Bra­sil. Más de mil res­tos óseos encon­tra­dos en cen­tros clan­des­ti­nos de la dic­ta­du­ra mili­tar aún espe­ran ser iden­ti­fi­ca­dos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de sep­tiem­bre de 2020.

La fosa clan­des­ti­na del cemen­te­rio de Vala de Perus, des­cu­bier­to en São Pau­lo hace 30 años, ocul­ta víc­ti­mas del régi­men mili­tar. El coor­di­na­dor del tra­ba­jo de iden­ti­fi­ca­ción de los res­tos ve ries­go de inte­rrup­ción bajo gobierno de Bol­so­na­ro.

Des­pués de 34 años de bús­que­da, Gil­ber­to Moli­na pudo ente­rrar a su her­mano menor, Flá­vio Moli­na, en la tum­ba fami­liar en el cemen­te­rio São João Batis­ta en Río de Janei­ro. Ase­si­na­do en São Pau­lo en vís­pe­ras de cum­plir 24 años, el enton­ces estu­dian­te fue dete­ni­do y tor­tu­ra­do en 1971, en las ins­ta­la­cio­nes del temi­do cuer­po de repre­sión polí­ti­ca de la dic­ta­du­ra mili­tar, cono­ci­do como Des­ta­ca­men­to de Ope­ra­cio­nes e Infor­ma­ción – Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Defen­sa Inter­na (DOI ‑Codi).

Recién en 1981 Gil­ber­to logró acer­car­se a los res­tos de su her­mano des­apa­re­ci­do. Con la ayu­da de Antô­nio Pires Eus­tá­quio, quien diri­gía el cemen­te­rio Dom Bos­co, en el barrio pau­lis­ta de Perus, fue tes­ti­go de cómo una retro­ex­ca­va­do­ra saca­ba a la super­fi­cie bol­sas lle­nas de hue­sos escon­di­dos en una zona. El sitio clan­des­tino se deno­mi­na­ría Vala de Perus, en refe­ren­cia al barrio que alber­ga el cemen­te­rio cons­trui­do en 1970, bajo la direc­ción del alcal­de Pau­lo Maluf. Pero la his­to­ria aún tar­da­ría casi diez años en hacer­se públi­ca.

En ese momen­to, Bra­sil toda­vía esta­ba bajo el man­do de los mili­ta­res, quie­nes orde­na­ron el arres­to de quie­nes con­si­de­ra­ban enemi­gos polí­ti­cos. Fue solo hace exac­ta­men­te 30 años, el 4 de sep­tiem­bre de 1990, des­pués de la rede­mo­cra­ti­za­ción, que final­men­te se abrió la zan­ja para el reco­no­ci­mien­to de los hue­sos.

«La fase de iden­ti­fi­ca­ción de mi her­mano duró des­de la aper­tu­ra de la ace­quia has­ta 2005», dijo Gil­ber­to Moli­na duran­te un even­to en línea impul­sa­do por el Ins­ti­tu­to Vla­di­mir Her­zog.

Flá­vio Moli­na fue miem­bro del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Popu­lar (Moli­po). Cono­ci­do por los agen­tes del Depar­ta­men­to de Orden Polí­ti­co y Social (Dops), fue ente­rra­do como indi­gen­te y bajo un nom­bre fal­so, median­te car­ta fir­ma­da por Romeu Tuma, enton­ces direc­tor de la agen­cia. La fami­lia de Flá­vio nun­ca fue comu­ni­ca­da.

En el Vala de Perus, 1.049 hue­sos fue­ron des­alo­ja­dos clan­des­ti­na­men­te duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar. Habían sido some­ti­dos a una «exhu­ma­ción masi­va» den­tro del cemen­te­rio entre 1975 y 1976 y des­apa­re­cie­ron, sin nin­gún regis­tro. Para que los ase­si­na­dos por el régi­men nun­ca fue­ran loca­li­za­dos, el agu­je­ro clan­des­tino en el cemen­te­rio fue la sali­da que encon­tra­ron los mili­ta­res.

«El Vala de Perus es par­te de un pro­ce­so de mucha vio­len­cia en Bra­sil, impul­sa­do por la dic­ta­du­ra mili­tar y que pro­vo­có la muer­te de más de 400 polí­ti­cos des­apa­re­ci­dos. Pero miles de per­so­nas fue­ron ase­si­na­das por una polí­ti­ca de des­apa­ri­ción impul­sa­da por la dic­ta­du­ra», rela­ta a la DW Bra­sil Rogé­rio Soti­lli, direc­tor eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Vla­di­mir Her­zog, crea­do en memo­ria del direc­tor de perio­dis­mo de TV Cul­tu­ra ase­si­na­do en 1975.

Her­zog, perio­dis­ta, había asis­ti­do a la sede de DOI-Codi para dar una decla­ra­ción. Allí, fue enca­pu­cha­do, ata­do a una silla, asfi­xia­do con amo­nía­co, sufrió gol­pi­zas y des­car­gas eléc­tri­cas y nun­ca fue vis­to con vida, según la Comi­sión de la Ver­dad de la Aso­cia­ción de Salud Públi­ca de São Pau­lo. En 2014, la fami­lia Her­zog reci­bió un nue­vo cer­ti­fi­ca­do de defun­ción con­fir­ma­do a muer­te bajo tor­tu­ra.
Repre­sión y vio­len­cia reve­la­das

La bata­lla por la iden­ti­fi­ca­ción de las víc­ti­mas del Vala de Perús en 1990 fue lide­ra­da por muje­res, madres y acom­pa­ñan­tes de los des­apa­re­ci­dos que con­ta­ron con el apo­yo de la alcal­de­sa elec­ta del año ante­rior, Lui­za Erun­di­na.

El escán­da­lo de la zan­ja clan­des­ti­na lle­gó al públi­co con la ayu­da del inves­ti­ga­dor Caco Bar­ce­llos, quien pasó años inves­ti­gan­do la vio­len­cia poli­cial para escri­bir un libro. En 1990, había escu­cha­do de Antô­nio Pires Eus­tá­quio el mis­mo rela­to dado a Gil­ber­to Moli­na casi diez años antes, y los infor­mes die­ron a cono­cer el caso en todo el país.

El tra­ba­jo cien­tí­fi­co dedi­ca­do exclu­si­va­men­te a la iden­ti­fi­ca­ción de hue­sos, sin embar­go, solo comen­zó real­men­te en 2014. Ese año, un con­ve­nio de coope­ra­ción téc­ni­ca per­mi­tió la crea­ción del Cen­tro de Antro­po­lo­gía y Arqueo­lo­gía Foren­se (CAAF), den­tro de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de São Pau­lo (Uni­fesp).

Monu­men­to en memo­ria de 1.049 víc­ti­mas cuyos hue­sos fue­ron arro­ja­dos a la Fosa de Perus.

El cen­tro reci­bió los res­tos de 1.049 per­so­nas, empa­que­ta­dos en cajas indi­vi­dua­les. De estos, has­ta el momen­to se han iden­ti­fi­ca­do dos polí­ti­cos des­apa­re­ci­dos: Dimas Antô­nio Case­mi­ro, en enero de 2018, y Aluí­sio Palhano, en diciem­bre del mis­mo año. Otras cua­tro víc­ti­mas habían sido loca­li­za­das pre­via­men­te a tra­vés de otras ini­cia­ti­vas, como Flá­vio Moli­na.

«Todos pasa­ron por DOI-Codi. Fue­ron dete­ni­dos, sin denun­cia poli­cial, tras­la­da­dos a cen­tros clan­des­ti­nos de repre­sión y tor­tu­ra coman­da­dos por [el coro­nel Car­los Alber­to] Brilhan­te Ustra», deta­lla Edson Teles, coor­di­na­dor de CAAF, a DW Bra­sil.

Car­los Brilhan­te Ustra enca­be­zó el DOI-Codi de 1970 a 1974. Se esti­ma que al menos 45 muer­tes y des­apa­ri­cio­nes for­za­das ocu­rrie­ron bajo su super­vi­sión, según un infor­me de la Comi­sión Nacio­nal de la Ver­dad.

«Y el res­pon­sa­ble de estas muer­tes es decla­ra­do por el actual pre­si­den­te como un héroe», comen­ta Teles, en refe­ren­cia a Jair Bol­so­na­ro.

En agos­to del año pasa­do, al con­ver­sar con los perio­dis­tas sobre un almuer­zo entre él y la viu­da de Brilhan­te Ustra, el pre­si­den­te cali­fi­có al coro­nel como «un héroe nacio­nal que impi­dió que Bra­sil caye­ra en lo que hoy quie­re la izquier­da».

Tam­bién cuan­do era dipu­tado, Bol­so­na­ro rin­dió home­na­je al exje­fe del DOI-Codi. Al decla­rar su voto a favor de abrir un jui­cio polí­ti­co con­tra la enton­ces pre­si­den­ta, Dil­ma Rous­seff, en 2016, el actual man­da­ta­rio dijo: «En memo­ria del coro­nel Car­los Alber­to Brilhan­te Ustra, el pavor de Dil­ma Rous­seff».

Fal­ta de memo­ria

Para Eugê­nia Gon­za­ga, fis­cal del Minis­te­rio Públi­co Fede­ral, el epi­so­dio de Vala de Perus mues­tra cuán­to se ha enmas­ca­ra­do la dic­ta­du­ra mili­tar y cuán­ta vio­len­cia se ha ocul­ta­do a todos.

«Un ter­cio de los hue­sos en la cune­ta eran niños. Otro ter­cio eran niños meno­res de 16 años, posi­bles víc­ti­mas de la epi­de­mia de menin­gi­tis de los años 70 que la dic­ta­du­ra no pudo afron­tar», dice Gon­za­ga duran­te el deba­te en línea pro­mo­vi­do por el Ins­ti­tu­to Vla­di­mir Her­zog. «Cual­quier coin­ci­den­cia con el pre­sen­te no es coin­ci­den­cia», agre­gó, en refe­ren­cia a la actual pan­de­mia de covid-19, que mató a más de 124 mil bra­si­le­ños has­ta este jue­ves (09÷03), según el Minis­te­rio de Salud.

Arqueó­lo­gos tra­ba­jan­do en Vala de Perus, SP

Para Soti­lli, del Ins­ti­tu­to Vla­di­mir Her­zog, la polí­ti­ca de des­apa­ri­cio­nes nun­ca ha deja­do de exis­tir. «Esta vio­len­cia se repi­te por­que todo el pro­ce­so de ren­di­ción de cuen­tas de quie­nes come­tie­ron este pro­ce­so de vio­len­cia nun­ca se lle­vó a cabo en pro­fun­di­dad», argu­men­ta. “Esto sigue pasan­do y ha lle­va­do a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca a quien pide dis­cul­pas por el cri­men de daño a la huma­ni­dad”, cri­ti­ca, refor­zan­do que las muer­tes vio­len­tas por par­te del Esta­do, hoy, vic­ti­mi­zan a jóve­nes negros de la peri­fe­ria.

Aho­ra la his­to­ria com­ple­ta de Vala de Perus se está reu­nien­do en un libro, escri­to por el perio­dis­ta y escri­tor Cami­lo Vanuc­chi. “Si cono­cié­ra­mos bien la his­to­ria, hoy no esta­ría­mos en un momen­to en el que tan­ta gen­te dice que la dic­ta­du­ra mili­tar no exis­tió, que no fue gra­ve, que fue ‘sosa’ y que solo ‘terro­ris­tas’ fue­ron ase­si­na­dos”, seña­la. Vanuc­chi en una entre­vis­ta con DW Bra­sil.

De los 1.049 hue­sos arro­ja­dos a la cune­ta, se esti­ma que 42 eran acti­vis­tas polí­ti­cos. «Los otros mil son ase­si­na­tos de ‘gen­te común’. Enton­ces es men­ti­ra decir que la dic­ta­du­ra no fue vio­len­ta», argu­men­ta el perio­dis­ta.

Edson Teles, quien coor­di­na el esfuer­zo de iden­ti­fi­ca­ción en CAAF, advier­te del ries­go de inte­rrum­pir el pro­ce­so bajo el gobierno de Bol­so­na­ro. “Es impor­tan­te recor­dar cuán­to tra­ba­jo está en ries­go. Por­que acla­rar la his­to­ria de cada des­apa­re­ci­do y devol­ver el cuer­po a la fami­lia es mos­trar cuán fal­so era el dis­cur­so del gobierno actual sobre lo que fue la dic­ta­du­ra mili­tar en Bra­sil”, dice.

Fuen­te: DW​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *