Saha­ra Occi­den­tal. 29 ani­ver­sa­rio del esta­ble­ci­mien­to de la misión MINURSO

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 06 de sep­tiem­bre de 2020.

El Fren­te Poli­sa­rio: el pue­blo saha­raui no espe­ra nada de Nacio­nes Uni­das excep­to que les per­mi­ta tener su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y la inde­pen­den­cia

El repre­sen­tan­te del Fren­te Poli­sa­rio ante Nacio­nes Uni­das, Dr. Sidi Moha­med Ammar, emi­tió un comu­ni­ca­do hoy domin­go, en el que se con­me­mo­ra el 29 ani­ver­sa­rio del esta­ble­ci­mien­to de la misión MINURSO, recor­dan­do que lo que el pue­blo saha­raui espe­ra de Nacio­nes Uni­das es cum­plir con sus obli­ga­cio­nes de empo­de­rar­lo. Des­de el ejer­ci­cio de su dere­cho inalie­na­ble a la auto­de­ter­mi­na­ción y la inde­pen­den­cia.

El diplo­má­ti­co saha­raui men­cio­nó que el alto el fue­go es solo un com­po­nen­te del plan de paz afri­cano de la ONU, y «no pue­de con­si­de­rar­se un acuer­do sepa­ra­do del plan de paz o un fin en sí mis­mo», y pidió a los órga­nos de toma de deci­sio­nes de la ONU que per­mi­tan que su misión en el Sáha­ra Occi­den­tal ten­ga un man­da­to para moni­to­rear e infor­mar sobre los dere­chos. Humano.

Cabe seña­lar que hoy, 6 de sep­tiem­bre, se cum­ple el 29 ani­ver­sa­rio de la entra­da en vigor del alto el fue­go entre el Fren­te Poli­sa­rio y Marrue­cos, como pri­mer paso para la orga­ni­za­ción de un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción en el Sáha­ra Occi­den­tal bajo la super­vi­sión de Nacio­nes Uni­das y la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na de acuer­do con el plan de arre­glo afri­cano de la ONU acep­ta­do por las dos par­tes y apro­ba­do por el Con­se­jo. Segu­ri­dad que esta­ble­ció la Misión de las Nacio­nes Uni­das para el Refe­rén­dum del Sáha­ra Occi­den­tal (MINURSO) para moni­to­rear el alto el fue­go entre el ejér­ci­to saha­raui y las fuer­zas de ocu­pa­ción marro­quíes y super­vi­sar la imple­men­ta­ción de todas las eta­pas de este plan de paz.

El siguien­te es el tex­to com­ple­to de la decla­ra­ción:

Pre­sio­ne libe­ra­ción

Nue­va York, 6 de sep­tiem­bre de 2020

Hoy, han pasa­do vein­ti­nue­ve años des­de la entra­da en vigor del alto el fue­go super­vi­sa­do por Nacio­nes Uni­das en el Sáha­ra Occi­den­tal de acuer­do con el plan de arre­glo afri­cano de la ONU acep­ta­do por las dos par­tes, el Fren­te Poli­sa­rio y Marrue­cos, en agos­to de 1988 y rati­fi­ca­do por el Con­se­jo de Segu­ri­dad en sus reso­lu­cio­nes 658 (1990) y 690 (1991). .

Sin embar­go, el refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción esti­pu­la­do en el plan de arre­glo de la ONU para Áfri­ca aún no se ha lle­va­do a cabo por­que Marrue­cos, la poten­cia ocu­pan­te del Sáha­ra Occi­den­tal, ha incum­pli­do repe­ti­da­men­te sus com­pro­mi­sos y per­sis­tió en sus inten­tos de soca­var los cimien­tos del plan de paz, inclui­do el alto el fue­go y los acuer­dos mili­ta­res rela­cio­na­dos. Como resul­ta­do, el pro­ce­so de paz patro­ci­na­do por las Nacio­nes Uni­das en el Sáha­ra Occi­den­tal está aho­ra en com­ple­ta pará­li­sis.

El Fren­te Poli­sa­rio reafir­ma que el alto el fue­go actual es una par­te inte­gral del paque­te de un acuer­do inte­gra­do repre­sen­ta­do en el plan de arre­glo de la ONU para Áfri­ca acep­ta­do por las dos par­tes y res­pal­da­do por el Con­se­jo de Segu­ri­dad en sus deci­sio­nes rele­van­tes. Por lo tan­to, el alto el fue­go no pue­de con­si­de­rar­se un arre­glo sepa­ra­do del plan de paz o un fin en sí mis­mo, sino más bien un medio para crear las con­di­cio­nes nece­sa­rias para imple­men­tar el man­da­to para el cual la Misión de las Nacio­nes Uni­das para el Refe­rén­dum del Sáha­ra Occi­den­tal (MINURSO) fue esta­ble­ci­da por el Con­se­jo de Segu­ri­dad en 1991. Cual­quier refe­rén­dum para deci­dir el des­tino del pue­blo del Sáha­ra Occi­den­tal.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad ha pedi­do repe­ti­da­men­te a las par­tes que se adhie­ran ple­na­men­te a los acuer­dos mili­ta­res alcan­za­dos con la misión de la MINURSO en rela­ción con un alto el fue­go y se abs­ten­gan de cual­quier acción que soca­ve las nego­cia­cio­nes faci­li­ta­das por las Nacio­nes Uni­das o des­es­ta­bi­li­ce aún más la situa­ción en el Sáha­ra Occi­den­tal. Sin embar­go, Marrue­cos se ha com­pro­me­ti­do, con impu­ni­dad, en una serie de actos des­es­ta­bi­li­za­do­res e ile­ga­les des­ti­na­dos a con­so­li­dar y «nor­ma­li­zar» su ocu­pa­ción ile­gal por la fuer­za de par­tes del Sáha­ra Occi­den­tal a la vis­ta de las Nacio­nes Uni­das y su misión en el terri­to­rio. 

El hecho de que la Secre­ta­ría de las Nacio­nes Uni­das y el Con­se­jo de Segu­ri­dad no hayan abor­da­do estric­ta­men­te las repe­ti­das vio­la­cio­nes de Marrue­cos ha mina­do gra­ve­men­te la cre­di­bi­li­dad y la impar­cia­li­dad de las Nacio­nes Uni­das y su misión con el pue­blo saha­raui. Por tan­to, es impe­ra­ti­vo que el Con­se­jo de Segu­ri­dad garan­ti­ce el pleno res­pe­to de la letra y el espí­ri­tu de la cesa­ción del fue­go y los acuer­dos mili­ta­res cone­xos. El Con­se­jo tam­bién debe ase­gu­rar­se de que la misión de la MINURSO fun­cio­ne en cum­pli­mien­to de su man­da­to, de con­for­mi­dad con los prin­ci­pios gene­ra­les apli­ca­bles a las ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz de las Nacio­nes Uni­das, inclui­da la capa­ci­dad de vigi­lar los dere­chos huma­nos en la zona de la misión, ya que es inacep­ta­ble que la MINURSO siga sien­do una excep­ción en Un momen­to en el que la pro­mo­ción y pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos se ha con­ver­ti­do en una prio­ri­dad en todas las ope­ra­cio­nes de paz de las Nacio­nes Uni­das.

Lo que el pue­blo saha­raui espe­ra aho­ra de Nacio­nes Uni­das, des­pués de vein­ti­nue­ve años de pro­me­sas incum­pli­das, es ver medi­das con­cre­tas que demues­tren una volun­tad real de crear las con­di­cio­nes nece­sa­rias para que nues­tro pue­blo pue­da ejer­cer libre y demo­crá­ti­ca­men­te su dere­cho inalie­na­ble a la auto­de­ter­mi­na­ción y la inde­pen­den­cia de acuer­do con el plan de arre­glo. La Inter­na­cio­nal Afri­ca­na, que es la base del man­da­to de la Misión de las Nacio­nes Uni­das para el Refe­rén­dum del Sáha­ra Occi­den­tal (MINURSO), y el alto el fue­go actual­men­te en vigor.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *