Méxi­co. Ban­cos de ali­men­tos o ven­ta de sobras

Por Artu­ro Con­tre­ras Came­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 07 de sep­tiem­bre de 2020

Pro­mo­vi­dos como espa­cios de cari­dad de la mar­cas, agen­cias filan­tró­pi­cas y, en algu­nos luga­res, la Igle­sia, los Ban­cos de Ali­men­tos entre­gan millo­nes de kilos de comi­das en comu­ni­da­des vul­ne­ra­bles que nece­si­tan asis­ten­cia ali­men­ta­ria. Sin embar­go, lo que ofre­cen es lo que esas mar­cas pro­du­cen –sobre todo, ultra­pro­ce­sa­dos- que están por tirar, a un pre­cio más bajo que en el super­mer­ca­do.

Más de vein­te camio­nes y camio­ne­tas de car­ga espe­ran alre­de­dor de un bode­gón a las afue­ras de la Cen­tral de Abas­to en Méxi­co, el mer­ca­do más gran­de de Lati­noa­mé­ri­ca. Unos tie­nen las defen­sas lle­nas de foqui­tos de colo­res. Otros, en el para­bri­sas, fra­ses rotu­la­das que rezan “Rega­lo de Dios” o “Teso­ro del Señor”. Los menos tie­nen una deco­ra­ción más sobria. Son blan­cos y, en sus puer­tas, lle­van nom­bre y datos de algu­na casa hogar que ayu­da a per­so­nas sin fami­lia, sin techo, con caren­cias. Aquí, los camio­nes aguar­dan su turno para car­gar mon­to­nes de comi­da que repar­ti­rán a más de 12 mil per­so­nas, según dicen, de las más pobres y nece­si­ta­das en la ciu­dad.

Afue­ra del mer­ca­do, se teje un intrin­ca­do labe­rin­to de calle­jue­las y bode­gas que abar­can cua­dras com­ple­tas. En sus esqui­nas, hay pues­tos calle­je­ros que ofre­cen café calien­te, solu­ble y dul­cí­si­mo, tam­bién pan de dul­ce, tor­tas de hue­vo y tacos de gui­sa­do. Dece­nas de tra­ba­ja­do­res se aglo­me­ran alre­de­dor, como hor­mi­gui­tas, para comer un desa­yuno. La pan­za aprie­ta, a las seis de la maña­na ya tra­ba­ja­ron más de la mitad de su jor­na­da. Entre estas bode­gas, está Ali­men­to para todos, un ban­co de comi­da que se dedi­ca a recu­pe­rar víve­res a pun­to de ser des­per­di­cia­dos. La ubi­ca­ción no podría ser mejor. La cen­tral se extien­de a lo lar­go y ancho de 34 hec­tá­reas. Por sus calles y ave­ni­das, el trán­si­to nor­mal son las camio­ne­tas de car­ga y pic­kups ati­bo­rra­das de comi­da. De este mer­ca­do, salen los insu­mos para sur­tir al 80 por cien­to de los mer­ca­dos de la Ciu­dad de Méxi­co y su zona metro­po­li­ta­na, la zona más den­sa­men­te pobla­da del país. Es el lugar ideal para recu­pe­rar comi­da a pun­to de ser echa­da a la basu­ra.

Cru­zan­do la calle, enfren­te de la bode­ga de Ali­men­to para todos, está el pues­to de Lin­da, madre sol­te­ra que, todas las maña­nas, sir­ve pan y café. Des­de su lugar de tra­ba­jo, alcan­za a mirar toda la ope­ra­ción del ban­co. “Es bien raro por­que dicen que ayu­dan, pero yo he vis­to que, si pasa un señor que se ve que así de ver­dad nece­si­ta, nomás no le dan nada –dice-. Lue­go, hay aso­cia­cio­nes que vie­nen y que atien­den, como dijé­ra­mos, niños huer­fa­ni­tos. Como no tie­nen dine­ro, pues vie­nen a pedir, pero, por una sola vez que vie­nen, les cobran y ya no regre­san”.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-3
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

Estos ban­cos de ali­men­tos fun­cio­nan como el últi­mo esla­bón de una per­ver­sa diná­mi­ca de mer­ca­do que, lejos de garan­ti­zar la ali­men­ta­ción ade­cua­da a la huma­ni­dad, solo garan­ti­za que la comi­da se pue­da seguir ven­dien­do. Un sis­te­ma que super­pro­du­ce comes­ti­bles y bebi­das de pési­ma cali­dad nutri­cio­nal para el doble de la pobla­ción, de las que un ter­cio ter­mi­na en la basu­ra. En el mun­do, hay unas 700 millo­nes de per­so­nas con ham­bre. En ese con­tex­to, sur­gie­ron los ban­cos. No para donar lo que, de otro modo, se des­car­ta­ría, sino para expri­mir­le a la mer­ca­de­ría unos últi­mos cien­tos de pesos. Los ban­cos no donan, ven­den. Al otro lado de la calle, se entre­abren las puer­tas del bode­gón, sen­das lámi­nas de metal maci­zo de 5 metros de alto. Por la hen­di­du­ra del por­tón gigan­tes­co, se aso­ma un hom­bre que, a la dis­tan­cia, se mira chi­qui­to. “¡Vicen­tino!”, voci­fe­ra mien­tras lee una lis­ta. Al ins­tan­te, se pre­sen­ta un hom­bre y, jun­to con él, se escu­cha el motor de una de las camio­ne­tas que espe­ran. Con rápi­dos y tos­cos movi­mien­tos, se aco­mo­da para entrar al bode­gón. En su puer­ta, se lee “Casa Hogar San Vicen­te”. Tar­da unos 40 minu­tos en salir car­ga­do de pro­duc­tos.


Ali­men­to para todos reci­be dona­cio­nes de gran­des cade­nas de res­tau­ran­tes, super­mer­ca­dos y enor­mes empre­sas de la indus­tria ali­men­ta­ria. Pro­duc­tos a pun­to de ser des­per­di­cia­dos que, des­de este lugar, se dis­tri­bu­yen a miles de per­so­nas. Su ope­ra­ción, ade­más de una logís­ti­ca titá­ni­ca, impli­ca la coor­di­na­ción con las gran­des cade­nas de res­tau­ran­tes, super­mer­ca­dos y las enor­mes empre­sas de la indus­tria ali­men­ta­ria, quie­nes, al donar, dedu­cen sus dona­ti­vos de impues­tos, apro­ve­chan para posi­cio­nar sus mar­cas entre la pobla­ción de esca­sos recur­sos y se adju­di­can el dis­tin­ti­vo de Empre­sa Social­men­te Res­pon­sa­ble.


Este es uno de los 55 ban­cos de ali­men­tos que exis­ten en el país. Todos regu­la­dos y coor­di­na­dos por Ban­co de Ali­men­tos de Méxi­co, una orga­ni­za­ción de la socie­dad civil finan­cia­da por la ini­cia­ti­va pri­va­da.

La logís­ti­ca de la redis­tri­bu­ción

“Lo que hace­mos es que res­ca­ta­mos ali­men­tos que ya no tie­nen valor comer­cial, que no se pue­den comer­cia­li­zar o ven­der por­que está pró­xi­ma a ven­cer su vida de ana­quel o por­que hubo cam­bios de logo­ti­pos de la mar­ca, y lo redis­tri­bui­mos a pobla­ción pre­via­men­te iden­ti­fi­ca­da tan­to en la ciu­dad como en la zona conur­ba­da y, sobre todo, en zonas mar­gi­na­das”, dice en una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca Maria­na Jimé­nez Cár­de­nas, direc­to­ra de Rela­cio­nes Públi­cas de Ali­men­to para todos.

“Como par­te del ejer­ci­cio de corres­pon­sa­bi­li­dad entre Ali­men­to para todos y los gru­pos que atien­de –reci­ta Maria­na – , se soli­ci­ta la cola­bo­ra­ción de los bene­fi­cia­rios a que acu­dan a apo­yar en las labo­res den­tro de la ins­ti­tu­ción, con la fina­li­dad de opti­mi­zar y dig­ni­fi­car la entre­ga del pro­duc­to”, dice Maria­na. Antes de la pan­de­mia por COVID-19, quie­nes reci­bían la comi­da asis­tían al bode­gón para ayu­dar con la cla­si­fi­ca­ción y pro­ce­sa­mien­to de las dona­cio­nes, pero, aho­ra, todo el tra­ba­jo es rea­li­za­do por su per­so­nal.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-2
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

Entre los pro­duc­tos que los “bene­fi­cia­rios” reci­ben, hay cerea­les, galle­tas, refres­cos y jugos. Todos con alto con­te­ni­do de azú­car. Los jugos y néc­ta­res son azu­ca­ra­dos. Todos los cerea­les son ultra­pro­ce­sa­dos, unos de colo­res y sabo­res, para niños, y otros con fibras inte­gra­les y fru­tos secos, para adul­tos. Tam­bién les entre­gan tor­ti­llas fabri­ca­das por la orga­ni­za­ción y paque­tes de arroz, fri­jol y otras legu­mi­no­sas. En las dona­cio­nes, van enla­ta­dos de todo tipo, des­de atún comer­cial has­ta meji­llo­nes ultra­ma­ri­nos.

“Se les da sufi­cien­te como para cubrir del 30 al 50 por cien­to del reque­ri­mien­to caló­ri­co reco­men­da­do. Hay veces en las que se sobre­pa­sa el con­te­ni­do caló­ri­co has­ta en un 10 por cien­to, cubri­mos como entre el 65 y el 50”, apun­ta Maria­na acer­ca de las des­pen­sas. Dice que es difí­cil garan­ti­zar un apor­te nutri­cio­nal fijo por­que los dona­ti­vos varían sema­na con semana.“Van varian­do según los dona­ti­vos que reci­bi­mos y la natu­ra­le­za de los ali­men­tos. No es lo mis­mo 3 kilos de pan que de lác­teo, pero siem­pre, al menos, pro­cu­ra­mos que se inclu­yen dos ele­men­tos de la canas­ta bási­ca”.

Los pro­duc­tos que dis­tri­bu­ye Ali­men­to para todos están, en su mayo­ría, empa­que­ta­dos, encar­to­na­dos y plas­ti­fi­ca­dos. Es raro encon­trar ali­men­tos fres­cos, lo cual se entien­de al ver quié­nes son los donan­tes. “Oxxo nos dona. Tam­bién todas las gran­des empre­sas de super­mer­ca­dos: Wal­mart, Soria­na, La Comer, Cost­co, Sam’s. Tam­bién Alsea –el aglo­me­ra­do de cade­nas de res­tau­ran­tes trans­na­cio­na­les como Chilli’s, Bur­ger King, VIPS y Star­bucks – . Pasa­mos a todas las tien­das, nos dan de todo lo que ya no se ven­de”, dice la direc­to­ra de Rela­cio­nes Públi­cas.

El ban­co de ali­men­tos es un inter­me­dia­rio. Reci­be de las gran­des empre­sas y repar­te a otras orga­ni­za­cio­nes, quie­nes, a su vez, se encar­gan de repar­tir­lo a los bene­fi­cia­rios fina­les. Lo que sale de estas bode­gas lle­ga al orien­te del Esta­do de Méxi­co, a zonas pobres y peri­fé­ri­cas como Chal­co, Chi­mal­hua­cán y Tex­co­co. Tam­bién a comu­ni­da­des en Pue­bla, como San Mar­tín Tex­me­lu­can y algu­nas otras del esta­do de Tlax­ca­la. “Los que reci­ben son fami­lias en zonas mar­gi­na­das, prin­ci­pal­men­te, ‑dice Maria­na- con un ingre­so pro­me­dio de 4 mil 200 pesos por fami­lia, por deba­jo de la línea del bien­es­tar del Cone­val”, el orga­nis­mo ofi­cial que mide la pobre­za en Méxi­co.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-9
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

En 2015, la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das hizo un lla­ma­do a todos los acto­res mun­dia­les para erra­di­car la pobre­za y el ham­bre. En su Agen­da de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, la ONU pide al sec­tor pri­va­do tra­ba­jar para, ade­más, pro­te­ger al pla­ne­ta y ase­gu­rar la pros­pe­ri­dad para todos. Eso abrió las puer­tas del esce­na­rio altruis­ta a miles de mar­cas y empre­sas, en su mayo­ría, trans­na­cio­na­les. Y así nacie­ron los “ban­cos de ali­men­tos”.

Donar comi­da que no nutre

Las per­so­nas a las que lle­gan este tipo de dona­ti­vos per­te­ne­cen a un amplio gru­po en Méxi­co: los pobres. Según el Con­se­jo Nacio­nal de Eva­lua­ción de la Polí­ti­ca de Desa­rro­llo Social, has­ta 2018, 41 por cien­to de la pobla­ción mexi­ca­na era pobre, unas 52 millo­nes de per­so­nas, de esos 7.4 millo­nes no tie­nen lo sufi­cien­te para hacer tres comi­das dia­rias. Y el por­cen­ta­je se acer­ca al 80% del total de pobla­ción cuan­do la esti­ma­ción se amplía a per­so­nas que pue­den ali­men­tar­se, pero tie­nen, al menos, una caren­cia impor­tan­te.


Para­dó­ji­ca­men­te, este es el sec­tor de la pobla­ción don­de se extien­de, mayo­ri­ta­ria­men­te, la pan­de­mia de sobre­pe­so y obe­si­dad en el país, el pri­me­ro a nivel mun­dial de esta enfer­me­dad en niñas y niños. Por eso, en el Ali­men­to para todos, pro­cu­ran que la comi­da que dis­tri­bu­yen sea sufi­cien­te para apor­tar la mitad del reque­ri­mien­to caló­ri­co de una per­so­na. Sin embar­go, eso no sig­ni­fi­ca que su con­te­ni­do sea nutri­cio­nal­men­te ade­cua­do. Bue­na par­te de la comi­da que entre­ga el ban­co es ultra­pro­ce­sa­da, con altos con­te­ni­dos en sodio, en calo­rías y azú­ca­res.


Esta es una prác­ti­ca común de la indus­tria de comi­da ultra­pro­ce­sa­da. El ejem­plo más recien­te suce­dió en medio de la pan­de­mia de COVID-19. El 3 de julio, Fem­sa, la prin­ci­pal embo­te­lla­do­ra y dis­tri­bui­do­ra de Coca Cola en Méxi­co, pre­su­mió un dona­ti­vo hecho al gobierno de Nue­vo León, uno de los esta­dos que con­cen­tran gran par­te del capi­tal de inver­sión indus­trial del país.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-6
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

La entre­ga: un millón de litros de refres­cos y bebi­das azu­ca­ra­das para el per­so­nal de la salud que com­ba­te el virus en los hos­pi­ta­les, 20 mil des­pen­sas des­ti­na­das a comu­ni­da­des vul­ne­ra­bles y 45 mil artícu­los médi­cos y 27 mil kits de sani­ti­za­ción. Ese mis­mo día, un tuit de Miguel Tre­vi­ño, alcal­de de San Pedro Gar­za Gar­cía, uno de los muni­ci­pios del esta­do don­de se repar­tie­ron los dona­ti­vos, cau­só revue­lo. La ima­gen: una seño­ra con cubre­bo­cas car­gan­do cua­tro litros de Fan­ta, el refres­co sabor naran­ja. Cua­tro litros de refres­co en un país en el que sie­te de cada 10 per­so­nas que han muer­to has­ta aho­ra por COVID pade­cían pre­via­men­te dia­be­tes, hiper­ten­sión, tenían obe­si­dad o algu­na enfer­me­dad car­dio­vas­cu­lar.

San Pedro Gar­za Gar­cía es el muni­ci­pio más rico de Amé­ri­ca Lati­na, pero, según un estu­dio de la Secre­ta­ría de Desa­rro­llo Social y Humano del gobierno local, en 2019, allí vivían, por lo menos, 44 mil per­so­nas en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y pobre­za.

Duran­te la pan­de­mia, orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les y de la socie­dad civil recla­ma­ron que deben res­pe­tar­se los linea­mien­tos de dona­ti­vos en casos de emer­gen­cia huma­ni­ta­ria suge­ri­dos por la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia y la Edu­ca­ción, la UNICEF. “Lo que dicen es que, para que poda­mos tener una ali­men­ta­ción nutri­ti­va, sobre todo, estas pobla­cio­nes vul­ne­ra­bles, es muy impor­tan­te que, en situa­cio­nes de emer­gen­cia huma­ni­ta­ria como esta, se sigan cier­tos cri­te­rios nutri­men­ta­les para garan­ti­zar la cali­dad de las dona­cio­nes”, resu­me Katia Gar­cía, inves­ti­ga­do­ra ali­men­ta­ria de El Poder del Con­su­mi­dor, una orga­ni­za­ción civil que, entre otras cau­sas, pro­mue­ve el eti­que­ta­do y la regu­la­ción de pro­duc­tos ultra­pro­ce­sa­dos.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-4
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

“No es que solo sean malos por ser pro­duc­tos con exce­so de gra­sas o de sal, es el exce­so (en el con­su­mo) de estos lo que pone en ries­go la salud de los que lo reci­ben, que de por sí es vul­ne­ra­ble. Si en la dona­ción, que se con­si­de­ra un apo­yo, se está dan­do ali­men­tos con esas carac­te­rís­ti­cas nutri­cio­na­les, enton­ces, no se está dan­do lo que la gen­te nece­si­ta para tener una salud ade­cua­da”, expli­ca Katia.

“Hay ali­men­tos empa­que­ta­dos que están bien, como los fri­jo­les, las legu­mi­no­sas, gra­nos y algu­nas semi­llas que pue­den dar esos apor­tes nutri­men­ta­les que nece­si­ta­mos. Esta­ría muy bien que dona­ran cerea­les como el ama­ran­to o la ave­na que pue­den dar lo que nece­si­ta­mos de car­bohi­dra­tos y que son un ali­men­to balan­cea­do, pero lo que más inclu­yen son azú­ca­res, que dan ener­gía de momen­to, pero que no nutren a lar­go pla­zo. Que sean una cues­tión de recu­pe­ra­ción o des­per­di­cio no sig­ni­fi­ca que deje de tener estas reper­cu­sio­nes”.

Una ayu­da… ¿siem­pre es ayu­da?

Afue­ra del bode­gón, den­tro de una de las camio­ne­tas en fila, espe­ra una mujer. Des­de la cabi­na, sin dejar de ver su celu­lar, como si no pres­ta­ra dema­sia­da aten­ción, dice: “Hoy, pare­ce que todo mun­do nece­si­ta este apo­yo”.

“Noso­tros tene­mos cer­ca de dos mil per­so­nas ‑sigue-. Vas che­can­do en la comu­ni­dad la gen­te que lo requie­re y, hoy, todo mun­do nece­si­ta. Es más, yo creo que es más fácil que un alba­ñil o una per­so­na que se dedi­ca a algún tra­ba­jo más sen­ci­llo ten­ga mayo­res entra­das de dine­ro aho­ri­ta con esto de la pan­de­mia que inclu­so una per­so­na que tenía algún nego­cio. En ese enten­di­do, aho­ri­ta esta­mos tra­ba­jan­do con todo el mun­do que lo pue­de nece­si­tar. Tene­mos tan­tas fami­lias aho­ri­ta que te pue­do decir que toda esa gen­te tie­ne un ali­vio, pue­den pasar la pan­de­mia de for­ma más dig­na”.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-8
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

La seño­ra pide ano­ni­ma­to por­que, si la gen­te del ban­co se ente­ra que está con­tan­do cosas sobre las dona­cio­nes, podrían qui­tar­le el apo­yo. Seña­la las cáma­ras que rodean al bode­gón. “Nos tie­nen che­ca­di­tos”, dice. A pesar de que se bus­có el per­mi­so de Ali­men­to Para todos para acu­dir a las ins­ta­la­cio­nes y regis­trar el pro­ce­so de empa­que y selec­ción de la comi­da, el ban­co se negó. Argu­yó las con­di­cio­nes sani­ta­rias por la pan­de­mia de COVID.

Des­de su camio­ne­ta, la mujer no ve nin­gún con­flic­to en que las mar­cas de comi­da lan­cen estos dona­ti­vos a comu­ni­da­des empo­bre­ci­das. Ella ve los bene­fi­cios inme­dia­tos para quie­nes reci­ben la comi­da que aquí lla­man recu­pe­ra­da. “Te voy a poner un ejem­plo”, dice al momen­to que apa­ga la pan­ta­lla del celu­lar, como si aho­ra sí fue­ra seria la conversación.“Ves vie­ji­tos que veías tan des­gas­ta­dos, que cuan­do tie­nes tú la opor­tu­ni­dad de dar­les el Ensu­re –un suple­men­to nutri­cio­nal pare­ci­do a las fór­mu­las lác­teas, pero enfo­ca­do a per­so­nas de la ter­ce­ra edad – . ¡Es que sabes tú el pre­cio que tie­nen en el mer­ca­do! Dicen que lo ideal es dar­les uno dia­rio, yo no les pue­do dar uno dia­rio, pero sí míni­mo tres para toda su sema­na. Yo sí los veo res­ta­ble­ci­dos aní­mi­ca y físi­ca­men­te. Yo no pue­do hablar nada mal del ban­co”, dice muy con­ven­ci­da. Ella ope­ra una aso­cia­ción civil que hace de inter­me­dia­rio entre el ban­co y la gen­te que reci­be la comi­da.

Al res­pec­to, en entre­vis­ta tele­fó­ni­ca, Ana Larra­ña­ga, coor­di­na­do­ra de inci­den­cia de Con­tra­pe­so, una coa­li­ción de Orga­ni­za­cio­nes de la Socie­dad Civil que hace vigi­lan­cia de las empre­sas ali­men­ta­rias, ase­gu­ra que muchos de estos dona­ti­vos, en reali­dad, son estra­te­gias de mer­ca­do­tec­nia. “Creo que hay un com­po­nen­te muy fuer­te de mar­ke­ting, por­que las accio­nes de las indus­trias tie­nen muchas señas de la mar­ca. Lle­van botar­gas de bote­llas de Coca-Cola a las dona­cio­nes, cosas que son inne­ce­sa­rias para hacer un dona­ti­vo. Son esfuer­zos enfo­ca­dos a un públi­co infan­til, pero va más allá de eso. No es solo posi­cio­nar su mar­ca. Hay un esfuer­zo por engran­de­cer estas accio­nes ante las auto­ri­da­des loca­les de salud para posi­cio­nar a estas indus­trias como un actor legí­ti­mo que debe for­mar par­te de los esfuer­zos de salud públi­ca en la pobla­ción”, argu­men­ta.

Con­tra­pe­so es un gru­po de más de 10 orga­ni­za­cio­nes que, entre sus esfuer­zos, han impul­sa­do el impues­to a bebi­das azu­ca­ra­das que se apli­ca des­de 2014 en el país. Tam­bién pro­mue­ven el eti­que­ta­do de aler­ta en pro­duc­tos altos en azú­ca­res, sodio y gra­sas; y cam­pa­ñas en con­tra de la publi­ci­dad de comi­da ultra­pro­ce­sa­da diri­gi­da a niños.

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-10
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

¿Has­ta dón­de lle­ga el impac­to de estas supues­tas dona­cio­nes? Según Ana, pue­den tener una reper­cu­sión muy pro­fun­da. “No es que por con­su­mir­los una vez te vaya a dar dia­be­tes, pero su con­su­mo pue­de gene­rar una per­cep­ción de que son pro­duc­tos salu­da­bles y que ayu­dan a las fami­lias que los reci­ben, cuan­do no es así”.

Los ban­cos de ali­men­tos y las empre­sas con las cua­les se alían ope­ran en vacíos que preo­cu­pan a orga­ni­za­cio­nes como Con­tra­pe­so y El Poder del Con­su­mi­dor. “Es una cues­tión de repen­sar qué sig­ni­fi­ca dar un dona­ti­vo ‑expli­ca Ana Larra­ña­ga-. En teo­ría, debe­ría ser ayu­dar a una per­so­na que lo nece­si­ta y, para eso, se deben cum­plir con carac­te­rís­ti­cas que abo­nen: si el pro­duc­to está echa­do a per­der, es cha­ta­rra y pue­de cau­sar un des­con­trol en los hábi­tos ali­men­ti­cios, no los vas a ayu­dar. Se debe cui­dar mucho la cali­dad de lo que se está donan­do. La gen­te ten­dría que aca­tar esas reco­men­da­cio­nes. La Cruz Roja, por ejem­plo, tie­ne una lis­ta muy cla­ra de qué se debe donar y la gen­te se ape­ga a ello”.

Altruis­mo que cues­ta

Des­pués de cua­ren­ta minu­tos, el camión “Vicen­tino” ter­mi­na de car­gar los dona­ti­vos que se lle­va­rá este día. Los por­to­nes de metal del bode­gón se abren y la camio­ne­ta, con las llan­tas bajas de tan­to peso, tam­ba­lea hacia el final de la calle.

“Ahí todo se ven­de, nada se rega­la ni se dona ‑advier­te otro hom­bre que espe­ra su turno-. Ellos le lla­man ‘hoja de recu­pe­ra­ción’, ahí está la rela­ción de quién les depo­si­tó de regre­so. Es una ven­ta”, com­ple­ta mien­tras ter­mi­na su almuer­zo en otro de los pues­tos de desa­yu­nos calle­je­ros. Habla recar­ga­do sobre un muro, como disi­mu­lan­do la con­ver­sa­ción. “Aquí hay ore­jas por todos lados y tie­nen cáma­ras de video en toda la calle. Todos lo sabe­mos y, si me ven hablan­do con­ti­go, me pue­den sus­pen­der”.

Vie­ne des­de Cuau­te­pec, una colo­nia en la peri­fe­ria nor­te de la ciu­dad, cer­ca del Reclu­so­rio Nor­te. Allá, con la comi­da que reco­ge en el ban­co, arma cajas indi­vi­dua­les que ven­de entre 100 o 120 pesos. Dice que así ope­ra la mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes que reco­gen comi­da en el ban­co. La reven­ta no es un nego­cio, dice el hom­bre, es para cubrir los gas­tos ope­ra­ti­vos tan­to suyos como del ban­co. “Uno cree que son dona­ti­vos, pero, si no regre­sas con el depó­si­to corres­pon­dien­te, no te lo vuel­ven a dar”. Cuen­ta tam­bién que el dere­cho de lle­nar una camio­ne­ta con comi­da antes le cos­ta­ba 5 mil pesos (unos 225 dóla­res) y, hoy, le cobran 20 mil (unos 900 dóla­res).

banco-alimentos-méxico-industria-vende-sobras-7
(Ima­gen: María Ruiz y Archivo/​Comer con la vis­ta)

¿Qué hay en los paque­tes dona­dos que él reven­de? “Trae ver­du­ra, aba­rro­tes, muchas cosas ‑dice-. Sí trae de todo y, pues, lo que sea es bueno, ¿qué no? Es con­su­mi­ble. Hay muchas cosas cadu­cas de un año o has­ta ocho meses ”, dice acer­ca de las dona­cio­nes.

Maria­na, la direc­to­ra de Rela­cio­nes Públi­cas de la ONG, deta­lla que cuen­tan con un par­que vehi­cu­lar de 33 trái­le­res y camio­nes de car­ga, todos rotu­la­dos con sus logo­ti­pos. Pero se usan solo para reco­lec­tar los dona­ti­vos de las empre­sas por­que no serían sufi­cien­tes para repar­tir los dona­ti­vos entre todos los bene­fi­cia­rios. Ade­más, con­si­de­ran que se tra­ta de una “corres­pon­sa­bi­li­dad” .

En su sitio de Inter­net, Ali­men­to para todos tie­ne un apar­ta­do en el que invi­ta a los donan­tes a super­vi­sar las accio­nes de redis­tri­bu­ción en cual­quier momen­to, pre­su­me que sus finan­zas son audi­ta­das por un des­pa­cho externo y rin­de cuen­tas a la Jun­ta de la Asis­ten­cia Pri­va­da, la auto­ri­dad que nor­ma y vigi­la que las ins­ti­tu­cio­nes de Asis­ten­cia Pri­va­da ope­ren de mane­ra ade­cua­da, es decir, que logre un sis­te­ma de reven­ta de comi­da “recu­pe­ra­da”: sobras de ultra­pro­ce­sa­dos a gra­nel, cosas por ven­cer, empa­ques daña­dos que ya no lucen bien en el super­mer­ca­do. Es lo más jus­to que este sis­te­ma ali­men­ta­rio pare­ce dis­pues­to a dar­les.

Fuen­te: La Tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *