Nación Mapu­che. El “con­flic­to Mas­car­di” y la mira­da racis­ta sobre el pue­blo Mapuche

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de sep­tiem­bre de 2020

Cuan­do los medios de comu­ni­ca­ción hablan del “con­flic­to Mas­car­di”, nun­ca nos ente­ra­mos quié­nes son los mapu­che, cuá­les son sus rei­vin­di­ca­cio­nes y, mucho menos, cuá­les son los intere­ses que los exclu­yen de la esce­na polí­ti­ca, escri­be el Gru­po GEMAS. Ya sea los que defien­den al gobierno como los que se opo­nen con ideo­lo­gías racis­tas, solo están hablan­do de grie­tas, de agen­das par­ti­da­rias y de intere­ses inmo­bi­lia­rios amenazados.

Los medios de comu­ni­ca­ción y los fun­cio­na­rios de gobierno hablan del “con­flic­to Mas­car­di”. Y con este nom­bre se nos vie­ne a la men­te una cade­na de sig­ni­fi­ca­cio­nes: incen­dios de pro­pie­dad pri­va­da, pie­dras, “fal­sos mapu­ches”, enca­pu­cha­dos, anar­quis­tas, veci­nos movi­li­za­dos en con­tra de la vio­len­cia y a favor de la pro­pie­dad pri­va­da, Par­ques Nacio­na­les como bien común y un enfren­ta­mien­to polí­ti­co con len­gua­je “de grie­ta” entre la pro­vin­cia de Río Negro y Nación. No es la pri­me­ra vez que se ins­ta­la un enca­de­na­mien­to como este en la socie­dad (por ejem­plo, cuan­do la pro­vin­cia de Chu­but que­ría hacer un cen­tro de esquí en el Cerro León, terri­to­rio de las comu­ni­da­des Cañio y Ñiripil). 

En este tipo de cons­truc­ción domi­nan­te acer­ca de los “con­flic­tos” nun­ca nos ente­ra­mos quié­nes son los mapu­che, cuá­les son sus rei­vin­di­ca­cio­nes y, mucho menos, cuá­les son los intere­ses que los exclu­yen de la esce­na polí­ti­ca. Debe­ría­mos saber lo siguien­te: cuan­do los medios de comu­ni­ca­ción hablan del “con­flic­to Mas­car­di” –ya sea los que defien­den al gobierno como los que se opo­nen con ideo­lo­gías racis­tas — no están hablan­do del Pue­blo Mapu­che. Solo están hablan­do de grie­tas, de agen­das par­ti­da­rias y de intere­ses inmo­bi­lia­rios amenazados. 

Para poder des­en­ma­ra­ñar esta infor­ma­ción, qui­sié­ra­mos com­par­tir algu­nos pun­tos que no pue­den ser olvi­da­dos a la hora de pen­sar­nos ciu­da­danxs crí­ticxs de los acontecimientos. 

Las expe­rien­cias des­igua­les ante la justicia

La socie­dad bari­lo­chen­se ya emi­tió un jui­cio, ava­la­do por los medios y los dis­cur­sos de dis­tin­tos fun­cio­na­rios: los mapu­che incen­dia­ron las caba­ñas de los alre­de­do­res y ape­drean per­so­nas y autos que tran­si­tan la ruta 40, entre otras accio­nes irra­cio­na­les. Pero la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapuha­ce rato que vie­ne denun­cian­do públi­ca­men­te que lle­gan autos o per­so­nas has­ta la comu­ni­dad y dis­pa­ran balas hacia sus luga­res de resi­den­cia o que vie­ron pasar per­so­nas con bido­nes el día de dicho incen­dio. Es decir, que exis­te un gran mon­ta­je alre­de­dor de los hechos. 

En todo caso, y has­ta que la jus­ti­cia inves­ti­gue, no nos olvi­de­mos que la comu­ni­dad mapu­che tam­bién está recla­man­do por la ver­dad. Solo que ese recla­mo ini­cia algu­nos pasos atrás, por­que pri­me­ro deben con­fiar en el Esta­do –recor­de­mos que pre­fec­tu­ra ase­si­nó por la espal­da a Rafael Nahuel en su comu­ni­dad — y en que hay inten­ción polí­ti­ca de ase­gu­rar las con­di­cio­nes de igual­dad nece­sa­rias para que real­men­te haya justicia. 

Inclu­so cuan­do lle­ga un auto y empie­za a dis­pa­rar hacia la comu­ni­dad don­de jue­gan varios niños y niñas… ¿A quién le van a hacer la denun­cia? Para las comu­ni­da­des mapu­che de la zona no es un camino efec­ti­vo recu­rrir a la poli­cía pro­vin­cial. Es pro­ba­ble que una inves­ti­ga­ción seria y com­ple­ta iden­ti­fi­que dis­tin­tos acto­res invo­lu­cra­dos en el con­flic­to, diver­sos intere­ses, polí­ti­cas poco trans­pa­ren­tes (como por ejem­plo, el hecho de que haya caba­ñas y otras infra­es­truc­tu­ras en manos de pri­va­dos en la juris­dic­ción de Par­ques Nacio­na­les) y corrup­cio­nes en dife­ren­tes nive­les del Estado.

Las imá­ge­nes racis­tas sobre los mapuche

Muchas de las imá­ge­nes pre­jui­cio­sas son pro­duc­to de las malas inten­cio­nes, pero tam­bién del des­co­no­ci­mien­to. Se dice que quie­nes inte­gran la Laf­ken Win­kul Mapuno son ver­da­de­ros mapu­che por­que vie­nen de los barrios pobres de Bari­lo­che y por­que usan capu­chas. En con­tra­po­si­ción se sos­tie­ne que el ver­da­de­ro mapu­che vive en la rura­li­dad y se com­por­ta como peque­ño pro­duc­tor o peón de cam­po, y que los autén­ti­cos recla­mos son los que sur­gen de la pro­ble­má­ti­cas del campo. 

Aho­ra bien, el Pue­blo Mapu­che ha sido des­alo­ja­do y des­pla­za­do duran­te 140 años. Muchas fami­lias mapu­che viven en el cam­po, pero muchas otras viven en la ciu­dad. Por lo tan­to, las tra­yec­to­rias his­tó­ri­cas y las expe­rien­cias de vida son dife­ren­tes, y no por eso unas for­mas de vida son más mapu­che que otras. Como expre­só uno de los inte­gran­tes de la comu­ni­dad, mien­tras dia­lo­ga­ban con fun­cio­na­rios del gobierno nacio­nal, si usan capu­chas es por­que están acos­tum­bra­dos al mal­tra­to públi­co en una ciu­dad dis­cri­mi­na­do­ra. En defi­ni­ti­va, el Pue­blo Mapu­che es diver­so, se encuen­tra en el cam­po y en la ciu­dad, así como tam­bién lo son sus his­to­rias, sus expe­rien­cias de vida y sus broncas.

La bur­la como discriminación

El Pue­blo Mapu­che uti­li­za una her­mo­sa pala­bra para dar sen­ti­do al cur­so de su his­to­ria: “levan­tar­se”. Se levan­ta una cere­mo­nia, se levan­ta una auto­ri­dad ances­tral, se levan­ta la len­gua mapu­che y se levan­ta un pue­blo cuan­do se pone de pie. Con los años, las nue­vas gene­ra­cio­nes fue­ron toman­do con­cien­cia de sus his­to­rias, de los pro­fun­dos y valio­sos cono­ci­mien­tos de sus ances­tros y de las filo­so­fías de vida mapu­che en torno al terri­to­rio. Las comu­ni­da­des saben lo serio y deli­ca­do que es levan­tar­se como machi y la nece­si­dad de levan­tar un rewe cere­mo­nial en un espa­cio fue­ra de la urba­ni­dad. Tam­bién saben de los com­pro­mi­sos y las alian­zas que, en el trans­cur­so de este pro­ce­so, se van sellan­do con las fuer­zas del lugar.

Sin pre­ten­der expli­car el entra­ma­do de cono­ci­mien­tos y sabe­res que están “levan­tan­do” las comu­ni­da­des mapu­che en la tota­li­dad del Wall­ma­pu, que­re­mos sub­ra­yar otro con­cep­to: “res­guar­do”. Des­de la pers­pec­ti­va mapu­che, el terri­to­rio debe ser res­guar­da­do, por ejem­plo de las empre­sas extrac­ti­vas o de la expo­lia­ción del turis­mo. La pri­me­ra alian­za de la Laf­ken Win­kul Mapues con las fuer­zas del terri­to­rio (con el lago, los bos­ques, el cerro, los ani­ma­les, las plan­tas, los arro­yos, los menu­cos, etc.). Las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les del Pue­blo Mapu­che nun­ca estu­vie­ron movi­li­za­das por intere­ses inmo­bi­lia­rios o por algún tipo de cálcu­lo eco­nó­mi­co. En un con­tex­to de pan­de­mias, de desas­tres natu­ra­les, de medioam­bien­tes degra­da­dos… ¿no sería impor­tan­te escu­char, cono­cer y apren­der acer­ca de qué sig­ni­fi­ca “res­guar­dar” el territorio?

En con­tra­po­si­ción, los comen­ta­rios en las redes o en los medios se bur­lan del rol de machi, de la impor­tan­cia de soñar y de los pro­ce­sos de “levan­ta­mien­to”, al mis­mo tiem­po que en torno a su figu­ra crean “som­bras” con “oscu­ros intere­ses”. Nos sor­pren­de las pocas ganas de cono­cer al otro. Podría­mos pre­gun­tar­nos al menos por qué estxs niñxs, jóve­nes, adultxs y ancianxs dedi­can su vida a una rei­vin­di­ca­ción colectiva.

¿Quié­nes están arma­dos? ¿Quié­nes son peligrosos?

Pero hoy esta­mos escri­bien­do por­que los últi­mos acon­te­ci­mien­tos esca­la­ron una gra­ve­dad iné­di­ta. Sabe­mos que los dis­cur­sos racis­tas se fijan en for­ma­cio­nes dis­cur­si­vas y se encar­nan en hechos, que habi­li­tan esce­na­rios polí­ti­cos don­de no todas las vidas valen lo mis­mo. Inclu­so, como está pasan­do en Bari­lo­che, esce­na­rios en los que la expre­sión “jus­ti­cia por mano pro­pia” habi­li­ta “matar mapu­che”. Y tam­bién sabe­mos que en estas cir­cuns­tan­cias hay que denun­ciar, parar la esca­la­da y res­pon­sa­bi­li­zar. El jue­ves 27 de agos­to trans­cen­die­ron local­men­te videos y men­sa­jes que cir­cu­la­ban en las redes acer­ca de un gru­po que se esta­ba arman­do para ata­car a la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu. Este hecho es un sín­to­ma de alar­ma, un quie­bre, un lími­te. Todxs lxs ciu­da­danxs debe­ría­mos com­par­tir este mis­mo tope ¿Qué tipo de con­vi­ven­cias esta­mos construyendo?

Por Gru­po GEMAS (Gru­po de Estu­dio de Memo­rias Alte­ri­za­das y Subor­di­na­das, San Car­los de Bariloche). 

FUENTE: Cose­cha Roja . Red Lati­no­ame­ri­ca­na de Perio­dis­tas Judiciales

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *