Para­guay. Pre­sen­tan Habeas Cor­pus de la Gre­mial a favor de fami­lia­res de las niñas ase­si­na­das

Por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 7 de setiem­bre de 2020

La Gre­mial de Abo­ga­das y Abo­ga­dos de Argen­ti­na, pre­sen­tó el pri­mer Habeas cor­pus a favor de las mamás y la abue­la de las niñas ase­si­na­das. Como diji­mos no les dare­mos res­pi­ro y ten­drán que comer­se sus pala­bras.

En ésta situa­ción que cul­mi­na con el ase­si­na­to de las nenas ha que­da­do demos­tra­do lo que la Gre­mial vie­ne plan­tean­do hace más de 15 años, y duran­te mucho tiem­po en sole­dad abso­lu­ta, esto es, que el Esta­do Para­gua­yo es repre­sor y terro­ris­ta con su pro­pio pue­blo cam­pe­sino, inde­pen­dien­te­men­te de quien ejer­za el Gobierno.

Pero aho­ra, en este caso pun­tual, se demues­tra que el Pre­si­den­te Abdo y el Gene­ral Grau son dos men­ti­ro­sos a quie­nes la Gre­mial desa­fía a que sus­ten­ten feha­cien­te­men­te lo que han dicho.

Nues­tra prin­ci­pal preo­cu­pa­ción hoy son las vida de los niños que están en Puer­to Rico, Misio­nes, y de las madres de las niñas ase­si­na­das.

El Pre­si­den­te y el Gral. Grau las ame­na­za­ron públi­ca­men­te.

Denun­cia­ron “nidos del EPP” en Argen­ti­na y dije­ron que ellos habían ya ini­cia­do actua­cio­nes en nues­tro País.

En éste pri­mer Habeas Cor­pus la Gre­mial le pide a los jue­ces argen­ti­nos que inti­me al Esta­do Para­gua­yo a que nos diga don­de tra­mi­tan esas cau­sas y que ade­más pro­te­ja a los niños y sus madres de even­tua­les repre­sa­lias.

Si los jue­ces argen­ti­nos nos dan bola y se atre­ven a pedir las expli­ca­cio­nes que reque­ri­mos enton­ces la Gre­mial podrá sen­tar­se cara a cara con el Esta­do Para­gua­yo.

Noso­tros rati­fi­ca­re­mos todo lo que diji­mos.

Vere­mos si ellos se ani­man a hacer lo mis­mo.

Este es el Habeas que pre­sen­ta­mos.

INTERPONE HABEAS CORPUS PREVENTIVO

Señor Juez

LAURA TAFFETANI abo­ga­da, ins­crip­ta al To 71 Fo 369 CPACF, MARIA DEL ROSARIO FERNANDEZ, abo­ga­da, ins­crip­ta al To. 71, Fo 361 CACF, VIRNA FIORELA LUCIANI, abo­ga­da, ins­crip­ta al To 406, Fo 655 de la Cáma­ra Fede­ral de Rosa­rio, VANESA BEATRIZ MAMONE, abo­ga­da, ins­crip­ta al To 406, Fo 656 de la Cáma­ra Fede­ral de Rosa­rio, y EDUARDO SOARES, abo­ga­do, ins­crip­to al To 26. Fo 756 del CPACF, todos inte­gran­tes de la ASOCIACION GREMIAL DE ABOGADOS Y ABOGADAS DE LA REPUBLICA ARGENTINA (Matrí­cu­la 888 IGJ), cons­ti­tu­yen­do domi­ci­lio pro­ce­sal en la calle Adol­fo Alsi­na 1535, piso 6to “601”, y domi­ci­lios elec­tró­ni­cos 27162501912, cel 1153274170; 27215948418, cel 1541566678; 27329682914, cel 341 3352207; 27323256794, cel 3407 417498 y 20107570137, cel 1160945055, correo elec­tró­ni­co [email protected]​gremialdeabogados.​org nos pre­sen­ta­mos y a V.S. deci­mos:

I. OBJETO:

Que en los tér­mi­nos de los Arts. 43 y 75 (22) de la Cons­ti­tu­ción de la Nación Argen­ti­na [C.N.]; y la ley 23.098 veni­mos a inter­po­ner for­mal recur­so de habeas cor­pus a favor de Maria­na de Jesús Aya­la López. DNI 95.411.180, María Rosa Villal­ba Aya­la. 95.432.451, Myrian Vivia­na Villal­ba Aya­la. 95.398.437 y Lau­ra Maria­na Villal­ba Aya­la. 94.979.545, con­tra quie­nes resul­ten fun­cio­na­rios públi­cos de la Repú­bli­ca del Para­guay que han refe­ri­do públi­ca­men­te que se habría abier­to cau­sa judi­cial en nues­tro país con­tra las per­so­nas aquí men­cio­na­das, por los moti­vos que pasa­mos a expo­ner.

II.- HECHOS:

El Esta­do Para­gua­yo, vie­ne lle­van­do ade­lan­te una autén­ti­ca “gue­rra sucia” den­tro de su país, un enfren­ta­mien­to arma­do con­tra sus pro­pios ciu­da­da­nos en espe­cial los más amplios sec­to­res del cam­pe­si­na­do del Para­guay.- En ese enfren­ta­mien­to es bási­ca­men­te tam­bién con sec­to­res insur­gen­tes del cam­pe­si­na­do. El más noto­rio y pro­lon­ga­do de esos enfren­ta­mien­tos se ha dado con la Orga­ni­za­ción deno­mi­na­da “Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo” (EPP). Una y otra vez el esta­do ha uti­li­za­do méto­dos pro­pios del terro­ris­mo de esta­do en esa con­fron­ta­ción, en muchos casos denun­cia­dos por orga­ni­za­mos de Dere­chos Huma­nos del Para­guay y del extran­je­ro.

Como resul­ta­do de esas meto­do­lo­gías, nume­ro­sos fami­lia­res de inte­gran­tes, reales o pre­sun­tos, de los gru­pos insur­gen­tes han bus­ca­do espa­cios de segu­ri­dad, espe­cial­men­te para los meno­res de edad, en terri­to­rio argen­tino.

Por la cali­fi­ca­da per­te­nen­cia de varios de sus miem­bros al EPP, la fami­lia Villal­ba ha sufri­do diver­sos ata­ques y atro­pe­llos: alla­na­mien­tos en ausen­cia de adul­tos con el con­sa­bi­do sufri­mien­to de los niños, dis­pa­ros con­tra sus vivien­das, encar­ce­la­mien­to de fami­lia­res aje­nos a la gue­rri­lla, etc.

Hace muchos años que Maria­na de Jesús Aya­la López y sus hijas María Rosa Villal­ba Aya­la, Myrian Vivia­na Villal­ba Aya­la y Lau­ra Maria­na Villal­ba Aya­la viven en Argen­ti­na. Aquí han resi­di­do y resi­den; aquí han obte­ni­do sus radi­ca­cio­nes defi­ni­ti­vas y el docu­men­to de iden­ti­dad argen­tino res­pec­ti­vo; aquí han tra­ba­ja­do y estu­dia­do, aquí tra­ba­jan y estu­dian; aquí han naci­do varios de sus hijos y aquí se han cria­do todos sus hijos, aquí se han esco­la­ri­za­do esos niños, des­de la pri­ma­ria has­ta com­ple­tar la secun­da­ria.

En los últi­mos días, la opi­nión públi­ca para­gua­ya está con­mo­cio­na­da por el cri­men come­ti­do por el ejér­ci­to para­gua­yo con­tra dos de esas niñas, dos meno­res argen­ti­nas de 11 años, María del Car­men Villal­ba y Lilia­na Villal­ba que esta­ban en terri­to­rio para­gua­yo visi­tan­do a sus padres bio­ló­gi­cos.

El Gene­ral Héc­tor Grau, que pare­ce haber diri­gi­do el ope­ra­ti­vo duran­te el que se pro­du­je­ron los ase­si­na­tos (según sus pala­bras en coor­di­na­ción con el Pre­si­den­te del Para­guay) y actúa como voce­ro de la Fuer­za de Tareas Con­jun­ta (FTC), así como tam­bién del gobierno para­gua­yo en estos hechos, el día 4 de sep­tiem­bre, en el mar­co de una entre­vis­ta del medio de comu­ni­ca­ción “Tele­fu­tu­ro de Asun­ción”, en com­pa­ñía del Fis­cal Fede­ri­co Del­fino, a car­go de la ope­ra­ción por par­te del Minis­te­rio Públi­co Fis­cal, mani­fes­tó que des­de hace tiem­po el esta­do para­gua­yo había hecho pre­sen­ta­cio­nes ante el esta­do argen­tino y que en Argen­ti­na se había abier­to una cau­sa con­tra la fami­lia Villal­ba.

El enla­ce del repor­ta­je men­cio­na­do es el siguien­te:

(las decla­ra­cio­nes men­cio­na­das se encuen­tran a par­tir del minu­to 10:15 de este video).

Dada la situa­ción que se plan­tea en rela­ción a las accio­nes repre­si­vas des­ata­das con­tra los fami­lia­res de los diri­gen­tes de la men­cio­na­da orga­ni­za­ción y que han mere­ci­do el inme­dia­to pro­nun­cia­mien­to del Alto Comi­sio­na­do de Nacio­nes Uni­das, la inter­ven­ción de la CIDH y la pro­tes­ta del gobierno argen­tino, las impli­can­cias que de ellas se deri­van en la posi­bi­li­dad que éstas se extien­dan en el sue­lo argen­tino con los fami­lia­res que se encuen­tran radi­ca­dos en nues­tro país, es que rea­li­za­mos la siguien­te pre­sen­ta­ción a los fines de escla­re­cer tales mani­fes­ta­cio­nes y de cono­cer si exis­te una inves­ti­ga­ción y/​o pedi­do de cap­tu­ra algu­na con­tra las per­so­nas men­cio­na­das.

III. PROCEDENCIA DE LA VÍA HABEAS CORPUS:

De los hechos que se des­cri­ben se des­pren­de la nece­si­dad de inter­po­ner el pre­sen­te recur­so fren­te a la ame­na­za actual e inmi­nen­te de pri­va­ción de liber­tad (art. 3 inc. 1 de la Ley 23.098).

La situa­ción que se plan­tea revis­te aún más gra­ve­dad por tra­tar­se de la per­se­cu­ción por par­te del Esta­do del Para­guay a per­so­nas, que en su sola con­di­ción de ser fami­liar se las hace blan­co de su polí­ti­ca cri­mi­nal.

Esta acción de repre­sa­liar y per­se­guir a fami­lia­res de los con­ten­dien­tes que no ten­gan nada que ver con el con­flic­to, es algo muy cono­ci­do en la Argen­ti­na inclu­so antes del Gol­pe mili­tar del 76.

Recor­de­mos las pro­fa­na­cio­nes y dina­mi­ta­cio­nes de las tum­bas de varios de los fusi­la­dos en Tre­lew, y los ase­si­na­tos de fami­lias ente­ras de esos mis­mos mili­tan­tes por el solo hecho de su rela­ción de paren­tes­co.

Entra­da la Dic­ta­du­ra mili­tar el terro­ris­mo de Esta­do se ensa­ñó con fami­lia­res de mili­tan­tes de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes, o fami­lia­res de pri­sio­ne­ros y exi­lia­dos polí­ti­cos.

O sea que esa prác­ti­ca de ase­si­na­tos, hos­ti­ga­mien­to y per­se­cu­ción no es algo nue­vo, y enten­de­mos que V.S. lo sabe per­fec­ta­men­te.

La cues­tión es si lo vamos a tole­rar en la Argen­ti­na y hoy y si la Jus­ti­cia Fede­ral está en con­di­cio­nes de evi­tar­lo con los medios de qué dis­po­ne.

El artícu­lo 43 últi­mo párra­fo de la Cons­ti­tu­ción de la Nación Argen­ti­na dis­po­ne:

“Cuan­do el dere­cho lesio­na­do, res­trin­gi­do, alte­ra­do o ame­na­za­do fue­ra la liber­tad físi­ca, o en caso de agra­va­mien­to ile­gí­ti­mo en la for­ma o con­di­cio­nes de deten­ción, o en el de des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas, la acción de hábeas cor­pus podrá ser inter­pues­ta por el afec­ta­do o por cual­quie­ra en su favor y el juez resol­ve­rá de inme­dia­to, aun duran­te la vigen­cia del esta­do de sitio”

A su vez, el artícu­lo 25.1 de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na sobre Dere­chos Huma­nos pres­cri­be:

“Toda per­so­na tie­ne dere­cho a un recur­so sen­ci­llo y rápi­do o a cual­quier otro recur­so efec­ti­vo ante los jue­ces o tri­bu­na­les com­pe­ten­tes, que la ampa­re con­tra actos que vio­len sus dere­chos fun­da­men­ta­les reco­no­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción, la ley o la pre­sen­te Con­ven­ción, aun cuan­do tal vio­la­ción sea come­ti­da por per­so­nas que actúen en ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes ofi­cia­les.”

El tex­to cita­do es una dis­po­si­ción de carác­ter gene­ral que reco­ge la ins­ti­tu­ción pro­ce­sal del ampa­ro, enten­di­do como el pro­ce­di­mien­to judi­cial sen­ci­llo y bre­ve que tie­ne por obje­to la tute­la de todos los dere­chos reco­no­ci­dos por las cons­ti­tu­cio­nes y leyes de los Esta­dos Par­tes y por la Con­ven­ción. Pues­to que todos los dere­chos son sus­cep­ti­bles de ampa­ro, lo son tam­bién los que están seña­la­dos de mane­ra expre­sa por el artícu­lo 27.2 como no sus­cep­ti­bles de sus­pen­sión en situa­cio­nes de emer­gen­cia.

IV. AUTORIDAD CONTRA QUIEN SE INTERPONE EL HABEAS CORPUS:

El pre­sen­te HÁBEAS CORPUS se inter­po­ne fren­te a la posi­bi­li­dad de que el Gobierno Para­gua­yo haya soli­ci­ta­do algún tipo de inves­ti­ga­ción judi­cial en nues­tro país y que se encuen­tren radi­ca­das actua­cio­nes en el Fue­ro Fede­ral de For­mo­sa y/​u otro orga­nis­mo judi­cial en nues­tro país. Y en con­se­cuen­cia se le requie­ra que indi­quen las infor­ma­cio­nes per­ti­nen­tes.

V. DERECHO:

Fun­da­mos el dere­cho que nos asis­te en el art. 48 y 75 inci­so 22 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, Arts. 9, 25 y 26 de la Decla­ra­ción Ame­ri­ca­na de los Dere­chos y Debe­res del Hom­bre [DADDH]; Art 8 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos [DUDH]; Arts. 7.1, 8 y 25 de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na sobre Dere­chos Huma­nos [CADH]; Arts. 9.1 y 17 del Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos [PIDCyP]

VI. RESERVAS:

Para el caso que V.S. no haga lugar al reme­dio pro­ce­sal incoa­do hago expre­sa reser­va del caso Fede­ral al tenor de lo pre­vis­to por los arts. 14 y 15 de la ley 48, dado que la situa­ción bajo examen impor­ta razón fede­ral sufi­cien­te y gra­ve­dad ins­ti­tu­cio­nal, por vio­la­ción de garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les. Asi­mis­mo hago reser­va de pro­mo­ver las accio­nes que corres­pon­dan ante la Comi­sión y la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos por vio­la­ción a los arts. 7, 8, 25 y c.c. de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na sobre Dere­chos Huma­nos.

VII. AUDIENCIA URGENTE:

Dadas las cir­cuns­tan­cias espe­cia­les que nos encon­tra­mos vivien­do fren­te a la pan­de­mia COVID 19 y en vir­tud de la nor­ma­ti­va dic­ta­da a tal efec­to peti­cio­na­mos se reali­ce de inme­dia­to la audien­cia, de carác­ter obli­ga­to­rio, que esta­ble­ce el arts. 13 y 14 de la Ley 23.098 a tra­vés de los sis­te­mas de Tele­con­fe­ren­cia y medios elec­tró­ni­cos habi­li­ta­dos a esos fines, dado que la no cele­bra­ción de la mis­ma fue des­crip­ta por el máxi­mo Tri­bu­nal como fal­ta pro­ce­sal gra­ve.

Recep­ta­do que fue­ra el pre­sen­te, la audien­cia del art 13 debe­rá pro­du­cir­se median­te la pre­sen­cia de los pre­sen­tan­tes y sus patro­ci­na­das por un lado, y la repre­sen­ta­ción for­mar, ofi­cial en la Argen­ti­na, del Esta­do de la Repú­bli­ca del Para­guay.

Con la venia de V.S. nos per­mi­ti­mos suge­rir que, en la audien­cia, como corres­pon­de y se rea­li­za habi­tual­men­te en este tipo de pro­ce­di­mien­to, una vez eva­cua­da nues­tra pre­ten­sión fren­te al Reque­ri­do, se ins­te a éste últi­mo a que diga expre­sa­men­te si en efec­to hay en la Argen­ti­na medi­das judi­cia­les en con­tra de nues­tras repre­sen­ta­das y que se le advier­ta que cual­quier ope­ra­ción con­tra las mis­mas en terri­to­rio argen­ti­na debe pro­du­cir­se den­tro de los mar­cos de la lega­li­dad de las leyes y la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Argen­ti­na.

VI.- NOTIFICACION Y PRESENCIA DEL ESTADO ARGENTINO

Enten­de­mos que el Esta­do Argen­tino en cabe­za de los minis­te­rios corres­pon­dien­tes debe ser noti­fi­ca­do y par­ti­ci­par en la audien­cia desig­na­da al efec­to de lo aquí reque­ri­do.

V.- PETICIÓN:

Por lo expues­to, soli­ci­ta­mos a V.S.

1. Ten­ga por pre­sen­ta­do habeas cor­pus pre­ven­ti­vo en favor de Maria­na de Jesús Aya­la López y sus hijas María Rosa Villal­ba Aya­la, Myrian Vivia­na Villal­ba Aya­la y Lau­ra Maria­na Villal­ba Aya­la

2. Se nos ten­ga por par­te y por cons­ti­tui­do los domi­ci­lios lega­les

3. Se dis­pon­ga la audien­cia con las auto­ri­da­des denun­cia­das, se orde­ne la com­pa­re­cen­cia de los dis­tin­tos orga­nis­mos inter­vi­nien­tes.

4. Ten­ga pre­sen­te las reser­vas for­mu­la­das.

5. Se fije la audien­cia obli­ga­to­ria de los arts. 13 y 14 de la Ley de Habeas Cor­pus.

6. Se haga lugar al pre­sen­te Habeas Cor­pus orde­nan­do al Esta­do de la Repú­bli­ca del Para­guay que infor­me con pre­ci­sión la radi­ca­ción de cau­sas con­tra nues­tras repre­sen­ta­das o que diga expre­sa­men­te su inexis­ten­cia.-

Pro­veer de con­for­mi­dad que

SERA JUSTICIA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *