Cul­tu­ra. Casan­dra Casa­so­la, la cineas­ta auto­di­dac­ta que res­ca­ta his­to­rias olvi­da­das de los pue­blos de Oaxa­ca

Por Dia­na Man­zo. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre 2020.

Su nom­bre es Casan­dra Casa­so­la y le gus­ta con­tar his­to­rias olvi­da­das de los pue­blos a tra­vés del cine , se con­si­de­ra auto­di­dac­ta pero con for­ma­ción de dos años en el Cam­pa­men­to Audio­vi­sual Iti­ne­ran­te y recien­te­men­te jun­to con los pro­duc­to­res Nico­lás Rojas y Erik Bae­za obtu­vie­ron el mejor reco­no­ci­mien­to de su docu­men­tal “Tayu­ku” en el Fes­ti­val Doqu­men­ta 2020.

Ella tie­ne 24 años de edad y nació en una comu­ni­dad for­ma­da por migran­tes lla­ma­da Colo­nia Mon­te Albán y cre­ció en San Pablo Etla, Oaxa­ca. En el 2012 comen­zó su camino en el sép­ti­mo arte cuan­do tomó su pri­mer taller de cine expe­ri­men­tal este­no­pei­co en el Cen­tro Foto­gra­fi­co Manuel Alva­rez Bra­vo. 

Casan­dra ha tra­ba­ja­do y cola­bo­ra­do en La Calen­da Audio­vi­sual, Oaxa­ca­Ci­ne, Agen­cia Ben­ga­la, Bam­bú Audio­vi­sual y en diver­sas pro­duc­cio­nes cine­ma­to­grá­fi­cas den­tro de las áreas de pro­duc­ción y cine­fo­to­gra­fía.

La joven oaxa­que­ña con raí­ces de la Ciu­dad de Méxi­co expli­ca que con­tar las his­to­rias de los pue­blos a tra­vés del cine, es lo que le ha dado un valor humano a sus fil­mes, por­que es jus­ta­men­te lo que se ha olvi­da­do de las pro­duc­cio­nes, regre­sar a lo que en la faz de la tie­rra, en la natu­ra­le­za, con los suyos.

Sus pri­me­ros acer­ca­mien­tos al cine fue­ron en su infan­cia, por­que este arte entró a su hogar debi­do a que pocas veces acu­día a una sala de cine por­que no había recur­sos, enton­ces las ren­tas de pelí­cu­las eran el atrac­ti­vo de pasa­tiem­po en su fami­lia.

“Al tener tam­bién raí­ces defe­ñas, en navi­da­des íba­mos a la Ciu­dad de Méxi­co y de ren­tar pasa­mos a com­prar DVD’s pira­tas de Tepi­to, de a doce­nas. Los fines de sema­na con mi fami­lia hacía­mos mara­tón de pelí­cu­las”.

Asi­mis­mo recuer­da que cuan­do se acer­ca­ban las fechas de muer­tos, ella y su madre ya sabían que en la tele­vi­sión pasa­ban las pelí­cu­las de Taboa­da, por lo que esos días pla­nea­ban ver­las y dis­fru­tar­las.

Fan­do y Lis, cru­cial en su carre­ra

El día cru­cial para su carre­ra como cineas­ta, fue cuan­do acu­dió al Cine Club Pocho­te, que aun­que le da pena con­fe­sar que fue por la pelí­cu­la de Fan­do y Lis, pero ese ins­tan­te algo le movió y deci­dió que por el res­to de su vida se dedi­ca­ría a con­tar his­to­rias a tra­vés del fil­me.

“Una no es cons­cien­te de estas cosas has­ta que se las pre­gun­tan y haces memo­ria para dar­te cuen­ta cómo entra el cine en nues­tras vidas”, aña­dió.

En el 2017, ingre­só al Pro­gra­ma a Jóve­nes Crea­do­res 2017 – 2018 del FONCA en el apar­ta­do de Estí­mu­los a Crea­do­res Cine­ma­to­grá­fi­cos 2017 en líneas argu­men­ta­les, el Estí­mu­lo a Crea­do­res Cine­ma­to­grá­fi­cos 2018 en desa­rro­llo de pro­yec­tos y el Estí­mu­lo a la Crea­ción Audio­vi­sual de Méxi­co y Cen­tro Amé­ri­ca 2020 del IMCINE en la cual desa­rro­lló su ópe­ra pri­ma docu­men­tal “A tra­vés de Tola”.

Casan­dra ama lo que hace, le gus­ta ser una tro­ta­mun­dos en con­quis­ta de his­to­ria, cami­na, deam­bu­la, per­ci­be y sien­te, eso la ha hecho sen­si­ble a con­tar y narrar his­to­ria, las cua­les tra­ba­ja todos los días por que su pasión indu­da­ble­men­te, es el cine y todo lo que lo rodea.

Por eso Tayu­ku, el más recien­te fil­me don­de par­ti­ci­pó como pro­duc­to­ra, cine­fo­to­gra­fa y soni­dis­ta que resul­tó gana­dor del Fes­ti­val Docu­men­ta 2020 y tam­bién del Fes­ti­val More­lia, des­ta­ca la his­to­ria de un mile­na­rio árbol que dio ori­gen a Yoso­nu­vi­ko, un pue­blo de las nubes en la mix­te­ca de Oaxa­ca que vuel­ve a la memo­ria colec­ti­va, para recor­dar que se nece­si­ta la con­vi­ven­cia con el equi­li­bro y con la natu­ra­le­za.

Final­men­te, Cas­san­dra sigue desa­rro­llán­do­se en el mun­do de la cine­fo­to­grá­fa, la direc­ción y la pro­duc­ción fíl­mi­ca; y actual­men­te se encuen­tra tra­ba­jan­do en pro­yec­tos per­so­na­les y en pro­yec­tos de cole­gas oaxa­que­ños para enal­te­cer el cine comu­ni­ta­rio en los gran­des fes­ti­va­les de Méxi­co y el mun­do.

Fuen­te: Agen­cia de Noti­cias Ist­mo­Press /​/​La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *