Argen­ti­na. La Mar­cha al Cam­po, un pro­yec­to para el acce­so a la tie­rra en zonas rura­les

Por Adrián Figue­roa Díaz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 08 de sep­tiem­bre de 2020.

La ini­cia­ti­va con­tem­pla que fami­lias pue­dan asen­tar­se y poner en mar­cha pro­yec­tos pro­duc­ti­vos en lotes de has­ta 150 hec­tá­reas. “Es una opor­tu­ni­dad para salir de ese labe­rin­to por arri­ba”, afir­ma la dipu­tada María Rosa Mar­tí­nez, del Fren­te de Todos, en medio del deba­te por la toma de tie­rras.

Un gru­po de dipu­tados del Fren­te de Todos impul­sa en el Con­gre­so un pro­yec­to de ley para que per­so­nas y fami­lias pue­dan acce­der a tie­rras fis­ca­les de zonas rura­les. La idea es que allí pue­dan asen­tar­se y poner en mar­cha pro­yec­tos pro­duc­ti­vos vin­cu­la­dos a la agri­cul­tu­ra en exten­sio­nes de no más de 150 hec­tá­reas que serán cedi­das en como­da­to, es decir que no deja­rán de estar en manos del Esta­do.

La ini­cia­ti­va sur­gió en medio del deba­te sobre el défi­cit habi­ta­cio­nal que se evi­den­ció en las últi­mas tomas de tie­rra en dis­tin­tas zonas del país, pero tuvo un pro­ce­so de ela­bo­ra­ción ante­rior a esos hechos. No obs­tan­te, es una alter­na­ti­va para dar res­pues­ta a ese dra­ma que viven las fami­lias sin hogar ni tra­ba­jo.

“Si se quie­re, este pro­yec­to es una opor­tu­ni­dad para salir de ese labe­rin­to por arri­ba” por­que tie­ne que ver con “la posi­bi­li­dad de repo­blar, gene­rar con­di­cio­nes labo­ra­les y mejo­rar la cali­dad de vida” de quie­nes has­ta aho­ra no tie­nen opor­tu­ni­da­des, defi­nió a Página/​12 la dipu­tada María Rosa Mar­tí­nez, auto­ra de la pro­pues­ta.

Los deta­lles del pro­yec­to de ley

En sus 13 artícu­los, el pro­yec­to deno­mi­na­do la Mar­cha al Cam­po esti­pu­la la pro­mo­ción y reor­de­na­mien­to del uso de tie­rras fis­ca­les en manos del Esta­do para fomen­tar el esta­ble­ci­mien­to de per­so­nas “argen­ti­nas o resi­den­tes en nues­tro país”.

Bus­ca la crea­ción de empleo genuino con desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, apun­ta a “rever­tir la migra­ción rural-urba­na y fomen­tar el arrai­go del sec­tor rural”, y dar­le un empu­jón a una eco­no­mía cir­cu­lar en peque­ñas zonas, con pro­yec­ción a otras más exten­sas.

Todo ello, aña­de el tex­to, cedien­do par­ce­las de has­ta 150 hec­tá­reas en como­da­to a lar­go pla­zo, es decir man­te­nien­do el domi­nio fis­cal y “des­car­tan­do su trans­mi­sión al domi­nio pri­va­do”. ¿Por qué no habría posi­bi­li­dad de com­pra de las tie­rras? Por­que la expe­rien­cia que demues­tra que cuan­do se ceden defi­ni­ti­va­men­te, quie­nes las here­dan la ter­mi­nan ven­dien­do a lati­fun­dis­tas. «Cree­mos que las tie­rras tie­nen que seguir sien­do esta­ta­les y man­te­ner su fun­ción social como bien púbi­co, no para acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta que des­tru­ye el ambien­te y se la qui­ta los de menos recur­sos», fun­da­men­tó Mar­tí­nez.

Cómo se acce­de­ría a la tie­rra

Si esto se pusie­ra en mar­cha, los pri­me­ros des­ti­na­ta­rios para radi­car­se serían fami­lias de la mis­ma zona don­de haya par­ce­las dis­po­ni­bles. Pos­te­rior­men­te “ima­gi­na­mos que sería posi­ble que jóve­nes y fami­lias jóve­nes de pro­duc­to­res, inves­ti­ga­do­res, téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos de otros luga­res pue­dan tras­la­dar­se”, agre­gó la auto­ra del pro­yec­to.

Se les dará un pri­mer pla­zo de como­da­to por 48 meses “sin sub­si­dios per­ma­nen­tes del Esta­do” y “con un libre desa­rro­llo de acti­vi­da­des”. Lue­go se gene­ra­rán “uni­da­des aso­cia­ti­vas de pro­duc­ción en la for­ma de coope­ra­ti­vas agro­pe­cua­rias” para la pos­te­rior comer­cia­li­za­ción y trans­por­te de mer­ca­de­rías.

El apor­te que debe­ría hacer el Esta­do sería ini­cial. Dar cré­di­tos y sub­si­dios “como incen­ti­vo a la loca­li­za­ción y pro­duc­ción”, y gene­rar las con­di­cio­nes de infra­es­truc­tu­ra rural, como vivien­da fami­liar, cami­nos, acce­so a la salud y la edu­ca­ción, y ser­vi­cios públi­cos. Todo en el mar­co de la crea­ción del Pro­gra­ma Nacio­nal Mar­cha al Cam­po, depen­dien­te de la Jefa­tu­ra de Gabi­ne­te de Minis­tros.

«Tene­mos las posi­bi­li­da­des para que esto se haga reali­dad”

Mar­tí­nez resal­tó que hay 12 millo­nes de hec­tá­reas fis­ca­les en zonas rura­les de todo el país. Y si se le suma las de bos­ques nati­vos para pro­yec­tos vin­cu­la­dos a esas áreas, la cifra se ele­va a 30 millo­nes de hec­tá­reas. “Es decir que tene­mos las posi­bi­li­da­des para que esto se haga reali­dad”, pun­tua­li­zó.

Entre los fun­da­men­tos se cita “la jus­ti­cia social liga­da a la ambien­tal”, un con­cep­to toma­do de la car­ta encí­cli­ca Lau­da­to Si, del papa Fran­cis­co, y se men­cio­na que el ori­gen data de un pro­gra­ma lan­za­do en 1973 por el enton­ces minis­tro de Asun­tos Agra­rios bonae­ren­se y actual inte­gran­te del Movi­mien­to Pero­nis­ta Autén­ti­co (MPA), Gui­ller­mo Gallo Men­do­za, se puso en mar­cha en Sal­ta, San­ta Cruz y Cór­do­ba, y fue echa­do por tie­rra por el gobierno de fac­to.

Con los años hubo ini­cia­ti­vas pare­ci­das que no se imple­men­ta­ron “por el difí­cil gra­do de con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca, indus­trial y pro­duc­ti­va en las gran­des ciu­da­des” y tam­bién “por­que la pro­duc­ción inten­si­va de pro­duc­tos como la soja ha hecho que no hubie­ra polí­ti­cas” que deja­ran cre­cer a los pro­duc­to­res más peque­ños, expli­có Mar­tí­nez.

La dipu­tada sos­tie­ne que la Mar­cha al Cam­po es “humil­de­men­te via­ble y posi­ble” por­que, entre otras cues­tio­nes, “no dispu­ta con el agro­ne­go­cio, sino que habla de una mejor vida”. Tam­bién por­que el con­tex­to pro­duc­ti­vo es dife­ren­te y por­que “la pan­de­mia gene­ra una cir­cuns­tan­cia muy espe­cial de repen­sar los luga­res don­de es posi­ble mejo­rar cali­dad de vida, sin el haci­na­mien­to de las ciu­da­des”.

El pro­yec­to de ley tie­ne esta­do par­la­men­ta­rio y debe ser dis­cu­ti­do en comi­sio­nes, lo cual le da una “opor­tu­ni­dad de gene­rar un deba­te con otros pro­yec­tos que van en el mis­mo sen­ti­do”. Tie­ne la fir­ma de 24 dipu­tados del Fren­te de Todos y es acom­pa­ña­do por orga­ni­za­cio­nes rura­les, orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les y movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos como el MPA, que lo impul­sa des­de hace déca­das. Entre algu­nos están la Fede­ra­ción de Coope­ra­ti­vas Fede­ra­das (Feco­fe), el movi­mien­to de Cui­da­do­res de la Casa Común, algu­nos sec­to­res de la Fede­ra­ción Agra­ria y agri­cul­to­res de la eco­no­mía social.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *