­pa­bles, y cri­ti­có la labor de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, inclui­da Amnis­tía Inter­na­cio­nal, pre­ten­dien­do des­le­gi­ti­mar su labor de apo­yo a orga­ni­za­cio­nes socia­les y comu­ni­da­des. “Esta deci­sión sien­ta un nefas­to pre­ce­den­te y da rien­da suel­ta a quie­nes pre­ten­den silen­ciar a las comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios en Chi­le,” men­cio­nó Eri­ka Gue­va­ra-Rosas, Direc­to­ra para las Amé­ri­cas de Amnis­tía Inter­na­cio­nal en aque­lla épo­ca.

¿Quién fue Her­nán Tri­zano?

Her­nán Tri­zano Avez­za­na fue un mili­tar chi­leno y el fun­da­dor del Cuer­po de Gen­dar­me­ría de las colo­nias (1896−1907), des­cri­ta como la ins­ti­tu­ción que fue la pre­cur­so­ra de Cara­bi­ne­ros. Tri­zano per­se­guía y ase­si­na­ba a san­gre fría a los mapu­che en La Arau­ca­nía, hecho que le gran­jeó fama como el “Buf­fa­lo Bill Chi­leno”, hacien­do el símil con el Coro­nel William Fre­de­rick Cody quién hizo lo mis­mo en el “far west” esta­dou­ni­den­se.

“For­ma­ba par­te del Cuer­po de Gen­dar­mes Arma­dos que, a par­tir de 1897 y al man­do de Tri­zano, aso­la­ba los cam­pos de las recién ins­tau­ra­das colo­nias y pre­dios par­ti­cu­la­res entre el Bio Bio y el Tol­ten, per­si­guien­do a sus ances­tra­les habi­tan­tes, que se resis­tían a dejar el terri­to­rio que here­da­ron de sus ances­tros y de los que habían sido des­po­ja­dos a la fuer­za en un acto uni­la­te­ral, e ile­gal, por el Esta­do chi­leno”, expli­ca Correa.

Por esta razón Tri­zano, y sus accio­nes de caza de mapu­ches, se con­vir­tió para muchos en un héroe, y su nom­bre fue usa­do en varios de los depar­ta­men­tos que duran­te la dic­ta­du­ra man­tu­vie­ron las dos poli­cías polí­ti­cas de Pino­chet en Temu­co (la DINA y la CNI), como con­sig­na el libro de Ana Rodrí­guez y Pablo Ver­ga­ra titu­la­do ‘La Fron­te­ra: Cró­ni­ca de La Arau­ca­nía rebel­de’.

“Con el correr de los años (Tri­zano) se trans­for­mó en una leyen­da en la zona— era muy vehe­men­te, alta­ne­ro y has­ta agre­si­vo. Cuan­do no anda­ba de cace­ría de ban­di­dos, prac­ti­ca­ba tiro y esgri­ma en los potre­ros de la par­te pos­te­rior del cuar­tel y siem­pre anda­ba en bus­ca de un sol­da­do mace­tea­do para desa­fiar­lo a com­ba­tir a mano lim­pia, ya fue­ra con gol­pes de puño, lucha o cual­quier otra for­ma de com­ba­te sin armas. Eso le gus­ta­ba, por­que siem­pre ter­mi­na­ba ven­cien­do y hacien­do alar­des de su for­ta­le­za y capa­ci­da­des. Aun­que era un hom­bre más bien bajo, era muy muscu­loso y cui­da­ba dema­sia­do su apa­rien­cia, espe­cial­men­te un lar­go bigo­te” comen­tó el mili­tar José Miguel Vare­la, en un tes­ti­mo­nio reco­gi­do en el libro ‘Un Vete­rano de Tres Gue­rras’ de Gui­ller­mo Par­vex, un ex agen­te de la CNI que se ha dedi­ca­do a escri­bir libros de his­to­ria mili­tar.

El supues­to voce­ro

Jor­ge Octa­vio Temer San Mar­tín fue vin­cu­la­do el 2009 al coman­do Her­nán Tri­zano como uno de sus voce­ros. Se hizo ver jun­to a un ami­go en una for­ma­li­za­ción a cin­co comu­ne­ros mapu­che en la fis­ca­lía de Temu­co.

De acuer­do con lo que reco­gió el dia­rio Aus­tral de dicha ciu­dad, todos los medios pudie­ron obser­var a San Mar­tín en com­pa­ñía de un ami­go fren­te al Juz­ga­do de Garan­tía de Vic­to­ria. Cuan­do se vio des­cu­bier­to por una tur­ba de mapu­ches enfu­re­ci­dos, hizo ade­mán de sacar un arma des­de el cin­tu­rón pero debió esca­par veloz a ries­go de ser públi­ca­men­te lin­cha­do.

Pos­te­rior­men­te en una entre­vis­ta al mis­mo medio San Mar­tín acla­ró la situa­ción “En pági­nas de Inter­net fir­ma­das por orga­ni­za­cio­nes mapu­che sale con nom­bre y ape­lli­do que soy el voce­ro del Tri­zano, que las voy a pagar y otras ame­na­zas. Yo estoy dis­pues­to a con­ver­sar con ellos. No ten­go nin­gún pro­ble­ma que me digan dón­de me vie­ron pelean­do o hacien­do pro­pa­gan­da. Cuan­do fui Patria y Liber­tad fui maño­so y toda­vía sigo maño­so a pesar de tener 67 años, pero no es para andar pelean­do”, comen­tó.

Pos­te­rior­men­te el año 2012 San Mar­tín fue dete­ni­do por ame­na­zar de muer­te al agri­cul­tor Raúl Urbán, la fis­ca­lía ini­ció la inves­ti­ga­ción impu­tán­do­le cin­co car­gos de lesio­nes leves, ame­na­zas, por­te ile­gal de armas de fue­go, tenen­cia ile­gal de arma de fue­go y tenen­cia ile­gal de arma de fue­go prohi­bi­da. Debi­do a que, cuan­do alla­na­ron su casa, encon­tra­ron arma­men­to de todo tipo.

En diciem­bre del 2016 el mis­mo suje­to fue pro­ce­sa­do por la jus­ti­cia jun­to a los fun­cio­na­rios en reti­ro del Ejér­ci­to, Exequiel Tru­llen­que Sepúl­ve­da, Eduar­do Urru­tia Ron­da y Ariel Reyes Figue­roa, como coau­to­res del homi­ci­dio cali­fi­ca­do de Pedro Alon­so Muñoz Apa­bla­za y Eli­seo Jara Ríos, per­pe­tra­do en la comu­na de Vic­to­ria, el 27 de octu­bre de 1973, cau­sa que sigue en la jus­ti­cia.

Las sos­pe­chas sobre el coman­do Her­nán Tri­zano

El coman­do Her­nán Tri­zano aún sigue ope­ran­do en la zona, según infor­mó el Wer­ken Rodri­go Curi­pán.

Es un gru­po de dis­tin­tos par­ce­le­ros, muchos de ellos son gran­des con­tra­tis­tas fores­ta­les. Han ido agru­pan­do dis­tin­tas per­so­nas, con suel­dos que actúan en con­di­ción de sica­rios, de ame­dren­ta­mien­to con­tra diri­gen­tes y miem­bros de las comu­ni­da­des mapu­che. Ese órgano arma­do de los terra­te­nien­tes o de los orga­nis­mos fores­ta­les comen­zó a actuar hace unos 15 años atrás”, comen­tó en una entre­vis­ta el 28 de agos­to.

Según Curi­pán exis­ten sos­pe­chas de que el gru­po estu­vo detrás de varios ase­si­na­tos, algu­nos casos que el Minis­te­rio Públi­co nun­ca inves­ti­gó y otras denun­cias se dila­tan.

Ante­rior­men­te, el wer­kén tam­bién advir­tió en una entre­vis­ta tele­vi­si­va que el Coman­do Her­nán Tri­zano había rea­li­za­do decla­ra­cio­nes públi­cas para aten­tar con­tra mapu­che y que­bran­tar el diá­lo­go con el Esta­do.

Esta denun­cias siem­bran dudas res­pec­to a la real auto­ría en casos como el incen­dio de las casas del papá de Fuad Chahín, pre­si­den­te de la Demo­cra­cia Cris­tia­na o el aten­ta­do a las caba­ñas del lago Lanalhue, que es un terri­to­rio mapu­che.

Marian Sch­mid, una de las muje­res afec­ta­das por los incen­dios, comen­tó en el noti­cia­rio cen­tral de Chi­le­vi­sión del pasa­do domin­go 06 de agos­to que “esto no es ni finan­cia­do ni mane­ja­do por mapu­ches. No ten­go cómo com­pro­bar­lo, pero no lo pue­do creer”, dijo.

Sabe­mos que las mis­mas per­so­nas mapu­ches que están ahí en la comu­ni­dad cer­ca­na, están muer­tas de mie­do. No están de acuer­do con esto. Están des­pres­ti­gian­do la espi­ri­tua­li­dad mapu­che de una for­ma atroz. La espi­ri­tua­li­dad mapu­che es aman­te de la natu­ra­le­za, y esto es todo lo con­tra­rio”, agre­gó.

La esca­la­da de vio­len­cia en La Arau­ca­nía, inclui­do el des­alo­jo de la Muni­ci­pa­li­dad de Cura­cau­tín el sába­do 1 de agos­to y la serie de aten­ta­dos que cul­mi­na­ron en el paro de los camio­ne­ros, comen­zó cuan­do el minis­tro Her­nán Larraín deci­dió nego­ciar la apli­ca­ción del con­ve­nio 169 con el machi Celes­tino Cór­do­va, quien esta­ba en huel­ga de ham­bre en arau­ca­nia.

Esta no es la pri­me­ra vez en que agru­pa­cio­nes de este tipo rom­pen el diá­lo­go entre el eje­cu­ti­vo y el pue­blo mapu­che. Al ini­cio del gobierno de Sebas­tián Piñe­ra, Alfre­do Moreno ingre­só como Minis­tro de Desa­rro­llo Social con la tarea de recom­po­ner los diá­lo­gos, crean­do el plan Arau­ca­nía, para enta­blar con­ver­sa­cio­nes de alto nivel con diri­gen­tes, crear un Minis­te­rio Indí­ge­na y avan­zar con el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de tie­rras con la Cona­di. Varias orga­ni­za­cio­nes se rebe­la­ron, exi­gien­do que el gobierno rom­pie­ra el dia­lo­go y se preo­cu­pa­ra de la vio­len­cia en la zona.

Cuan­do la vio­len­cia comen­zó a esca­lar, Piñe­ra envió al Coman­do Jun­gla de Cara­bi­ne­ros a con­tro­lar la situa­ción, lo que deri­vó en el ase­si­na­to de Cami­lo Catri­llan­ca, rom­pien­do defi­ni­ti­va­men­te el diá­lo­go del gobierno con el pue­blo mapu­che.

Aho­ra, con el des­alo­jo de los muni­ci­pios toma­dos por comu­ni­da­des mapu­che, no solo que­dó en evi­den­cia la reac­ti­va­ción de estos gru­pos vio­len­tis­tas aso­cia­dos a la extre­ma dere­cha y los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos que ope­ran en la zona. Tam­bién que­dó demos­tra­da la pasi­vi­dad de la poli­cía en sus ope­ra­cio­nes.

Para el his­to­ria­dor Mar­tín Correa, his­tó­ri­ca­men­te, en el terri­to­rio mapu­che, Cara­bi­ne­ros ha dedi­ca­do par­te impor­tan­te de sus afa­nes a la pro­tec­ción de los pre­dios de los lati­fun­dis­tas y a la per­se­cu­ción de los mapu­che que deman­dan dere­chos sobre los mis­mos pre­dios. Pone como ejem­plo que en los días pos­te­rio­res al Gol­pe de Esta­do, en muchos de los alla­na­mien­tos rea­li­za­dos en el terri­to­rio mapu­che, espe­cial­men­te en aque­llos pre­dios don­de se dio a for­ma a Asen­ta­mien­tos y Coope­ra­ti­vas de Refor­ma agra­ria, par­ti­ci­pa­ron par­ti­cu­la­res y due­ños de fun­dos, seña­lan­do a las fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res quié­nes habían par­ti­ci­pa­do en el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción terri­to­rial, según se con­sig­na en el Infor­me Ret­tig.

“Des­de enton­ces, y has­ta nues­tros días, la diná­mi­ca se ha man­te­ni­do, hoy carac­te­ri­za­da por un impor­tan­te per­so­nal de cara­bi­ne­ros des­ti­na­do a dar­les pro­tec­ción a los pre­dios de colo­nos y lati­fun­dis­tas, muchos de ellos deman­da­dos por las comu­ni­da­des mapu­che por for­mar par­te de las tie­rras que les fue­ron usur­pa­das (…) En sín­te­sis, la vio­len­cia patro­nal anti mapu­che tie­ne una pre­sen­cia de lar­ga data, cono­ci­da por todos en el terri­to­rio mapu­che, y no me cabe duda que muchos de ellos con­ti­núan actuan­do”, con­clu­ye Correa.

FUENTE: La vos de los que sobran

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *