Argen­ti­na. Cuan­do a ellxs le aumen­tan cobra­mos nosotrxs

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 08 de sep­tiem­bre de 2020.

“Piden pan, no les dan.Piden que­so y les dan hue­so.Y les cor­tan el pes­cue­zo”.
Estro­fa de «Los made­ros de San Juan»,canción popu­lar espa­ño­la anó­ni­ma.

Como es de domi­nio públi­co, una de las con­se­cuen­cias del pro­fun­do cua­dro rece­si­vo gene­ra­do por la cua­ren­te­na vie­ne sien­do la ocu­pa­ción de tie­rras mayo­ri­ta­ria­men­te fis­ca­les que tie­ne lugar a lo lar­go y ancho de la geo­gra­fía nacio­nal. Es más, pare­ce­ría que se tra­ta del tema que aca­pa­ra el pri­me time de los medios de comu­ni­ca­ción masi­va. En efec­to, de un tiem­po a esta par­te, no hay canal o radio que no entre­vis­te – como acos­tum­bra a suce­der – en mayor medi­da a sus detrac­to­res que a sus apo­lo­gis­tas.
En tan­to, el arco de orga­ni­za­cio­nes socia­les no ofi­cia­lis­tas ha veni­do enar­bo­lan­do con­sig­nas como “Ile­gal es no tener don­de vivir ¡Tie­rra para pro­du­cir! ¡Vivien­das dig­nas!”.
Y es así por­que en el conur­bano pro­fun­do y otras lati­tu­des “aban­do­na­das por la mano de Dios” el ham­bre y el frío no dan res­pi­ro.
La lucha popu­lar tam­po­co: El últi­mo día de agos­to tuvo lugar una impor­tan­te jor­na­da de pro­tes­ta en Este­ban Eche­ve­rría con­tra el ham­bre y la des­ocu­pa­ción; tres días des­pués se reali­zó otra de carác­ter nacio­nal con­vo­ca­da bajo el lema “Por una cua­ren­te­na sin ham­bre: ¡Aumen­to de la mer­ca­de­ría para los come­do­res! ¡Aumen­to sala­rial ya!”; pocos días más tar­de el Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das apo­yó la ocu­pa­ción del por­te­ño Café – Piz­ze­ría “Piaz­za” por par­te de sus tra­ba­ja­dorxs, que lle­van dema­sia­do tiem­po sin ver un peso… y la lis­ta de con­flic­tos en cur­so por cau­sas simi­la­res se tor­na­ría inter­mi­na­ble, pero bas­ta con unos pocos ejem­plos para poner de mani­fies­to un cre­cien­te males­tar en la bases de nues­tra socie­dad.
Has­ta el momen­to, nin­guno de esos recla­mos ha obte­ni­do una res­pues­ta satis­fac­to­ria por par­te de las auto­ri­da­des, que asu­mie­ron pro­me­tien­do dar vuel­ta la funes­ta pági­na del cua­trie­nio macris­ta, y aho­ra se escu­dan en la pan­de­mia para expli­car las tra­bas que enfren­ta su ges­tión, como si cual­quie­ra que se intere­se por la cosa públi­ca igno­ra­ra que el des­tino se mode­la tra­zan­do una ade­cua­da direc­ción de avan­ce (bien dis­tin­ta, por ejem­plo, a pro­me­ter el pago de la deu­da sin audi­to­ría algu­na y patear sus ven­ci­mien­tos a los gobier­nos veni­de­ros)
Sin embar­go, aun­que los datos ofi­cia­les mues­tren que el deli­to no cre­ció más que el año pasa­do, dicha preo­cu­pa­ción se ins­ta­ló en las encues­tas y en las ges­tio­nes muni­ci­pa­les del conur­bano. En con­se­cuen­cia, aten­dien­do a la inquie­tud de lxs due­ñxs del país y de un medio pelo lle­va­do has­ta la para­noia por el perio­dis­mo ama­ri­llis­ta, el gobierno nacio­nal jun­to con las auto­ri­da­des bonae­ren­ses anun­cia­ron el lan­za­mien­to del Plan Cen­ti­ne­la 2. En pri­me­ra ins­tan­cia se infor­mó que se tra­ta­ría de 12.000 millo­nes de pesos que Nación des­ti­na­rá direc­ta­men­te a los muni­ci­pios para la com­pra de 2.000 fla­man­tes móvi­les poli­cia­les, la for­ma­ción y reclu­ta­mien­to de 10.000 nue­vos efec­ti­vos, la refac­ción de 100 comi­sa­rías que se hallan en esta­do cala­mi­to­so, y la cons­truc­ción de 6 nue­vas cár­ce­les. Como se podrá apre­ciar, aun­que no se edi­fi­quen barrios eco­nó­mi­cos, la obra públi­ca no para. Ade­más, se suma­rán 4.000 nue­vos gen­dar­mes a los que ya reco­rren los barrios. El plan nació del cla­mor de los inten­den­tes, que ven peli­grar sus enjua­gues ante la arre­me­ti­da de los sin techo, y lle­ga casi a la par de una bate­ría de medi­das anun­cia­das de for­ma fre­né­ti­ca en modo pre-cam­pa­ña elec­to­ral por un ofi­cia­lis­mo ya defi­ni­ti­va­men­te embar­ca­do en la post-pan­de­mia.
La reac­ción de los «ratis» – esa por­ción de explo­tadxs reclu­ta­da para aplas­tar los recla­mos de su cla­se – no se hizo espe­rar. Con­cien­tes de que una vez más les toca­rá ser car­ne de cañón en las pró­xi­mas revuel­tas que gene­re la ham­bru­na, arre­me­tie­ron a puro boci­na­zo en recla­mo de aumen­tos sala­ria­les y mejo­res con­di­cio­nes sani­ta­rias, rodean­do la resi­den­cia del Gober­na­dor Kici­llof. La mecha se encen­dió des­de las redes socia­les. Cor­ta­ron calles en ciu­da­des del conur­bano, La Pla­ta y el inte­rior de la pro­vin­cia.
En lugar de con­de­nar dicho levan­ta­mien­to, con una cele­ri­dad de res­pues­ta des­co­no­ci­da por el pobre­río no uni­for­ma­do – y por lxs uni­for­madxs con delan­ta­les que velan por nues­tra salud -, el Jefe de Gabi­ne­te bonae­ren­se Car­los Bian­co, y el recien­te­men­te apun­ta­la­do minis­tro de Segu­ri­dad Ser­gio Ber­ni, brin­da­ron una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Cen­tro de Coor­di­na­ción estra­té­gi­ca de la Poli­cía de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires com­pa­de­cién­do­se de las con­di­cio­nes labo­ra­les de las «fuer­zas del orden».
En esta oca­sión, las recep­ti­vas auto­ri­da­des seña­la­ron que la cifra glo­bal pre­vis­ta para sol­ven­tar el Plan Inte­gral de Segu­ri­dad anun­cia­do con­sis­ti­rá en “inver­sio­nes por 40.000 millo­nes de pesos”. Quien supon­ga que dicho mon­to será des­ti­na­do a com­ba­tir robos y hur­tos para que el ciu­da­dano de bue­na con­cien­cia cir­cu­le en paz por las calles del país a cual­quier hora del día, sién­ta­se rele­vadx de inten­tar inter­pre­tar la reali­dad: La polí­ti­ca no es lo suyo.
Al decir del dra­ma­tur­go judeo-ale­mán Ber­tolt Brecht, “corren malos tiem­pos para la líri­ca”.
El pano­ra­ma des­crip­to habi­li­ta a pre­gun­tar­se si los men­to­res del “Esta­do en dispu­ta”, que cam­bia­ron la lucha calle­je­ra por los des­pa­chos ofi­cia­les, no paga­rán un pre­cio dema­sia­do alto cuan­do advier­tan que esto es más de lo mis­mo y deci­dan vol­ver al redil de una revuel­ta que – estri­den­te o asor­di­na­da – no se detie­ne.
Ya que nin­gún his­to­ria­dor o his­to­ria­do­ra que se pre­cie de tal podrá afir­mar que el garro­te con­si­guió algu­na vez doble­gar la volun­tad popu­lar de acce­der a una vida que merez­ca ser vivi­da.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *