Nación Mapu­che. Car­ta de Moi­ra Millán en el día Inter­na­cio­nal de la Mujer Indí­ge­na

Por Moi­ra Millán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de sep­tiem­bre 2020.

Mari mari kom pu lamn­gen, ka kom pu Che. Salu­do a mis her­ma­nas indí­ge­nas del mun­do en este día con­me­mo­ra­ti­vo, ele­gí éste día para anun­ciar­les que des­de hace una sema­na he renun­cia­do a la coor­di­na­ción gene­ral del movi­mien­to de muje­res indí­ge­nas por el buen vivir. Dos moti­vos me lle­van a ale­jar­me por tiem­po inde­ter­mi­na­do del Movi­mien­to, del cual he sido ideo­lo­ga y fun­da­do­ra, el pri­me­ro es mi salud, que se ha resen­ti­do mucho este ulti­mo año, mi cuer­po me supli­ca que pare, y aun­que mi espí­ri­tu quie­re con­ti­nuar ya no ten­go la fuer­zas que se pre­ci­san para esta tarea, debo parar para sanar. El segun­do moti­vo, es que apro­ve­cha­ré esta auto­re­clu­sión para escri­bir mi segun­da nove­la. Estar en mi Lof, terri­to­rio recu­pe­ra­do des­de hace vein­te años, con la ame­na­zas de repre­sas, y la cre­cien­te ten­sión racis­ta, no me rela­ja ni me pone en el mejor de los esce­na­rios, pero aun así lo inten­ta­ré. Quie­ro decir­les que me hon­ra y enor­gu­lle­ce ser par­te de un movi­mien­to de muje­res indí­ge­nas de las 36 nacio­nes ori­gi­na­rias, que hemos cami­na­do has­ta aquí de mane­ra autó­no­ma, amo­ro­sa, res­pe­tán­do­nos y luchan­do con valor y dig­ni­dad, no me cabe dudas que así con­ti­nua­rá, cre­cien­do y for­ta­le­cién­do­se cada día. He escri­to estas refle­xio­nes como des­pe­di­da tem­po­ral de las redes, les invi­to a leer y a com­par­tir. Abra­zos a todes, kiñe futa pank­go! Pd: escri­bo con “E” por­que esa letra lle­gó a des­nu­dar el machis­mo del idio­ma opre­sor, su patriar­ca­do, y es el resul­ta­do de muchas luchas de las diver­si­da­des, del movi­mien­to LGTBI que tuvo que colo­car esa vocal escri­ta con su san­gre, muchos hom­bres indí­ge­nas me cues­tio­nan por el uso del len­gua­je inclu­si­vo, se indig­nan ante la “E” pero no se sien­ten afec­ta­dos por la cas­te­lla­ni­za­ción de los idio­ma indí­ge­nas, sal­ta furio­sos a pro­te­ger el idio­ma del colo­ni­za­dor, les pare­ce mal inter­pe­lar­lo, que pena me da su domes­ti­ca­ción.
Femi­ni­za­ción Cos­mo­gó­ni­ca: No Hay heren­cia hay lega­do
Cuan­do pien­so en indoa­me­ri­ca , me la ima­gino como una mujer ancia­na, con sus cum­bres enca­ne­ci­das, irra­dian­do el bri­llo de su sabi­du­ría, des­de las pro­fun­di­da­des de sus raí­ces ema­na el bro­te tierno del tiem­po nue­vo y los flui­dos vita­les, que nos ofren­da gene­ro­sa­men­te para vivir. Las muje­res indí­ge­nas somos Indoa­me­ri­ca, habi­ta­das por las fuer­zas ele­men­ta­les que cons­ti­tu­yen nues­tras cuer­pas terri­to­rio, no pode­mos ser disec­cio­na­das, estu­dia­das en mio­pías frag­men­ta­rias. Somos una con la Tie­rra, somos la urdim­bre mile­na­ria con que nues­tros pue­blos han teji­do el telar de la vida, y de la his­to­ria. Es por ello que cons­cien­tes de que la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos depen­de de noso­tras, las muje­res de los muchos mun­dos indígenas,preexistente a los esta­dos nación, hemos deci­di­do asu­mir nues­tro con­tex­to his­tó­ri­co, y nues­tras par­ti­cu­la­ri­da­des, nos nega­mos a que­dar atra­pa­das en cate­go­rías homo­ge­neí­zan­tes y reduc­cio­nis­tas, no entra­mos den­tro de la sim­ple y lla­na etni­ci­dad, cate­go­ria uni­for­man­te des­de la cual cier­tos sec­to­res inte­lec­tua­les pre­ten­den leer y enten­der las ten­sio­nes y con­flic­tos emer­gen­tes, en nues­tros terri­to­rios, en este con­ti­nen­te mal lla­ma­do Ame­ri­ca.. Las muje­res indí­ge­nas esta­mos des­com­po­nien­do la his­to­ria ofi­cial, des­mem­bran­do su cuer­po de men­ti­ras, recu­pe­ran­do la memo­ria y la ver­dad, que nos qui­sie­ron arre­ba­tar para que nun­ca bus­que­mos jus­ti­cia. El Colo­nia­lis­mo blan­cuz­co y supre­ma­cis­ta, no se ha abo­li­do con­ti­núa aquí con su láti­go escla­vis­ta. Se ha rein­ven­ta­do, y reci­cla­do gra­cias al racis­mo sis­té­mi­co, jamás com­ba­ti­do por los esta­dos nación de nues­tra dolo­ro­sa indoa­me­ri­ca. El patriar­ca­do, engo­lo­si­na­do de miso­gi­nia, se sien­ta gor­do y pan­zón en el sillón vie­jo y cada vez más des­ven­ci­ja­do de lo que ha lla­ma­do “poder”. El antrpo­cen­tris­mo capi­ta­lis­ta, como un facón filo­so des­pe­lle­ja la piel de nues­tra mapu, la apu­ña­la has­ta extraer su ulti­mo halo de vida. El pro­gre­so, icono civi­li­za­to­rio, no es otra cosa que Terri­ci­dio.
En Argen­ti­na la poli­ti­ca nega­cio­nis­ta del esta­do, con­tra las nacio­nes indí­ge­nas, ha habi­li­ta­do todo tipo de inter­ven­cio­nis­mo, las empre­sas trans­na­cio­na­les, extrac­ti­vis­tas, son apo­ya­das y legi­ti­ma­das para vio­lar­nos, muti­lar­nos y en algu­nas oca­sio­nes matar­nos, en manos de sica­rios, con­tra­ta­dos por empre­sa fores­ta­les, como suce­de en Misio­nes, Mien­tras que en el noroes­te y en la pata­go­nia, las petro­le­ras, y Mine­ras, obtie­nen el per­mi­so otor­ga­do por los gobier­nos y nega­dos por los pue­blos, para con­ta­mi­nar, saquear y des­truir, siem­bran terror con machos teme­ra­rios que come­ten todo tipo de abu­sos con­tra noso­tras. Hoy se con­me­mo­ra el día Inter­na­cio­nal de las Muje­res indí­ge­nas en home­na­je a la vida y lucha de Bar­to­li­na Sisa, quien fue ase­si­na­da jun­to a su espo­so, pre­vio sufrir todo tipo de tor­tu­ra. Nada ha cam­bia­do has­ta aquí, nos con­ti­núan tor­tu­ran­do y ase­si­nan­do. Los esta­dos siguen sien­do colo­nia­les, inva­so­res de los terri­to­rios indí­ge­nas, Las Patrias de patro­nes blan­cos, patriar­cas sanguinarios,misóginos, y racis­tas, des­pre­cia nues­tra vida, El inva­sor a sen­ten­cia­do nues­tra infe­rio­ri­dad esta­tu­ta­ria, es por ello la urgen­cia de des­truir la con­di­ción de colo­ni­za­das, que nos indu­ce a creer que efec­ti­va­men­te somos feas, inca­pa­ces, his­tó­ri­ca­men­te pobres, e inevi­ta­ble­men­te vic­ti­mas. Has­ta aquí siem­pre nues­tra voz tute­la­da por muje­res blan­cas que pre­ten­den redi­mir­se de sus pri­vi­le­gios, hablan­do en nues­tro nom­bre, ponién­do­les cate­go­rías y pala­bras a nues­tro dolor. Sin embar­go lo lar­go de Indo­me­ri­ca las muje­res indí­ge­nas vamos des­per­tan­do, luchan­do, voci­fe­ran­do, pro­po­nien­do, denun­cian­do. En este pro­fun­do pro­ce­so de poli­ti­za­ción de las iden­ti­da­des en el mun­do, las muje­res indí­ge­nas nos hemos for­ta­le­ci­do, cons­cien­tes de que para lograr nues­tra liber­tad debe­mos luchar por la libre deter­mi­na­ción de nues­tras cuer­pas, de nues­tros terri­to­rios y de nues­tros pue­blos, la lucha anti­pa­triar­cal para noso­tras es una lucha anti­co­lo­nial. No será fácil her­ma­nas ya que no solo se tra­ta de luchar con­tra el patriar­ca­do con­quis­ta­dor, blan­co, euro­cén­tri­co, y racis­ta sino tam­bién con el patriar­ca­do indí­ge­na, ino­cu­la­do en nues­tros hom­bres por el sis­te­ma wing­ka, que vuel­ve a nues­tros her­ma­nos, inse­gu­ros, deses­pe­ra­dos y vio­len­tos. Hoy se nos pide des­de las comu­ni­da­des que calle­mos, que silen­cie­mos nues­tros dolo­res, por­que sí gri­ta­mos nues­tra rabia por los gol­pes, el mal­tra­to, los abu­sos y vio­la­cio­nes, debi­li­ta­mos la lucha de nues­tras nacio­nes ori­gi­na­rias, pero eso mis ama­das her­ma­nas es men­ti­ra!!, nues­tra lucha anti­co­lo­nial debe trans­for­mar nues­tra com­pli­ci­dad com­ple­men­ta­ria con la opresi{on, en dua­li­dad com­ple­men­ta­ria para la libe­ra­ción, y es un camino que solo se pue­de tran­si­tar con la ver­dad. Solo así arran­can­do de raíz esa colo­nia­li­dad que nos habi­ta a los pue­blos indí­ge­nas , podre­mos res­ti­tuir la armo­nía, recom­po­ner el teji­do comu­ni­ta­rio, res­ta­ble­cer el res­pe­to, la reci­pro­ci­dad y la amo­ro­si­dad que como muje­res nos mere­ce­mos. Las reli­gio­nes opre­so­ras, dise­mi­na­das a lo lar­go de toda indoa­me­ri­ca con­tri­bu­yen al extrac­ti­vis­mo espi­ri­tual y al debi­li­ta­mien­to cul­tu­ral. Ellas son las prin­ci­pa­les ino­cu­la­do­ras del virus machis­ta que sue­le ser letal par noso­tras. Final­men­te no acep­te­mos la fal­se­dad del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo capi­ta­lis­ta, ni el reduc­cio­nis­mo de nues­tra lucha a un mero deba­te dis­tri­bu­ti­vo, empe­ñe­mos­nos en que se dimen­sio­ne la enver­ga­du­ra de nues­tra revo­lu­ción, vamos por una nue­va matriz civi­li­za­to­ria, que trae­rá espe­ran­za, mien­tras que el resur­gi­mien­to de los neo­fas­cis­tas racis­tas en indoa­me­ri­ca, mues­tran que solo hablan a tra­vés de las balas, la tibie­za del pro­gre­sis­mo blan­co nacio­na­lis­ta y popu­lar no se atre­ve a arre­ba­tar­le las armas a esa oli­gar­quía ran­cia, finan­cis­tas de la mas gran­de indus­tria de la men­ti­ra, los gran­des medios hege­mó­ni­cos de la des­in­for­ma­ción, con­tra­tan­do a pseu­dos perio­dis­tas que no son mas que sim­ples y repug­nan­tes mer­ce­na­rios de la cor­po­ro­cra­cia terri­ci­da.
A pesar de ello va sur­gien­do una luz de espe­ran­za, es una nue­va fuer­za polí­ti­ca emer­gen­te, los plu­ri­na­cio­na­lis­tas, que están demos­tran­do que la úni­ca grie­ta ver­da­de­ra en argen­ti­na está plan­tea­da entre los supre­ma­cis­tas blan­cos, euro­cen­tri­cos, nega­cio­nis­tas y los pue­blos indí­ge­nas y crio­llos que asu­mi­mos a indoa­me­ri­ca como terri­to­rio cons­ti­tu­ti­vo de nues­tra ver­da­de­ra iden­ti­dad. Las Muje­res indí­ge­nas no cesa­re­mos en la lucha, has­ta lograr un nue­vo mun­do, don­de no ten­ga­mos que dispu­tar­nos el poder sino don­de res­ta­blez­ca­mos la armo­nía, el con­cep­to de poder es colo­nial, el Buen VIVIR ES ANCESTRAL, y hacia allí nos con­du­ci­mos, Cami­na­mos para Ser y Somos por­que cami­na­mos.
Moi­ra Millán, wey­cha­fe, des­de la Puel­wi­lli­ma­pu, por jus­ti­cia y Liber­tad, Mari­ci weu!!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *