Vene­zue­la. Adán Chá­vez expli­ca la actual coyun­tu­ra que vive el país y reafir­ma su con­fian­za de vic­to­ria en la vota­ción de diciem­bre

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 sep­tiem­bre 2020.

Esti­ma­das com­pa­ñe­ras y esti­ma­dos com­pa­ñe­ros:

Es gra­to diri­gir­me a uste­des, en la opor­tu­ni­dad de enviar­les un salu­do fra­terno y a la vez expre­sar­les en nom­bre del Pue­blo vene­zo­lano y su van­guar­dia: el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV), algu­nas con­si­de­ra­cio­nes en rela­ción con la actual situa­ción polí­ti­ca de nues­tro país, a los fines de apor­tar algu­nos ele­men­tos que per­mi­tan una mejor com­pren­sión de ésta, y como con­tri­bu­ción para el aná­li­sis que des­de cada una de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, popu­la­res, socia­les, de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de las que uste­des for­man par­te; se rea­li­za en torno a la reali­dad nacio­nal.

Ello, en un momen­to de gran dolor y angus­tias, por el estre­me­ci­mien­to humano que pro­vo­ca la terri­ble pan­de­mia del Covid-19; y de una pro­fun­da rece­sión de la eco­no­mía mun­dial, que se agu­di­za cada día más, como expre­sión de la con­ti­nua­da y seve­ra cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la glo­bal, con sus secue­las de des­em­pleo y de con­trac­ción de la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios, entre otras.

Esta coyun­tu­ra, supo­ne un enor­me desa­fío para las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos, que esta­mos dan­do una bata­lla sin pre­ce­den­tes para, a la par de con­te­ner la pan­de­mia, recu­pe­rar nues­tra eco­no­mía, afec­ta­da por la cri­sis a la que nos hemos refe­ri­do antes, y por el cri­mi­nal blo­queo que nos impo­nen los cen­tros de poder impe­ria­lis­tas; hacien­do fren­te, al mis­mo tiem­po, a las agre­sio­nes eco­nó­mi­cas-finan­cie­ras-comer­cia­les, polí­ti­cas-diplo­má­ti­cas y mili­ta­res del gobierno supre­ma­cis­ta de los Esta­dos Uni­dos.

Aún en medio de tan com­ple­jo pano­ra­ma, el Gobierno Boli­va­riano diri­gi­do por el com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro Moros no ha esca­ti­ma­do esfuer­zos por pre­ser­var la salud del Pue­blo, ponien­do a pun­to toda la capa­ci­dad del sis­te­ma de salud vene­zo­lano, a fin de garan­ti­zar de mane­ra total­men­te gra­tui­ta la aten­ción médi­ca, los tra­ta­mien­tos y prue­bas nece­sa­rias; así como las con­di­cio­nes para la par­ti­ci­pa­ción del país en la fase 3 de desa­rro­llo de la vacu­na Sput­nik V, alter­na­ti­va que nos brin­dan a la huma­ni­dad las cien­tí­fi­cas y los cien­tí­fi­cos de la Fede­ra­ción Rusa, gra­cias a un acuer­do entre ambos gobier­nos.

En esta bata­lla, hemos apren­di­do que en la aten­ción a las y los pacien­tes es esen­cial el amor, el cari­ño y la dedi­ca­ción que ponen las heroí­nas y los héroes que inte­gran el per­so­nal de salud, que en nues­tro caso cuen­ta con el apo­yo inque­bran­ta­ble de las her­ma­nas y los her­ma­nos de las bri­ga­das médi­cas cuba­nas, que des­de hace dos déca­das están en el país jun­to a las y los pro­fe­sio­na­les vene­zo­la­nos, pro­ta­go­ni­zan­do una expe­rien­cia de soli­da­ri­dad que se ha exten­di­do a otras nacio­nes de Nues­tra Amé­ri­ca Lati­no­ca­ri­be­ña, y que reafir­ma los prin­ci­pios huma­nis­tas e inter­na­cio­na­lis­tas que orien­tan el accio­nar de las Revo­lu­cio­nes Cuba­na y Boli­va­ria­na.

Nada de esto sería posi­ble sin la cons­cien­cia y la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción del heroi­co Pue­blo de Simón Bolí­var y de Hugo Chá­vez, sin la deci­sión y la con­duc­ción acer­ta­da de nues­tro Gobierno y Par­ti­do, y sin la soli­da­ri­dad de nacio­nes her­ma­nas, como la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, la Fede­ra­ción Rusa, la Repú­bli­ca de Tur­quía, la Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Viet­nam, la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán y, como lo seña­la­mos antes, la siem­pre com­ba­ti­va Cuba Socia­lis­ta, entre otros Pue­blos del mun­do.

Se pre­gun­ta­rán todas y todos uste­des: ¿cómo han podi­do resis­tir las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos, en medio de la más bru­tal agre­sión impe­rial que se conoz­ca con­tra Pue­blo alguno?

La expli­ca­ción, de nue­vo, está en la cons­cien­cia revo­lu­cio­na­ria del Pue­blo vene­zo­lano, en el rol pro­ta­gó­ni­co que desem­pe­ña en el pro­ce­so de amplias trans­for­ma­cio­nes ini­cia­do en el año 1999 por el Coman­dan­te Hugo Chá­vez; vale decir, en el desa­rro­llo de los prin­ci­pios de la Demo­cra­cia Boli­va­ria­na, así como en la pues­ta en mar­cha de una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca dise­ña­da por el Gobierno Nacio­nal para tiem­pos de resis­ten­cia, que enfren­ta las cri­mi­na­les medi­das que de mane­ra uni­la­te­ral y vio­la­to­ria de los más ele­men­ta­les prin­ci­pios del Dere­cho Inter­na­cio­nal ha impues­to la actual admi­nis­tra­ción de los Esta­dos Uni­dos, a fin de impe­dir que nues­tra Nación pue­da rea­li­zar tran­sac­cio­nes para acce­der a ali­men­tos y medi­ci­nas, y al finan­cia­mien­to inter­na­cio­nal ‑la prohi­bi­ción impe­rial inclu­ye: bonos, prés­ta­mos, exten­sio­nes de prés­ta­mos, garan­tías de prés­ta­mos, car­tas de cré­di­to, fac­tu­ras o notas de des­cuen­to y pape­les comer­cia­les-; así como blo­quear las acti­vi­da­des finan­cie­ras del Ban­co Cen­tral de Vene­zue­la (BCV) y prohi­bir la rea­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes de Petró­leos de Vene­zue­la (PDVSA), de las cua­les depen­de bue­na par­te de los ingre­sos del país, impi­dien­do ade­más que lle­guen a la Patria los insu­mos reque­ri­dos para pro­du­cir com­bus­ti­ble.

Tam­bién, se nos ha prohi­bi­do poder efec­tuar cual­quier tran­sac­ción con oro y crip­to­mo­ne­das; al tiem­po que, han sido con­fis­ca­das de mane­ra delin­cuen­cial empre­sas petro­le­ras que son pro­pie­dad de Vene­zue­la; y recur­sos, en oro y en divi­sas, que tenía­mos depo­si­ta­dos en ban­cos de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos.

Todo ello, como par­te de un plan per­ma­nen­te y deli­be­ra­do de des­truc­ción de nues­tra eco­no­mía, empren­di­do por el gobierno gue­rre­ris­ta de Donald Trump, con la com­pli­ci­dad y par­ti­ci­pa­ción direc­ta de la fac­ción anti-patrio­ta de la ultra­de­re­cha vene­zo­la­na, y algu­nos gobier­nos laca­yos de la región, que le hacen el jue­go al impe­ria­lis­mo; un plan que inclu­so pre­ce­de al actual inqui­lino de la Casa Blan­ca, y que tie­ne como ante­ce­den­te el infa­me decre­to del expre­si­den­te Barack Oba­ma, a tra­vés del cual se decla­ró a Vene­zue­la en 2015 como una “ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria» a la segu­ri­dad nacio­nal de los Esta­dos Uni­dos.

Resul­ta impres­cin­di­ble que uste­des conoz­can que aún en las con­di­cio­nes que enfren­ta el país, la polí­ti­ca de dis­tri­bu­ción pro­gre­si­va de los recur­sos de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na se man­tie­ne, que hemos pues­to todo el empe­ño en el desa­rro­llo del mer­ca­do interno ‑con bue­nos resul­ta­dos en algu­nos rubros‑, que hemos toma­do medi­das de mucha pro­fun­di­dad para aten­der a la peque­ña y media­na pro­duc­ción indus­trial y agra­ria, que la cla­se obre­ra libra una bata­lla inten­sa por recu­pe­rar la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na, afec­ta­da por la trai­ción de unos cuan­tos, y por el bru­tal blo­queo al que hemos hecho men­ción antes, el cual limi­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la capa­ci­dad de dis­po­ner de los insu­mos que reque­ri­mos para su pleno fun­cio­na­mien­to.

La polí­ti­ca de Recu­pe­ra­ción, Cre­ci­mien­to y Pros­pe­ri­dad dise­ña­da por el Gobierno Boli­va­riano que diri­ge el com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro Moros, ha hecho posi­ble el reor­de­na­mien­to del mer­ca­do interno de los hidro­car­bu­ros, la entre­ga de asig­na­cio­nes eco­nó­mi­cas a los sec­to­res más nece­si­ta­dos, la pro­tec­ción a nues­tra pro­duc­ción agro­ali­men­ta­ria y la crea­ción e impul­so del Con­se­jo Cien­tí­fi­co Nacio­nal, palan­ca fun­da­men­tal en la aten­ción de la pan­de­mia y en la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Que­ri­das com­pa­ñe­ras y que­ri­dos com­pa­ñe­ros, tam­bién deben uste­des cono­cer que el pró­xi­mo 06 de diciem­bre se rea­li­za­rán en el país unos comi­cios para ele­gir a las y los repre­sen­tan­tes del Pue­blo vene­zo­lano ante la Asam­blea Nacio­nal, tal y como corres­pon­de, según lo esta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca; una con­tien­da a la que acu­di­mos las boli­va­ria­nas y los boli­va­ria­nos uni­dos, con la con­fian­za que nos da el hecho de haber derro­ta­do en el terreno polí­ti­co y mili­tar, a quie­nes quie­ren con­ver­tir a la Patria de Bolí­var y de Chá­vez en una colo­nia de los Esta­dos Uni­dos, y apro­piar­se de nues­tros recur­sos natu­ra­les.

Acon­te­ci­mien­tos como la res­pues­ta popu­lar al plan de inva­sión al país ini­cia­do el 23 de enero de 2019; la vic­to­ria de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias sobre la pre­ten­sión de vul­ne­rar la sobe­ra­nía nacio­nal des­de la her­ma­na Repú­bli­ca de Colom­bia, el 23 de febre­ro; y la inten­to­na gol­pis­ta del 30 de abril de ese mis­mo año; así como los suce­sos del 03 y 04 de mayo de 2020, cuan­do una fuer­za inva­so­ra fue dete­ni­da por la rápi­da y con­tun­den­te acción del Pue­blo de Bolí­var y de Chá­vez, y la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na (FANB), en unión cívi­co-mili­tar; son cla­ros ejem­plos de la férrea volun­tad de las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos de defen­der la dig­ni­dad, la sobe­ra­nía y la inde­pen­den­cia nacio­nal.

Estas son las elec­cio­nes núme­ro 25 des­de que en el año 1999 el Coman­dan­te Hugo Chá­vez ini­cia­ra el pro­ce­so de amplias trans­for­ma­cio­nes que nos ha per­mi­ti­do alcan­zar la libe­ra­ción de nues­tra Patria; un even­to en el que esta­mos segu­ros las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias recon­quis­ta­rán la Asam­blea Nacio­nal, ponién­do­la otra vez al ser­vi­cio del Pue­blo vene­zo­lano, lue­go de años de frus­tra­da aven­tu­ra gol­pis­ta por par­te de quie­nes, con toda segu­ri­dad, ya no repre­sen­tan a nadie.

Las ame­na­zas por par­te del gobierno supre­ma­cis­ta de Donald Trump no se han hecho espe­rar, sien­do anun­cia­do un nue­vo plan orien­ta­do a boi­co­tear el pro­ce­so elec­to­ral del veni­de­ro mes de diciem­bre; al mis­mo tiem­po que, ha reno­va­do su ame­na­za de inter­ve­nir mili­tar­men­te a Vene­zue­la.

Dicho plan, ha sido asu­mi­do por la fac­ción neo­fas­cis­ta y anti-patrio­ta, que siguien­do las órde­nes del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano ha anun­cia­do que no par­ti­ci­pa­rá en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, tal y como lo hicie­ra en el año 2005, un error que repre­sen­tan­tes de la pro­pia opo­si­ción reco­no­cie­ron pos­te­rior­men­te.

Es increi­ble como par­ti­dos y líde­res polí­ti­cos, que fre­cuen­te­men­te par­ti­ci­pan en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, y por tan­to obtie­nen vic­to­rias y derro­tas, como es natu­ral en una demo­cra­cia; sólo reco­no­cen las elec­cio­nes cuan­do los resul­ta­dos les son favo­ra­bles. Esa es la opo­si­ción fas­cis­ta que tene­mos en Vene­zue­la.

Afor­tu­na­da­men­te, la inmen­sa mayo­ría de las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos, inclu­yen­do quie­nes demo­crá­ti­ca­men­te adver­san a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na; esta­mos resuel­tas y resuel­tos a par­ti­ci­par en los comi­cios del veni­de­ro mes de diciem­bre, los cua­les resul­tan cla­ves para la paz y la esta­bi­li­dad polí­ti­ca del país.

Ello, pro­duc­to de un amplio pro­ce­so de diá­lo­go y recon­ci­lia­ción nacio­nal impul­sa­do por el com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro Moros, quien ha reite­ra­do el lla­ma­do a los sec­to­res de la opo­si­ción vene­zo­la­na para encon­trar vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas que per­mi­tan sol­ven­tar las dife­ren­cias polí­ti­cas; un pro­ce­so para cuyo impul­so, sopor­ta­do en la facul­tad que le con­fie­re el Artícu­lo 236 de la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na, el Jefe de Esta­do vene­zo­lano ha con­fe­ri­do una medi­da de indul­to pre­si­den­cial a cien­to diez ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos, algu­nas y algu­nos de ellos rein­ci­den­tes en la comi­sión de diver­sos deli­tos con­tra el orden y la esta­bi­li­dad de la Repú­bli­ca, inclu­yen­do el inten­to de mag­ni­ci­dio frus­tra­do con­tra el pro­pio Pri­mer Man­da­ta­rio, deli­tos de cons­pi­ra­ción con­tra la segu­ri­dad de la Nación y la paz públi­ca, apro­pia­ción de bie­nes públi­cos, vio­len­cia polí­ti­ca y crí­me­nes de odio, entre otros.

En todo caso, los par­ti­dos de la opo­si­ción demo­crá­ti­ca están par­ti­ci­pan­do de un pro­ce­so elec­to­ral que cuen­ta con todas las garan­tías que brin­da el Sis­te­ma Elec­to­ral Vene­zo­lano, uno de los más con­fia­bles del mun­do; bajo la direc­ción de un reno­va­do Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) y con la amplia­ción de la repre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal; un hecho polí­ti­co de suma impor­tan­cia. De mane­ra que, las y los gran­des derro­ta­dos en las pró­xi­mas elec­cio­nes serán aque­llas y aque­llos que qui­sie­ron con­ver­tir a la Asam­blea Nacio­nal en un ins­tru­men­to del plan depre­da­dor del gobierno neo­fas­cis­ta de Donald Trump.

Por nues­tra par­te, las fuer­zas patrio­tas acu­di­mos a estas elec­cio­nes uni­das, con la mis­ma for­ta­le­za con la que enfren­ta­mos los gran­des desa­fíos que tene­mos por delan­te, con la ense­ñan­za que nos dejó el Coman­dan­te Hugo Chá­vez de man­te­ner­nos siem­pre jun­to al Pue­blo. Unión cívi­co-mili­tar para con­ti­nuar cons­tru­yen­do nues­tro Socia­lis­mo Boli­va­riano.

El reto es enor­me, pero las boli­va­ria­nas y los boli­va­ria­nos nos sen­ti­mos ins­pi­ra­dos en la epo­pe­ya de nues­tra ges­ta inde­pen­den­tis­ta lide­ra­da por Simón Bolí­var, cons­truc­tor de Repú­bli­cas y para­dig­ma de la liber­tad, y en el lega­do del Coman­dan­te Hugo Chá­vez; asu­mien­do al mis­mo tiem­po, y en toda su dimen­sión, esas her­mo­sas pala­bras del poe­ta nacio­nal, Aqui­les Nazoa, quien dijo en su Cre­do:

“Creo en la amis­tad como el inven­to más bello del hom­bre,

Creo en los pode­res crea­do­res del Pue­blo”.

Reci­ban uste­des, her­ma­nas y her­ma­nos del mun­do, nues­tro afec­tuo­so salu­do y la ple­na soli­da­ri­dad con las bata­llas que libran sus Pue­blos en defen­sa de la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia, que al decir del Coman­dan­te Hugo Chá­vez en el Plan de la Patria, es el bien más pre­cia­do que hemos recon­quis­ta­do des­pués de 200 años. Cuen­ten con noso­tras y noso­tros, con las hijas y los hijos de Bolí­var y de Chá­vez, cuen­ten, para siem­pre, con esta Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y Cha­vis­ta.

¡Noso­tras y noso­tros Ven­ce­re­mos!

Boli­va­ria­na­men­te, ADÁN CHÁVEZ FRÍAS

Cara­cas, 07 de sep­tiem­bre de 2020

Vice­pre­si­den­te de Asun­tos Inter­na­cio­na­les del Par­ti­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *