Para­guay. Cri­men de Lesa Huma­ni­dad : el ros­tro de la bar­ba­rie de las cla­ses domi­nan­tes

Por Hugo Ruiz Díaz Bal­bue­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020.

Los ase­si­na­tos

El día 2 de setiem­bre las fuer­zas mili­ta­res, actuan­do como Fuer­zas de Tarea Con­jun­ta, ase­si­na­ron a dos niñas, María Car­men y Lilia­na Maria­na Villal­ba, niñas de 11 años, en la loca­li­dad de Yvy Yaú, en el Nor­te del país. Un hecho tene­bro­so eje­cu­ta­do por las lla­ma­das Fuer­zas de Tarea Con­jun­ta bajo pre­sun­to com­ba­te al lla­ma­do Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo (EPP). Las dos niñas poseen la nacio­na­li­dad argen­ti­na y esta­ban de visi­ta a sus fami­lia­res resi­den­tes en Con­cep­ción, igual­men­te al nor­te del país. Esta ope­ra­ción fue rea­li­za­da bajo la direc­ción del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y Jefe de Esta­do, Mario Abdo Bení­tez, la fis­ca­li­za­ción de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca y de jue­ces.

Los cuer­pos de María Car­men y Lilia­na Maria­na Villal­ba, fue­ron ente­rra­dos sin nin­gún trá­mi­te como NN. Sin siquie­ra pro­ce­der a una iden­ti­fi­ca­ción de las niñas ase­si­na­das. Los res­pec­ti­vos “uni­for­mes mili­ta­res” con que fue­ron ves­ti­das las ase­si­na­das, inci­ne­ra­dos a su vez por “temor al COVID”. Des­truc­ción inten­cio­nal, pre­me­di­ta­da de prue­bas del ase­si­na­to.

Polí­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal e ideo­ló­gi­ca­men­te, la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta, está diri­gi­da, con­tro­la­da y subor­di­na­da a agen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos e israe­líes, y apo­ya­das por para­mi­li­ta­res y mili­ta­res colom­bia­nos. For­mal­men­te, está com­pues­ta por fuer­zas arma­das, poli­cia­les y por agen­tes del ser­vi­cio de lucha con­tra la dro­ga. Es una fuer­za cues­tio­na­da por sus actos de corrup­ción gene­ra­li­za­da, por aso­cia­ción con nar­co­tra­fi­can­tes y por la per­se­cu­ción y ate­rro­ri­za­ción de movi­mien­tos cam­pe­si­nos y de la pobla­ción. Inclu­yen­do los ajus­tes de cuen­tas entre las mis­mas fuer­zas al más puro esti­lo de la Mafia. 

Un cri­men inter­na­cio­nal como par­te de una prác­ti­ca hemis­fé­ri­ca

Este ase­si­na­to cruel inter­pe­la a una refle­xión polí­ti­ca y social con­tex­tua­li­za­da, más allá de la legí­ti­ma indig­na­ción que pro­vo­ca el accio­nar delin­cuen­cial e infan­ti­ci­da de Mario Abdo Bení­tez y del gobierno en su con­jun­to.

Pri­me­ro, impor­tan­te es sub­ra­yar que este cri­men de Esta­do no es un hecho ais­la­do. Es una polí­ti­ca del Esta­do rela­cio­na­da estre­cha­men­te con la Masa­cre de Curu­guaty, hecho mon­ta­do por los pode­res fác­ti­cos, para per­pe­trar el cri­men del Gol­pe de Esta­do de junio del 2012 con­tra el gobierno de Fer­nan­do Lugo. Fue en ese junio del 2012 que se pro­du­jo el res­que­bra­ja­mien­to de toda la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Esta­do, inclu­yen­do la rup­tu­ra de la estruc­tu­ra jurí­di­co-polí­ti­ca y social. 

Asi­mis­mo, el cri­men se pro­du­ce en una situa­ción de ten­sio­nes socia­les agu­di­za­dos, de con­flic­tos, de agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses, de cri­sis estruc­tu­ral final del Esta­do para­gua­yo y de su sis­te­ma capi­ta­lis­ta sub­de­sa­rro­lla­do, depen­dien­te, peri­fe­ria de la peri­fe­ria.

Se pro­du­ce en medio de una ofen­si­va polí­ti­co-empre­sa­rial vio­len­ta con­tra los sin­di­ca­tos, con­tra la edu­ca­ción públi­ca, con­tra maes­tros, con­tra la salud públi­ca, con­tra estu­dian­tes, con el obje­ti­vo de que el capi­tal tras­na­cio­nal y gru­pos mafio­sos empre­sa­ria­les loca­les, se apro­pien ilí­ci­ta­men­te de recur­sos públi­cos y de empre­sas públi­cas.

Segun­do, el aná­li­sis con­tex­tual de este atroz cri­men, nos per­mi­te ubi­car­lo den­tro de la ofen­si­va de agre­sión del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en la región. Y ubi­ca­ble den­tro de la ofen­si­va regio­nal de fuer­zas mili­ta­res, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas fas­cis­tas y neo­fas­cis­tas con­tra los pro­ce­sos de cam­bio, de trans­for­ma­ción social, con­tra los pue­blos.

Ter­ce­ro, el hecho del ase­si­na­to de las dos niñas es inse­pa­ra­ble de la ofen­si­va, de las agre­sio­nes y de los crí­me­nes come­ti­dos por el régi­men impe­ria­lis­ta nor­te­ame­ri­cano con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Recor­de­mos al res­pec­to la pre­sen­cia y el apo­yo incon­di­cio­nal del gobierno fas­cis­ta de Mario Abdo Bení­tez, del Par­ti­do Colo­ra­do y de otras fuer­zas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas crio­llas, al acto de agre­sión impe­ria­lis­ta en el 2019.

Cuar­to. Jurí­di­ca­men­te, des­de las nor­mas del Dere­cho Inter­na­cio­nal Penal, el ase­si­na­to de las dos niñas, cae bajo la figu­ra de Eje­cu­ción extra­ju­di­cial o Eje­cu­ción suma­ria. En su natu­ra­le­za jurí­di­ca, este ase­si­na­to es un Cri­men de lesa Huma­ni­dad, acor­de con la defi­ni­ción adop­ta­da por el Esta­tu­to de Roma de 1998, por el Dere­cho inter­na­cio­nal con­sue­tu­di­na­rio. Fue come­ti­do en el con­tex­to de la acción pla­ni­fi­ca­da por el Esta­do mis­mo como polí­ti­ca. Es Polí­ti­ca de Esta­do. No se tra­ta de un “error”, de un acto ais­la­do. Es un cri­men inter­na­cio­nal, cuyo pri­mer res­pon­sa­ble es Mario Abdo Bení­tez. La com­pli­ci­dad de gru­pos eco­nó­mi­cos de pro­pa­gan­da, de sus “perio­dis­tas” en este cri­men, es un hecho.

El ase­si­na­to de las dos niñas, este Cri­men de Lesa Huma­ni­dad, como polí­ti­ca de pro­lon­ga­ción de otros crí­me­nes, cons­ti­tu­ye un pun­to de rup­tu­ra. Las cla­ses domi­nan­tes cru­za­ron la línea roja. Ya no exis­ten lími­tes. El men­sa­je a la pobla­ción es cla­ro. 

De ahí que la lucha fron­tal es “nin­gu­na impu­ni­dad para todos y cada uno de los cri­mi­na­les de Lesa Huma­ni­dad, sea cual fue­re su gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad”. Y esa lucha recla­ma a su vez, exi­ge, una con­fron­ta­ción polí­ti­co-social direc­ta con las cla­ses domi­nan­tes

Es a la vez, un reto para las fuer­zas pro­gre­sis­tas y de izquier­da. Una oca­sión para un reagru­pa­mien­to, para vol­ver a recons­truir legi­ti­mi­dad, cre­di­bi­li­dad. Una opor­tu­ni­dad en esta cri­sis final del Esta­do para­gua­yo, para cons­truir una res­pues­ta colec­ti­va y orgá­ni­ca; para reto­mar su ori­gen e iden­ti­dad que son las luchas en las calles, inser­tos en los movi­mien­tos socia­les y res­pon­dien­do a las expec­ta­ti­vas popu­la­res. Antes de que ven­gan por la cabe­za de todos con un Plan Cón­dor II ya en mar­cha.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *