Esta­dos Uni­dos. Aumen­tan los crowd­fun­ding para pagar fune­ra­les

Por Michael Sai­na­to, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 06 de sep­tiem­bre de 2020.

Pese a las leyes apro­ba­das para cubrir la aten­ción médi­ca en la pan­de­mia, los enfer­mos o sus fami­lia­res siguen reci­bien­do ele­va­das fac­tu­ras de hos­pi­ta­les.

En la maña­na del 19 de agos­to, Miguel Ramos, un enfer­mo de COVID-19 de 74 años, falle­ció en un hos­pi­tal de Orlan­do, Flo­ri­da. Su espo­sa, Leti­cia, tam­bién dio posi­ti­vo y sigue libran­do una lucha con­tra la enfer­me­dad. La hija del matri­mo­nio, Nohe­mi Ramos, ha teni­do que lidiar con las fac­tu­ras del hos­pi­tal y de la fune­ra­ria, que ascien­den a miles de dóla­res. Ha ini­cia­do una cam­pa­ña de recau­da­ción de fon­dos en GoFund­Me para tra­tar de cubrir par­te de los gas­tos.

Como ellos, son miles las per­so­nas en Esta­dos Uni­dos que ten­drán que pagar el fune­ral, así como gas­tos médi­cos y otros deri­va­dos de la pér­di­da de un fami­liar a cau­sa del coro­na­vi­rus. Muchas fami­lias han recu­rri­do a pla­ta­for­mas como GoFund­Me en bus­ca de ayu­da.

«Mis padres eran per­so­nas mayo­res que vivían con un ingre­so fijo y no habían con­tem­pla­do una situa­ción como esta», expli­ca Nohe­mi Ramos. «Ade­más de tener que lidiar con el cos­te eco­nó­mi­co, para noso­tros ha sido una situa­ción muy dura ya que a mi padre lo ais­la­ron en el hos­pi­tal, esta­ba conec­ta­do a un res­pi­ra­dor, y como mi madre tam­bién ha dado posi­ti­vo ni siquie­ra hemos podi­do hacer un due­lo jun­tos”.

Aun­que en Esta­dos Uni­dos se han apro­ba­do leyes fede­ra­les para garan­ti­zar que las com­pa­ñías de segu­ros o el gobierno, en el caso de las per­so­nas sin segu­ro, cubran com­ple­ta­men­te los cos­tes médi­cos deri­va­dos de la enfer­me­dad, la pobla­ción sigue reci­bien­do fac­tu­ras muy ele­va­das por la estan­cia en el hos­pi­tal y los tra­ta­mien­tos médi­cos. Ade­más, estas leyes no con­tem­pla­ron otros gas­tos, como por ejem­plo, el fune­ral.

Al menos 30 esta­dos y terri­to­rios del país, así como miem­bros demó­cra­tas del Con­gre­so, han ins­ta­do a la Admi­nis­tra­ción Trump a auto­ri­zar a la Agen­cia Fede­ral de Ges­tión de Emer­gen­cias a reem­bol­sar los gas­tos fune­ra­rios de las víc­ti­mas del coro­na­vi­rus. Sin embar­go, Trump toda­vía no ha toma­do una deci­sión al res­pec­to, y los fami­lia­res están recu­rrien­do a otros medios, como pla­ta­for­mas de ‘crowd­fun­ding’ por Inter­net o dona­cio­nes de parien­tes, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo u orga­ni­za­cio­nes comu­ni­ta­rias loca­les.

Des­de el ini­cio de la pan­de­mia en Esta­dos Uni­dos, más de 170.000 esta­dou­ni­den­ses han muer­to de COVID-19. La cifra real es mucho más ele­va­da ya que solo se con­ta­bi­li­zan las per­so­nas que han dado posi­ti­vo y el acce­so a las prue­bas ha sido limi­ta­do. Las comu­ni­da­des lati­no­ame­ri­ca­na y afro­ame­ri­ca­na se han vis­to afec­ta­das de mane­ra des­pro­por­cio­na­da por la enfer­me­dad y sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas. El año pasa­do, el cos­te medio de un fune­ral en Esta­dos Uni­dos ascen­día a 7.640 dóla­res (unos 6.300 euros), pero pue­de ser mucho más alto depen­dien­do del tipo de ser­vi­cio y del lugar de resi­den­cia. Para muchos, se tra­ta de una cifra difí­cil de asu­mir inclu­so cuan­do las cosas van bien.

El pasa­do 14 de abril Liz King fue infor­ma­da de que su madre, Loret­ta King, de 69 años, de New­ton, Mas­sa­chu­setts, había muer­to de COVID-19. No había podi­do ver­la duran­te sema­nas por­que su madre esta­ba en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción recu­pe­rán­do­se de una ope­ra­ción ya que en enero se rom­pió la pier­na y un tobi­llo. En la clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción se habían dado varios casos de coro­na­vi­rus y su madre final­men­te dio posi­ti­vo y sus sín­to­mas empeo­ra­ron.

«No podía hablar ni tra­gar, así que no podía­mos hablar con ella por telé­fono», expli­ca Liz King. «Lla­mé para poner­la al día como siem­pre lo hacía y la enfer­me­ra me dijo ‘sien­to dar­le la noti­cia, pero su madre ha falle­ci­do’. Si no hubie­ra lla­ma­do ese día, no sé cuán­to tiem­po nos habría lle­va­do ave­ri­guar­lo. Todos esta­mos des­tro­za­dos por la noti­cia, ya que sólo tenía 69 años. Era una mujer fuer­te que se des­vi­vía por los demás». La fami­lia ha teni­do difi­cul­ta­des para pagar los gas­tos del fune­ral, ade­más de una fac­tu­ra médi­ca de más de 14.000 dóla­res (casi 12.000 euros). Su padre está jubi­la­do y depen­de de la segu­ri­dad social. Liz King per­dió su tra­ba­jo como comer­cial duran­te el con­fi­na­mien­to.

Alys­sa Brown ini­ció una cam­pa­ña en GoFund­Me des­pués de que su abue­la de 63 años, Irma, falle­cie­ra de COVID-19 el 14 de agos­to en las afue­ras de Los Ánge­les, Cali­for­nia. Espe­ra poder ayu­dar a su tía a cubrir los gas­tos del fune­ral.

«Tene­mos un pre­si­den­te irres­pon­sa­ble que ha hecho creer a muchas per­so­nas que el coro­na­vi­rus no es tan gra­ve. Mi tío es una de esas per­so­nas. Votó por Trump, cree en Trump y cre­yó que esta­ría pro­te­gi­do de esta pan­de­mia por la san­gre de Cris­to, esas fue­ron sus pala­bras. Con su acti­tud igno­ran­te, con­ta­gió a mi abue­la», lamen­ta Brown. «Lamen­ta­ble­men­te, mi abue­la no superó la enfer­me­dad».

Expli­ca que la mayo­ría de sus fami­lia­res están sin tra­ba­jo des­de el ini­cio de la pan­de­mia y que el gobierno no ha pre­vis­to nin­gún tipo de ayu­da para las fami­lias que se enfren­tan a gas­tos deri­va­dos de la muer­te por COVID-19 de un ser que­ri­do.

«No pudi­mos des­pe­dir­nos de mi abue­la en per­so­na, lo cual fue difí­cil por­que no nos lle­vá­ba­mos bien con ella. La que­re­mos con todo nues­tro cora­zón, pero lamen­ta­ble­men­te era muy reli­gio­sa y nun­ca acep­tó mi esti­lo de vida, ya que soy homo­se­xual, y no tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de recon­ci­liar­nos antes de su muer­te», aña­de.

El 4 de agos­to, Aure­lia Váz­quez, de 56 años, falle­ció en un hos­pi­tal de Gal­ves­ton, Texas, tras enfer­mar de COVID-19. Su hijo y su mari­do tam­bién die­ron posi­ti­vo, pero logra­ron supe­rar la enfer­me­dad. Su hijo, Artu­ro Acos­ta, acu­dió a GoFund­Me para inten­tar cubrir los gas­tos del fune­ral.

«Pudi­mos cubrir los cos­tes de 6.500 dóla­res (5.400 euros) por­que la inci­ne­ra­mos», dijo Acos­ta. Expli­có que la fami­lia ini­cial­men­te que­ría repa­triar a Váz­quez a Méxi­co, lo que habría cos­ta­do 8.000 dóla­res (6.700 euros), pero Méxi­co no acep­ta­ba la repa­tria­ción de cuer­pos, así que opta­ron por inci­ne­rar­la, que era más ase­qui­ble que un entie­rro.

«Era una per­so­na tra­ba­ja­do­ra, cari­ño­sa y aten­ta que no mere­cía lo que le pasó y tener que morir sola sin nadie a su lado. Estoy segu­ro de que muchas fami­lias están per­dien­do a sus seres que­ri­dos de esta mane­ra y esto no está bien. Odio oír a la gen­te decir que es como la gri­pe. No lo es. Ella tuvo la gri­pe y es una expe­rien­cia com­ple­ta­men­te dife­ren­te».

Pudie­ron cubrir los gas­tos de la inci­ne­ra­ción con la ayu­da de dona­cio­nes de GoFund­Me, dona­cio­nes direc­tas de fami­lia­res y ami­gos, así como fami­lia­res que ven­die­ron comi­da para ayu­dar a recau­dar fon­dos, pero toda­vía no están segu­ros de si les lle­ga­rán fac­tu­ras del hos­pi­tal y, en este caso, a cuán­to ascen­de­rán: «Con un tra­ba­jo, habría­mos podi­do cubrir los gas­tos, pero como todos se enfer­ma­ron en casa, nadie pudo tra­ba­jar y las fac­tu­ras siguie­ron lle­gan­do».

Fuen­te: Rebe­lion Tra­du­ci­do por Emma Rever­ter.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *