Esta­do espa­ñol. De igno­mi­nia en igno­mi­nia hacia la con­cen­tra­ción del gran capi­tal

Por Andrés Pique­ras. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020.

La fusión entre Cai­xa­Bank y Ban­kia es pro­ba­ble­men­te el asun­to más gra­ve al que esta­mos asis­tien­do en estos momen­tos (mucho más que la paté­ti­ca hui­da del Bor­bón con el con­cur­so del Gobierno).

Sig­ni­fi­ca una enor­me con­cen­tra­ción de la rique­za, que no hará sino incre­men­tar­se en lo suce­si­vo con la fusión de BBVA y Saba­dell y des­pués del San­tan­der con otra u otras enti­da­des, has­ta que que­den, según decla­ra­cio­nes de la eli­te eco­nó­mi­ca, “tres gran­des gru­pos finan­cie­ros que sobre­sal­drán sobre el res­to de la ban­ca euro­pea, con otro gru­po de peque­ñas enti­da­des saté­li­tes, con nichos de mer­ca­do muy con­cre­tos en nego­cio, o terri­to­rios”. Si bien, fuen­tes empre­sa­ria­les han deja­do tras­lu­cir que su fusión pre­di­lec­ta sería la de San­tan­der-BBVA, que se trans­for­ma­ría en un autén­ti­co gigan­te euro­peo. Todo a su tiem­po.

Una Ban­ca don­de la com­pe­ten­cia esta­rá prác­ti­ca­men­te erra­di­ca­da nos deja­rá a su mer­ced ante cual­quier impo­si­ción de medi­das que con­si­de­ren: % de intere­ses de cré­di­to, con­di­cio­nes hipo­te­ca­rias, cobro sobre nues­tras cuen­tas, medi­das abu­si­vas sobre tar­je­tas… (todo lo que ya se está dan­do, pero a lo gran­de). Con ello ade­más algu­nos de esos Ban­cos se cubren ante las remo­tas posi­bi­li­da­des de que un eje­cu­ti­vo les pidie­ra la devo­lu­ción de los miles de millo­nes que les hemos dado (Ban­kia fue saquea­da por par­te de eli­te polí­ti­co-empre­sa­rial, lue­go res­ca­ta­da con dine­ro públi­co y final­men­te rega­la­da de nue­vo a la Ban­ca pri­va­da –de esto es de lo que pare­ce tra­tar la famo­sa “cola­bo­ra­ción públi­co-pri­va­da”).

Este con­trol del aho­rro social por unas cuan­tas enti­da­des pri­va­das aumen­ta­rá enor­me­men­te el poder del gran capi­tal sobre la socie­dad. El endeu­da­mien­to gene­ra­li­za­do deja a la mis­ma a mer­ced de cada vez menos capi­ta­lis­tas, que se apro­pia­rán como con­tra­par­ti­da por el incre­men­to de impa­gos, de cada vez más patri­mo­nio inmue­ble de las fami­lias, así como de la rique­za social en gene­ral.

Esto debe­ría haber sus­ci­ta­do la furi­bun­da reac­ción de sin­di­ca­tos y par­ti­dos de izquier­da (nada más lejos, pues ha sido aplau­di­da por los prin­ci­pa­les de ellos), ade­más de una toma de pos­tu­ra inme­dia­ta de la sec­ción “comu­nis­ta” del gobierno (de la pode­mi­ta ni me ocu­po por­que no tie­ne más ideo­lo­gía y pro­yec­to que un inve­ro­sí­mil “capi­ta­lis­mo pro­gre”). Reac­ción obli­ga­da aun­que sólo fue­ra por­que la ope­ra­ción lle­va­ba meses nego­cián­do­se con la minis­tra Cal­vi­ño a espal­das de Uni­das Pode­mos, a quie­nes no le fue comu­ni­ca­da has­ta el final. Una vez más, nues­tros “comu­nis­tas” de pas­ma­ro­tes (y si no dimi­ten, cóm­pli­ces) de un gobierno que va dan­do paso tras paso en favor del gran capi­tal.

Sin el menor con­tra­pe­so públi­co, Espa­ña es la úni­ca de las prin­ci­pa­les eco­no­mías euro­peas que no cuen­ta con una Ban­ca públi­ca capaz de con­tra­rres­tar en algo el poder de los gran­des ban­que­ros, y por tan­to deja des­am­pa­ra­da a la pobla­ción (y al pro­pio Esta­do) fren­te a ellos (algo que otras socie­da­des euro­peas no tole­ra­rían –ver Apén­di­ce-). Este no es sino un nue­vo pel­da­ño en la esca­la­da hacia la con­cen­tra­ción total ban­ca­ria, según el guión impues­to por el pro­pio BCE y que en el caso con­cre­to de Espa­ña ya nos hizo per­der las Cajas de Aho­rros.

Todo ello reper­cu­ti­rá muy nega­ti­va­men­te tam­bién, qué duda cabe, en las posi­bi­li­da­des de finan­cia­ción de lo públi­co, como ocu­rri­rá sin duda con la edu­ca­ción y la sani­dad, que que­da­rán más y más a mer­ced de los intere­ses empre­sa­ria­les.

Tan­ta igno­mi­nia y agre­sio­nes con­tra la socie­dad pue­den pro­vo­car un ace­le­ra­do incre­men­to del males­tar y de las pro­tes­tas socia­les. Pero al no tener una izquier­da de masas orga­ni­za­da en la opo­si­ción, pro­ba­ble­men­te la pobla­ción ter­mi­na­rá empren­dien­do accio­nes deses­pe­ra­das. Una pobla­ción sin sali­das pue­de ser más fácil pre­sa de las pro­cla­mas sim­plo­nas y mani­queas, ade­más de mons­truo­sas, de las ver­sio­nes más sal­va­jes del capi­tal (como Vox y PP).

Y mien­tras la pan­de­mia arrui­nan­do más aún una eco­no­mía sin base tec­no­ló­gi­co-indus­trial. Pobres de noso­tras si no reac­cio­na­mos.

Fuen­te: Revis­ta La Comu­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *