Argen­ti­na. La toma de tie­rras en Vic­to­ria, sitia­da por fuer­zas de segu­ri­dad

Por María Danie­la Yac­car. 8 de sep­tiem­bre de 2020.

Los veci­nos denun­cian que el cer­co poli­cial no los deja­ba salir a bus­car ali­men­tos

Tre­nes Argen­ti­nos pre­sen­tó una denun­cia ante la jus­ti­cia: ale­gan que el terreno les per­te­ne­ce. Pero jus­ti­cia no se expi­de. El inten­den­te de San Fer­nan­do exi­ge el des­alo­jo por «peli­gro de arro­lla­mien­to de per­so­nas» y «hechos de inse­gu­ri­dad». La Fra­ter­ni­dad dis­pu­so sus­pen­der el ser­vi­cio de los rama­les Tigre y Vic­to­ria-Capi­lla de la línea Mitre.

Rodea­das por la Poli­cía Fede­ral y Gen­dar­me­ría: así están las per­so­nas que el 23 de agos­to toma­ron un terreno de Tre­nes Argen­ti­nos, cer­ca de la esta­ción Vic­to­ria del Ferro­ca­rril Mitre. 


Ima­gen: Lean­dro Teys­sei­re

Rodea­das por la Poli­cía Fede­ral y Gen­dar­me­ría: así están las per­so­nas que el 23 de agos­to toma­ron un terreno per­te­ne­cien­te a Tre­nes Argen­ti­nos, en las inme­dia­cio­nes de la esta­ción Vic­to­ria del Ferro­ca­rril Mitre. PáginaI12 estu­vo en el lugar y tan­to la Poli­cía como repre­sen­tan­tes de la empre­sa impi­die­ron el ingre­so a la toma. Días atrás, Tre­nes Argen­ti­nos había pre­sen­ta­do una denun­cia ante la Jus­ti­cia Fede­ral para que orde­na­ra el des­alo­jo. El inten­den­te de San Fer­nan­do, Juan Andreot­ti, le recla­mó una res­pues­ta. La Jus­ti­cia no se expi­dió y des­de el momen­to en que se hizo la denun­cia la zona está cer­ca­da por uni­for­ma­dos. Por una medi­da de La Fra­ter­ni­dad, el gre­mio de los maqui­nis­tas, los rama­les Tigre y Vic­to­ria-Capi­lla con­ti­núan sin pres­tar ser­vi­cios.

Rodeadas por la Policía Federal y Gendarmería: así están las personas que el 23 de agosto tomaron un terreno de Trenes Argentinos, cerca de la estación Victoria del Ferrocarril Mitre.

Todos los inten­tos de esta cro­nis­ta y el fotó­gra­fo de tener con­tac­to con las fami­lias –cir­cu­la que son 20– se vie­ron obs­trui­dos por Arnal­do Garay, coor­di­na­dor de Segu­ri­dad Patri­mo­nial en Tre­nes Argen­ti­nos. En com­pa­ñía de uni­for­ma­dos de la Fede­ral, argu­men­ta­ba que la pren­sa no tenía per­mi­ti­do el acce­so al pre­dio en estos momen­tos por­que se había abier­to una ins­tan­cia de «nego­cia­ción». El por­tón azul por el cual se acce­de al lugar esta­ba cerra­do con can­da­do. Siquie­ra per­mi­tían cir­cu­lar por el andén, des­de don­de aso­ma­ban, tras el alam­bra­do, algu­nas de las casi­llas. Veci­nos del lugar infor­ma­ron que has­ta hace poco a las per­so­nas de la toma no las deja­ban salir en bus­ca de comi­da.

Estas fami­lias se ins­ta­la­ron allí el 23 de agos­to. Tre­nes Argen­ti­nos pre­sen­tó una denun­cia ante la Jus­ti­cia Fede­ral seña­lan­do que el sec­tor ocu­pa­do corres­pon­de al cam­pa­men­to de Vías y Obras y es emplea­do para el tras­la­do de vago­nes y repues­tos a los talle­res de man­te­ni­mien­to, lo mis­mo que en la tar­de del jue­ves decía Garay. La cau­sa que­dó en manos del Juz­ga­do Fede­ral N°1 de San Isi­dro, a car­go de San­dra Arro­yo Sal­ga­do. Aún no se expi­dió. En este mar­co, el inten­den­te de San Fer­nan­do, Juan Andreot­ti, exi­gió a la Jus­ti­cia que orde­na­ra el des­alo­jo. Hace ya una sema­na, adu­cien­do que exis­tían peli­gro de arro­lla­mien­to de per­so­nas y hechos de inse­gu­ri­dad, La Fra­ter­ni­dad dis­pu­so sus­pen­der el ser­vi­cio de los rama­les Tigre y Vic­to­ria-Capi­lla de la línea Mitre. En su últi­mo comu­ni­ca­do el gre­mio que con­du­ce Omar Matu­rano denun­ció la «ocu­pa­ción de cen­te­na­res» de tie­rras de la indus­tria ferro­via­ria y apun­tó a polí­ti­cos muni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les.

Al lado de la recien­te toma y fren­te a las vías se extien­de un barrio popu­lar que emer­gió de la mis­ma cir­cuns­tan­cia. Una toma ini­cia­da hace dos años en el barrio ferro­via­rio. Las casas pre­ca­rias son de made­ra y mate­rial. Las calles no están asfal­ta­das y no hay agua pota­ble. Está incor­po­ra­do al Regis­tro Nacio­nal de Barrios Popu­la­res (Rena­bap) bajo el nom­bre de “Ferro­via­rio”, cuen­tan sus habi­tan­tes, quie­nes lo lla­man “La Vic­to­ria”. Están luchan­do por su urba­ni­za­ción. 

Mien­tras algu­nos veci­nos sos­tie­nen que veían a las per­so­nas de la toma dor­mir antes en la esta­ción y bus­car comi­da entre la basu­ra, otros, en cam­bio, ava­lan la hipó­te­sis de la empre­sa: que per­te­ne­cen al barrio. Y agre­gan que están bus­can­do ocu­par un peda­zo de tie­rra para ven­der­lo y arre­glar sus casas. Otra ver­sión que cir­cu­ló en los medios es que lle­ga­ron des­de dis­tin­tos par­ti­dos del conur­bano, como Tigre, José León Suá­rez e inclu­so San Fer­nan­do, sin cono­cer­se entre sí.

Die­go, vecino de La Vic­to­ria que tie­ne un meren­de­ro, ase­gu­ra que duran­te días las fami­lias de la toma no podían salir a com­prar comi­da. Que ellos que­rían ayu­dar­los y no los deja­ban entrar «con la olla», enton­ces les pasa­ban ali­men­tos por «los hue­cos». «Con la pan­de­mia había gen­te que nece­si­ta­ba como noso­tros… y se metie­ron ahí. Hay mucha gen­te que no tie­ne dón­de estar. Son humil­des todos. Hay muchos con hijos, que la están ban­can­do. Tenés que aguan­tar el frío, la llu­via, bajo una loni­ta, dos o tres made­ras.» Die­go alqui­la­ba has­ta que se que­dó sin tra­ba­jo. No que­ría vivir con su mujer e hijos deba­jo de un puen­te. «Nadie vino a que­rer sacar­nos», recuer­da, aun­que advier­te que en un comien­zo hubo fric­cio­nes con los veci­nos.

«Esta man­za­na ini­ció de esa for­ma, nada más que no fue tan polé­mi­co. Si te dan a ele­gir, muchas veces no que­rés vivir don­de vivís. Pero no que­da otra. Si ellos no se meten de pre­po no les van a dar una solu­ción. Si hay fami­lia y cria­tu­ras la for­ma no es sacar­las«, coin­ci­de Mila­gros. 

San 14

Otro vecino dice que por estos días la Pre­fec­tu­ra –según ellos tam­bién pre­sen­te en la zona– no les per­mi­te «pro­gre­sar», que les «para­ron la cons­truc­ción» por­que no los dejan ingre­sar con mate­ria­les. «Y cuan­do empe­zó la toma (los ferro­via­rios) que­rían guar­dar un tren fren­te a nues­tras casas. No los deja­mos por­que acá jue­gan los chi­cos y ya es nues­tro barrio. Los veci­nos nos levan­ta­mos, resis­ti­mos con una hela­de­ra. Fue una re gue­rra. Mien­tras lucha­ban en la toma, noso­tros luchá­ba­mos de este lado.» En un pun­to los tes­ti­mo­nios coin­ci­den: los veci­nos creen que el terri­to­rio toma­do per­te­ne­ce al perí­me­tro del barrio popu­lar y no a Tre­nes Argen­ti­nos.

Mien­tras tan­to, para el inten­den­te, las tomas que cre­cen en el conur­bano bonae­ren­se son «actos ile­ga­les». Andreot­ti (Fren­te de Todos) par­ti­ci­pó de la reu­nión que el gober­na­dor Axel Kici­loff man­tu­vo con inten­den­tes y, lue­go de eso, sen­ten­ció: “Si bien sabe­mos que hay un défi­cit habi­ta­cio­nal no pode­mos per­mi­tir que esa injus­ti­cia social se solu­cio­ne de mane­ra ile­gal”. En el encuen­tro se acor­dó la crea­ción de una mesa de acción entre muni­ci­pios y pro­vin­cia para que ni bien apa­rez­ca una “usur­pa­ción” se tra­ba­je “rápi­da y arti­cu­la­da­men­te” con el fin de «evi­tar su cre­ci­mien­to». Este medio con­sul­tó a fuen­tes de la Muni­ci­pa­li­dad si exis­tía una ins­tan­cia de diá­lo­go con las fami­lias de la toma. La res­pues­ta fue que no, con el argu­men­to de que el de Tre­nes Argen­ti­nos es un terreno fede­ral que no per­te­ne­ce al par­ti­do de San Fer­nan­do. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *