Argen­ti­na. El caso de Facun­do Mola­res, perio­dis­ta pre­so polí­ti­co en Boli­via

Por Fabri­cio Arne­lla, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de sep­tiem­bre 2020.

El gobierno de fac­to de Jani­ne Áñez, quien hoy dila­ta la rea­li­za­ción de las dos veces pos­ter­ga­das elec­cio­nes gene­ra­les en Boli­via, man­tie­ne pri­sio­ne­ro en gra­ve esta­do de salud a un perio­dis­ta y mili­tan­te argen­tino. Se tra­ta de Facun­do Mola­res Schöen­feld (44), repor­te­ro de la Revis­ta Cen­te­na­rio, secues­tra­do de un hos­pi­tal de San­ta Cruz de la Sie­rra hace más de nue­ve meses y reclui­do en pri­sión pre­ven­ti­va en una cár­cel de alta segu­ri­dad de La Paz, sin prue­bas y fue­ra de todos los pla­zos pro­ce­sa­les. Un pre­so polí­ti­co a toda regla.

Facun­do Mola­res, naci­do en San Miguel, pro­vin­cia de Bue­nos Aires, se encon­tra­ba rea­li­zan­do una cober­tu­ra del pro­ce­so elec­to­ral boli­viano del 2019 para la Revis­ta Cen­te­na­rio y ‑según había comen­ta­do a su padre- tenía pla­ni­fi­ca­do su retorno a la Argen­ti­na para prin­ci­pios del mes de noviem­bre de ese mis­mo año. El gol­pe de Esta­do fas­cis­ta se inter­pu­so en sus pla­nes. Para cono­cer más sobre el caso, con­ver­sa­mos con su padre, Hugo Mola­res, juez de paz en la loca­li­dad de Tre­ve­lin, de la sure­ña pro­vin­cia argen­ti­na Chu­but, quien con rapi­dez nos res­pon­dió.

Antes que nada Facun­do es mi hijo, al que quie­ro y admi­ro, tam­bién ten­go una hija her­mo­sa que es cien­tí­fi­ca. Facun­do es una per­so­na sen­si­ble y entre­ga­da a lati­noa­mé­ri­ca, es un mili­tan­te de la vida, siem­pre preo­cu­pa­do por las cau­sas jus­tas, un lec­tor empe­der­ni­do y un estu­dio­so de las cien­cias socia­les“, ini­cia Hugo, quien recor­dan­do una anéc­do­ta de la infan­cia de Facun­do, lo des­cri­be tam­bién como un ser soli­da­rio y des­pren­di­do. “Una vez cuan­do ado­les­cen­te, esta­ba en segun­do año de secun­da­ria creo, le com­pré para ese invierno una cam­pe­ra muy lin­da y que me cos­tó mucho. La usó unos días has­ta que no se la vi más, enton­ces le pre­gun­té por ella, y con timi­dez me con­fe­só que se la había rega­la­do a un ami­go que era muy humil­de y que esta­ba pasan­do frío cuan­do iba al cole­gio. Siem­pre hizo lo mis­mo“, recuer­da.

Facun­do Mola­res duran­te un via­je a Uru­guay. Foto: Gen­ti­le­za de Hugo Mola­res

A pocos días de cul­mi­nar sus tareas de cober­tu­ra de las elec­cio­nes y los hechos polí­ti­cos que pre­ce­die­ron al gol­pe de Esta­do en Boli­via, Facun­do se comu­ni­ca con su padre para avi­sar que se encon­tra­ba enfer­mo, con fie­bre sos­te­ni­da y que “no sabía si tenía hepa­ti­tis, den­gue o palu­dis­mo y esta­ba tra­tan­do de ser aten­di­do“, reme­mo­ra Hugo.

El 11 de noviem­bre, Hugo Mola­res reci­be un lla­ma­do tele­fó­ni­co anó­ni­mo infor­mán­do­le que su hijo se encon­tra­ba gra­ve y que esta­ba inter­na­do en el Hos­pi­tal Japo­nés de San­ta Cruz de la Sie­rra del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via. Hugo no dudó y tomó el pri­mer vue­lo a Boli­va. “Al lle­gar al hos­pi­tal, encuen­tro a mi hijo con asis­ten­cia res­pi­ra­to­ria mecá­ni­ca y en esta­do de coma far­ma­co­ló­gi­co. Allí nos infor­man que mi hijo Facun­do no pre­sen­ta heri­das recien­tes de nin­gún tipo, tam­po­co regis­tra­ba san­gra­do, ni ori­fi­cio de entra­da ni sali­da de balas, tam­po­co hema­to­mas pro­vo­ca­dos por el impac­to de per­di­go­nes u otros pro­yec­ti­les. El moti­vo de su esta­do y pos­te­rior inter­na­ción lo cons­ti­tuía una insu­fi­cien­cia renal agu­da“, seña­la.

Tres días des­pués, el Dr. Víc­tor Hugo Zam­bra­na, Direc­tor del Hos­pi­tal Japo­nés de San­ta Cruz, en diá­lo­go con el canal Noti­vi­sión de Boli­via afir­ma que “tie­ne una insu­fi­cien­cia renal agu­da, tie­ne un shock sép­ti­co, tie­ne un ede­ma agu­do pul­mo­nar y se bara­ja la posi­bi­li­dad de una into­xi­ca­ción por plo­mo y tam­bién algu­na otra posi­bi­li­dad de Han­ta virus, todos estos diag­nós­ti­cos hacen que el pacien­te revis­ta mucha gra­ve­dad”.

Deten­ción, tor­tu­ra y far­sa judi­cial

Debi­do el ten­so cli­ma de movi­li­za­cio­nes, masa­cres y deten­cio­nes, habien­do ingre­sa­do como NN al Hos­pi­tal Japo­nés de San­ta Cruz de la Sie­rra, se infor­mó por pro­to­co­lo a las fuer­zas de segu­ri­dad. “Una vez iden­ti­fi­ca­do por mí, como mi hijo Facun­do Mola­res, ya que has­ta ese momen­to esta­ba regis­tra­do como NN , “goo­glea­ron” su nom­bre y vie­ron que Facun­do tenía acti­vi­dad polí­ti­ca ante­rior y orde­na­ron su deten­ción“, rela­ta Hugo.

Hugo Mola­res. Foto: kao­sen­la­red

Lue­go de la iden­ti­fi­ca­ción de Facun­do, Hugo Mola­res y su pare­ja son dete­ni­dos por tres per­so­nas que los obli­gan a abor­dar una camio­ne­ta par­ti­cu­lar. “Nos tras­la­dan 60 km. has­ta la comi­sa­ría de Mon­te­ros, don­de nos encie­rran en cel­das sepa­ra­das, nos qui­tan los celu­la­res y nos some­ten a duros inte­rro­ga­to­rios duran­te 25 horas, sin per­mi­tir­nos comu­ni­ca­ción con el cón­sul argen­tino ni con abo­ga­do alguno. Duran­te toda la noche y el día siguien­te fui­mos some­ti­dos a vejá­me­nes y tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, sin comi­da, agua, sani­ta­rios y pri­va­dos de sue­ño. Nos libe­ran gra­cias a la inter­ven­ción de mi fami­lia, y el cón­sul argen­tino la noche siguien­te, bajo ame­na­zas de muer­te si nos que­dá­ba­mos en Boli­via, impi­dién­do­nos vol­ver a visi­tar a mi hijo, por lo que tuvi­mos que abor­dar un vue­lo de Aero­lí­neas Argen­ti­nas el día 14 de noviem­bre a las 02 horas“, reme­mo­ra.

Facun­do Mola­res fue impu­tado 16 días des­pués de ocu­rri­dos los hechos que se le impu­ta, a esa altu­ra de las cir­cuns­tan­cias nadie lo había nom­bra­do ni vis­to en los luga­res don­de pos­te­rior­men­te afir­man que él había esta­do “ins­ti­gan­do”, como ase­gu­ra la acu­sa­ción. “La cau­sa penal don­de se encuen­tra impu­tado es una cau­sa colec­ti­va don­de ade­más de él, invo­lu­cra­ron a varias per­so­nas, todas per­te­ne­cien­tes al gobierno del MAS o sim­pa­ti­zan­tes, como ser el inten­den­te de Mon­te­ros, una ex dipu­tada del MAS, el médi­co, y a Mirtha San­ji­nez, admi­nis­tra­do­ra del Hos­pi­tal don­de le pres­ta­ron pri­me­ros auxi­lios bajo el car­go de haber­le brin­da­do aten­ción médi­ca. Todo esto reve­la la cla­ra inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca de las deten­cio­nes“, ase­gu­ra Hugo.

Los deli­tos que se impu­tan son “homi­ci­dio” o “ten­ta­ti­va de homi­ci­dio”, aso­cia­ción delic­tuo­sa e ins­ti­ga­ción públi­ca a delin­quir”, endo­sán­do­le el homi­ci­dio de dos per­so­nas en el mar­co de los enfren­ta­mien­tos que se die­ron en San­ta Cruz de la Sie­rra entre civi­les, con inter­ven­ción de las fuer­zas de segu­ri­dad, sin nin­gu­na rela­ción pro­ba­da con Facun­do Mola­res.

En la inves­ti­ga­ción penal habría per­so­nas iden­ti­fi­ca­das por fotos por­tan­do armas de fue­go y dis­pa­ran­do en el mar­co de las mani­fes­ta­cio­nes, pero nin­gu­na de esas per­so­nas es Facun­do Mola­res. Por otra par­te, Facun­do lle­gó al Hos­pi­tal con una infec­ción y afec­ta­ción renal de varios días, según los médi­cos que lo asis­tie­ron, con ele­va­dos nive­les de urea en san­gre, reten­ción extre­ma de líqui­dos, incons­cien­cia, entre otros sín­to­mas, y fue inter­na­do 11 días des­pués de ocu­rri­dos los hechos. En defi­ni­ti­va, no exis­te impu­tación con­cre­ta, con­duc­ta huma­na espe­cí­fi­ca, des­crip­ción de un hecho pun­tual y deta­lla­do del que se pue­da defen­der“, enfa­ti­za su padre.

El 29 de noviem­bre de 2019 se lle­vó a cabo en el Hos­pi­tal don­de se encon­tra­ba inter­na­do (aún bajo la admi­nis­tra­ción de sue­ros, con dis­tin­tas fallas sis­té­mi­cas y medi­ca­do), la audien­cia de impo­si­ción de medi­das cau­te­la­res. El juez resol­vió que Facun­do Mola­res Schoen­feld sería “un peli­gro efec­ti­vo para la víc­ti­ma y la socie­dad” por lo que resol­vió su deten­ción cau­te­lar. Pese a que la defen­sa insis­tió en su deli­ca­do esta­do de salud, con una insu­fi­cien­cia renal gra­ve, bajo diá­li­sis, el Juez en una pri­me­ra ins­tan­cia orde­nó su reclu­sión en el Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción “San­ta Cruz – Pal­ma­so­la”, ya que este lugar cuen­ta con un Cen­tro de Aten­ción de Salud (aun­que no de alta com­ple­ji­dad), pero que se hicie­ra efec­ti­va solo des­pués de haber logra­do su com­ple­ta recu­pe­ra­ción cer­ti­fi­ca­da por alta médi­ca expe­di­da por auto­ri­da­des del hos­pi­tal.

Sin embar­go, el 2 de diciem­bre per­so­nal poli­cial boli­viano, exhi­bien­do un cer­ti­fi­ca­do médi­co extra­ño al Hos­pi­tal fir­ma­do por la médi­ca foren­se Kathe­ri­ne Ramí­rez Gamon que “sugie­re Alta hos­pi­ta­la­ria por medi­ci­na legal”, tras­la­dan a Facun­do a pri­sión. Según el infor­me del Direc­tor del Hos­pi­tal Japo­nés Dr. Víc­tor Hugo Zam­bra­na, se lo tras­la­dó “en for­ma incon­sul­ta al Penal de Pal­ma­so­la, sin ropa, ni cal­za­do ni medi­ca­men­tos“.

Este tras­la­do se reali­zó de mane­ra intem­pes­ti­va sin auto­ri­za­ción del Juez inter­vi­nien­te, sin alta médi­ca del Hos­pi­tal y sin cono­ci­mien­to del Cón­sul argen­tino, quien al otro día por men­sa­je me comu­ni­ca que se ente­ró por los medios de estos hechos“, seña­la Hugo.

Con la mis­ma meto­do­lo­gía ile­gal, el 6 de diciem­bre pro­ce­den a tras­la­dar­lo nue­va­men­te a otro penal, más ale­ja­do y rigu­ro­so, el de Máxi­ma Segu­ri­dad de “Chon­cho­co­ro” en la ciu­dad de La Paz. “Este lugar no cuen­ta con las con­di­cio­nes sani­ta­rias míni­mas ni posee Cen­tro de Salud para poder garan­ti­zar una aten­ción ele­men­tal fren­te a un cua­dro tan com­ple­jo como el que pade­ce mi hijo, todo esto cons­ti­tu­ye un tra­to cruel e inhu­mano, vio­la­to­rio de los más ele­men­ta­les dere­chos huma­nos“, denun­cia su padre.

No se expli­ca tan­ta tor­tu­ra y cruel­dad. Facun­do nece­si­ta aten­ción espe­cia­li­za­da cons­tan­te, con­tro­les y estu­dios de dis­tin­ta índo­le e inclu­so reque­ri­ría tra­ta­mien­to de hemo­diá­li­sis“.

Hugo Mola­res

El caso de Facun­do Mola­res se ins­cri­be como par­te de la cam­pa­ña polí­ti­ca de jus­ti­fi­ca­ción de las masa­cres y deten­cio­nes arbi­tra­rias del gobierno de fac­to que en las pri­me­ras sema­nas ins­ta­ló el rela­to de que en Boli­via exis­tían “agen­tes exter­nos infil­tra­dos” para gene­rar con­vul­sión social. En esta línea, Áñez lle­gó inclu­so a orde­nar la expul­sión de la dele­ga­ción huma­ni­ta­ria de médi­cos cuba­nos, de anti­gua pre­sen­cia en Boli­via y paí­ses de los cin­co con­ti­nen­tes.

Las dic­ta­du­ras fas­cis­tas nece­si­tan de este tipo de rela­tos de “infil­tra­cio­nes” y enemi­gos exter­nos para desa­rro­llar su vio­len­cia terro­ris­ta a gran esca­la.

El uso polí­ti­co de la deten­ción de Facun­do Mola­res se evi­den­cia con cla­ri­dad en las decla­ra­cio­nes del coro­nel Óscar Gutié­rrez, Direc­tor Inte­ri­no de la Fuer­za Espe­cial de Lucha Con­tra el Cri­men (FELCC) de San­ta Cruz, quien sos­tu­vo ante medios de comu­ni­ca­ción que: “Tomé cono­ci­mien­to de un ingre­so como “NN” a la clí­ni­ca pri­va­da Foia­ni­ni, Chu­qui­sa­ca 737, San­ta Cruz de la Sie­rra, Boli­via el día 11/​11/​19, y pos­te­rior­men­te deri­va­do al Hos­pi­tal Japo­nés, por un enfren­ta­mien­to entre afi­nes a Evo Mora­les y los gru­pos cívi­cos, fue iden­ti­fi­ca­do como un ciu­da­dano argen­tino miem­bro de las FARC, que per­ma­ne­ce en coma en un hos­pi­tal de la ciu­dad quien resul­tó heri­do en un enfren­ta­mien­to en la loca­li­dad de Mon­te­ro, en el que murie­ron dos miem­bros de los gru­pos cívi­cos. Lle­gó a un hos­pi­tal el lunes 11 y, por la natu­ra­le­za de su esta­do, se acti­vó el pro­to­co­lo de segu­ri­dad. Mola­res fue iden­ti­fi­ca­do cuan­do sus padres lle­ga­ron de Argen­ti­na para visi­tar­lo y die­ron su nom­bre. Al hacer las ave­ri­gua­cio­nes, los ofi­cia­les se encon­tra­ron con los archi­vos de su mili­tan­cia en las FARC.”

Oscar Gutié­rrez, Direc­tor Inte­ri­no de la Fuer­za Espe­cial de Lucha Con­tra el Cri­men en Con­fe­ren­cia de Pren­sa del 14/​11/​19 sobre el caso Facun­do Mola­res. Foto: Clave300

En defi­ni­ti­va, en base a su pasa­do como inte­gran­te de un gru­po polí­ti­co y sin asi­de­ro fác­ti­co, es acu­sa­do de for­ma opor­tu­nis­ta, de per­te­ne­cer actual­men­te a un gru­po arma­do, y de haber sido con­tra­ta­do para brin­dar “ins­truc­ción para­mi­li­tar” e inter­ve­nir en pre­sun­tos enfren­ta­mien­tos. La reali­dad, es que Facun­do es un foto-repor­te­ro argen­tino que cum­plía tareas para la revis­ta Cen­te­na­rio de Argen­ti­na y que ingre­só al Hos­pi­tal con un cua­dro agu­do de insu­fi­cien­cia renal, que moti­vó su inter­na­ción en tera­pia inten­si­va, sien­do indu­ci­do a un “coma far­ma­co­ló­gi­co” por la gra­ve­dad de su enfer­me­dad. Su ingre­so, su afec­ción de salud y su esta­do nada tie­nen que ver en prin­ci­pio con situa­ción de con­fron­ta­ción o enfren­ta­mien­to alguno. Ni exis­ten ele­men­tos de con­vic­ción que prue­ben de mane­ra algu­na la abs­trac­ta acu­sa­ción que se le hace“, expre­sa su padre.

Actua­li­dad del caso

La fami­lia y diver­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les, polí­ti­cas y orga­nis­mos de Dere­chos Huma­nos de Argen­ti­na y la región exi­gen su liber­tad y repa­tria­ción urgen­te a la Argen­ti­na para su aten­ción medi­ca y denun­cian al gobierno de fac­to por deten­ción irre­gu­lar, inexis­ten­cia de impu­tación penal espe­cí­fi­ca y vio­la­ción al art. 8.2.b del Pac­to de San José de Cos­ta Rica.

Nori­ta Cor­ti­ñas, psi­có­lo­ga social y cofun­da­do­ra de Madres de Pla­za de Mayo Línea Fun­da­do­ra.

Actual­men­te los sín­to­mas que acom­pa­ñan el esta­do de salud de Facun­do son hiper­ten­sión arte­rial, can­san­cio, fallas res­pi­ra­to­rias, y debi­li­dad gene­ra­li­za­da, pro­ble­mas para dor­mir, pér­di­da de visión de su ojo dere­cho, entre otros des­ór­de­nes mul­ti-sis­té­mi­cos. “Esto ade­más venía desa­rro­llán­do­se des­de hacía un tiem­po, según los pro­pios comen­ta­rios de Facun­do, y las obser­va­cio­nes médi­cas, lo que evi­den­cia que care­cía de apti­tud psi­co-físi­ca que per­mi­tan infe­rir su par­ti­ci­pa­ción en hechos de vio­len­cia“, rela­ta Hugo.

Tenien­do en cuen­ta la gra­ve­dad de su enfer­me­dad, es una per­so­na de altí­si­mo ries­go ante la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia de COVID-19. Evi­den­te­men­te las con­di­cio­nes en las que se encuen­tra dete­ni­do no sólo son incom­pa­ti­bles con un tra­ta­mien­to en este sen­ti­do, sino que son incom­pa­ti­bles con la vida mis­ma“, denun­cia.

Hemos inter­pues­to soli­ci­tud de ayu­da ante los mas diver­sos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como la OEA, ONU, Cruz Roja, la Igle­sia Cató­li­ca, orga­nis­mos de dere­chos huma­nos , sin­di­ca­tos de perio­dis­tas, y otros. A nivel nacio­nal hemos peti­cio­na­do ante el Pre­si­den­te Fer­nán­dez , Can­ci­lle­ría , Secre­ta­ría de DDHH“.

La fami­lia espe­ra que el gobierno argen­tino actúe en con­se­cuen­cia a los gra­ves abu­sos que la dic­ta­du­ra boli­via­na impo­ne sobre Facun­do, y accio­ne como le corres­pon­de para que pue­da vol­ver a su país. “Segui­mos espe­ran­do que inter­ven­gan para lograr la repa­tria­ción de Facun­do, se escu­dan en el for­ma­lis­mo de que el gobierno argen­tino no reco­no­ce al gobierno de fac­to de Boli­via , lo que es correc­to, aun­que no es total­men­te cier­to ya que las rela­cio­nes con­su­la­res siguen nor­ma­les, tam­bién los nego­cios entre los paí­ses y las emba­ja­das están ocu­pa­das por encar­ga­dos de nego­cios“.

La dic­ta­du­ra corrup­ta y racis­ta de Jani­ne Añez se empe­ña en man­te­ner el con­trol del gobierno, mien­tras no reúnan los núme­ros nece­sa­rios para for­zar una segun­da vuel­ta fren­te al MAS, para ello, miles de estu­dian­tes, cam­pe­si­nas y cam­pe­si­nos, obre­ras y obre­ros, inte­lec­tua­les, perio­dis­tas, y todo sec­tor que se opon­ga a sus pla­nes, es obje­to de repre­sio­nes, masa­cres, tor­tu­ra, cár­cel y exi­lio polí­ti­co.

Un régi­men dic­ta­to­rial y terro­ris­ta con todas las letras que ope­ra ante el silen­cio cóm­pli­ce de las demo­cra­cias bur­gue­sas del mun­do y los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les que no aho­rran dis­cur­sos y accio­nes de blo­queo cuan­do de paí­ses no alie­na­dos se tra­ta. “Real­men­te es muy preo­cu­pan­te, el régi­men actual evi­den­te­men­te se rehú­sa a entre­gar el poder ile­gí­ti­ma­men­te con­se­gui­do y el pue­blo boli­viano no pare­ce dis­pues­to a tole­rar­lo, vere­mos en cómo se defi­ne la situa­ción que está agra­va­da por la pan­de­mia, la corrup­ción y la incom­pe­ten­cia para gober­nar“, fina­li­za Hugo Mola­res.

Los gobier­nos terro­ris­tas de Amé­ri­ca han uti­li­za­do el méto­do de los “fal­sos posi­ti­vos” his­tó­ri­ca­men­te para per­se­guir y opri­mir espe­cial­men­te a los pue­blos que se opo­nen a las injus­ti­cias. En este tiem­po de agu­di­za­ción de la cri­sis, rebro­tan sus ras­gos más cri­mi­na­les, tal como se pue­de ver en Para­guay con el ase­si­na­to esta sema­na de dos niñas de 11 años come­ti­do por la Fuer­za de Tarea Con­jun­ta del gobierno, o en Boli­via como es el caso de Facun­do, pre­so polí­ti­co secues­tra­do por la dic­ta­du­ra de Jani­ne Añez.

Es urgen­te sacu­dir­nos de esta bar­ba­rie. La liber­tad de Facun­do es un pri­mer paso inelu­di­ble para ello.

fuen­te perió­di­co Ade­lan­te, del Par­ti­do Comu­nis­ta del Para­guay

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *