Chi­na. Esta­bi­li­dad en comer­cio exte­rior e inver­sión extran­je­ra

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 05 de sep­tiem­bre de 2020.

La pan­de­mia de nue­vo coro­na­vi­rus ha pro­vo­ca­do una pará­li­sis tem­po­ral en los sis­te­mas de trans­por­tes y comu­ni­ca­cio­nes glo­ba­les. 

En esta serie espe­cial ana­li­za­re­mos las trans­for­ma­cio­nes que han posi­bi­li­ta­do la rápi­da recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía chi­na, los nue­vos mode­los de nego­cio y de con­su­mo por inter­net que se han popu­la­ri­za­do y cómo las empre­sas se han adap­ta­do e inclu­so «rein­ven­ta­do» duran­te la cri­sis sani­ta­ria. 

Exa­mi­na­re­mos las per­ti­nen­tes polí­ti­cas que el Gobierno chino ha veni­do imple­men­tan­do en mar­cha para esti­mu­lar el con­su­mo, esta­bi­li­zar el comer­cio, y apo­yar a las empre­sas expor­ta­do­ras, y vere­mos tam­bién cómo esta revi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía chi­na está regis­tran­do un impac­to posi­ti­vo sobre los nego­cios y el comer­cio de todo el mun­do.

Este es el segun­do inten­to de Chen Yanzhen, la fun­da­do­ra de la mar­ca FINDER, de pro­mo­cio­nar la ven­ta de sus pro­duc­tos en el extran­je­ro a tra­vés de Inter­net.

De no haber sido por la cri­sis sani­ta­ria cau­sa­da por la COVID-19, qui­zás Chen Yanzhen no se habría plan­tea­do la impor­tan­cia que tie­ne rein­ven­tar­se. FINDER es una empre­sa local de Yiwu que ha logra­do en 20 años pasar de ser una cabi­na de prác­ti­ca­men­te cin­co metros cua­dra­dos en la que se ven­dían des­tor­ni­lla­do­res, a con­ver­tir­se en una empre­sa que com­bi­na la pro­duc­ción y el comer­cio. A día de hoy, sus pro­duc­tos se ven­den en 146 paí­ses y la mar­ca está regis­tra­da has­ta en 173. Todos sus artícu­los son de dise­ño y fabri­ca­ción exclu­si­vos y el 80 % de los mis­mos son para uso pro­fe­sio­nal o indus­trial. 

Sin embar­go, debi­do al impac­to de la pan­de­mia, en mar­zo y abril de este año FINDER tuvo que hacer fren­te a la pre­sión oca­sio­na­da por una fuer­te caí­da de los pedi­dos y la acu­mu­la­ción de inven­ta­rios, debi­do a que la acti­vi­dad comer­cial de la empre­sa se estan­có.

Con el fin de rever­tir la situa­ción lo antes posi­ble, Chen Yanzhen ha tra­ba­ja­do duro para avan­zar hacia un nue­vo mode­lo de nego­cio. Ade­más de inten­tar cam­biar la diná­mi­ca de un nego­cio fue­ra de línea a uno en línea, tam­bién pla­nea alma­ce­nar sus pro­duc­tos en el extran­je­ro.

Cuan­do en mayo algu­nos paí­ses empe­za­ron a mos­trar sín­to­mas de recu­pe­ra­ción tras los seve­ros estra­gos de la cri­sis sani­ta­ria, Chen Yanzhen se sin­tió ali­via­da. El comer­cio exte­rior se reac­ti­vó y, a pesar de las cir­cuns­tan­cias adver­sas, los pedi­dos de la com­pa­ñía en el mes de mayo mos­tra­ron tan solo un retro­ce­so del 20 % inter­anual.

Bus­car «opor­tu­ni­da­des» en momen­tos de «ries­go» se ha con­ver­ti­do en el lema de muchas empre­sas chi­nas de comer­cio exte­rior. Para sobre­po­ner­se a las difi­cul­ta­des deben empren­der su pro­pio camino hacia la trans­for­ma­ción.

La com­pa­ñía Ning­bo Aike Inge­nie­ría de Refri­ge­ra­ción es una empre­sa orien­ta­da a la pro­duc­ción y la expor­ta­ción de tubos ais­lan­tes de aire acon­di­cio­na­do que cuen­ta con clien­tes en más de 130 paí­ses dis­tri­bui­dos en seis con­ti­nen­tes. A pesar de los ries­gos que ha traí­do el bro­te pan­dé­mi­co a la indus­tria, en la pri­me­ra mitad del año, el volu­men de expor­ta­ción de Aike se tri­pli­có con res­pec­to al calen­da­rio ante­rior. Esta gran capa­ci­dad anti-ries­go es el resul­ta­do de un inten­to de trans­for­ma­ción que ini­ció la empre­sa hace unos años.

La pan­de­mia de COVID-19 ha obli­ga­do a muchas empre­sas a cam­biar su modus ope­ran­di de uno fue­ra de inter­net a otro en línea. Aike ha abier­to tien­das onli­ne en varias pla­ta­for­mas de comer­cio elec­tró­ni­co muy popu­la­res en el extran­je­ro. El comer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo le ha per­mi­ti­do conec­tar direc­ta­men­te con los clien­tes fina­les en el exte­rior.

En los pri­me­ros 7 meses de este año, el valor de las impor­ta­cio­nes y expor­ta­cio­nes de las empre­sas pri­va­das chi­nas fue de 7,83 billo­nes de yua­nes, lo que supu­so un aumen­to del 7,2 % inter­anual. Las expor­ta­cio­nes de las empre­sas pri­va­das aumen­ta­ron un 6,4 %, lle­gan­do a repre­sen­tar el 54,5 % del valor total de las expor­ta­cio­nes del país. Estas empre­sas se han con­ver­ti­do en la «prin­ci­pal fuer­za impul­so­ra» y el «esta­bi­li­za­dor» del comer­cio exte­rior del gigan­te asiá­ti­co.

La pan­de­mia de COVID-19 ha cam­bia­do el sta­tu quo de las com­pa­ñías de comer­cio exte­rior y ha obli­ga­do a los empre­sa­rios a salir de su zona de con­fort e ini­ciar un camino hacia la trans­for­ma­ción. La cri­sis sani­ta­ria supon­drá un pun­to de infle­xión para el comer­cio inter­na­cio­nal y ten­drá con­se­cuen­cias nefas­tas para algu­nas empre­sas, aun­que otras, para­dó­ji­ca­men­te, sal­drán for­ta­le­ci­das gra­cias a su capa­ci­dad de adap­ta­ción a la difí­cil coyun­tu­ra.

Fuen­te: CGTN

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *