Méxi­co. Alto a la gue­rra con­tra el EZLN

Gil­ber­to López y Rivas/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de sep­tiem­bre de 2020

Una de las carac­te­rís­ti­cas del actual gobierno de la 4T es no escu­char ni mucho menos aten­der las gra­ves denun­cias en torno a la reac­ti­va­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res en Chia­pas, como los que inte­gran la Orga­ni­za­ción Regio­nal de Cafe­ti­cul­to­res de Oco­sin­go (Orcao), que el 22 de agos­to saquea­ron e incen­dia­ron las ins­ta­la­cio­nes del Cen­tro de Comer­cio Nue­vo Ama­ne­cer del Arcoí­ris, en el muni­ci­pio autó­no­mo Lucio Caba­ñas (Oco­sin­go). A esta pro­vo­ca­ción, se suman varios gru­pos, tam­bién iden­ti­fi­ca­dos para­mi­li­ta­res des­de la déca­da de los 90, como Paz y Jus­ti­cia y Chin­chu­li­nes, que, de nue­va cuen­ta, han eje­cu­ta­do todo tipo de agre­sio­nes en varias regio­nes chia­pa­ne­cas, y, en par­ti­cu­lar, en los muni­ci­pios de Tila y Alda­ma. En las sema­nas recien­tes han cir­cu­la­do en redes y varios medios de difu­sión loca­les y nacio­na­les comu­ni­ca­dos de apo­yo al EZLN, uno de los cua­les, Alto a la gue­rra con­tra los zapa­tis­tas, ha sido sus­cri­to por cien­tos de orga­ni­za­cio­nes, aca­dé­mi­cos, artis­tas y redes soli­da­rias de 22 paí­ses (https://alto-a-la-guerra-contra ‑lxs​-zapa​tis​tas​.web​no​de​.mx/).

La agre­sión del 22 de agos­to con­tra las bases de apo­yo zapa­tis­ta for­ma par­te de la con­ti­nui­dad de la estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia que ante­rio­res gobier­nos lle­va­ron a cabo con­tra los mayas zapa­tis­tas, que el Gru­po de Acción Comu­ni­ta­ria y el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Miguel Agus­tín Pro Juá­rez, hace dos déca­das, cali­fi­có como gue­rra de des­gas­te inte­gral, que se con­ci­be en los manua­les de con­tra­in­sur­gen­cia esta­du­ni­den­ses como la suce­sión de peque­ños ope­ra­ti­vos que van asfi­xian­do al enemi­go en los terre­nos polí­ti­co, eco­nó­mi­co y mili­tar, evi­tan­do, en lo posi­ble, accio­nes espec­ta­cu­la­res que moti­ven la aten­ción de la pren­sa y la opi­nión públi­ca inter­na­cio­na­les. ( Aho­ra apues­tan al can­san­cio. Chia­pas: fun­da­men­tos sico­ló­gi­cos de una gue­rra con­tem­po­rá­nea, 2002). En este tipo de gue­rra, es fun­da­men­tal el papel de los gru­pos para­mi­li­ta­res. De acuer­do con uno de los manua­les de gue­rra irre­gu­lar de Sede­na, no sólo se tra­ta de qui­tar el agua al pez (bases de apo­yo de la insur­gen­cia), sino meter en el agua peces más bra­vos, esto es, gru­pos para­mi­li­ta­res, que son aque­llos que cuen­tan con orga­ni­za­ción, equi­po y entre­na­mien­to mili­tar, a los que el Esta­do dele­ga el cum­pli­mien­to de misio­nes que las fuer­zas arma­das regu­la­res no pue­den lle­var a cabo abier­ta­men­te, sin que esto impli­que que reco­noz­can su exis­ten­cia como par­te del mono­po­lio de la vio­len­cia esta­tal. Los gru­pos para­mi­li­ta­res son ile­ga­les e impu­nes por­que así con­vie­ne a los intere­ses del Esta­do. Lo para­mi­li­tar con­sis­te, enton­ces, en el ejer­ci­cio ile­gal e impu­ne de la vio­len­cia del Esta­do y en el ocul­ta­mien­to del ori­gen de esa vio­len­cia. Como en los ante­rio­res gobier­nos, abier­ta­men­te neo­li­be­ra­les y con­tra­in­sur­gen­tes, el gobierno de la 4T con­ti­núa satu­ran­do el lla­ma­do tea­tro de la gue­rra. Zósi­mo Cama­cho sos­tie­ne que hoy el mayor núme­ro de efec­ti­vos mili­ta­res se encuen­tra en Chia­pas, sien­do, uti­li­zan­do una metá­fo­ra, el yun­que que man­tie­ne un cer­co de pene­tra­ción sobre la región de con­flic­to, con sus cuar­te­les, guar­ni­cio­nes, con­vo­yes, agen­tes de inte­li­gen­cia, vigi­lan­cia aérea y terres­tre, etcé­te­ra, mien­tras los gru­pos para­mi­li­ta­res, siguien­do la metá­fo­ra, son el mar­ti­llo que gol­pea a los pue­blos con accio­nes como las del 22 de agos­to, tra­tan­do de intro­du­cir el terror, crean­do con­di­cio­nes de expul­sión y des­pla­za­mien­to de comu­ni­da­des indí­ge­nas, coali­gán­do­se con auto­ri­da­des civi­les, mili­ta­res y poli­cia­cas, ubi­can­do al enemi­go interno que se nie­ga a seguir la lógi­ca del capi­tal, con sus espe­ji­tos de pro­gre­so, desa­rro­llo y empleo precarizado.

Con­jun­ta­men­te con las accio­nes de los gru­pos para­mi­li­ta­res, se ha inten­si­fi­ca­do en redes socia­les y en medios de comu­ni­ca­ción una cam­pa­ña mediá­ti­ca con­tra los mayas zapa­tis­tas, con gro­tes­cos infun­dios, como que el terri­to­rio del EZLN está con­tro­la­do por un cár­tel del nar­co­trá­fi­co, que pro­por­cio­na armas de alto poder al gru­po insu­rrec­to, mis­mos que son ana­li­za­dos con rigor e infor­ma­ción y refu­ta­dos a pro­fun­di­dad por Luis Her­nán­dez Nava­rro en una entre­vis­ta que Ernes­to Ledez­ma Arron­te lle­vó aca­bo en su pro­gra­ma Rom­pe Vien­to Tv (https://​www​you​tu​be​.com/ watch?v=gdDNI9m_8).

Lamen­ta­ble­men­te, y al uní­sono de esta cam­pa­ña, tie­ne lugar un des­afor­tu­na­do, y muy preo­cu­pan­te pro­nun­cia­mien­to del titu­lar del Eje­cu­ti­vo fede­ral, en su con­fe­ren­cia matu­ti­na del 28 de agos­to, en el que pre­ten­dió estig­ma­ti­zar y cri­mi­na­li­zar la labor de per­so­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos, perio­dis­tas, aca­dé­mi­cos y repre­sen­tan­tes de pue­blos indí­ge­nas en opo­si­ción al lla­ma­do Tren Maya, uno de los mega­pro­yec­tos insig­nias del reor­de­na­mien­to terri­to­rial desa­rro­llis­ta, al que tam­bién se enfren­tan los mayas zapa­tis­tas. Con esta decla­ra­ción, el gobierno de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción se subió al vetus­to ferro­ca­rril de la con­tra­in­sur­gen­cia de sus predecesores.

FUENTE: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *