Colom­bia. ¡Arri­ba los “Tri­zas”! (Opi­nión)

Por Julio César Lon­do­ño. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de sep­tiem­bre de 2020.

No hay nada que hacer, los «Tri­zas» («Uri­be­ños», «Ras­tro­jos», Gavi­ria, Pas­tra­na, Var­gas, los Char, Sar­mien­to, RCN y los pas­to­res) son inven­ci­bles. Se supe­ran en cada jor­na­da. Pue­den lim­piar­se el fun­da­men­to con la ban­de­ra y en segui­da enar­bo­lar­la como prue­ba albí­si­ma de su patriotismo.

Pue­den jugar fút­bol en can­chas de lodo san­gui­no­len­to y lue­go lim­piar las botas con el betún de la decen­cia de los embo­la­do­res de la Fis­ca­lía. Pue­den jac­tar­se de enga­ñar a los elec­to­res y lue­go recla­mar aira­da­men­te el triun­fo y exi­gir res­pe­to a sus deman­das. Pue­den putear a los magis­tra­dos y acto segui­do jurar res­pe­to a la Jus­ti­cia. Pue­den cla­mar por una segun­da ins­tan­cia para Andrés Feli­pe Arias, el filán­tro­po del cam­po que gozó de ene ins­tan­cias y fue con­de­na­do por todas, inclu­so por fis­ca­les y pro­cu­ra­do­res «Tri­zas». Pue­den uti­li­zar al pre­si­den­te como defen­sor de ofi­cio y denun­ciar la fal­ta de garan­tías pro­ce­sa­les para «San­tia­go Após­tol», quien solo ha podi­do eva­dir a la jus­ti­cia 24 años, y para su her­mano, el pobre vie­je­ci­to que sufre el aco­so de la Jus­ti­cia en su latifundio.

Los «Tri­zas» está reí­dos: ya des­pe­da­za­ron los acuer­dos con las Farc, vene­zo­la­ni­za­ron la ins­ti­tu­cio­na­li­dad (cap­tu­ra­ron la Pro­cu­ra­du­ría, la Con­tra­lo­ría, la Defen­so­ría y la Fis­ca­lía) y aho­ra aplau­den el retorno de las masa­cres a las ciu­da­des y los cam­pos de Colom­bia. Es el movi­mien­to final de la can­ta­ta y fuga para moto­sie­rra, la pie­za que deja­ron incon­clu­sa en 2010. Como ya lo había adver­ti­do su líder supre­mo, los «Tri­zas» están cal­man­do ham­bres atra­sa­das tras ocho años de abs­ti­nen­cia de san­gre, redon­dean­do la fae­na de las masa­cres con sen­ti­do social… per­dón, los homi­ci­dios colec­ti­vos con fines de rein­ge­nie­ría social.

Si alguien lo tuvo todo para cam­biar la his­to­ria de Colom­bia, fue Álva­ro Uri­be. Tuvo una eco­no­mía cre­cien­do por enci­ma del 5 % gra­cias a una ola de bonan­za mun­dial y a la feria de los ser­vi­cios públi­cos y de los títu­los mine­ros, cuya adju­di­ca­ción aumen­tó 800 % duran­te sus dos admi­nis­tra­cio­nes. Tuvo un enor­me res­pal­do popu­lar, indus­trial y mili­tar, éxi­tos rotun­dos con­tra la gue­rri­lla, un inne­ga­ble cono­ci­mien­to del país y una capa­ci­dad de tra­ba­jo asombrosa.

Uri­be tomó estos gran­des tro­zos de oro, los some­tió al fue­go de los altos hor­nos de sus odios y ambi­cio­nes, pro­nun­ció un millón de pala­bras mági­cas y pro­du­jo, lue­go de años de furio­so tra­ba­jo, esta mez­cla casi per­fec­ta de san­gre, heces y babas que es el Gobierno actual. Él sabe que es imper­fec­ta, pero no le preo­cu­pa, tie­ne dos años más para ter­mi­nar la tarea, para ven­gar­se de San­tos y de esa Colom­bia que no supo apre­ciar sus des­ve­los; para decir­les a la ONU, al Vati­cano, al Par­la­men­to Euro­peo, al Comi­té Norue­go del Nobel y a los demó­cra­tas del mun­do que se caga en la ley y en la demo­cra­cia y que el fas­cis­mo nun­ca mori­rá para siem­pre por­que está en el gen de los más bajos ins­tin­tos de la espe­cie, impre­so a fue­go en los rep­ti­lia­nos cere­bros de los «Tri­zas».

Y que se cui­den los mamer­tos y los demó­cra­tas por­que, así esté aban­do­na­do por sus dio­ses y por sus elec­to­res, la ago­nía de un mons­truo pue­de ser tan nefas­ta como sus días de glo­ria. Los «Tri­zas» gana­ron. Su obje­ti­vo cen­tral es incen­diar el país por­que la paz es la pesa­di­lla de su líder (y por­que en la gue­rra medran los con­tra­tis­tas, los ban­que­ros y los ase­si­nos). Ya empe­za­ron y están corrien­do con suer­te: la pan­de­mia es una ben­di­ción del cie­lo. Todo lo que sea muer­te y mie­do jue­ga a su favor.

Vati­ci­nio: en 2022 los alfi­les del Cen­tro Demo­crá­ti­co sal­drán huyen­do (tie­nen vas­ta expe­rien­cia), deja­rán atrás un país en rui­nas y Uri­be des­can­sa­rá al fin en paz.

Fuen­te: El Espec­ta­dor

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *