Colom­bia. Juan Gual­drón o la polí­ti­ca como metá­fo­ra cul­tu­ral

Por Julio César Ace­las Arias. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2020.

Juan Gual­drón fue la esté­ti­ca de los comu­nis­tas en las déca­das pos­tre­ras del siglo XX, en una ciu­dad goda y exclu­yen­te como lo ha sido Buca­ra­man­ga des­de sus días pri­mi­ge­nios.

Mi pri­mer recuer­do de Gual­drón es esté­ti­co. El “cama­ra­da” Gual­drón, como lo lla­má­ba­mos afec­tuo­sa­men­te, sin­te­ti­za­ba toda la inmen­si­dad de la cul­tu­ra: era Chai­kovs­ki, Tols­toi, corre­rías por Euro­pa, las dan­zas de Bohe­mia, el cine e idio­ma rusos, los libros, la músi­ca y poe­sía, los cua­dros de Agel­vis, el tea­tro, las becas para estu­diar en la comu­ni­dad socia­lis­ta y la diplo­ma­cia en todas sus for­mas. Había fun­da­do una amis­tad tole­ran­te con líde­res y polí­ti­cos irre­di­mi­bles de toda vir­tud y sopor, con tan­to res­pe­to y tan­ta humil­dad, que a veces sola­pa­ban su bien­es­tar per­so­nal y fami­liar. No pen­só nun­ca en el futu­ro ni en el de los suyos y murió des­am­pa­ra­do y olvi­da­do. Su vida fue un mági­co e intrin­ca­do acti­vis­mo por la paz mun­dial y la ilus­tra­ción des­de la Casa de la Amis­tad con los Paí­ses Socia­lis­tas, su pro­yec­to y desig­nio de vida duran­te déca­das.

Reco­rría dos veces al año media Euro­pa sin gas­tar­se un cén­ti­mo y regre­sa­ba recar­ga­do para pro­se­guir su labor titá­ni­ca e ingra­ta en un medio teme­ro­so, don­de se repri­mía la cul­tu­ra, el arte y se mata­ba la disi­den­cia polí­ti­ca. Era un ena­mo­ra­do del ballet ruso, del tea­tro Bolshoi y la músi­ca clá­si­ca, la que vivió y gozó en los años del esplen­dor socia­lis­ta. Esta­ba con­ven­ci­do de la bata­lla con­tra la gue­rra nuclear y no admi­tía coque­teos ni deva­neos con la vio­len­cia ni los atro­pe­llos. Su man­tra era la paz y así vivió, ancla­do en un estoi­cis­mo ejem­plar. Fue un comu­nis­ta moderno, inclu­yen­te y cos­mo­po­li­ta, que gene­ra­ba celos y envi­dias de aque­llos orto­do­xos y pro­sé­li­tos, que en la izquier­da, se creían los tene­do­res de las cer­ti­dum­bres pero solo dela­ta­ban caren­cia de uni­ver­sos y lec­tu­ras.

Era un hom­bre gran­de y gor­do, con sem­blan­za y alma de niño, alo­ja­das en una cara bue­na de paya­so vaga­bun­do. Tenía una mira­da apa­ci­ble, tran­qui­la, cabiz­ba­ja, a veces tris­te, como sabién­do­lo todo de ante­mano. Cuan­do habla­ba, decía lo bási­co, lo que era, sin una coma más, cer­te­ro, sin alzar la voz ni agre­dir a nadie. Se alte­ra­ba solo cuan­do recon­ve­nía a sus hijos o algo salía mal, lo que acom­pa­ña­ba de una pro­fun­da pesa­dum­bre.

Lo vi por pri­me­ra vez una tar­de de Jue­ves San­to jun­to a Julio Abe­lla, en una gua­sá­ba­ra de dan­za y tea­tro en el barrio Alba­nia con el gru­po José Anto­nio Galán, en medio de la pro­ce­sión reli­gio­sa al cerro de Morro­ri­co. Las barria­das rom­pían su abu­rri­mien­to, se sacu­dían e inte­rro­ga­ban con la polí­ti­ca y la cul­tu­ra, de la mano de una gene­ra­ción de crea­do­res artís­ti­cos alter­na­ti­vos con sus com­par­sas y alga­ra­bías de colo­res. Era común en los barrios tam­bién que las asam­bleas polí­ti­cas las pre­si­die­ran per­so­nal­men­te líde­res de la talla de Ser­pa Uri­be, Nor­ber­to Mora­les, Duar­te Ale­mán o Hugo Lobo Velas­co; sin cere­mo­nias ni lagar­tos, echa­ban dis­cur­sos encen­di­dos y se mez­cla­ban con la gen­te y sus deman­das.

Por Gual­drón cono­ci­mos, en blan­co y negro, las ges­tas memo­ra­bles de los sovié­ti­cos con­tra el nazis­mo en la II Gue­rra Mun­dial, que lle­ga­ban en fil­mes de 35 milí­me­tros y se pro­yec­ta­ban en mul­ti­tu­di­na­rios even­tos en el tea­tro Unión, alen­ta­dos por dis­cur­sos ardien­tes de revo­lu­cio­na­rios inmar­ce­si­bles como Juan Cam­pos o Her­nán Mot­ta Mot­ta. Pro­mo­vió el idio­ma ruso y lide­ró un fon­do de becas que semes­tral­men­te envia­ba a estu­diar a muchos bachi­lle­res a los paí­ses socia­lis­tas, por el cual muchos san­tan­de­rea­nos se hicie­ron pro­fe­sio­na­les y encon­tra­ron su lugar en el mun­do, sin nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción ni obli­ga­ción.

Con las becas, tam­bién halla­ron su camino, muchos hijos extra­via­dos de fami­lias pudien­tes, médi­cos e inge­nie­ros influ­yen­tes hoy. En sus momen­tos más acia­gos, don Juan se lamen­ta­ba, con esa resig­na­ción de anciano leña­dor, que le había ten­di­do la mano a muchos pri­vi­le­gia­dos que lue­go no lo reco­no­cían. Recor­da­ba siem­pre con nos­tal­gia al hijo de un polí­ti­co con­ser­va­dor, un nadaís­ta y siba­ri­ta con alma de hip­pie, que gra­cias a su ges­tión, encon­tró su brú­ju­la en Mos­cú. Al regre­sar tuvo su fama en la polí­ti­ca y fue pro­fe­sor en la UIS. Un magis­tral peda­go­go, encan­ta­dor y pro­so­po­pé­yi­co, que murió feliz con túni­ca y bar­ba blan­ca, cer­ca­do por los exce­sos del vino y el Piel­ro­ja sin fil­tro; nun­ca le agra­de­ció a Gual­drón el apo­yo que reci­bió para encon­trar su des­tino.

II

Don Juan lle­va­ba siem­pre un male­tín de mano, de cue­ro marrón, como de agen­te via­je­ro, con ejem­pla­res del sema­na­rio Voz y revis­tas socia­lis­tas, que reli­gio­sa­men­te rega­la­ba o ven­día en sus cami­na­tas por la ciu­dad. Era su lla­ve y entra­da para hablar y encon­trar­se con polí­ti­cos, acau­da­la­dos o pro­fe­sio­na­les que lo reci­bían con reve­ren­cia y vene­ra­ción. Recuer­do aque­lla maña­na solea­da que lo acom­pa­ñé a visi­tar en su direc­to­rio a Nor­ber­to Mora­les Balles­te­ros, el polí­ti­co más pode­ro­so de San­tan­der por esos días; con­gre­sis­ta, pre­si­den­te de la Cáma­ra y del Comi­té de Ami­gos de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Jun­tos orga­ni­za­ban un home­na­je a la Ale­ma­nia socia­lis­ta, Gual­drón le pro­veía el perió­di­co sema­nal­men­te, Nor­ber­to le ten­día su mano soli­da­ria de ami­go, con­ven­ci­dos ple­na­men­te de que esta­ban en dos ori­llas dife­ren­tes.

Gra­cias al cama­ra­da, San­tan­der cono­ció la cul­tu­ra rusa y el socia­lis­mo has­ta su derrum­ba­mien­to. La Casa de la Amis­tad fue un lugar abier­to de reunio­nes en torno a la paz, la cul­tu­ra popu­lar y el arte alter­na­ti­vo, que eran sus obse­sio­nes; uno de los cen­tros de cir­cu­la­ción cul­tu­ral más diná­mi­cos de la ciu­dad, con ambien­te de museo, que era a la vez sala de expo­si­ción, audi­to­rio para even­tos, sitio de reu­nión y café de ami­gos, cen­tro de ense­ñan­za de ruso y difu­sión de la lite­ra­tu­ra y pro­pa­gan­da socia­lis­ta. Pasa­ban tam­bién por allí, ciu­da­da­nos de los paí­ses socia­lis­tas, algu­nos de ellos espías de la gue­rra fría o buró­cra­tas del gobierno.

La Casa de la Amis­tad era la casa de todos, ubi­ca­da enton­ces en la Calle 34 # 25 – 12. Fue la últi­ma mora­da de sus aven­tu­ras terre­na­les. Se con­vir­tió, bajo su som­bra, en el refu­gio de muchos mili­tan­tes, ami­gos o sim­pa­ti­zan­tes, horro­ri­za­dos por el bru­tal exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca y la opo­si­ción, cau­sa­do por para­mi­li­ta­res con la com­pli­ci­dad de los orga­nis­mos de segu­ri­dad del esta­do y polí­ti­cos de extre­ma dere­cha, que esta­ban bien iden­ti­fi­ca­dos y siguen impu­nes has­ta el sol de hoy.

Ante tan­ta san­gre y tan­to mie­do, la casa con sus pin­tu­ras y sus libros era un oasis, un sal­va­men­to, un lugar bal­sá­mi­co. De nun­ca olvi­dar, La Madre de Segun­do Agel­vis, que ador­na­ba impo­nen­te el salón cen­tral. Su biblio­te­ca era vas­ta y uni­ver­sal. Des­de las obras com­ple­tas de Lenin ‑55 tomos de la edi­to­rial Progreso‑, Marx y Engels, has­ta la lite­ra­tu­ra de Tols­toi, Dos­toievs­ki, Push­kin, Mai­ya­kos­ki, Gor­ki y Ché­jov, ade­más de una valio­sa colec­ción de his­to­ria y lite­ra­tu­ra colom­bia­na. Bor­ges siem­pre ima­gi­nó el paraí­so como una biblio­te­ca.

La Casa, ade­más, era el sitio de vivien­da fami­liar de Gual­drón. Allí vio diluir su vida pri­va­da, que casi no tenía ni dis­fru­ta­ba. Siem­pre tras­lu­cía en su sem­blan­te una este­la de tra­ge­dia per­so­nal, car­ga­da tan­to de sue­ños y ale­grías, como de des­con­cier­tos y dolo­res. Su fami­lia nun­ca le copió sus aven­tu­ras polí­ti­cas e inte­lec­tua­les, nin­guno de sus hijos pro­si­guió su obra, tenían otro des­tino. Eso lo fue con­su­mien­do len­ta­men­te, lo des­hi­zo. Qui­zás por esa ausen­cia, nos abra­zó a muchos y adop­tó como sus hijos, su fami­lia, sus cóm­pli­ces.

Era ami­go de todo el mun­do, sin exclu­sio­nes, inclu­so de quie­nes le oca­sio­na­ron agra­vios; maso­nes, sacer­do­tes, médi­cos pres­tan­tes, diplo­má­ti­cos, con­gre­sis­tas, acti­vis­tas de izquier­da, sin­di­ca­lis­tas, tea­tre­ros, poe­tas, alcal­des, con­ce­ja­les, anar­quis­tas, mili­ta­res, gnós­ti­cos y pas­to­res pro­tes­tan­tes. La Casa de la Amis­tad era como una espe­cie de Torre de Babel.

Toda­vía recuer­do aquel vier­nes, cuan­do ante mi impre­sión por aque­lla biblio­te­ca mul­ti­co­lor, me dijo con su cán­di­da bene­vo­len­cia: “esco­ja un libro, se lo rega­lo”. No sé por qué mis­te­rio­sa razón, tomé uno peque­ño de color naran­ja que toda­vía con­ser­vo como si fue­ra una reli­quia: un Alma­na­que de Tan­gos de Car­los Gar­del edi­ta­do por la edi­to­rial Alas de Bar­ce­lo­na. Jamás olvi­da­ré cuan­do me pres­tó un che­que sin fon­dos por $14 mil pesos para pagar mi matrí­cu­la en la UIS, con el com­pro­mi­so de que, al ser devuel­to, can­ce­la­ra el valor con los intere­ses. Lo hacía con toda su soli­da­ri­dad y sen­ci­llez, como andu­vo siem­pre por el mun­do resol­vien­do día a día sus apu­ros. Ese era Juan Gual­drón, un comu­nis­ta soli­da­rio de ace­ro tem­pla­do y humano dema­sia­do humano, como escri­bió Fede­ri­co Nietz­sche.

Muchas tar­des de domin­go, des­pués de almuer­zos pan­ta­grué­li­cos con algún invi­ta­do, solía esca­par del abu­rri­mien­to escu­chan­do músi­ca clá­si­ca. A una de tan­tas, des­pués de lle­gar de Euro­pa, me invi­tó a su mesa gran­de de últi­ma cena, y narró cómo había encon­tra­do el socia­lis­mo, la majes­tuo­si­dad de las ciu­da­des euro­peas y su cul­tu­ra uni­ver­sal, escu­chan­do mara­vi­lla­dos una y otra vez El Danu­bio Azul de Strauss, El Lago de los Cis­nes de Chai­kovs­ki, La Con­sa­gra­ción de la Pri­ma­ve­ra de Stra­vinsky o la Dan­za Bohe­mia de Debussy.

III

Juan Gual­drón había lle­ga­do de San Vicen­te de Chu­cu­rí, tie­rra de colo­nos, tra­ba­jó en Eco­pe­trol en Barran­ca­ber­me­ja, fue líder sin­di­cal de la USO y par­ti­ci­pó en 1950 en el X con­gre­so de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Colom­bia CTC, sien­do líder del blo­que inde­pen­dien­te a los libe­ra­les y al gobierno con­ser­va­dor. Des­de esos días se hizo mili­tan­te comu­nis­ta. Abra­zó el perio­dis­mo con esme­ro, sien­do el eterno teso­re­ro del Cole­gio Nacio­nal de Perio­dis­tas, don­de cui­dó celo­sa­men­te sus finan­zas; en este ofi­cio apren­dió a escri­bir y redac­tar como un escri­bano. Su mili­tan­cia la lle­vó con pro­fun­do estoi­cis­mo y entre­ga a sus con­vic­cio­nes que, como en Pedro Pára­mo, se le fue­ron des­mo­ro­nan­do como si fue­ran un mon­tón de pie­dras.

El colap­so del blo­que socia­lis­ta ‑que empe­zó en junio de 1989 en Polo­nia y tuvo sus pun­tos más altos con la caí­da del muro de Ber­lín en noviem­bre de 1991 y la diso­lu­ción de la URSS en diciem­bre de 1992- le ases­tó un gol­pe demo­le­dor a su ya frá­gil exis­ten­cia. Fue­ron años de ago­nía e incer­ti­dum­bre, de muer­te de la uto­pía y la espe­ran­za, de su obra y su ilu­sión polí­ti­ca. Esta cade­na impre­de­ci­ble de acon­te­ci­mien­tos, estre­pi­to­sos e incom­pren­si­bles enton­ces, que par­tie­ron la his­to­ria del mun­do, lo hirie­ron de muer­te. Los paí­ses que tan­tas veces había cono­ci­do y reco­rri­do, y don­de dejó tan­tos ami­gos y pla­ce­res, deja­ron de exis­tir como por arte de bir­li­bir­lo­que.

Como un Robin­son en una isla soli­ta­ria, se afe­rró enton­ces a la bús­que­da de soli­da­ri­dad con Cuba, aso­la­da por el efec­to mari­po­sa de la caí­da de Euro­pa Orien­tal y sumi­da en los días difí­ci­les del “perío­do espe­cial”. A fina­les de 1992, de su puño y letra, le escri­bió una car­ta a Fidel Cas­tro, don­de lo invi­ta­ba a Buca­ra­man­ga a un Encuen­tro Nacio­nal de Soli­da­ri­dad con Cuba y le decía que su pre­sen­cia “iba a hon­rar y enal­te­cer el tra­ba­jo de soli­da­ri­dad con la isla”. Con­fia­ba, con la ino­cen­cia de un niño, que el pre­si­den­te Cas­tro aten­de­ría su invi­ta­ción y visi­ta­ría la ciu­dad. Ese era el tama­ño de sus sue­ños y qui­jo­ta­das.

Este es un home­na­je afec­ti­vo a la memo­ria de un gran­de y humil­de, que hizo his­to­ria y labró el des­tino de muchos, así algu­nos des­pués no lo reco­no­cie­ron, qui­zás a cau­sa del ende­mo­nia­do ambien­te de gue­rra sucia, seña­la­mien­to y exclu­sión que se tra­gó al país en esos años fatí­di­cos. Pero la ver­dad, todos hemos olvi­da­do al cama­ra­da Gual­drón, como San­tan­der lo sue­le hacer con muchos de sus bue­nos vás­ta­gos.

Des­pués de una lar­ga y des­cui­da­da enfer­me­dad que había logra­do miti­gar con ayu­da de la medi­ci­na cuba­na y le alar­gó unos años la vida, murió el 30 de mayo de 1997, solo y sin pier­nas, con una pobre­za de Solen­ti­na­me, acep­tan­do el oca­so de su tra­ve­sía vital con la resig­na­ción de un vie­jo leña­dor. Des­de enton­ces, el cama­ra­da Gual­drón, está en el cie­lo de los jus­tos, imper­tur­ba­ble por haber cum­pli­do con inte­gri­dad su ciclo entre noso­tros. Por aque­llos días, la ciu­dad toda­vía olía a hor­mi­ga culona, a mel­co­chas, a borra­che­ro en las noches y era delei­ta­da con soni­dos de chi­cha­rras por las tar­des.

Buca­ra­man­ga, día 160 de la pan­de­mia. 2020.

Fuen­te: Agen­cia Pren­sa Rural

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *