Migran­tes. Lo que no hace el Esta­do, lo hace­mos noso­tras

Por Ani­ta Pou­chard Serra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de sep­tiem­bre de 2020.

Como muje­res migran­tes Ana, Jua­na, Andrea, Susa­na y Patri­cia par­ti­ci­pan, se orga­ni­zan, dis­cu­ten y sos­tie­nen la vida comu­ni­ta­ria en la villa 1−11−14. Ellas son los ojos y las manos en un barrio don­de el Esta­do a veces no da abas­to y, otras, está des­co­nec­ta­do del terri­to­rio. “Lo que no hace el gobierno, lo hace­mos nosotrxs”, dicen. Ani­ta Pou­chard Serra narra sus vidas, su mili­tan­cia y mues­tra por qué, en medio de la pan­de­mia, exis­tir es exis­tir polí­ti­ca­men­te.

Jua­na corre para lle­gar antes del medio­día a la esqui­na de la ave­ni­da Cobo y Cura­pa­li­güe, en el barrio por­te­ño de Bajo Flo­res. Tie­ne 51 años, es pro­mo­to­ra de salud de la orga­ni­za­ción Fren­te de Orga­ni­za­cio­nes en Lucha (FOL) y vive en la villa 1−11−14, la villa más pobla­da de la ciu­dad de Bue­nos Aires, des­de que lle­gó de Perú hace 20 años. A las 12 hs en pun­to, vecinxs, orga­ni­za­cio­nes socia­les, resi­den­tes y médicxs del Hos­pi­tal Piñe­ro orga­ni­za­ron un cor­te para denun­ciar la situa­ción y la fal­ta de recur­sos sani­ta­rios en la zona ante la pro­gre­sión del COVID 19. Nada nue­vo. El virus solo resal­tó las pro­ble­má­ti­cas pre-exis­ten­tes y coti­dia­nas de muchxs habi­tan­tes de los barrios popu­la­res de Bue­nos Aires en cuan­to a vivien­da, tra­ba­jo, salud. En otras pala­bras, en cuan­to a sus dere­chos ciu­da­da­nos bási­cos.

La cua­ren­te­na nos pide resis­tir guar­dadxs en nues­tras casas. Pero cuan­do se vuel­ven un lugar de peli­gro por la fal­ta de agua o por las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to, urge tomar de nue­vo la calle, como se pue­da: con­cen­tran­do con dis­tan­cia­mien­to social para denun­ciar sin ser denun­cia­do.
No hay cana­les ni gran­des medios de comu­ni­ca­ción, solo vecinxs miran­do des­de la cola de la far­ma­cia o de la ver­du­le­ría. La ave­ni­da Cobo es una de estas fron­te­ras que com­po­ne la ciu­dad, lími­tes invi­si­bles pero vívi­dos, por los que mira­mos des­de el bon­di o la vere­da de enfren­te, por los que nos ven mirar sin enten­der mucho.

—Ahí ten­dría que estar la poli­cía, mira lo que están hacien­do, en ple­na cua­ren­te­na. ¡Que vayan a labu­rar! ¡Hace 50 años que estoy en el barrio, son ladro­nes! — gri­ta un señor de unos 70 años en la esqui­na de Puan y Cobo mien­tras mira de lejos la pro­tes­ta.

—Esa crí­ti­ca la hice en un momen­to, antes, des­de afue­ra de la orga­ni­za­ción— dice Jua­na, y recuer­da cuan­do des­de su tra­ba­jo de lim­pie­za en el micro­cen­tro veía a mani­fes­tan­tes cor­tar las calles. Al entrar al FOL, hace cua­tro años, des­cu­brió “lo que es movi­li­zar para un recla­mo, luchar por lxs demás, no sola­men­te por nosotrxs den­tro de la orga­ni­za­ción.”

Jua­na per­te­ne­ce al come­dor del FOL “Ber­ta Cáce­res”. Está sobre la ave­ni­da Fran­cis­co Cruz, que deli­mi­ta el este de la Villa 1−11−14. Des­de las 11:30 hs vecinxs del barrio arma­ron una fila que da vuel­ta a la man­za­na. Así suce­de todos los días des­de que empe­zó la cua­ren­te­na. Cien fami­lias se ins­cri­bie­ron para reci­bir sus racio­nes de comi­da de lunes a vier­nes, otras cien que­da­ron en la lis­ta de espe­ra. Jua­na cami­na por la cola alcohol en mano, repar­te infor­ma­ción, con­ver­sa con lxs vecinxs, res­pon­de pre­gun­tas y tra­ta de detec­tar situa­cio­nes de ries­go y casos poten­cia­les.

En la puer­ta está Patri­cia, 43 años, res­pon­sa­ble de que las per­so­nas que vie­nen a bus­car sus racio­nes ingre­sen una por una. Lle­gó a Argen­ti­na des­de Boli­via hace cua­tro años. Su her­ma­na vive en el barrio y par­ti­ci­pa del FOL, fue por ella que entró a la orga­ni­za­ción. Hoy inclu­so la repre­sen­ta en la cam­pa­ña Migrar no es deli­to, que defien­de y pelea por los dere­chos y la regu­la­ri­za­ción de lxs migran­tes. Todos los mar­tes tie­ne que hacer horas comu­ni­ta­rias en el come­dor, cum­plien­do con las tareas que hagan fal­ta para que la máqui­na soli­da­ria fun­cio­ne : coci­nar, reci­bir mer­ca­de­ría, aten­der, entre otras. Des­de que el COVID 19 entró al barrio, tra­ba­ja el doble o el tri­ple para cubrir a sus com­pa­ñe­ras que tuvie­ron que ais­lar­se o que resul­ta­ron infec­ta­das. 

Una mujer des­em­plea­da, un joven que pide algo de comi­da, una fami­lia que se acer­ca para lle­var­le algo a sus hijos. Patri­cia cuen­ta que siem­pre hay una com­pa­ñe­ra dis­pues­ta a divi­dir su ración per­so­nal para com­par­tir. Pero no solo se tra­ta de dar, acla­ra, sino de expli­car por qué esa comi­da lle­gó a su pla­to y qué hace la orga­ni­za­ción más allá del come­dor y de esa vital entre­ga. Expli­car que no es magia o pun­te­ris­mo, que es lucha y tra­ba­jo de hor­mi­ga des­de mucho antes de la pan­de­mia.

En estas colas hay fami­lias que nun­ca habían pisa­do un come­dor. Pero con los aho­rros ago­ta­dos y muchas difi­cul­ta­des para cobrar el IFE, no tuvie­ron otra opción. Según el rele­va­mien­to de Agen­da Migran­te 2020, un colec­ti­vo inte­gra­do entre otras orga­ni­za­cio­nes por Amnis­tía Inter­na­cio­nal, el Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les y la Cam­pa­ña Migrar no es Deli­to; el 58% de las per­so­nas migran­tes encues­ta­das en abril de 2020 se que­da­ron sin tra­ba­jo, sin fuen­te de ingre­so y por ende sin comi­da.

—Antes nos tra­ta­ban de vagos, de pla­ne­ros —dice Ana, 35 años, refe­ren­ta del FOL del sec­tor de Ries­tra que lle­gó de Perú hace 10 años. Con la pan­de­mia, vecinxs del barrio se die­ron cuen­ta del valor de las orga­ni­za­cio­nes socia­les en sus terri­to­rios. Y tam­bién que, de un día para otro, pode­mos estar en el lugar de aquel que pre­juz­ga­mos algu­na vez. Pero lxs vecinxs no son los únicxs que se die­ron cuen­ta. Como pro­mo­to­ra de salud, Jua­na par­ti­ci­pa de las pos­tas comu­ni­ta­rias del pro­gra­ma “El Esta­do en tu barrio”, don­de se com­par­te infor­ma­ción sobre el COVID 19 y se repar­ten bar­bi­jos, entre otras cosas. Como es un tra­ba­jo volun­ta­rio, Jua­na se nie­ga a poner la peche­ra ofi­cial del pro­gra­ma para con­ser­var la de su orga­ni­za­ción, con una gran cruz roja en el pecho y la sigla “FOL”. 

Muje­res como ella, pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes socia­les, son los ojos y las manos en el barrio de un Esta­do que a veces no da abas­to y otras está des­co­nec­ta­do de las reali­da­des al ras del sue­lo. Ana lo resu­me con pre­ci­sión.

—Lo que no hace el Esta­do, lo hace­mos nosotrxs.

***

Pocas sema­nas antes de la pan­de­mia, Ana y otras com­pa­ñe­ras esta­ban por abrir el nue­vo come­dor, “Las gue­rre­ras del FOL”, en el sec­tor Ries­tra de la villa 1−11−14. El trá­mi­te de habi­li­ta­ción para reci­bir ali­men­tos y coci­nar­los se sus­pen­dió por la cri­sis, pero ante la urgen­cia de aten­der las nece­si­da­des loca­les las mili­tan­tes, his­tó­ri­cas o recién lle­ga­das, deci­die­ron abrir­lo gual. Es un cuar­to amplio de pare­des cla­ras, una plan­ta baja en el cru­ce de varios pasi­llos estre­chos y oscu­ros, don­de la “dis­tan­cia social” resul­ta impo­si­ble. En una de las pare­des, una peque­ña ven­ta­na deja entrar una luz del día más sim­bó­li­ca que efi­caz.

Como toda­vía no podían reci­bir las pro­vi­sio­nes, las muje­res del come­dor bus­ca­ron otra solu­ción para poder ayu­dar. Habla­ron con sus com­pa­ñe­ras del “ Ber­ta Cáce­res”, sepa­ra­das físi­ca­men­te por 1,6 km, y logra­ron su apo­yo. Para hacer lle­gar la comi­da atra­vie­san todo el barrio de lunes a vier­nes: el peri­plo empie­za con una difí­cil cami­na­ta por los pasi­llos, con chan­gos cuyas rue­das pelean con­tra el piso irre­gu­lar de la villa, para lue­go sal­tar de pues­to en pues­to de Gen­dar­me­ría.

—Evi­ta­mos ir por Peri­to Moreno, es más peli­gro­so. Una vez roba­ron a las com­pa­ñe­ras toda la car­ga y sus cosas per­so­na­les —cuen­ta Andrea, una de las más jóve­nes de la orga­ni­za­ción, que a pesar de no vivir más en el barrio sigue mili­tan­do y cola­bo­ran­do. En “Cruz”, como le dicen al “Ber­ta Cáce­res”, se repar­ten los ali­men­tos que les corres­pon­den a las fami­lias regis­tra­das en ambos espa­cios. Des­pués, al medio­día, los entre­gan en for­ma­to de bol­so­nes. No es un paseo, es una carre­ra. Tie­nen que ir rápi­do por­que no hay tiem­po. Rápi­do, por­que dos chan­gos de comi­da en épo­ca de pan­de­mia es un teso­ro que hay que cui­dar. Las guar­dia­nes de esto no son más de cin­co, de todas las eda­des, que empu­jan con sus pro­pios bra­zos las racio­nes dia­rias para 100 per­so­nas.

Al cru­zar por la man­za­na 2, Ana las salu­da des­de la puer­ta de su casa. A lo lar­go de sus ocho años en la orga­ni­za­ción vio como muchas com­pa­ñe­ras cre­cie­ron como muje­res y se empo­de­ra­ron. Ella mis­ma lo hizo. Aho­ra vive en una casa con come­dor y habi­ta­cio­nes para toda su fami­lia: es la pri­me­ra des­pués de muchos años de alqui­lar un cuar­to para com­par­tir. MIen­tras se suma a la tarea colec­ti­va, ana­li­za cómo cam­bió su vida, des­de su infan­cia en Perú a su tem­pra­na vida de pare­ja.

—Cre­cí con una men­ta­li­dad machis­ta y no me daba cuen­ta: aten­der al hom­bre como un rey, hacer­le caso a ellos.

Ana encon­tró en el movi­mien­to su espa­cio de liber­tad, un espa­cio don­de ayu­dó como dele­ga­da de géne­ro y des­de la expe­rien­cia pro­pia a otras com­pa­ñe­ras. Con una son­ri­sa recuer­da la timi­dez de algu­nas, y lo com­pa­ra con cómo hoy toman la pala­bra, tan­to en la orga­ni­za­ción como en sus pro­pias casas. Muje­res migran­tes como ella, que por dis­tin­tas razo­nes lle­ga­ron a la Argen­ti­na y hoy están al fren­te de la pan­de­mia en la villa 1−11−14.

***

Susa­na tie­ne 49 años y es una de las muje­res que par­ti­ci­pan en el come­dor “Ber­ta Cace­res”. A media­dos de 2001 qui­so migrar des­de Boli­via, su tie­rra natal, a Argen­ti­na. Pero por demo­ras en el trá­mi­te de sus docu­men­tos lle­gó recién en la pri­ma­ve­ra del 2002, en pleno caos polí­ti­co, social y eco­nó­mi­co. La pan­de­mia no es la pri­me­ra cri­sis que atra­vie­sa en el país.

—¡Reco­lec­ción! ¡Reco­lec­ción de basu­ra! ¡Reco­lec­ción!

Su voz y la de sus com­pa­ñe­ras de cua­dri­lla de lim­pie­za resue­nan en los pasi­llos de la man­za­na 1. Tres días a la sema­na, entre las 8 y las 10:30 hs, reco­rren la zona para reco­ger la basu­ra y desin­fec­tar los pasi­llos. Antes de salir se pre­pa­ran en el obra­dor de un cuar­to que alqui­lan a un res­tau­ran­te de la ave­ni­da Peri­to Moreno. El ritual de ves­ti­men­ta inclu­ye pan­ta­lo­nes de tra­ba­jo, guan­tes de pro­tec­ción, bar­bi­jos y len­tes, al menos de sol, por­que no les entre­ga­ron otro tipo de pro­tec­ción a pesar de pres­tar un ser­vi­cio esen­cial que depen­de del gobierno. Antes de salir, guar­dan alcohol y lavan­di­na para pro­te­ger­se del virus y de la con­ta­mi­na­ción.

El 5 de junio, des­pués del tra­ba­jo con su cua­dri­lla, Susa­na vuel­ve al come­dor “Ber­ta Cáce­res” para hacer tareas de pren­sa, su otra acti­vi­dad en la orga­ni­za­ción. Regis­tra cada deta­lle, cada esfuer­zo de sus com­pa­ñerxs y lo com­par­te en las redes y los gru­pos de whatsapp. Este día es impor­tan­te: un con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes socia­les ins­ta­la­ron sie­te ollas popu­la­res en el barrio para recla­mar y visi­bi­li­zar la situa­ción de emer­gen­cia. El FOL par­ti­ci­pa en tres de ellas. Con sobras de bol­so­nes, dona­cio­nes y par­te de sus pro­pias racio­nes, coci­nan un pla­to calien­te para lxs que no entran en los cupos de los come­do­res.

En cada olla cada per­so­na tie­ne defi­ni­da una tarea. Es una mecá­ni­ca acei­ta­da: una dis­tri­bu­ye el pan, otra cuel­ga pan­car­tas, las res­tan­tes sir­ven racio­nes de comi­da. Mien­tras, Susa­na se mue­ve entre lxs vecinxs y la estre­cha vere­da para bus­car el mejor ángu­lo que regis­tre a sus com­pa­ñerxs. De pron­to, no saca más fotos. Como tra­ba­ja­do­ra de la pri­me­ra línea, como otras muje­res de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, le avi­san que que­dó infec­ta­da por el virus. Susa­na va a tener que ais­lar­se en la habi­ta­ción de un hotel que puso a dis­po­si­ción el Esta­do para pacien­tes leves.
— Lo mejor que le pue­de pasar— dicen lxs veci­nos. Es que ir al Hos­pi­tal Piñe­ro, que corres­pon­de al barrio, es uno de los mie­dos más gran­des de los habi­tan­tes de la 1−11−14.

Unas cua­dras más allá, en la roton­da de Peri­to Moreno y Ries­tra, las “Gue­rre­ras del FOL” revuel­ven lo que que­da de sus ollas popu­la­res, ollas que ban­can la emer­gen­cia de su comu­ni­dad. Una ya está vacía: con el celu­lar mues­tran las fotos de una cola inter­mi­na­ble que se for­mó una hora antes. Mien­tras ríen y levan­tan sus per­te­nen­cias empu­jan su fiel chan­go que, así como con los bol­so­nes, las hará reco­rrer tor­pe­men­te las vere­das de la ave­ni­da Vare­la has­ta vol­ver a su base, para lim­piar, desin­fec­tar y orde­nar todo para el día siguien­te.

En el camino las com­pa­ñe­ras, una tras otra, se sien­tan y des­can­san. Sacan con­clu­sio­nes de la acti­vi­dad, dis­cu­ten qué cosas para mejo­rar, qué que­dó por hacer. Las más anti­guas com­par­ten expe­rien­cias y los modos de hacer con las más nue­vas. Aun­que otro tema está en boca de todas: las inter­ven­cio­nes de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta en la con­fe­ren­cia de pren­sa que día el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez.

—Habló del barrio y de nosotrxs, pero dijo cual­quier cosa— comen­ta una. Es que nin­gu­na vio lle­gar los kits de lim­pie­za que men­cio­nó el Jefe de Gobierno. Saben per­fec­ta­men­te que las pala­bras ante una cáma­ra difie­ren de las reali­da­des en el barrio. La cobran­za del IFE, por ejem­plo, sigue sien­do un tema de preo­cu­pa­ción den­tro de la comu­ni­dad. Según el decre­to, migran­tes con al menos dos años de resi­den­cia tenían dere­cho a cobrar los 10.000 pesos del sub­si­dio excep­cio­nal. Sin embar­go, a muchxs le recha­za­ron su pedi­do sin moti­vo enten­di­ble. Cada una com­par­te su expe­rien­cia admi­nis­tra­ti­va, lo que escu­chó por ahí o sabe a ver si, entre todas, logran resol­ver los pro­ble­mas de su comu­ni­dad.

***

Andrea des­pi­de a sus com­pa­ñe­ras, sale del come­dor y cami­na unas cua­dras has­ta la para­da del 50 que está en la puer­ta del hos­pi­tal Piñe­ro. Repar­te su tiem­po entre el estu­dio, la mili­tan­cia barrial, el taller de cos­tu­ra y la par­ti­ci­pa­ción como dele­ga­da de la orga­ni­za­ción en la cam­pa­ña Migrar no es deli­to. Antes de que lle­gue el colec­ti­vo cuen­ta que migró a Argen­ti­na de ado­les­cen­te, por deci­sión de su fami­lia. Cuan­do lle­gó no sabía mucho del país, la rup­tu­ra con su Boli­via natal fue dura. Su padre, que ya vivía en Bue­nos Aires, le ase­gu­ró que era como en cual­quier par­te del mun­do, don­de “hay gen­te mala y gen­te bue­na”.

Gen­te bue­na como “Abu Eva”, la abue­la que Ana empe­zó a cui­dar cuan­do lle­gó y que hoy toda­vía extra­ña. Entre cui­da­dos y mates en su casa, la mis­ma abue­la le con­tó su his­to­ria, cómo su fami­lia lle­gó en bar­co, cómo les die­ron una tie­rra para que sem­bra­ran, como lxs extran­jerxs que vinie­ron comen­za­ron a levan­tar el país.

—Ellos tam­bién fue­ron ayu­da­dos por el gobierno, no es que se hicie­ron ricos de la noche a la maña­na. Por­que el gobierno cedió una tie­rra para que pue­dan sem­brar, les cedió ani­ma­les para que pue­dan salir ade­lan­te acá en Argen­ti­na— remar­ca Ana, que empe­zó a docu­men­tar­se sobre la his­to­ria Argen­ti­na y cómo se cons­tru­yó este país. Una his­to­ria de la cual las per­so­nas migran­tes fue­ron y son par­te, como los padres de “Abu” ayer, y como Ana, Jua­na, Andrea, Susa­na y Patri­cia hoy.

*Este pro­yec­to ha sido rea­li­za­do gra­cias al apo­yo del Pulitzer Cen­ter

Julio 2020

Fuen­te: Revis­taan­fi­bia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *