Vene­zue­la. La Indus­tria Petro­le­ra: rein­ven­tan­do el futu­ro

Por Danny Mota. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020.

El pre­sen­te artícu­lo se enfo­ca en la épo­ca actual que vive Vene­zue­la, a raíz de la inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos (polí­ti­cos-eco­nó­mi­cos) que man­tie­ne el gobierno de los EEUU sobre este país lati­no­ame­ri­cano y espe­cí­fi­ca­men­te en la indus­tria petro­le­ra, la cual ha sido el pun­to focal para bus­car la des­es­ta­bi­li­za­ción del gobierno de Nico­las Madu­ro.

En este sen­ti­do, y toman­do en cuen­ta que el gobierno nor­te­ame­ri­cano res­pe­ta el dere­cho inter­na­cio­nal cuan­do así con­vie­ne a sus intere­ses nacio­na­les, es evi­den­te que Vene­zue­la debe bus­car la mane­ra de rein­ven­tar­se a lo interno para salir de la cri­sis indu­ci­da en la que se encuen­tra, uti­li­zan­do para ello la indus­tria petro­le­ra como pun­to de apo­yo para esta misión, ya que este sec­tor es vis­to como gran pro­vee­dor para con­cre­tar expor­ta­cio­nes y sumi­nis­trar apor­ta­cio­nes al Esta­do.

Des­de esta pers­pec­ti­va es nece­sa­rio iden­ti­fi­car las for­ta­le­zas y debi­li­da­des que tie­ne actual­men­te PDVSA, a fin de coor­di­nar accio­nes que lle­ven a su recu­pe­ra­ción como una mane­ra de impul­sar el sec­tor pro­duc­ti­vo nacio­nal. En este caso, es impe­ra­ti­vo reac­ti­var el fun­cio­na­mien­to sis­te­má­ti­co de la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na, con­cre­tar un cam­bio coor­di­na­do en el patrón de pro­duc­ción nacio­nal, impo­ner las refor­mas admi­nis­tra­ti­vas que gene­ren mayor orden y trans­pa­ren­cia en la ges­tión de PDVSA, anu­lar a los admi­nis­tra­do­res o tra­ba­ja­do­res enfo­ca­dos en obte­ner los mayo­res bene­fi­cios per­so­na­les, sin inte­rés de pro­mo­ver los cam­bios nece­sa­rios para que la indus­tria se rein­ven­te en estos momen­tos de nece­sa­ria par­ti­ci­pa­ción y unión para lograr estos obje­ti­vos en tiem­pos de cri­sis. A esto debe sumar­se de mane­ra gene­ral para la eco­no­mía del país, el hecho de eva­luar para corre­gir: la dis­mi­nu­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo indus­trial, la acti­vi­dad agrí­co­la como fuen­te pri­ma­ria para el abas­te­ci­mien­to nacio­nal y para la expor­ta­ción, las pre­sio­nes infla­cio­na­rias, la des­com­po­si­ción admi­nis­tra­ti­va en gene­ral, entre otras.

Aho­ra bien, reto­man­do el tema de la recu­pe­ra­ción pro­gre­si­va de PDVSA, se esti­ma lo siguien­te: la alta geren­cia debe ser cons­cien­te del momen­to crí­ti­co por el que atra­vie­sa la empre­sa nacio­nal y ges­tio­nar la admi­nis­tra­ción de la mis­ma con cono­ci­mien­to pro­fe­sio­nal o ase­so­ría, que con­lle­ve al cum­pli­mien­to de los pro­ce­di­mien­tos nece­sa­rios para la recu­pe­ra­ción, ya que una efi­caz y efi­cien­te admi­nis­tra­ción basa­da en la éti­ca pro­fe­sio­nal en tiem­pos de nece­sa­rio com­pro­mi­so con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y el desa­rro­llo nacio­nal, es obli­ga­to­rio. El sen­ti­do de per­te­nen­cia, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la volun­tad polí­ti­ca y pro­fe­sio­nal deben ser las bases en las cua­les se sus­ten­te esta alta geren­cia.

De igual mane­ra se aso­ma el tema de la con­tra­ta­ción de pro­vee­do­res, con­tra­tis­tas, adqui­si­ción de insu­mos, pagos de ser­vi­cios bási­cos (agua, luz, vapor, aire), entre otros, lo cual debe enfo­car­se en la correc­ta uti­li­za­ción de los recur­sos apro­ba­dos para tales fines, y con el ade­cua­do per­fil de empre­sas con expe­rien­cia en el área petro­le­ra. De igual mane­ra, es nece­sa­ria la ocu­pa­ción del per­so­nal téc­ni­co acti­vo y jubi­la­do de la empre­sa para asu­mir la res­tau­ra­ción de infra­es­truc­tu­ra, fabri­ca­ción de par­tes y repues­tos, entre otros ele­men­tos afi­nes con la indus­tria (En este pun­to son impor­tan­tes los siguien­tes ins­ti­tu­tos: INTEVEP: El Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Vene­zo­lano del Petró­leo como bra­zo tec­no­ló­gi­co de PDVSA, encar­ga­do de la inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de la cor­po­ra­ción y el CIED: Cen­tro Inter­na­cio­nal de Edu­ca­ción y Desa­rro­llo de Petró­leos de Vene­zue­la S.A.). Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas crea­das para el sec­tor petro­le­ro deben ser la base para su recu­pe­ra­ción, tal y como lo hace el sec­tor aero­náu­ti­co vene­zo­lano, el cual man­tie­ne su están­dar de cali­dad apo­yán­do­se en su ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca actua­li­za­da cons­tan­te­men­te, gra­cias a que en sus ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas se for­ma el per­so­nal téc­ni­co que tra­ba­ja en ese sec­tor, dis­mi­nu­yen­do en gran medi­da la con­tra­ta­ción de ter­ce­ros para esta labor.

En cuan­to a la recu­pe­ra­ción de las plan­tas, es nece­sa­ria la correc­ta y éti­ca admi­nis­tra­ción de los recur­sos apro­ba­dos por el gobierno, ade­más de un con­trol y segui­mien­to estric­to y depen­dien­te direc­ta­men­te del des­pa­cho de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca (a tra­vés de ins­tan­cias crea­das por el pro­pio Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca) como prin­ci­pal intere­sa­do en la correc­ta admi­nis­tra­ción de estos recur­sos en momen­tos de cri­sis.

Siguien­do con el tema de las plan­tas, y con base a la expe­rien­cia téc­ni­ca de inge­nie­ros de la indus­tria petro­le­ra, es impor­tan­te el man­te­ni­mien­to mayor de las mis­mas, tomar en cuen­ta el tiem­po de inope­ra­ti­vi­dad que pre­sen­tan los equi­pos y pro­ce­sos de pro­duc­ción, por lo que toda acti­vi­dad de recu­pe­ra­ción debe eje­cu­tar­se como si fue­se la eta­pa de cons­truc­ción de la plan­ta, para lo cual se sugie­re que se reali­ce de la siguien­te mane­ra:

  1. El Pre-com­mis­sio­ning (Pre­co­mi­sio­na­mien­to) Tra­du­ci­do como “acti­vi­da­des pre­vias a la pues­ta en ser­vi­cio”. Se refie­re al con­jun­to de acti­vi­da­des de che­queo y veri­fi­ca­ción de ins­ta­la­cio­nes que per­mi­te ase­gu­rar que lo cons­trui­do es con­cor­dan­te con la inge­nie­ría apro­ba­da. Se tra­ba­ja sobre los sis­te­mas en que se divi­de la plan­ta en una con­di­ción de fue­ra de ser­vi­cio. Esto nos dará garan­tía de que los equi­pos cum­plen aún con las espe­ci­fi­ca­cio­nes de dise­ño y ope­ra­ti­vi­dad.
  2. Com­mis­sio­ning (Comi­sio­na­mien­to). Tra­du­ci­do como “pues­ta en ser­vi­cio”. Corres­pon­de a las acti­vi­da­des aso­cia­das con la ope­ra­ción de equi­pos indi­vi­dua­les y faci­li­da­des en pre­pa­ra­ción para el arran­que, inclu­ye las veri­fi­ca­cio­nes y test con los sis­te­mas ya en con­di­ción de ser­vi­cio, tan­to des­de el pun­to de vis­ta eléc­tri­co como del ingre­so de flui­dos a pre­sión, con­du­cien­do a la plan­ta a la con­di­ción de “lis­ta para pues­ta en mar­cha”.
  3. El Star-Up. Cono­ci­do como el “ini­cio exi­to­so de las ope­ra­cio­nes de una plan­ta”. Es la eta­pa don­de deben con­fluir todos los aspec­tos de dise­ño, segu­ri­dad y ope­ra­ción, con el obje­ti­vo de lograr el arran­que ini­cial, el ajus­te de los pará­me­tros ope­ra­ti­vos y el test run final de la Plan­ta. La com­ple­ji­dad de esta fase requie­re que el per­so­nal invo­lu­cra­do ten­ga un alto nivel de entre­na­mien­to y edu­ca­ción en el área ope­ra­cio­nal y de man­te­ni­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes; al igual que el com­pro­mi­so con la indus­tria y cer­te­za de tra­ba­jo en equi­po para lograr la pues­ta en mar­cha de las plan­tas.

Lo impor­tan­te de cubrir estos aspec­tos, se con­si­de­ra una de las mejo­res for­mas de con­tro­lar todos los pro­ce­sos de acuer­do a las nor­ma­ti­vas exi­gen­tes para el arran­que de estas plan­tas, toman­do en cuen­ta las con­di­cio­nes en las que que­da­ron y que obli­ga­ron a cata­lo­gar­las como “fue­ra de ser­vi­cio”.

A pesar de que la recu­pe­ra­ción del sec­tor petro­le­ro vene­zo­lano abar­ca una mayor esca­la de prio­ri­da­des, accio­nes y áreas nece­sa­rias para cum­plir con la mis­ma; acá se hace un reco­rri­do gene­ral y super­fi­cial por los temas mas rele­van­tes del sec­tor y prin­ci­pal­men­te des­de aden­tro, es decir, toman­do en cuen­ta lo que se tie­ne en el país y lo que se pue­de hacer con ello. En otros artícu­los se toca­rá el tema de la inter­na­cio­na­li­za­ción del petró­leo vene­zo­lano, para lo cual se podría deta­llar un poco más la posi­bi­li­dad de ins­ta­lar nue­vas refi­ne­rías vene­zo­la­nas en el exte­rior, pues la posi­bi­li­dad de colo­ca­ción del cru­do vene­zo­lano en tie­rras extran­je­ras es una de las mayo­res for­ta­le­zas de la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na, toman­do en cuen­ta las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les que man­tie­ne Vene­zue­la con paí­ses que si bien no figu­ran como paí­ses indus­tria­li­za­dos, muy bien pue­den entrar en una rela­ción trans­ver­sal den­tro de las polí­ti­cas de “Diplo­ma­cia de Paz” y “Diplo­ma­cia Trans­ver­sal” que Vene­zue­la impul­sa en la are­na inter­na­cio­nal. Asi­mis­mo, se escri­bi­rá sobre el sec­tor petro­quí­mi­co como ele­men­tos de gran impor­tan­cia para el sec­tor agrí­co­la vene­zo­lano y su influen­cia en el desa­rro­llo de este sec­tor.

Fuen­te: Tele­SUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *