Uigu­res: ¿Qué está pasan­do en Xin­jiang?

Des­de hace algún tiem­po, la difí­cil situa­ción de los uigu­res, un gru­po étni­co musul­mán de la región chi­na de Xin­jiang, ha sido obje­to de diver­sas publi­ca­cio­nes y preo­cu­pa tan­to a los gobier­nos occi­den­ta­les como a los medios de comu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Se dice que tres millo­nes de uigu­res (de una pobla­ción de 10 millo­nes) están ence­rra­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción. En las redes socia­les se repi­ten cons­tan­te­men­te videos impac­tan­tes e imá­ge­nes de tor­tu­ra y vio­len­cia con­tra per­so­nas pre­sen­ta­das como uigu­res. Sin embar­go, hay pre­gun­tas serias que hacer: lo ver­da­de­ro y lo fal­so pare­cen entre­mez­clar­se. Inten­ta­mos des­ci­frar.


Cui­da­do con los bulos en las redes socia­les

Si que­re­mos ver con cla­ri­dad, tene­mos que sepa­rar lo ver­da­de­ro de lo fal­so en esas denun­cias de repre­sión con­tra los uigu­res. Una pri­me­ra adver­ten­cia: cui­da­do con las fake news. En el plano inter­na­cio­nal, diver­sas ini­cia­ti­vas de perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción que com­ba­ten la des­in­for­ma­ción, han des­mon­ta­do estas noti­cias fal­sas. Es sobre todo en las redes socia­les don­de cir­cu­lan muchos bulos. Pero a veces esta infor­ma­ción fal­sa es reco­gi­da por algu­nos blogs, o inclu­so por la pren­sa “tra­di­cio­nal”.

En este video, 300 niños habrían sido encon­tra­dos –con­ge­la­dos vivos– para extraer sus órga­nos. El sitio web Sno­pes pudo ras­trear el ori­gen del video. Un niño chino se había aho­ga­do. Dadas las altas tem­pe­ra­tu­ras de la región en ese momen­to, los padres man­tu­vie­ron el cuer­po en un reci­pien­te con hie­lo, espe­ran­do la lle­ga­da de las auto­ri­da­des. El tweet ori­gi­nal, publi­ca­do por un segui­dor azer­bai­yano de Trump, nun­ca fue eli­mi­na­do a pesar de que se demos­tró que era fal­so. Ha sido ret­wi­tea­do casi 8.000 veces y vis­to más de 440.000 veces.

Este otro video mues­tra a un poli­cía o un mili­tar gol­pean­do a un hom­bre sin pie­dad. Ha sido pre­sen­ta­do como “el tra­to inhu­mano a los uigu­res en los cam­pos de con­cen­tra­ción”. El sitio 20mi​nu​tes​.fr demos­tró que se tra­ta­ba de un poli­cía indo­ne­sio gol­pean­do a un delin­cuen­te. Es una bur­da fal­si­fi­ca­ción, pero el video sigue cir­cu­lan­do.

Esta ima­gen de vio­len­cia con­tra un pre­sun­to uigur fue publi­ca­da en Face­book en la pági­na Erdo­gan in Deu­ts­chland. El sitio ale­mán Correc​tiv​.org pudo ras­trear el ori­gen indo­ne­sio de estas imá­ge­nes. Tam­po­co hay nin­gu­na cone­xión con Chi­na o los uigu­res.

Esta ima­gen de una mujer tor­tu­ra­da hizo mucho rui­do en las redes socia­les. Fue difun­di­da a tra­vés de la pági­na Erdo­gan in Deu­ts­chland. En reali­dad, la foto­gra­fía mues­tra la pues­ta en esce­na de una acción de la sec­ta Falun Gong. Se ha demos­tra­do una vez más que es una noti­cia fal­sa, pero las imá­ge­nes siguen cir­cu­lan­do.

Una cam­pa­ña orga­ni­za­da

Hay mucha infor­ma­ción fal­sa cir­cu­lan­do en Inter­net. Y no vie­ne de la nada, sino de per­so­nas con una cla­ra inten­ción de influir en la opi­nión públi­ca. Varios ele­men­tos con­fir­man que esta cam­pa­ña en las redes socia­les está muy bien orga­ni­za­da y reci­be muchos recur­sos. Face­book, por ejem­plo, tuvo que eli­mi­nar cien­tos de cuen­tas fal­sas de una red vin­cu­la­da a The Epoch Times, el sitio de la sec­ta Falun Gong, que ha gas­ta­do 9,5 millo­nes de dóla­res en publi­ca­cio­nes pro-Trump (y anti-chi­nas). Algu­nos sitios tur­cos han esta­do acti­vos en el des­man­te­la­mien­to de los bulos, y han des­ve­la­do toda la tra­ma detrás de esta cam­pa­ña en las redes socia­les a par­tir de 2019. Este inten­to de influir en la opi­nión públi­ca a tra­vés de las redes socia­les tie­ne un obje­ti­vo: orga­ni­zar una pre­sión de la opi­nión públi­ca para lograr que más paí­ses sigan la línea de los EE.UU. hacia Chi­na en la esce­na inter­na­cio­nal.

Un deba­te inter­na­cio­nal

El deba­te no es nue­vo, y se está dan­do des­de hace algún tiem­po en el ámbi­to inter­na­cio­nal. Des­de 2019, son prin­ci­pal­men­te los Esta­dos Uni­dos los que quie­ren hablar de los uigu­res en ins­tan­cias inter­na­cio­na­les. Por ini­cia­ti­va de estos, se pre­sen­tó una reso­lu­ción en las Nacio­nes Uni­das apo­ya­da por 22 paí­ses (prin­ci­pal­men­te alia­dos de la OTAN), en la que se pide la con­de­na de Chi­na, acu­sa­da de vio­lar los dere­chos huma­nos de esta etnia musul­ma­na. Lamen­ta­ble­men­te, la dra­má­ti­ca situa­ción huma­ni­ta­ria en Yemen no ha reci­bi­do la mis­ma aten­ción por par­te de los EE.UU. La res­pon­sa­bi­li­dad de su alia­do sau­di­ta en esta catás­tro­fe no les es aje­na.

Otra alian­za de 50 paí­ses se negó a seguir el lla­ma­mien­to de los Esta­dos Uni­dos para con­de­nar a Chi­na, e hizo una con­tra-reso­lu­ción en su apo­yo. Inclu­yen­do 22 paí­ses de mayo­ría musul­ma­na, como Pales­ti­na, Irak, Irán, Arge­lia, Pakis­tán, Yemen, e inclu­so Turk­me­nis­tán [1].

Esto lla­ma la aten­ción a pri­me­ra vis­ta. ¿Por qué entre la vein­te­na de paí­ses que quie­ren con­de­nar a Chi­na con el pre­tex­to de defen­der a una mino­ría musul­ma­na chi­na, no hay nin­gún país con mayo­ría musul­ma­na? ¿Y cómo es que tan­tos paí­ses de mayo­ría musul­ma­na han fir­ma­do la reso­lu­ción en apo­yo a Chi­na? ¿Cómo es que los Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, que incen­dia­ron el Orien­te Medio duran­te la pri­me­ra y la segun­da gue­rra del Gol­fo (con­tra Irak) y con­tra Afga­nis­tán, cau­san­do la muer­te de cien­tos de miles de muje­res, hom­bres y niños, se con­vier­ten en defen­so­res de los dere­chos huma­nos en Chi­na? ¿Cómo es que Trump, que con­tri­bu­ye a crear un cli­ma de isla­mo­fo­bia en los Esta­dos Uni­dos, cerran­do las fron­te­ras a los musul­ma­nes, de repen­te se con­vier­te en un gran defen­sor de los dere­chos de los musul­ma­nes?

En Bél­gi­ca tam­bién se plan­tea esta pre­gun­ta. Una reso­lu­ción para con­de­nar a Chi­na por la extrac­ción de órga­nos fue apo­ya­da en el Sena­do por casi todos los par­ti­dos, inclui­dos los de dere­cha y extre­ma dere­cha (Vlaams Belang). ¿Cómo es que los par­ti­dos que en Bél­gi­ca prohí­ben el uso de pañue­los en la cabe­za, por ejem­plo, se con­vier­ten en defen­so­res de los musul­ma­nes en Chi­na?

Enten­der las cues­tio­nes geo­es­tra­té­gi­cas

Para com­pren­der esta situa­ción con­tra­dic­to­ria y para­dó­ji­ca, es nece­sa­rio vol­ver al con­tex­to geo­es­tra­té­gi­co. Es en el Lejano Orien­te don­de se deci­de el futu­ro. La mitad de la pobla­ción mun­dial vive allí. Es el mer­ca­do más gran­de del mun­do. Y recien­te­men­te, Chi­na se ha con­ver­ti­do en un desa­fío al poder hege­mó­ni­co de los Esta­dos Uni­dos. Las con­tra­dic­cio­nes entre los Esta­dos Uni­dos y Chi­na se están agu­di­zan­do cada vez más. Se está lle­van­do a cabo una gue­rra comer­cial de aran­ce­les e impues­tos adua­ne­ros. Se está libran­do una gue­rra de influen­cia polí­ti­ca en los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les (Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio, Nacio­nes Uni­das), con ame­na­zas esta­dou­ni­den­ses de eli­mi­nar su finan­cia­mien­to o reti­rar­se por com­ple­to de estas ins­ti­tu­cio­nes.

Hay una lucha por el con­trol de las reser­vas de mate­rias pri­mas (de petró­leo, pero tam­bién cada vez más, de meta­les raros, de los que Chi­na es uno de los pro­duc­to­res más impor­tan­tes). Y Xin­jiang, la región Uigur, es un ver­da­de­ro cru­ce de oleo­duc­tos que traen el petró­leo de Orien­te Medio, y rutas que lle­van los pro­duc­tos chi­nos a Orien­te Medio, Rusia y Euro­pa. Un lugar cla­ve para per­ju­di­car a Chi­na a nivel eco­nó­mi­co y comer­cial. Y final­men­te, hay una lucha por la influen­cia geo­es­tra­té­gi­ca, con el cer­ca­do de Chi­na por bases mili­ta­res. En 2018, los Esta­dos Uni­dos ofi­cia­li­za­ron esta ten­sión al desig­nar a Chi­na como enemi­go estra­té­gi­co. Des­de enton­ces, pode­mos reco­no­cer cada vez más los méto­dos uti­li­za­dos duran­te la Gue­rra Fría, esta vez uti­li­za­dos con­tra Chi­na.

Paí­ses que han apren­di­do de las expe­rien­cias pasa­das

Este enfren­ta­mien­to entre los Esta­dos Uni­dos y Chi­na pue­de expli­car por qué los paí­ses y orga­ni­za­cio­nes musul­ma­nes no han que­ri­do seguir los inten­tos esta­dou­ni­den­ses de ais­lar y con­de­nar a Chi­na. Los paí­ses de Orien­te Medio como Irak, Irán, Pales­ti­na o Pakis­tán toda­vía recuer­dan muy bien la inje­ren­cia de Occi­den­te en su región. Y han expe­ri­men­ta­do cam­pa­ñas en los medios de comu­ni­ca­ción para cri­mi­na­li­zar a sus paí­ses (o a sus líde­res). Saben que en una gue­rra (calien­te o fría) que se pre­pa­ra, la pri­me­ra víc­ti­ma es la ver­dad. Irán tie­ne el “honor” de haber sido el pri­mer país don­de, en 1953, su Pri­mer Minis­tro Moham­mad Mos­sa­degh fue depues­to en un gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por la CIA, acom­pa­ña­do de una fal­sa cam­pa­ña mediá­ti­ca.

La pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo con­tra Irak fue pre­pa­ra­da por la men­ti­ra de los “bebés incu­ba­doras”. Una joven enfer­me­ra kuwai­tí tes­ti­fi­có ante el Con­gre­so de los EE.UU. sobre los horri­bles actos del ejér­ci­to ira­quí en Kuwait. Este tes­ti­mo­nio pro­vo­có una gran con­mo­ción y fue deci­si­vo en crear el cli­ma nece­sa­rio para que el Con­gre­so de los EE.UU. vota­ra a favor de la inva­sión. Tam­bién creó un cli­ma en el cual, quie­nes se atre­vie­ron a cues­tio­nar la ver­sión “ofi­cial”, fue­ron acu­sa­dos de ser “pro-Sad­dam”, pro-dic­ta­du­ra y anti-dere­chos huma­nos. Pos­te­rior­men­te, resul­tó que esta joven no era una enfer­me­ra, sino la hija del emba­ja­dor de Kuwait en Washing­ton. Este tes­ti­mo­nio fue par­te de una cam­pa­ña orga­ni­za­da por una fir­ma de rela­cio­nes públi­cas, por la suma de 10 millo­nes de euros.

Y la segun­da Gue­rra del Gol­fo con­tra Irak tam­bién fue pre­pa­ra­da median­te una cam­pa­ña fal­sa en la que el Secre­ta­rio de Esta­do de los EE.UU., Colin Powell, enca­be­zó la pre­sen­ta­ción de las supues­tas prue­bas de “armas de des­truc­ción masi­va” de Sad­dam Hus­sein, jus­ti­fi­can­do así la inva­sión de Irak en 2003.

Cual­quie­ra que se atre­va a cues­tio­nar la ver­sión ofi­cial es un trai­dor

Los pro­gre­sis­tas y los paci­fis­tas han apren­di­do de estas expe­rien­cias. La demo­ni­za­ción extre­ma en tales cir­cuns­tan­cias sir­ve para pre­pa­rar los áni­mos para una con­fron­ta­ción, y jus­ti­fi­car una reac­ción de Occi­den­te. La pro­fe­so­ra de crí­ti­ca his­tó­ri­ca de la ULB (Uni­ver­si­dad Libre de Bru­se­las), Anne More­lli, habla de ello en sus “10 prin­ci­pios de la pro­pa­gan­da de gue­rra”: “El enemi­go es el dia­blo”. La mani­pu­la­ción de las men­tes duran­te las gue­rras del Gol­fo, ha ense­ña­do que no se debe creer de inme­dia­to en el dis­cur­so de “la cau­sa noble” cuan­do los impe­ria­lis­tas y los cri­mi­na­les de gue­rra hablan de dere­chos huma­nos. Pero lo más difí­cil en un cli­ma de cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción masi­va, casi hege­mó­ni­ca, es atre­ver­se a ir con­tra la corrien­te. El déci­mo prin­ci­pio de la pro­pa­gan­da de gue­rra con­sis­te en inti­mi­dar a todos los que se atre­ven a cues­tio­nar la ver­sión ofi­cial, acu­sán­do­los de trai­ción.

Una cam­pa­ña “made in USA”

Un segun­do obs­tácu­lo para dis­tin­guir lo ver­da­de­ro de lo fal­so es la fia­bi­li­dad de las fuen­tes. Varios sitios de perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción esta­dou­ni­den­ses y aus­tra­lia­nos han reve­la­do que la infor­ma­ción de los medios de comu­ni­ca­ción pro­vie­ne de un núme­ro limi­ta­do de fuen­tes. Todas están vin­cu­la­das a orga­nis­mos del Esta­do nor­te­ame­ri­cano o anglo­sa­jo­nes, y a menu­do se citan entre sí:

La red del Con­gre­so Mun­dial Uigur. En una serie de artícu­los de inves­ti­ga­ción, el sitio The Gray­zo­ne ha demos­tra­do que la mayo­ría de las noti­cias de nues­tros medios de comu­ni­ca­ción pro­vie­nen de aso­cia­cio­nes de disi­den­tes uigu­res, miem­bros de la red del Con­gre­so Mun­dial Uigur (WUC). Esta red está finan­cia­da por la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED), una fun­da­ción del Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos. La NED es un pro­gra­ma esta­dou­ni­den­se que apo­ya a la opo­si­ción de aque­llos paí­ses en los que EE.UU. quie­re un cam­bio de régi­men. No es real­men­te una fuen­te “inde­pen­dien­te”. Las “revo­lu­cio­nes de color” en las ex-repú­bli­cas sovié­ti­cas fue­ron apo­ya­das a menu­do por la NED. La NED fue crea­da para reto­mar las cam­pa­ñas “abier­tas” de las que antes se ocu­pa­ba la CIA. The Gray­zo­ne demues­tra que no son real­men­te orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes. Ni finan­cie­ra ni polí­ti­ca­men­te. El ex pre­si­den­te del Con­gre­so Mun­dial Uigur, por ejem­plo, apo­yó la agre­sión de EE.UU. en con­tra de Viet­nam.

Rabi­ye Kadeer, actual pre­si­den­ta del Con­gre­so Mun­dial Uigur con el expre­si­den­te Geor­ge Bush

Curio­sos defen­so­res de los dere­chos huma­nos. Final­men­te, el sitio pudo des­ve­lar la estre­cha rela­ción entre estas orga­ni­za­cio­nes y las admi­nis­tra­cio­nes de la segu­ri­dad nacio­nal esta­dou­ni­den­se, vin­cu­la­das a las fuer­zas arma­das y las mul­ti­na­cio­na­les mili­ta­res. Pero son, ade­más, anti­guos cola­bo­ra­do­res de Radio Free Asia/​Europe. En Euro­pa, el miem­bro de esta red WUC es el Ins­ti­tu­to Euro­peo Uigur.

Radio Free Asia. El Con­gre­so Mun­dial Uigur y orga­ni­za­cio­nes cone­xas uti­li­zan Radio Free Asia como “fuen­te”. Se tra­ta de una radio crea­da por la CIA en 1950, y refun­da­da en 1994. Está finan­cia­da prin­ci­pal­men­te por los Esta­dos Uni­dos.

Adrian Zenz. Un «exper­to inde­pen­dien­te», que no es en abso­lu­to inde­pen­dien­te. Adrian Zenz es un anti­co­mu­nis­ta pro­fe­sio­nal, cola­bo­ra­dor de la Fun­da­ción (de extre­ma dere­cha) Memo­rial de las Víc­ti­mas del Comu­nis­mo (crea­da por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos en 1983). Es un “Born Again Chris­tian” (naci­do de nue­vo cris­tiano), un cris­tiano fun­da­men­ta­lis­ta (en con­tra de la igual­dad de géne­ro, de la homo­se­xua­li­dad, etc.), con­ven­ci­do de que está “en una misión divi­na” con­tra Chi­na.

Falun Gong. Es una sec­ta que pre­ten­de ser un movi­mien­to de medi­ta­ción tra­di­cio­nal. Afir­man que la cien­cia es obra de los extra­te­rres­tres para reem­pla­zar a los huma­nos (y que por lo tan­to debe­mos ser cau­te­lo­sos con la cien­cia). La sec­ta es racis­ta y cree que el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, la eco­lo­gía, la homo­se­xua­li­dad y el femi­nis­mo son obra del dia­blo que mani­pu­ló a los jóve­nes en los años 70. Ben Hur­ley, un ex Falun Gong, des­cri­be cómo esta sec­ta difun­de una visión apo­ca­líp­ti­ca en la que el Par­ti­do Comu­nis­ta Chino (PCC) y sus opo­nen­tes serán des­trui­dos, y que Trump ha sido envia­do des­de el cie­lo para des­truir al PCC. Están a favor de Trump y vin­cu­la­dos a las teo­rías de QAnon, una ideo­lo­gía de cons­pi­ra­ción de extre­ma dere­cha según la cual Donald Trump esta­ría en gue­rra con­tra las éli­tes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y artís­ti­cas que prac­ti­can la pedofi­lia. Se comu­ni­can en par­ti­cu­lar a tra­vés del sitio The Epoch Times y las ini­cia­ti­vas End Trans­plan­ta­tion Abu­se in Chi­na (pre­cur­sor del Tri­bu­nal de Chi­na). The Epoch Times gene­ra 3 mil millo­nes de vis­tas en las redes socia­les.

Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano de Polí­ti­ca Estra­té­gi­ca (ASPI) y su “Cen­tro Ciber­né­ti­co”. Un gru­po de exper­tos aus­tra­lia­nos, crea­do y finan­cia­do por el Minis­te­rio de Defen­sa. Este tan­que de pen­sa­mien­to se jac­ta de haber roto el con­sen­so sobre Chi­na en Aus­tra­lia (y de haber cam­bia­do la acti­tud ofi­cial a una mucho más nega­ti­va). Actual­men­te, la ASPI ade­más está finan­cia­da por mul­ti­na­cio­na­les pri­va­das de la cons­truc­ción mili­tar. Encon­tra­mos tam­bién a Adrian Zenz entre los cola­bo­ra­do­res del cen­tro.

La his­to­ria de los órga­nos halal

Hay una his­to­ria que ha esta­do cir­cu­lan­do mucho en las redes socia­les: la de los órga­nos halal. Se dice que los pri­sio­ne­ros uigu­res son ven­di­dos en masa a los sau­díes, quie­nes pagan mucho dine­ro para obte­ner órga­nos halal (pro­ce­den­tes, por tan­to, de musul­ma­nes).

La úni­ca fuen­te de esta his­to­ria es una entre­vis­ta con un médi­co uigur, el Dr. Toh­ti, que ni siquie­ra vive en Chi­na. En esa entre­vis­ta del 15 de mar­zo de 2019 en Radio Free Asia (crea­da por la CIA y finan­cia­da por el Con­gre­so de los EE.UU.), afir­ma que la emba­ja­da sau­dí está invo­lu­cra­da como cen­tro de ven­ta de órga­nos halal a los sau­díes ricos. Estos sau­díes irían enton­ces a Urum­chi (Xin­jiang) para ser tras­plan­ta­dos. ¿Por qué Urum­chi? Ahí es don­de está la fuen­te de los órga­nos halal: los uigu­res que, según este médi­co, están en cam­pos de con­cen­tra­ción. El Dr. Toh­ti no pre­sen­ta nin­gu­na prue­ba con­cre­ta, y sólo habla de indi­cios.

Unos días des­pués, el Dr. Toh­ti se dis­cul­pó en un tweet por la gen­te a la que había per­ju­di­ca­do al difun­dir el hoax (infor­ma­ción fal­sa, noti­cia falaz). Sin embar­go, en los meses siguien­tes, con­ti­nuó repi­tien­do la mis­ma his­to­ria en todos los medios de comu­ni­ca­ción. En una entre­vis­ta por video con Vice [2], admi­tió no tener prue­bas direc­tas, “por­que todas las víc­ti­mas que cono­ce están muer­tas”. Pero has­ta aho­ra, nin­gún perio­dis­ta le ha pedi­do nom­bres.

Otra “prue­ba” sería una señal que indi­ca un canal prio­ri­ta­rio para el trans­por­te de órga­nos des­ti­na­dos a tras­plan­tes en el aero­puer­to de Kash­gar. Pero lo que no se dice es que des­de 2016, este tipo de seña­les de “vía rápi­da” se ha ins­ta­la­do en todos los aero­puer­tos chi­nos. Chi­na es un país gran­de, y para cum­plir con los cor­tos pla­zos de trans­por­te de órga­nos, hay que ser efi­cien­te.

El Dr. Tothi tam­bién expli­ca a Vice que un órgano halal es aquel de una per­so­na que nun­ca ha bebi­do alcohol o comi­do cer­do y que ha cum­pli­do con los pre­cep­tos islá­mi­cos. No obs­tan­te, este es un con­cep­to que no exis­te en el Islam. El hecho de sal­var una vida se con­si­de­ra halal, y cual­quier órgano que pue­da sal­var una vida es acep­ta­do.

Según el Dr. Toh­ti, Chi­na rea­li­za unos 100.000 tras­plan­tes al año, muchos más que los 13.000 a 22.000 decla­ra­dos ofi­cial­men­te. Esto sólo sería posi­ble si se hicie­ra una extrac­ción masi­va de órga­nos a los pri­sio­ne­ros uigu­res.

Sólo el 13 de mar­zo de 2020, el perió­di­co esta­dou­ni­den­se Natio­nal Review, que está lejos de ser un perió­di­co pro-chino, escri­bió un artícu­lo: “¿Por qué las ins­ti­tu­cio­nes médi­cas mun­dia­les con­fían en Chi­na?” El artícu­lo cita al Dr. Fran­cis Del­mo­ni­co, jefe de tras­plan­tes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), quien decla­ró en 2019 que “la refor­ma sobre tras­plan­tes de órga­nos en Chi­na ha logra­do resul­ta­dos nota­bles en un cor­to perío­do de tiem­po” y que “la expe­rien­cia de Chi­na pue­de ser­vir de mode­lo para toda la región asiá­ti­ca y el mun­do”. El Dr. Fran­cis Del­mo­ni­co, pre­si­den­te del gru­po de tra­ba­jo de tras­plan­tes de la OMS, dijo en 2016 que “los medios de comu­ni­ca­ción deben desa­fiar a quie­nes hacen tales afir­ma­cio­nes” sobre la extrac­ción for­zo­sa de órga­nos. Y en 2018, Nancy Archer, pre­si­den­ta del orga­nis­mo inter­na­cio­nal de tras­plan­tes The Trans­plan­ta­tion Society (TTS), refu­tó las acu­sa­cio­nes de abu­sos gene­ra­li­za­dos.

El muy serio perió­di­co The Washing­ton Post tam­bién ha inves­ti­ga­do las acu­sa­cio­nes que seña­lan que las cifras “ofi­cia­les” de Chi­na son supues­ta­men­te dema­sia­do bajas. Jun­to con Quin­ti­les IMS, una empre­sa esta­dou­ni­den­se espe­cia­li­za­da en infor­ma­ción médi­ca, The Washing­ton Post com­pa­ró la demanda/​consumo chino de medi­ca­men­tos que supri­men el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co (para pre­ve­nir el recha­zo de órga­nos). Y la con­clu­sión es que dicho con­su­mo coin­ci­de con las cifras ofi­cia­les.

Sin embar­go, esta his­to­ria ha sido reto­ma­da cons­tan­te­men­te. Hace poco se dis­cu­tió una reso­lu­ción en el Sena­do bel­ga para con­de­nar la extrac­ción de órga­nos de los pri­sio­ne­ros uigu­res. Duran­te el deba­te, un sena­dor del par­ti­do radi­cal de izquier­da, el PTB (Par­ti­do del Tra­ba­jo de Bél­gi­ca), hizo pre­gun­tas sobre la vali­dez de las fuen­tes, pero no reci­bió nin­gu­na res­pues­ta de los otros par­ti­dos.

Entre­tan­to, tam­bién se ha demos­tra­do que la orga­ni­za­ción End Trans­plan­ta­tion Abu­se in Chi­na –que está detrás de las denun­cias sobre la extrac­ción de órga­nos– tie­ne fuer­tes víncu­los con la sec­ta chi­na Falun Gong, según reve­ló el sitio de inves­ti­ga­ción The Gray­zo­ne.

La úni­ca con­clu­sión que pode­mos sacar de esta “his­to­ria” es que no que­da muy cla­ra. Y los medios de comu­ni­ca­ción no han hecho muchos esfuer­zos para veri­fi­car sus fuen­tes.

Lo que los medios de comu­ni­ca­ción nun­ca nos dicen

Lo nota­ble de toda esta cam­pa­ña mediá­ti­ca es que nun­ca se men­cio­na el hecho de que se han pro­du­ci­do 200 ata­ques y aten­ta­dos con bom­bas por par­te de gru­pos isla­mis­tas y sepa­ra­tis­tas en Chi­na y Xin­jiang, que han cau­sa­do 500 muer­tos y miles de heri­dos. Estos gru­pos des­cien­den de los Muyahi­di­nes, entre­na­dos por la CIA en los años 1980 [3]. El Movi­mien­to Islá­mi­co del Tur­ques­tán Orien­tal fue crea­do (en 1997) y pro­me­tió leal­tad a Al Qae­da. Lucha­ron jun­to a los tali­ba­nes en Afga­nis­tán. De hecho, fue por esto que algu­nos uigu­res ter­mi­na­ron en Guan­tá­na­mo. No se habla sobre de los miles de yiha­dis­tas uigu­res que fue­ron a luchar a Siria. No se dice que estos isla­mis­tas tam­bién han ase­si­na­do a ima­nes, y a uigu­res.

Este tema de la vio­len­cia extre­mis­ta, del que poco se habla en los medios de comu­ni­ca­ción, es sin embar­go impor­tan­te si que­re­mos enten­der lo que está suce­dien­do en Xin­jiang. Hemos vis­to las medi­das de segu­ri­dad que se han toma­do des­pués de los aten­ta­dos en Euro­pa y los Esta­dos Uni­dos. Ima­gi­ne­mos 200 ata­ques en 20 años. Chi­na, al igual que otros paí­ses que se enfren­tan a este tipo de aten­ta­dos, ha teni­do que desa­rro­llar una polí­ti­ca para defen­der­se de los movi­mien­tos radi­ca­les y terro­ris­tas. ¿Ha habi­do abu­sos de segu­ri­dad, como en los Esta­dos Uni­dos o Fran­cia, don­de la radi­ca­li­za­ción ha empe­za­do a medir­se por el lar­go de la bar­ba o el uso de un pañue­lo en la cabe­za? Es muy posi­ble. Pero cual­quier via­je­ro que haya visi­ta­do Chi­na pue­de con­fir­mar que no se pue­de hablar de una repre­sión gene­ra­li­za­da con­tra el Islam. En todas las gran­des ciu­da­des hay un barrio musul­mán con res­tau­ran­tes halal y una mez­qui­ta, inclu­yen­do Xin­jiang. Exis­ten 39.000 mez­qui­tas en Chi­na. Hoy en día, en Xin­jiang, hay 24.400 mez­qui­tas, en com­pa­ra­ción con las 9.000 que había en 1984. Inclu­so hay algu­nas ven­ta­jas para las mino­rías, inclui­das las mino­rías musul­ma­nas, en el acce­so a la uni­ver­si­dad, o el acce­so a prés­ta­mos sin inte­rés para ini­ciar un nego­cio. Todas las escue­las que reci­ben uigu­res y hui deben pro­por­cio­nar comi­das halal.

¿Cuá­les son las fuen­tes de estas acu­sa­cio­nes?

En enero de 2018, Radio Free Asia (RFA) esti­mó en 120.000 el núme­ro de uigu­res que fue­ron encar­ce­la­dos por actos de extre­mis­mo. En el trans­cur­so de ese mis­mo año, se dijo que había un millón de pri­sio­ne­ros. Y hoy, el Pen­tá­gono dice que hay 3 millo­nes de uigu­res en pri­sión.

Encar­ce­lar a la mitad de los adul­tos de todo un pue­blo es una acu­sa­ción seria, que no pue­de hacer­se sin prue­bas. Inclu­so el “exper­to” Adrian Zenz, con­si­de­ra que “las esti­ma­cio­nes infla­das sobre el núme­ro de pri­sio­ne­ros –esen­cial­men­te sin nin­gu­na base empí­ri­ca– rozan fácil­men­te el sen­sa­cio­na­lis­mo e impac­tan seria­men­te nues­tra cre­di­bi­li­dad (sobre la cau­sa de los uigu­res)”. Sin embar­go, esta cifra es repe­ti­da por muchos medios de comu­ni­ca­ción. Enton­ces, ¿qué pasa con esto? ¿Qué fuen­tes se uti­li­zan para res­pal­dar esta cifra?

La pri­me­ra fuen­te, que habla de un millón de uigu­res encar­ce­la­dos, se basó en un infor­me de la orga­ni­za­ción Chi­na Human Rights Defen­ders (CHRD). ¿Cómo obtu­vo esta orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos, sub­ven­cio­na­da por los Esta­dos Uni­dos (a tra­vés de la NED), esta cifra? Entre­vis­tan­do a ocho uigu­res anó­ni­mos. Sus tes­ti­mo­nios no veri­fi­ca­bles, limi­ta­dos a sus peque­ñas aldeas, fue­ron extra­po­la­dos a toda la pobla­ción uigur. Este infor­me fue escri­to espe­cí­fi­ca­men­te para una reu­nión de un comi­té no reco­no­ci­do de las Nacio­nes Uni­das. El repre­sen­tan­te de los EE.UU. que asis­tió a esa reu­nión afir­mó que “hay infor­mes creí­bles sobre la deten­ción masi­va de millo­nes de uigu­res”. Al día siguien­te, Reuters publi­có un repor­te: “Las Nacio­nes Uni­das tie­nen infor­mes creí­bles sobre la deten­ción de millo­nes de uigu­res”. Todo un ata­jo que sigue fun­cio­nan­do hoy en día.

Casual­men­te, Adrian Zenz obtu­vo tam­bién esa cifra de un millón, basán­do­se en los núme­ros de docu­men­tos esta­ta­les que se “fil­tra­ron”. Una vez más, no hay prue­bas direc­tas. Otros han tra­ta­do de ana­li­zar los con­tra­tos públi­cos emi­ti­dos por las auto­ri­da­des loca­les. Supo­nien­do que toda la infra­es­truc­tu­ra cons­trui­da fue­se des­ti­na­da a cam­pos de con­cen­tra­ción, esto podría ser sufi­cien­te para alber­gar a 1 millón de per­so­nas. Pero en ese perío­do, la región tam­bién cons­tru­yó nue­vas escue­las, inter­na­dos y cen­tros de for­ma­ción. Por lo tan­to, es impo­si­ble con­cluir que todas esas ins­ta­la­cio­nes son pri­sio­nes o cam­pos de con­cen­tra­ción. Adrian Zenz esti­mó en 1.200 el núme­ro de cam­pos nece­sa­rios para poder ence­rrar a 1 millón de per­so­nas. El Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano de Polí­ti­ca Estra­té­gi­ca tra­tó de encon­trar ras­tros de estos cam­pos a tra­vés de imá­ge­nes sate­li­ta­les. Logra­ron detec­tar 28 infra­es­truc­tu­ras que tie­nen cier­tos ele­men­tos de segu­ri­dad, y creen así haber iden­ti­fi­ca­do los cen­tros de deten­ción. Pero esto aún dis­ta mucho de la capa­ci­dad nece­sa­ria para ence­rrar a un millón de per­so­nas. Está lejos de las acu­sa­cio­nes de encar­ce­la­mien­to a todo un pue­blo.

¿Cuál es la ver­sión del gobierno chino?

Chi­na admi­te haber con­de­na­do a 13.000 per­so­nas por terro­ris­mo y a 30.000 por acti­vi­da­des ile­ga­les. Pero dice haber apren­di­do de Occi­den­te, y haber enten­di­do que no va a resol­ver el pro­ble­ma solo con penas de cár­cel. Chi­na ha reac­cio­na­do a este fenó­meno de radi­ca­li­za­ción esta­ble­cien­do cen­tros de des-radi­ca­li­za­ción, por un lado, pero tam­bién ele­van­do el nivel de estu­dio y edu­ca­ción median­te la aper­tu­ra de cen­tros de for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Fuen­tes veri­fi­ca­bles dicen que se tra­ta en reali­dad de cen­tros de entre­na­mien­to, no de cam­pos de con­cen­tra­ción. Por ejem­plo, el Ban­co Mun­dial ha ido allí para visi­tar los cen­tros de for­ma­ción que ha sub­ven­cio­na­do. Se han hecho acu­sa­cio­nes de ence­rrar a la gen­te con­tra su volun­tad en esos cen­tros. El Ban­co Mun­dial (del que cier­ta­men­te no se pue­de sos­pe­char por hacer pro­pa­gan­da pro-comu­nis­ta) refu­tó las acu­sa­cio­nes rela­ti­vas a los cen­tros en cues­tión. Ade­más, el alto fun­cio­na­rio de la ONU, res­pon­sa­ble de la lucha anti­te­rro­ris­ta (Vla­di­mir Voron­kov), ya estu­vo en Xin­jiang en junio de 2019. No hubo una reac­ción ofi­cial de la ONU tras esta visi­ta para con­fir­mar las acu­sa­cio­nes de con­fi­na­mien­to masi­vo. Chi­na ha invi­ta­do a la alta comi­sio­na­da de los Dere­chos Huma­nos (Miche­lle Bache­let). Esta ha soli­ci­ta­do tener acce­so trans­pa­ren­te a toda la región y a las ins­ti­tu­cio­nes. Sería intere­san­te espe­rar a esta visi­ta antes de for­mar­se una opi­nión defi­ni­ti­va.

CONCLUSIÓN

Hay razo­nes para hacer­se pre­gun­tas sobre lo que está suce­dien­do en Xin­jiang y las deci­sio­nes toma­das por Chi­na en mate­ria de lucha con­tra el terro­ris­mo. Pero está cla­ro que tam­bién se ha lan­za­do una gran cam­pa­ña de pro­pa­gan­da en torno a este tema, que no tie­ne como obje­ti­vo des­cu­brir la ver­dad o defen­der los dere­chos huma­nos, sino pre­pa­rar el enfren­ta­mien­to con­tra Chi­na. Esta es una razón más para ser muy cui­da­do­sos con la infor­ma­ción que reci­bi­mos.

Fuen­te: Investig’Action

Tra­du­ci­do del fran­cés por Amé­ri­ca Rodrí­guez

Notas

[1] De los 22 paí­ses que apo­ya­ban la reso­lu­ción de los EE.UU., no había nin­gún país con mayo­ría musul­ma­na. Casi todos estos paí­ses eran miem­bros de la OTAN y apo­ya­ron las gue­rras ame­ri­ca­nas. De los 50 paí­ses que apo­ya­ban a Chi­na, había al menos 22 paí­ses de mayo­ría musul­ma­na: 1) Arge­lia, 2) Ban­gla­desh (89%), 3) Irán, 4) Irak, 5) Pakis­tán, 6) Soma­lia (99%), 7) Sudán (97%), 8) Dji­bou­ti, 9) Tayi­kis­tán, 10) Turk­me­nis­tán, 11) Uzbe­kis­tán, 12) Pales­ti­na, 13) Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, 14) Yemen, 15) Kuwait, 16) Omán, 17) Ara­bia Sau­di­ta, 18) Eri­trea (47%), 19) Egip­to, 20) Nige­ria (53%), 21) Siria, 22) Como­ras (98%).

[2] A par­tir del minu­to 03:16 de la entre­vis­ta.

[3] Ale­xan­dre Del Valle, L’Islamisme et les États-Unis: une allian­ce con­tre l’Europe, p. 118.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *