Colom­bia. Arre­me­ti­da oscu­ran­tis­ta (Opi­nión)

Por Pablo Nari­ño. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de sep­tiem­bre 2020.

Al tiem­po que ejér­ci­to nacio­nal, mili­ta­res de EE. UU y hues­tes fas­cis­tas para­mi­li­ta­res toman san­grien­ta­men­te el con­trol de amplias zonas rura­les del país, la éli­te corrup­ta y para­po­lí­ti­ca copa casi en su tota­li­dad las ins­ti­tu­cio­nes y los orga­nis­mos de con­trol del Esta­do.

Es fal­so que el actual des­plie­gue para­mi­li­tar se pre­sen­te en zonas don­de el Esta­do no hace pre­sen­cia; de hecho, el sur­gi­mien­to del para­mi­li­ta­ris­mo en Colom­bia, no obe­de­ce a la ausen­cia del Esta­do en amplias zonas del país, sino que nació y cre­ció don­de había pre­sen­cia de Esta­do y Fuer­zas Mili­ta­res e his­tó­ri­ca­men­te han sido apo­ya­dos por éstas. Tam­bién es impre­ci­so afir­mar que el Esta­do no ha copa­do las regio­nes deja­das por las Farc tras el acuer­do de paz; real­men­te sí lo ha hecho, en gran medi­da pre­ci­sa­men­te a tra­vés de ese atroz ins­tru­men­to del Esta­do colom­biano; el para­mi­li­ta­ris­mo.

Al igual que en el pasa­do el M.A.S, la Tri­ple A, o Los Mag­ní­fi­cos; hoy Las Águi­las Negras, las AGC, los Ras­tro­jos y los car­te­les mexi­ca­nos hacen par­te de la estra­te­gia para­mi­li­tar y de ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de los orga­nis­mos de segu­ri­dad del Esta­do, para neu­tra­li­zar un supues­to enemi­go interno que des­de la Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal son los par­ti­dos polí­ti­cos de opo­si­ción, orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas, indí­ge­nas, recla­man­tes de tie­rras, estu­dian­tes, jóve­nes, fir­man­tes de paz, líde­res sin­di­ca­les, orga­ni­za­cio­nes de víc­ti­mas, de DDHH, etc.

El fon­do del esce­na­rio es espe­luz­nan­te; casi 50 masa­cres docu­men­ta­das con­tra el pue­blo en lo que va del 2020, los luga­res de eje­cu­ción coin­ci­den con los mis­mos don­de se ase­si­na a los líde­res socia­les a dia­rio- más de 1000, y 239 fir­man­tes de la paz entre 2016 y 2020- hechos rodea­dos de una total impu­ni­dad. Por su par­te dece­nas de perio­dis­tas ame­na­za­dos por haber denun­cia­do la finan­cia­ción con dine­ros del nar­co­trá­fi­co de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Iván Duque. Como si esto fue­ra poco, las masa­cres se dis­pa­ra­ron inme­dia­ta­men­te se orde­nó la deten­ción de Álva­ro Uri­be por soborno a tes­ti­gos y frau­de pro­ce­sal, tam­bién las ame­na­zas de muer­te con­tra el sena­dor Iván Cepe­da, quien ha denun­cia­do en varias oca­sio­nes a Uri­be Vélez por rela­cio­nes con el para­mi­li­ta­ris­mo; de esta mane­ra se des­ga­rra el velo de la “demo­cra­cia” colom­bia­na, y tras­lu­ce la sinies­tra fan­fa­rria de un nar­co Esta­do fas­cis­ta, hacien­do y des­ha­cien­do mien­tras cum­ple una agen­da de gobierno dic­ta­da des­de los EE.UU.

Y es que entre los intere­ses más visi­bles de los EE. UU en el con­ti­nen­te está; man­te­ner el con­trol sobre la mayo­ría de Esta­dos a par­tir de pro­mo­ver y pro­yec­tar gobier­nos lum­pe­ni­za­dos y débi­les como el colom­biano, aho­gar en san­gre cual­quier movi­mien­to popu­lar, alte­rar posi­bles triun­fos elec­to­ra­les de con­te­ni­do demo­crá­ti­co-popu­lar, y blin­dar esta­dos como el colom­biano, ase­so­ran­do la con­fi­gu­ra­ción de agen­das inter­nas de polí­ti­ca auto­ri­ta­ria, don­de se com­bi­nen el terro­ris­mo de Esta­do y la voraz apro­pia­ción pri­va­da de los recur­sos públi­cos.

Los EE. UU, pug­nan por garan­ti­zar una vio­len­ta embes­ti­da de sus mul­ti­na­cio­na­les, y el aumen­to del des­po­jo de los recur­sos en Colom­bia, pro­pó­si­to prio­ri­ta­rio dada la nece­si­dad de nue­vos mer­ca­dos en razón a la sali­da de algu­nas mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses de Chi­na en razón a la gue­rra comer­cial.

En lo mili­tar, se bus­ca ade­cuar a Colom­bia como el prin­ci­pal cen­tro de ope­ra­cio­nes del coman­do sur de los EE. UU, para ame­na­zar, hos­ti­gar y ata­car a paí­ses como Vene­zue­la, Cuba y Nica­ra­gua, a par­tir de la obe­dien­cia total de las fuer­zas arma­das colom­bia­nas, a los desig­nios de la agen­da de los EE. UU, hoy en su con­di­ción de socio glo­bal de la OTAN en el hemis­fe­rio, asu­mien­do un rol de ejér­ci­to mer­ce­na­rio.

El cum­pli­mien­to de dichos obje­ti­vos tan­to de los EE. UU, como de la oli­gar­quía colom­bia­na lide­ra­da por el uri­bis­mo, les per­mi­ti­ría, la ade­cua­ción del Esta­do colom­biano hacia una situa­ción de gue­rra inter­na y exter­na, así como para con­so­li­dar el pro­yec­to fas­cis­ta – cor­po­ra­ti­vo, útil a los EE. UU, a las mul­ti­na­cio­na­les, a los sec­to­res terra­te­nien­tes y lati­fun­dis­tas, al nar­co­trá­fi­co, y a la cús­pi­de del capi­tal finan­cie­ro colom­biano.

Es de allí, que, con la com­par­sa de la lla­ma­da gue­rra con­tra las dro­gas, hoy deno­mi­na­da, Plan Colom­bia Cre­ce, anun­cia­da ofi­cial­men­te por Duque, Cla­ver, Robert O’Brien y otros fun­cio­na­rios de los EE. UU en Bogo­tá la sema­na pasa­da; a las fumi­ga­cio­nes con plo­mo con­tra los cam­pe­si­nos le segui­rán las de gli­fo­sa­to; el obje­ti­vo estra­té­gi­co; expul­sar a los habi­tan­tes de estas zonas- ricas en recur­sos natu­ra­les- para entre­gar­le el con­trol a las mul­ti­na­cio­na­les. Ya des­de diver­sas regio­nes del país, las comu­ni­da­des denun­cian que los mili­ta­res arra­san con los cul­ti­vos de yuca, plá­tano y maíz, mien­tras Lockheed Mar­tin Cor­po­ra­tion y Bayer-Mon­san­to se fro­tan las manos.

Esta­mos hablan­do de un plan de gue­rra que se arti­cu­la­rá pro­gre­si­va­men­te con otras fuer­zas reac­cio­na­rias del con­ti­nen­te y toma­rá su real fiso­no­mía de gue­rra impe­ria­lis­ta de cober­tu­ra con­ti­nen­tal, con epi­cen­tro en Colom­bia.

Y mien­tras se demues­tra en los hechos cómo real­men­te se con­fi­gu­ra una dic­ta­du­ra en el país, la izquier­da, en sus diver­sos mati­ces sean de la dere­cha ver­de o del libe­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta, se pre­gun­tan- qué hacer. Es obvio que la reali­dad con­cre­ta ha des­bor­da­do sus pro­gra­mas, limi­ta­dos estos, no por un pre­ten­di­do prag­ma­tis­mo polí­ti­co sino por los lími­tes estre­chos de su pro­pia cos­mo­vi­sión pro­gra­má­ti­ca; con la mira­da per­di­da en el futu­ro cer­cano de unas difu­sas elec­cio­nes para el 2022, se encuen­tran impo­ten­tes ante el pre­sen­te inme­dia­to. Su his­tó­ri­co dis­tan­cia­mien­to de las luchas socia­les, en gran medi­da en razón a que las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res aven­ta­jan las pla­ta­for­mas elec­to­ra­les, y tam­bién por el his­tó­ri­co opor­tu­nis­mo hacia el movi­mien­to social, carac­te­ri­za­do por apo­yar la ini­cia­ti­va popu­lar de mane­ra tími­da, o a veces enér­gi­ca, pero con el sólo pro­pó­si­to de ganar sim­pa­tías elec­to­ra­les, ha hecho que sean apa­ra­tos con rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les impor­tan­tes, pero sin movi­mien­to social.

Un Esta­do mafio­so, impo­nien­do una capa aún más den­sa de oscu­ran­tis­mo en un país his­tó­ri­ca­men­te cre­pus­cu­lar, una izquier­da que se deba­te entre el popu­lis­mo y el refor­mis­mo, entre lo tibio y lo tími­do, y un movi­mien­to social y popu­lar de enor­me vita­li­dad trans­for­ma­do­ra pero masa­cra­do a dia­rio, es el pano­ra­ma actual de este país con­fi­na­do y mili­ta­ri­za­do.

Es hora que el inmen­so e inhe­ren­te poder polí­ti­co de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, suma­do a un vigo­ro­so e his­tó­ri­co esfuer­zo movi­li­za­dor, avan­ce ya, en la más amplia con­ver­gen­cia popu­lar y ciu­da­da­na, y des­ate des­de aba­jo, y con fuer­za mul­ti­tu­di­na­ria; las trans­for­ma­cio­nes que exi­gen las mayo­rías colom­bia­nas.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *