Pue­blo Mapuche.Conflicto por la tie­rra, racis­mo con­tra los mapu­ches

Por Patri­cia Chaina/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de sep­tiem­bre de 2020

La indig­na­ción selec­ti­va con­tra los indí­ge­nas y no con­tra las apro­pia­cio­nes cor­po­ra­ti­vas.

En un esce­na­rio de expul­sio­nes con escri­tu­ras tru­chas y com­pras masi­vas de tie­rra has­ta por prín­ci­pes ára­bes, las pro­tes­tas «en defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da» se ensa­ñan con los recla­mos de las comu­ni­da­des. Un aná­li­sis de un con­flic­to de 140 años.

“Al indi­vi­dua­lis­mo noso­tros le opo­ne­mos lo soli­da­rio, y ante los empren­di­mien­tos de barrios pri­va­dos pro­po­ne­mos una mira­da más jus­ta sobre la dis­tri­bu­ción de la tie­rra” sos­tie­ne Orlan­do Carri­queo, des­de la Coor­di­na­do­ra del Par­la­men­to Mapu­che Tehuel­che en Río Negro. Habla des­de las afue­ras de Bari­lo­che, al con­cluir la acti­vi­dad que el sába­do a medio­día inclu­yó una olla popu­lar bajo la con­sig­na “Tie­rras aptas y sufi­cien­tes para las comu­ni­da­des y acce­so a la tie­rra para los barrios popu­la­res”.

Para el diri­gen­te indí­ge­na la pro­ble­má­ti­ca plan­tea una para­do­ja: “Mien­tras hay comu­ni­da­des que recla­man por 30 hec­tá­reas y son cues­tio­na­das, Lewis tie­ne todo un lago y Benet­ton tie­ne un millón de hec­tá­reas, no hay una mis­ma mira­da sobre los terri­to­rios ni las per­so­nas, y lo que inten­ta­mos es poner foco en la tie­rra como un pro­ble­ma social que nos abar­ca a todos”.

“En la Pata­go­nia, des­de la Con­quis­ta del Desier­to has­ta nues­tros días, la tie­rra es un espa­cio de con­flic­to” defi­ne Mag­da­le­na Odar­da, titu­lar del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Asun­tos Indí­ge­nas, en rela­ción al con­flic­to que invo­lu­cróa las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas des­de que hace una sema­na, un gru­po de veci­nos salió a pro­tes­tar con­tra una comu­ni­dad asen­ta­da a ori­llas del Lago Mas­car­di con el recla­mo “en defen­sa de la pro­pie­dad pri­va­da y para que todos poda­mos dis­fru­tar del lago”. “Pero no van a recla­mar a Lewis, que ocu­pó las ori­llas del Lago Escon­di­do com­pran­do a pre­cio vil”, esgri­men des­de las orga­ni­za­cio­nes.

“Lo de Bari­lo­che es míni­mo en rela­ción a las mani­fes­ta­cio­nes vio­len­tas que se viven en las ciu­da­des gran­des, pero hay xeno­fo­bia y dis­cri­mi­na­ción racis­ta en su com­po­si­ción social”, plan­tea Odar­da. Esa pro­tes­ta expre­só una nece­si­dad “por excluir al otro, des­de una mira­da racis­ta” sos­tie­ne la fun­cio­na­ria.

La pro­ble­má­ti­ca invo­lu­cra la extran­je­ri­za­ción de tie­rras y el uso de los recur­sos natu­ra­les. En para­le­lo, mues­tra la des­pro­tec­ción a la que vuel­ve a que­dar expues­to el pobla­dor ori­gi­na­rio ante el ava­sa­lla­mien­to del Esta­do, expul­sa­do por la con­quis­ta y des­alo­ja­do por los terra­te­nien­tes que adquie­ren tie­rras de mane­ra fraudulenta.Pero el con­flic­to, que vol­vió a esce­na con la pro­tes­ta con­tra la comu­ni­dad Laf­ken Huin­cul Mapu, incu­rre en una doble fal­se­dad, seña­la Odar­da: “El ava­sa­lla­mien­to a la pro­pie­dad pri­va­da no es tal, por­que se tra­ta de un Par­que Nacio­nal, no es pri­va­do”, espe­ci­fi­ca. “Y se que­jan por Bari­lo­che, pero no dicen nada de otros sete­cien­tos pre­dios que ocu­pan pri­va­dos en otras frac­cio­nes de otros par­ques, ni de Lewis, ni del prín­ci­pe de Qatar que tam­bién tie­nen pro­pie­dad sobre espe­jos de agua, que com­pra­ron a pre­cios irri­so­rios”, decla­ra. Y se preo­cu­pa, por­que “se mira con otros ojos al pue­blo mapu­che, que es pre­exis­ten­te, y tie­ne dere­chos con­sig­na­dos en la cons­ti­tu­ción”.

Las comu­ni­da­des suman a la dispu­ta por el espa­cio físi­co, un valor sim­bó­li­co, el que impli­ca cul­tu­ral­men­te una per­te­nen­cia. Esas tie­rras inte­gran la vida comu­ni­ta­ria, has­ta el geno­ci­dio eje­cu­ta­do por la cam­pa­ña mili­tar de 1879. Y no fue sino has­ta la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1994 que el Esta­do reco­no­ce la pre­exis­ten­cia y los dere­chos ances­tra­les de estos pue­blos. Y con esto, la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria de la tie­rra, sos­tie­nen quie­nes inves­ti­gan la pro­ble­má­ti­ca, como la antro­pó­lo­ga Lau­ra Kropff, quien diri­ge el exhaus­ti­vo Rele­va­mien­to Terri­to­rial en Río Negro. La pri­me­ra avan­za­da de ese tra­ba­jo, rea­li­za­da entre 2012 y 2015, dio como resul­ta­do una publi­ca­ción bajo el títu­lo: “La tie­rra de los otros”, edi­ta­da en 2019 por la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Río Negro.

“Hoy esta­mos tra­ba­jan­do para orde­nar la infor­ma­ción y las denun­cias, y reac­ti­var el Rele­va­mien­to Terri­to­rial”, ase­gu­ra a Página/​12, el Secre­ta­rio de Arti­cu­la­ción Fede­ral del Minis­te­rio de Segu­ri­dad, Gabriel Fuks. En la docu­men­ta­ción rele­va­da la zona andi­na se pre­sen­ta como de alta con­flic­ti­vi­dad. “El depar­ta­men­to de Bari­lo­che con­cen­tra casi la mitad –el 43 por cien­to— de las denun­cias reci­bi­das entre 2012 y 2015 por la comi­sión que abor­dó el rele­va­mien­to” con­sig­na el infor­me. “Son irre­gu­la­ri­da­des en la trans­fe­ren­cia de tie­rras fis­ca­les a manos pri­va­das –sos­tie­ne la antro­pó­lo­ga Vale­ria Iñi­go, en esa inves­ti­ga­ción – , y son con­flic­tos sobre la pro­pie­dad de la tie­rra, pero tam­bién sobre el uso de los recur­sos natu­ra­les”.

Algu­nos de ellos se visi­bi­li­za­ron por las pro­tes­ta y deman­das colec­ti­vas que toma­ron esta­do públi­co nacio­nal. “El caso emble­má­ti­co a fines de los ‘90 fue por el acce­so a Lago Escon­di­do que invo­lu­cra al mag­na­te ingles Joseph Lewis, y se reac­ti­vó cuan­do la empre­sa Lade­ras –que en la zona se adju­di­ca tam­bién a Lewis‑, inten­ta un desa­rro­llo turís­ti­co que invo­lu­cra la nacien­te de cur­sos de agua. Esto gene­ró una movi­li­za­ción masi­va –con diez mil per­so­nas– en El Bol­són y un acam­pe en defen­sa del agua y de la tie­rra”. Cua­tro días des­pués de ese even­to, mul­ti­tu­di­na­rio para la zona, se des­ato la repre­sión sobre Cusha­men, en Chu­but, a 70 kiló­me­tros de El Bol­són, y cuyo des­en­la­ce inme­dia­to fue la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do.

La mira­da dis­cri­mi­na­do­ra se ins­ta­la des­de que el Esta­do deter­mi­nó el exter­mi­nio indí­ge­na para correr las fron­te­ras sobre la Pata­go­nia y el Gran Cha­co. A par­tir de enton­ces “sur­gen dos mane­ras de tra­tar la legi­ti­mi­dad de la pro­pie­dad de la tie­rra, por­que cla­ra­men­te hay acto­res con­si­de­ra­dos más legí­ti­mos que otros”, expli­ca Kropff sobre la enti­dad que el Esta­do con­ce­de a un extran­je­ro, al ava­lar la adqui­si­ción “a pre­cio vil”.

LEER MÁSU­na pelí­cu­la rara

“El Esta­do se cons­ti­tu­ye defi­nien­do un ciu­da­dano ideal –deta­lla Kropff— y se dis­tin­gue de aque­llos exter­nos a la Nación y tam­bién de otros inter­nos, que no cum­plen los requi­si­tos”. En fun­ción de eso se ejer­ce la sobe­ra­nía. Pero Kropff advier­te sobre la tra­za his­tó­ri­ca: “Para­dó­ji­ca­men­te los extran­je­ros que no per­te­ne­cen a la Nación, pare­cen estar más legi­ti­ma­dos para hacer­se de las tie­rras, que aque­llos que fue­ron some­ti­dos y ocu­pa­ban libre­men­te el terri­to­rio con ante­rio­ri­dad”.

Hoy exis­te un sen­ti­do común que admi­te que los extran­je­ros se adue­ñen de esas tie­rras y ten­gan más dere­chos que los que fue­ron sub­yu­ga­dos por el geno­ci­dio indí­ge­na. Pero hay herra­mien­tas de polí­ti­ca públi­ca que per­mi­ten pen­sar en la repa­ra­ción. Una de esas polí­ti­cas es la Ley 26.160 que esta­ble­ce la nece­si­dad del Rele­va­mien­to Terri­to­rial. Reco­no­cer dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les de las comu­ni­da­des sig­ni­fi­ca reco­no­cer la ocu­pa­ción terri­to­rial que lle­va ade­lan­te la cam­pa­ña mili­tar de la con­quis­ta. Y per­mi­te pen­sar en nue­vas for­mas de habi­li­tar la pro­pie­dad de las tie­rras. “Y si esas tie­rras no alcan­zan o no son aptas, se deben dar otras, que sea fér­ti­les, que sir­van”, insis­te Carri­queo.

Esto tie­ne que tener un abor­da­je dis­tin­to, no es con balas o repre­sión que se va a solu­cio­nar, por­que el pro­ce­so de dis­tri­bu­ción de la tie­rra en Argen­ti­na no está resuel­to y no solo tie­ne que ver con los pue­blos ori­gi­na­rios” deta­lla el diri­gen­te. “Mien­tras las comu­ni­da­des recla­man tie­rras aptas y sufi­cien­tes, la gen­te de la ciu­dad pide tie­rras para barrios popu­la­res, hay que inten­tar poner el foco en el terri­to­rio y en la pro­ble­má­ti­ca social. Mirar la ciu­dad y el terri­to­rio” gra­fi­ca.

El des­po­jo en los terri­to­rios, esto es, en las pro­vin­cias, ter­mi­na en la ciu­dad, defi­ne Carri­queo. “En la peri­fe­ria de las ciu­da­des” pun­tua­li­za. “El IFE no alcan­za para pagar un alqui­ler y se está vien­do en todo el país, es hora de que en la Argen­ti­na se empie­ce a dis­cu­tir la dis­tri­bu­ción de la tie­rra des­de una mira­da amplia”.

FUENTE: Pagi­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *