Vene­zue­la. «El pue­blo afro­des­cen­dien­te pa´la Asam­blea Nacional»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 sep­tiem­bre 2020.-

Apor­tes para la cons­truc­ción de una ban­de­ra de lucha afro­po­lî­ti­ca en el mar­co de la cam­pa­na elec­to­ral por la recu­pe­ra­ción de la Asam­blea Nacional.

Por Arge­nis Del­ga­do Vegas, agos­to de 2020. A.C Escue­la Ideo­ló­gi­ca Social Afro­dias­pò­ri­ca de Vene­zue­la. Cen­tro Inter­na­cio­nal de Estu­dios Afri­ca­nos y Afro­des­cen­dien­tes Sur-Sur

El pre­si­den­te de Esta­do vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro Moros deli­neó tres (03) tareas fun­da­men­ta­les para el desa­rro­llo de pro­pues­tas espe­cí­fi­cas por los movi­mien­tos socia­les que inte­gran el Con­gre­so Boli­va­riano de los Pue­blos en el pro­ce­so de elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 06 de diciem­bre de 2020. Estas tareas son: recu­pe­ra­ción de la Asam­blea Nacio­nal (AN), pre­ser­var la paz del país y man­te­ner la lucha con­tra la pan­de­mia por la COVIC-19. En ese sen­ti­do se sugie­ren los siguien­tes apor­tes como agen­da de tra­ba­jo del Sec­tor Afrodescendiente:

LÍNEAS PRESIDENCIALES /​PROPUESTA PARA EL MOVIMIENTO
1.- Unión de nues­tras fuer­zas para lle­var las ban­de­ras y res­ca­tar la AN por par­te del Poder Popu­lar Orga­ni­za­do y las fuer­zas políticas.

El movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano a pesar de sus gran­des avan­ces en la cons­truc­ción de polí­ti­cas públi­cas des­de prin­ci­pios del siglo XXI has­ta nues­tros días, en los actua­les momen­tos se halla en una fase crí­ti­ca- un pun­to de infle­xión – que lo obli­ga a revi­sar su papel den­tro del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano por lo que es impe­ra­ti­vo ter­mi­nar de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo para ade­cuar­se al momen­to his­tó­ri­co de las cir­cuns­tan­cias en que se ha situa­do. Ese sal­to cua­li­ta­ti­vo es lo que he deno­mi­na­do la Nue­va Eta­pa Afro­po­lî­ti­ca, que es la cons­truc­ción de un “Poder Popu­lar Afro­ve­ne­zo­lano Vs la visión cor­po­ra­ti­va de la lucha.

Por otra par­te, si ana­li­za­mos la carac­te­ri­za­ción de la pobla­ción afro­ve­ne­zo­la­na a la luz de los resul­ta­dos ofi­cia­les del Cen­so Nacio­nal de Pobla­ción y Vivien­da (2011)*-primera expe­rien­cia cen­sal en el país que incor­po­ra la varia­ble étni­ca afro­des­cen­dien­te en una pre­gun­ta de auto­rre­co­no­ci­mien­to- obser­va­mos resul­ta­dos arro­jan un cam­po pro­ble­má­ti­co impor­tan­te para la refle­xión, el deba­te y la auto­crí­ti­ca del movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano a la hora de impul­sar la cons­truc­ción polí­ti­cas públi­cas. Allí se encuen­tran múl­ti­ples aspec­tos cla­ves para la rede­fi­ni­ción de nues­tras prác­ti­cas, pero ade­más se obser­va que:

a) No todo afro­des­cen­dien­te en Vene­zue­la se reco­no­ce como tal. En los resul­ta­dos del Cen­so “no están todos los que son ni son todos los que están” …Nos fal­ta pro­mo­ver el auto­rre­co­no­ci­mien­to y la con­cien­cia afro…

b) No toda per­so­na afro­des­cen­dien­te en Vene­zue­la es mili­tan­te del movi­mien­to social…Como “socie­dad civil” somos una peque­ña frac­ción de la realidad…

c) La temá­ti­ca afro­des­cen­dien­te en Vene­zue­la no es pro­pie­dad exclu­si­va de las dife­ren­tes expre­sio­nes del movi­mien­to social… Hay que tejer alian­zas, cre­cer cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te como pue­blo afro…

Situa­cio­nes estas que nos hacen preguntarnos: 

¿Has­ta dón­de hemos lle­ga­do con nues­tra agen­da sec­to­rial?; ¿Qué nos fal­ta por hacer?; ¿En cuan­to a polí­ti­cas públi­cas, cómo arti­cu­la­mos la agen­da del movi­mien­to social a la agen­da del pro­yec­to de país?; ¿Qué hacer para cre­cer cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te como pue­blo afro­des­cen­dien­te en el ejer­ci­cio del poder que nos dele­ga el pro­yec­to de país? Es des­de este mar­co que pro­pon­go para avan­zar, dar el sal­to cua­li­ta­ti­vo hacia una nue­va eta­pa afro­po­lî­ti­ca don­de se pro­pi­cie la cons­truc­ción de poder popu­lar afrovenezolano.

Para lle­gar a cons­truir poder popu­lar afro­ve­ne­zo­lano uno de los aspec­tos fun­da­men­ta­les que habría que tomar en cuen­ta es que nues­tra lucha no pue­de que­dar­se sola­men­te en lo rei­vin­di­ca­ti­vo de una agen­da pro­gra­má­ti­ca espe­cí­fi­ca de una orga­ni­za­ción, gru­po o movi­mien­to social en par­ti­cu­lar. La cons­truc­ción de un Poder Popu­lar Afro impli­ca enton­ces reco­no­cer la diver­si­dad del pue­blo afro-más allá de las agen­das sec­to­ri­za­das de un movi­mien­to social- en la defi­ni­ción de un pro­yec­to de vida más amplio al mis­mo tiem­po que se con­tri­bu­ye con un pro­yec­to de nación, de país de lar­go alcan­ce. Así, se hace nece­sa­rio trans­cen­der la idea cor­po­ra­ti­va de las luchas vis­tas como fran­qui­cias del mis­mo poder hege­mó­ni­co con­tra el cual lucha­mos, para asu­mir una pos­tu­ra colec­ti­va anti­sis­té­mi­ca, a lo interno y externo de las pro­pias luchas y lograr las ver­da­de­ras trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias radi­ca­les, que per­mi­tan ir des­mon­tan­do reali­da­des adver­sas en lo local, esta­dal, nacio­nal, inter­na­cio­nal, mun­dial, uni­ver­sal, como varian­tes de inter­re­la­ción mul­ti­es­ca­lar. He allí, el deber de pro­pi­ciar el diá­lo­go inter­cul­tu­ral des­de nues­tra pro­pia esen­cia y en un pro­ce­so de inter­sec­cio­na­li­dad (raza/​clase/​genero) con otros sec­to­res para unir fuer­zas en el mis­mo fin, refun­dar la Repú­bli­ca, des­co­lo­ni­zar el estado.

Se tra­ta de pro­mo­ver la orga­ni­za­ción (hacer la lucha colec­ti­va: fren­tes, par­ti­dos, movi­mien­tos socia­les, etc.); la for­ma­ción (mane­jo de infor­ma­ción, con­cien­cia) y la movi­li­za­ción (salir a defen­der las luchas, tejer redes, alian­zas, mar­chas, tomas) para alcan­zar los fines pre­vis­tos en la Ley Orgá­ni­ca del Poder Popu­lar. Se nece­si­ta ade­más volun­tad polí­ti­ca y trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias gobierno-pue­blo para adqui­rir pro­gre­si­va­men­te: a) capa­ci­dad admi­nis­tra­ti­va-finan­cie­ra, b) capa­ci­dad jurí­di­ca, c) capa­ci­dad téc­ni­ca; es decir, tener el poder para trans­for­mar reali­da­des “de arri­ba hacia aba­jo”, acha­tan­do las estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas, en hori­zon­ta­li­dad. Pero tam­bién que, en el mar­co de la corres­pon­sa­bi­li­dad, el pue­blo asu­ma “des­de aba­jo”, la auto-deter­mi­na­ción, sin depen­den­cias, sin pater­na­lis­mos, pero con hones­ti­dad, trans­pa­ren­cia y sen­ti­do del bien común entre el ser humano y la naturaleza.

Aspiración/​Concreción:

  • Con­so­li­da­ción del Poder Popu­lar Afro­ve­ne­zo­lano den­tro de una nue­va terri­to­ria­li­dad. La Nue­va Geo­me­tría del Poder Afrovenezolano.
  • Crear los Cir­cui­tos Elec­to­ra­les Afro­des­cen­dien­tes (CEA) para la elec­ción de voce­rías en car­gos de elec­ción públi­ca o en su defec­to pro­po­ner can­di­da­tu­ras con­sen­sua­das por el pue­blo afrovenezolano.

Estatus/​Tareas pendientes:

  • No exis­ten los CEA /​Uni­fi­car una pro­pues­ta que sur­ja de los dis­tin­tos movi­mien­tos afro vene­zo­la­nos para ser pre­sen­ta­da ante el Con­se­jo Nacio­nal Electoral.

2.- Defen­sa inte­gral de la Patria. En ese sen­ti­do se ins­tru­yó man­te­ner las coor­di­na­cio­nes con el Esta­do Supe­rior de Defen­sa para que en la pro­fun­di­dad del pue­blo con­ti­núen con la pre­pa­ra­ción y los entre­na­mien­tos por la defen­sa nacional.

Des­de la pers­pec­ti­va afro­po­lî­ti­ca exis­ten dos (02) ele­men­tos son cla­ves para abo­nar en la defen­sa inte­gral de la Patria y pre­ser­var la paz del país. Son reali­da­des con­cre­tas que se inter­re­la­cio­nan con la polí­ti­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal y nos mue­ven en lo pro­po­si­ti­vo a fin de inci­dir en las trans­for­ma­cio­nes socia­les des­de el cam­po nor­ma­ti­vo (legis­la­ción), así como en el cam­po de acción de todos los demás pode­res públi­cos del esta­do vene­zo­lano (eje­cu­ti­vo, moral, jurí­di­co, elec­to­ral, ciu­da­dano, esta­tal, muni­ci­pal, órga­nos de segu­ri­dad). A mi mane­ra de ver estos los dos (02) “COMPONENTES CONDICIONANTES” para la defen­sa inte­gral de la Patria des­de la visión afro­po­lî­ti­ca serían: A) el terri­to­rio afro­ve­ne­zo­lano y B) la racia­li­za­ción de la polí­ti­ca pola­ri­za­da. A con­ti­nua­ción, expli­ci­tan algu­nos argu­men­tos per­mi­ten con­cluir en apor­tes sus­tan­cia­les para la segu­ri­dad y defen­sa inte­gral des­de la pers­pec­ti­va afro­ve­ne­zo­la­na por cada com­po­nen­te condicionante:

A.- Tie­rra, terri­to­rio y terri­to­ria­li­dad afro­des­cen­dien­te (rural, urba­na, suburbana):

En Vene­zue­la los pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes están ubi­ca­da en los anti­guos encla­ves de escla­vi­za­dos y escla­vi­za­das. En la zona cos­te­ra cen­tral, occi­den­tal y orien­tal es don­de se encuen­tran la mayo­ría de las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes. Los Esta­dos de Vene­zue­la con mayor pobla­ción afro­ve­ne­zo­la­na son los siguien­tes con orden de mayor pobla­ción, toman­do en cuen­ta tan­to la pobla­ción urba­na como rural: Var­gas, Miran­da, Ara­gua, Sucre, Fal­cón, Cara­bo­bo, Zulia, Yara­cuy, Bolí­var y el Dis­tri­to Capi­tal. Estos son los diez Esta­dos don­de exis­te mayor pobla­ción afro­des­cen­dien­te, carac­te­ri­za­dos no sólo por ras­gos feno­tí­pi­cos, sino tam­bién por esti­los de vidas rura­les y urba­nas, reli­gio­sos, culi­na­rios, iden­ti­dad cul­tu­ra, téc­ni­cas agrí­co­las, soli­da­ri­dad, tra­ba­jo colec­ti­vo, entre otros ras­gos dis­tin­ti­vos. Tam­bién hay pre­sen­cia en menor pro­por­ción en los Esta­dos Guá­ri­co, Tru­ji­llo, Méri­da y Anzoá­te­gui en comu­ni­da­des con ras­gos específicos;

Estas comu­ni­da­des están ubi­ca­das en entor­nos ambien­ta­les impor­tan­tes para el país por sus reser­vas de agua, poten­cial agrí­co­la y recur­sos ener­gé­ti­cos. De las sie­te (7) áreas estra­té­gi­cas de Desa­rro­llo Sus­ten­ta­bles exis­ten­tes en el país, cua­tro (4) corres­pon­den a comu­ni­da­des afro ubi­ca­das en los Esta­dos Miran­da, Ara­gua, Bolí­var y Zulia, así como en espa­cios de Par­ques Nacio­na­les ubi­ca­dos en los Esta­dos: Fal­cón, Miran­da, Ara­gua, Yara­cuy, Sucre, Cara­bo­bo y Bolívar.

En su gran mayo­ría los terri­to­rios ances­tra­les afro­ve­ne­zo­la­nos ‑sal­vo con­ta­das excep­cio­nes- se encuen­tran geo­re­fe­ren­cia­das en la zona nor­te-cos­te­ra del país, es decir la facha­da cari­be­ña, como con­tex­to inme­dia­to de inter­ac­ción regio­nal con el espa­cio marí­ti­mo del Cari­be insu­lar. Otros pue­blos y comu­ni­da­des ances­tra­les afros están ubi­ca­dos en los fren­tes geo­grá­fi­cos Andino, Atlán­ti­co y Ama­zó­ni­co. Lo que hace que sean espa­cios estra­té­gi­cos para el inter­cam­bio trans­fron­te­ri­zo y la defen­sa inte­gral de la nación. Esto nos com­pro­me­te como corres­pon­sa­bles de la sobe­ra­nía nacio­nal y todas sus impli­ca­cio­nes, y nos inter­pe­la a pen­sar en mate­ria­li­zar rela­cio­nes socio­te­rri­to­ria­les que con­for­man teji­dos sig­na­dos por las alian­zas, la coope­ra­ción y com­ple­men­ta­rie­dad (local, nacio­nal y mun­dial) que se desa­rro­llan en una nue­va diná­mi­ca urba­na y rural de diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va del país. Pero tam­bién pro­fun­di­zar en la nue­va doc­tri­na mili­tar boli­va­ria­na y el desa­rro­llo geo­po­lí­ti­co nacio­nal, tal y como lo con­cep­tua­li­za el pro­yec­to socia­lis­ta boli­va­riano, para poder resis­tir, insur­gir, com­ba­tir y sobre­vi­vir con equi­dad y jus­ti­cia, sin que nadie se atre­va a ven­der la patria por insa­tis­fac­ción de las con­di­cio­nes mate­ria­les y espi­ri­tua­les más ele­men­ta­les. Ya lo hemos pues­to en prue­ba con los dis­tin­tos inten­tos de incur­sión de inva­sio­nes extran­je­ras que han usur­pa­do la sobe­ra­nía nacio­nal usan­do los espa­cios terri­to­ria­les de pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes como cabe­za de pla­ya en sus pro­yec­tos mer­ce­na­rios, ¿cuá­les han sido los resul­ta­dos?, el pue­blo com­ba­ti­vo afro­ve­ne­zo­lano ha sali­do al fren­te en la defen­sa de su espa­cio vital, de la Patria y de la revo­lu­ción mis­ma (casos de Care­ne­ro, Chuao, Macu­to, Sur del Lago…), ¿por con­vic­ción, por con­cien­cia y por resiliencia!.

Otra espe­ci­fi­ci­dad geo­his­tó­ri­ca la cons­ti­tu­yen las comu­ni­da­des de la diás­po­ra afro­ur­ba­na con­for­ma­da por los gru­pos mar­gi­na­les y/​o mar­gi­na­dos de los cerros, barrios, ran­chos, vere­das y blo­ques refe­ren­cia­dos en los cen­tros pobla­dos de las gran­des capi­ta­les. Estos gru­pos con evi­den­tes ras­gos dis­tin­ti­vos en lo etno­ra­cial (feno­tí­pi­co y cul­tu­ral), son el resul­ta­do de un pro­ce­so de ocu­pa­ción pro­gre­si­va e irra­cio­nal de las urbes moder­nas por quie­nes bus­can­do “mejo­res” posi­bi­li­da­des de vida migra­ron masi­va y for­zo­sa­men­te del cam­po a la ciu­dad en épo­cas de la Moder­ni­za­ción de los Esta­dos (siglos XIX y XX) tra­yen­do con­si­go sus ima­gi­na­rios afro­dias­pò­ri­cos de la rura­li­dad al mun­do urbano, recon­fi­gu­rán­do­se en las nue­vas con­di­cio­nes de habi­tad y vivien­da cita­di­na que muchas veces rayan en lo sub­hu­mano. Allí han sufri­do por déca­das los peo­res pro­ble­mas que se gene­ran de la des­igual­dad, pero tam­bién des­de esas “cata­cum­bas” hijas de la injus­ti­cia, han con­tri­bui­do a for­jar una revo­lu­ción polí­ti­ca, con alza­mien­tos, revuel­tas y com­ba­tien­do día a día los emba­tes de la cla­se alta y media que aún a nues­tros días, luce blan­quea­da, auto­ri­ta­ria, cla­sis­ta, racis­ta y fascista.

Aspiración/​Concreción:

  • Crear los Cum­bre-Comu­nas y el Sis­te­ma de Agre­ga­ción Comu­nal, Par­la­men­to Comu­nal, en los terri­to­rios ances­tra­les, urba­nos y sub­ur­ba­nos afrodescendientes.
  • Crear las Mili­cias Arma­das en Terri­to­rios Estra­té­gi­cos Afro­des­cen­dien­tes (MATEA) para la defen­sa inte­gral de la Patria dis­tri­bui­das por los Fren­tes Geo­po­lí­ti­cos Vene­zo­la­nos (cari­be­ño, Andino, Ama­zó­ni­co, Atlán­ti­co, Guyanés).
  • Esta­ble­cer coman­dos de las ZODI en con­tex­tos afro­des­cen­dien­tes.

Estatus/​Tareas pendientes:

  • Exis­ten comu­nas en todo el país y habría que ade­cuar­los a la espe­ci­fi­ci­dad terri­to­rial con el enfo­que Geo­his­tó­ri­co-cul­tu­ral afro­des­cen­dien­te en sus Car­tas Fun­da­cio­na­les, docu­men­tos lega­les, ins­tan­cias de orga­ni­za­ción y dirección.

B.- Racia­li­za­ción de la polí­ti­ca pola­ri­za­da=> Cri­mi­na­li­za­ción del Cha­vis­mo=> Geno­ci­dios de “negros” (gru­pos racializados):

Inme­dia­ta­men­te la revo­lu­ción boli­va­ria­na tomó el poder en el año 1999 comen­zó un pro­ce­so de inclu­sión de los gru­pos indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes que por años habían sido exclui­dos lite­ral­men­te de la socie­dad en Vene­zue­la. Simul­tá­nea­men­te, ante tal inclu­sión, se ori­gi­nó una reac­ción racis­ta y cla­sis­ta en las éli­tes y en impor­tan­tes sec­to­res de la cla­se media que cons­ti­tu­yen el núcleo fuer­te de la opo­si­ción. Des­de la lle­ga­da de la revo­lu­ción boli­va­ria­na has­ta nues­tros días, pero sobre todo en momen­tos de efer­ves­cen­cia de las ten­sio­nes gene­ra­das por la pug­na de poder entre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción se ha evi­den­cia­do la ten­den­cia racia­li­za­da del dis­cur­so polí­ti­co pola­ri­za­do. “tie­rrúos”, “monos”, “niches”, “zam­bos”, “negros”, “indios”, “chus­ma”, son sólo algu­nos de los tér­mi­nos que impor­tan­tes sec­to­res de las cla­ses altas y medias opues­tas a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na han uti­li­za­do para refe­rir­se a los sec­to­res popu­la­res que apo­yan el pro­ce­so de cam­bios eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les impul­sa­dos por el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez a par­tir de 1999. Pasan­do a aso­ciar al cha­vis­mo con el “ser negro” y en esta cate­go­ría inclu­yen a todo sec­tor ofi­cia­lis­ta inde­pen­dien­te­men­te de su color de piel. En fin, la racia­li­za­ción del chavismo.

La agre­sión dis­cur­si­va de un gru­po social con­tra otro, esen­cia­li­zan­do la dife­ren­cia gené­ti­ca, cul­tu­ral y socio-eco­nó­mi­ca entre ambos, es un fenó­meno que veni­mos obser­van­do con espe­cial aten­ción des­de hace buen rato. Pero lo peor de esta pola­ri­za­ción polí­ti­ca racia­li­za­da, lo cons­ti­tu­ye el hecho de han pasa­do de una estra­te­gia dis­cur­si­va por demás racis­ta y dis­cri­mi­na­to­ria a una prác­ti­ca peli­gro­sa de vio­len­cia sis­te­má­ti­ca fun­da­men­ta­da en estos pre­cep­tos, pre­jui­cios y sim­bo­lis­mos. Así que cuan­do hemos vis­to como se han ase­si­na­dos per­so­nas que­mán­do­las vivas, gol­peán­do­las a man­sal­va, dego­llán­do­las, tor­tu­ran­do, usan­do mer­ce­na­rios tari­fa­dos, se encien­den las alar­mas nue­va­men­te de la lucha con­tra el apartheid, el fas­cis­mo, el para­mi­li­ta­ris­mo y el fun­da­men­ta­lis­mo de supe­rio­ri­dad racial (supre­ma­cis­mo) de jóve­nes diso­cia­dos a fuer­za de manua­les, series de tv, video jue­gos, dro­gas y armas. Sol­da­dos sali­dos de una mez­cla ideo­ló­gi­ca de Cris­tó­bal Colón, San­tan­der, el Ku Klux Klan, “Mi Lucha” de Adol­fo Hitler, Pablo Esco­bar Gavi­ria, Uri­be, San­tos, Trump, “Super­man”, “Capi­tán Amé­ri­ca”, “Coun­ter Stri­ke», «Cora­zón Sal­va­je”, entre otros “bri­llan­tes” refe­ren­tes- reales o fic­ti­cios- de la his­to­ria, que son una mues­tra de esta peli­gro­sa “sam­bum­bia” (**) ideo­ló­gi­ca neoliberal.

A pesar de la ten­den­cia racia­li­za­da del dis­cur­so polí­ti­co pola­ri­za­do en la épo­ca de gobierno del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, el deba­te sobre el racis­mo que sub­ya­ce a tra­vés de la his­to­ria en la socie­dad vene­zo­la­na no se ha pro­fun­di­za­do sus­tan­cial­men­te. Aún per­sis­te la pos­tu­ra popu­lar e inte­lec­tual de negar la exis­ten­cia del racis­mo y cele­brar el mes­ti­za­je como idio­sin­cra­sia fun­da­men­tal de la socie­dad. El racis­mo y la dis­cri­mi­na­ción racial en Vene­zue­la están pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos en la socie­dad y están estre­cha­men­te rela­cio­na­dos con la estruc­tu­ra his­tó­ri­ca que ha mar­ca­do la ten­den­cia de ascen­den­cia fami­liar, regio­nal, étni­ca o gené­ti­ca de los sec­to­res mar­gi­na­dos de la segu­ri­dad huma­na. Aún den­tro del gobierno que pro­cla­ma una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca con cla­ra prio­ri­dad en el desa­rro­llo humano y social de los gru­pos empo­bre­ci­dos, algu­nos líde­res polí­ti­cos no han alcan­za­do a ana­li­zar con visión crí­ti­ca la rela­ción entre el racis­mo y la estra­ti­fi­ca­ción socio-eco­nó­mi­ca des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­co-estruc­tu­ral. Es nece­sa­rio pro­fun­di­zar el “deba­te inter­sec­cio­nal de la rela­ción raza/​clase/​género” (revi­sar expe­rien­cia his­tó­ri­ca de los “mar­xis­mos negros).

En una dimen­sión más amplia de la lucha con­tra un mode­lo eco­nó­mi­co en par­ti­cu­lar, el Capi­ta­lis­mo y su fase supe­rior, el Impe­ria­lis­mo, con sus varian­tes implí­ci­tas en la Glo­ba­li­za­ción Neo­li­be­ral, pode­mos iden­ti­fi­car la lucha con­tra un pro­yec­to civi­li­za­to­rio úni­co, la Moder­ni­dad Occi­den­tal, que pro­du­ce pri­vi­le­gios para una supre­ma­cía blan­ca y gene­ra al mis­mo tiem­po geno­ci­dios, epis­te­mi­ci­dios, eco­lo­gi­ci­dios y muer­te para el res­to de las vidas (huma­nas y no huma­nas) en el pla­ne­ta. Para­fra­sean­do a Ramón Gros­fo­guel, diría­mos que los pri­vi­le­gios de la blan­qui­tud- enten­di­da no como color de piel, sino como epis­te­mo­lo­gía, una prác­ti­ca polí­ti­ca, el modo euro­cén­tri­co de ver, pen­sar, ser, y estar en el mun­do- se cons­tru­ye­ron sobre un sis­te­ma de opre­sión impe­ria­lis­ta que cie­ga a sus por­ta­do­res con res­pec­to a las opre­sio­nes que gene­ran en el res­to del mun­do y por medio de los dis­cur­sos de “ino­cen­cia” han per­mi­ti­do a los “blan­cos” de dere­cha y de izquier­da esca­par de su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca. Se pue­de ser negro, mes­ti­zo, indí­ge­na o asiá­ti­co, y ser par­te de la izquier­da blan­ca. Por tan­to, no podrá haber alian­za polí­ti­ca con dig­ni­dad sin la crí­ti­ca al euro­cen­tris­mo, al colo­nia­lis­mo y al racis­mo que pro­du­ce el pater­na­lis­mo con­des­cen­dien­te de la izquier­da occi­den­ta­li­za­da hacia los suje­tos infe­rio­ri­za­dos racial­men­te. He allí la crí­ti­ca pro­fun­da­men­te refle­xi­va que se pre­ten­de gene­rar des­de este espa­cio para moti­var a la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas que se con­cre­ten en un plan de lucha que tri­bu­te a un pro­yec­to polí­ti­co anti­sis­té­mi­co hacia la fun­da­ción de una nue­va civi­li­za­ción más jus­ta, más demo­crá­ti­ca y eco­ló­gi­ca­men­te res­pe­tuo­sa de la vida. Por tan­to, se tra­ta enton­ces de gene­rar una sali­da revo­lu­cio­na­ria que impli­que el fin de la civi­li­za­ción actual y la fun­da­ción de una nue­va por medio de una revo­lu­ción polí­ti­ca des­co­lo­ni­za­do­ra. La revo­lu­ción deco­lo­nial requie­re una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de la sub­je­ti­vi­dad, de los para­dig­mas, la éti­ca y las estruc­tu­ras jerár­qui­cas de domi­na­ción occi­den­tal. En corre­la­ción con los ante­rior, se hace nece­sa­rio, mejor dicho, URGENTE, incluir la inter­sec­cio­na­li­dad (raza/​clase/​genero) en el pro­ce­so popu­lar cons­ti­tu­yen­te en don­de se ha abier­to la puer­ta nue­va­men­te para una nue­va deter­mi­nan­te his­tó­ri­ca.

Des­de mi pun­to de vis­ta como suje­to polí­ti­co del movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano, podría decir que las y los Afro­des­cen­dien­tes han sido un fac­tor de cam­bio radi­cal a comien­zo del siglo XXI con las ini­cia­ti­vas de la nue­va geo­po­lí­ti­ca con­ti­nen­tal anti­im­pe­ria­lis­ta ini­cia­da por el pre­si­den­te Hugo Chá­vez y con­ti­nua­da por el pre­si­den­te Madu­ro. En el mar­co del foro de Sao Pablo rea­li­za­do en Cara­cas en el año 2012, orga­ni­za­da por el PSUV, el Polo patrió­ti­co y la par­ti­ci­pa­ción de los movi­mien­tos socia­les, se inclu­yó este seg­men­to pobla­cio­nal en la agen­da del Foro de Sao Pablo, dán­do­le un pues­to estra­té­gi­co en las polí­ti­cas de izquier­da de Nues­tra Amé­ri­ca. El impe­ria­lis­mo, las bur­gue­sías y par­ti­dos de dere­cha, están cons­cien­tes del papel que jue­ga la pobla­ción afro, dise­ñan­do polí­ti­cas de sen­si­bi­li­za­ción y cap­ta­ción de este sec­tor hacia sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, y cuan­do éstos no res­pon­den a sus lla­ma­dos pro­ce­den a eje­cu­tar sus polí­ti­cas de per­se­cu­ción, repre­sión, des­pla­za­mien­tos y exter­mi­nio racial como está suce­dien­do actual­men­te en Colom­bia, Bra­sil y Honduras.

Como hijas e hijos de muje­res y hom­bres gue­rre­ros que en otro­ra empren­die­ron luchas por inde­pen­di­zar­se del impe­rio espa­ñol, hoy nos man­te­ne­mos vigi­lan­tes, alis­ta­das y alis­ta­dos, fren­te las pre­ten­sio­nes del impe­rio esta­dou­ni­den­se de inter­ve­nir nues­tra patria, como lo han hecho en otros paí­ses como libia, Siria, Ucra­nia. Por ser nues­tra lucha anti­co­lo­nia­lis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta y antim­pe­ria­lis­ta, hemos acom­pa­ña­do el pro­ce­so Boli­va­riano, des­de la apa­ri­ción del coman­dan­te supre­mo en la vida polí­ti­ca de Vene­zue­la, en su com­pro­mi­so con los más des­fa­vo­re­ci­dos, den­tro de los cua­les se encuen­tra la pobla­ción afro­des­cen­dien­te. En tal sen­ti­do nues­tra con­tri­bu­ción no sólo se ha expre­sa­do en los 24 pro­ce­sos elec­to­ra­les del Gobierno Boli­va­riano, don­de las comu­ni­da­des Afro­ve­ne­zo­la­nas han demos­tra­do su apo­yo a tra­vés del voto, sino por medio de la par­ti­ci­pa­ción acti­va en las diver­sas polí­ti­cas de Esta­do y accio­nes empren­di­das en defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal y la bús­que­da de la supre­ma feli­ci­dad posi­ble para el pue­blo vene­zo­lano.

En la actual coyun­tu­ra polí­ti­ca del con­ti­nen­te las fuer­zas reac­cio­na­rias han lle­ga­do a los gobier­nos con un plan para retro­ce­der al mode­lo neo­li­be­ral, embis­tien­do con vio­len­tas prác­ti­cas de odio racis­tas con­tra los sec­to­res popu­la­res his­tó­ri­ca­men­te encla­va­dos en las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes, hoy como en el pasa­do, víc­ti­mas de dis­cri­mi­na­ción sis­te­má­ti­cas. Los paí­ses don­de la dere­cha ha logra­do el con­trol, están arti­cu­la­dos en una arre­me­ti­da sal­va­je con­tra los pue­blos, y bus­can des­po­jar­los de las vic­to­rias alcan­za­das en mate­ria dere­chos huma­nos, socia­les y polí­ti­cos. Estos pode­res gene­ran la legi­ti­ma­ción del exter­mi­nio abier­to de las y los jóve­nes, y la per­se­cu­ción polí­ti­ca (cri­mi­na­li­za­ción) de los lide­re­sas y líde­res, ponien­do el acen­to en lo racial, habi­li­tan­do su apa­ra­to jurí­di­co para encu­brir crí­me­nes con el uso de armas, tene­mos un ejem­plo en el caso de Bra­sil, don­de el gobierno fas­cis­ta de Jair Bol­so­na­ro pro­mue­ve hoy el ase­si­na­to de jóve­nes afro­des­cen­dien­tes a dia­rio en ese país, igual­men­te los ase­si­na­tos de diri­gen­tes socia­les en Colom­bia en par­te impor­tan­te son víc­ti­mas los afro­co­lom­bia­nos. El regre­so de la dere­cha vie­ne car­ga­do con una acción racis­ta por­que el papel juga­do por los movi­mien­tos socia­les y pue­blo afro­des­cen­dien­tes en las trans­for­ma­cio­nes socia­les y cam­bios polí­ti­cos ocu­rri­dos en déca­das ante­rio­res. La dere­cha reco­no­ce como enemi­go his­tó­ri­co los des­cen­dien­tes de afri­ca­nos y sus luchas.

Por todos los argu­men­tos ante­rio­res es nece­sa­rio des­de los movi­mien­tos socia­les y par­ti­dos polí­ti­cos de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, actuar sobre este ámbi­to y crear estra­te­gias para aten­der esta pro­ble­má­ti­ca, que for­ta­le­ce a dere­cha supre­ma­cis­ta, trans­na­cio­nal y que hoy como en el pasa­do se orga­ni­za con el obje­ti­vo de re-colo­ni­zar, cap­tan­do adep­tos, a tra­vés de méto­dos de nue­vo tipo y de mayor alcan­ce: usan­do el ámbi­to de las reli­gio­nes, la comu­ni­ca­ción y las redes socia­les. Es urgen­te defi­nir la inclu­sión de las y los afro­des­cen­dien­tes en las agen­das pro­gra­má­ti­cas de los par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da, en el mar­co del Dece­nio Inter­na­cio­nal para las per­so­nas Afro­des­cen­dien­tes y las Repa­ra­cio­nes, como base fun­da­men­tal para la erra­di­ca­ción del racis­mo estruc­tu­ral, con­di­ción nece­sa­ria y obli­ga­to­ria para la cons­truc­ción del Socia­lis­mo en el siglo XXI.

Para salir de este estan­ca­mien­to, es pri­mor­dial la acción de los pro­pios afro­des­cen­dien­tes para recla­mar la impor­tan­cia de este pro­ble­ma como una agen­da legis­la­ti­va y eje­cu­ti­va. Si el gobierno boli­va­riano ver­da­de­ra­men­te se pro­po­ne la refor­ma radi­cal de la socie­dad vene­zo­la­na, es nece­sa­rio cues­tio­nar el papel his­tó­ri­co de la cla­se domi­nan­te, en vez de acu­sar de todos los pro­ble­mas a la al “impe­rio” y a la «oli­gar­quía pun­to­fi­jis­ta”. Sólo así se podrá repa­rar la deu­da acu­mu­la­da con las y los afro­des­cen­dien­tes por la escla­vi­za­ción a que fue­ron some­ti­dos, como mano de obra, y reco­no­cer su con­tri­bu­ción posi­ti­va en la cons­truc­ción de la Nación. Para con­cre­tar esto, se reque­ri­ría eli­mi­nar la for­ma de racis­mo y dis­cri­mi­na­ción racial de la socie­dad con­tem­po­rá­nea venezolana.

Reco­no­cer la iden­ti­dad afro den­tro del espec­tro mul­ti­ét­ni­co vene­zo­lano, o igno­rar­la por ter­ce­ra vez en el pro­ce­so de deba­te cons­ti­tu­cio­nal, será el refle­jo fiel de la visión del gobierno boli­va­riano sobre su pue­blo sobe­rano. De igual mane­ra, en ello podre­mos esti­mar con qué sub­je­ti­vi­dad cons­trui­ría el pue­blo vene­zo­lano el Socia­lis­mo del siglo XXI.

Aspi­ra­ción /​Concreción:

  • Inclu­sión de los afro­des­cen­dien­tes en Mar­co Legal: Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Leyes Orgá­ni­cas del Poder Popu­lar, Regla­men­to de Ley Orgá­ni­ca Con­tra la Dis­cri­mi­na­ción Racial y otras Leyes Orgá­ni­cas y Leyes Especiales…Ética y nor­ma­ti­vi­dad política.
  • Pro­fun­di­zar el tema del Dece­nio Afro­des­cen­dien­te y Repa­ra­cio­nes en Vene­zue­la (Comi­sión Presidencial).
  • Denun­ciar la pro­li­fe­ra­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res, mafias con­tra­ban­dis­tas, delin­cuen­cia orga­ni­za­da de diver­sa natu­ra­le­za en pue­blos, y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes (rural, urbano y sub­ur­bano) que pudie­ran estar tra­tan­do de emu­lar la expe­rien­cia de geno­ci­dios racia­li­za­dos de paí­ses veci­nos como Colom­bia, Bra­sil y Honduras.

Estatus/​Tareas pendientes:

  • No se ha con­cre­ta­do /​Seguimiento a las pro­pues­tas entre­ga­das a la Asam­blea Nacio­nal y la Asam­blea Nacio­nal Constituyente.
  • Hay que defi­nir estra­te­gias cìvi­co-mili­ta­res para iden­ti­fi­car y anu­lar gru­pos de vio­len­cia sis­tè­mi­ca que pudie­ran ser infil­tra­dos transnacionales.

3.- Lucha con­tra la pandemia.

En estos tiem­pos de ple­na vigen­cia de la “nor­ma­li­dad” post segun­da gue­rra mun­dial, en don­de se ha natu­ra­li­za­do para el mun­do la inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, la pobre­za, la reco­lo­ni­za­ción de terri­to­rios, robo de capi­ta­les, los blo­queos eco­nó­mi­cos, ame­na­zas de inva­sión, gue­rras proxy (gue­rras sub­si­dia­rias) y las pan­de­mias tipo el COVIH 19, Vene­zue­la vuel­ve a ser foco de aten­ción en el pano­ra­ma mun­dial como con­se­cuen­cia de su reali­dad geo­po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y social

La pan­de­mia no solo ha deva­la­do una cri­sis sani­ta­ria mun­dial- que es lo que nos han hecho creer- sino que ha pues­to en evi­den­cia la cri­sis polí­ti­ca de los paí­ses capi­ta­lis­tas y su supues­to mode­lo de bien­es­tar que se mues­tra inca­paz de res­pon­der efec­ti­va­men­te a esta emer­gen­cia. En este mar­co entra en cues­tio­na­mien­to la visión de desa­rro­llo de estos paí­ses, en cuan­to a desa­rro­llo ¿de qué?, ¿para qué? y ¿para quién? Vene­zue­la con su pro­yec­to socia­lis­ta boli­va­riano ha dado mues­tras de efec­ti­vi­dad en el abor­da­je de la pan­de­mia y sus efec­tos, gra­cias a la toma de medi­das acer­ta­das para afron­tar la emer­gen­cia sani­ta­ria que son el resul­ta­do a su vez de poder con­tar con una pla­ta­for­ma( huma­na, polí­ti­ca y tec­no­ló­gi­ca) de aten­ción social con­so­li­da­da des­de los ini­cios del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y a las alian­zas estra­té­gi­cas inter­na­cio­na­les en el mar­co de la visión geo­po­lí­ti­ca de su gobierno que aspi­ra a la con­cre­ción de un mun­do mul­ti­cèn­tri­co y plu­ri­po­lar pro­mo­vien­do rela­cio­nes con paí­ses que for­man blo­ques eco­nó­mi­cos emer­gen­tes más allá de los tra­di­cio­na­les gru­pos hege­mó­ni­cos capi­ta­lis­tas, tales Chi­na, Rusia, Irán y Tur­quía. Estos alia­dos estra­té­gi­cos nos han per­mi­ti­do ali­ge­rar la car­ga impues­ta por los blo­ques y san­cio­nes uni­la­te­ra­les de los EEUU y la Unión Euro­pea, pudien­do con­tar con su apo­yo soli­da­rio (logís­ti­co, cien­tí­fi­co y polí­ti­co) para afren­tar la pandemia.

En otro orden de ideas, a pesar que la pan­de­mia pare­cie­ra ser neu­tral (mito), es decir que sus efec­tos no dis­tin­guen color, cla­se, géne­ro, edad, nacio­na­li­dad, des­de la pers­pec­ti­va del movi­mien­to social afro­des­cen­dien­te pudié­ra­mos hacer nues­tros aná­li­sis res­pec­ti­vos com­pa­ran­do los hechos que sus­ten­tan la reali­dad con­cre­ta en muchos paí­ses y en menor esca­la-por lo expli­ca­do ante­rior­men­te- en Venezuela:

“La mira­da se colo­ca en el dra­ma humano de lar­ga data que viven los pue­blos afro­des­cen­dien­tes, agu­di­za­do bajo el impac­to de la pan­de­mia. Cabe pre­gun­tar­se si esto es aca­so for­tui­to. La res­pues­ta es nega­ti­va, inevi­ta­ble­men­te, en tan­to a nivel mun­dial y local las per­so­nas afro­des­cen­dien­tes inte­gran mayo­ri­ta­ria­men­te los patro­nes de pobre­za y vul­ne­ra­bi­li­dad social. En con­se­cuen­cia, no solo reci­ben con mayor fuer­za los impac­tos de la cri­sis, sino que tam­bién tie­nen menos posi­bi­li­da­des de afrontarla” (***).

Esto pone en evi­den­cia que en reali­dad la pan­de­mia no es neu­tral en su efec­to y que tie­ne un ros­tro social, pero sobre todo si tie­ne color, raza, géne­ro y cla­se social. En otras pala­bras, el racis­mo estruc­tu­ral aún vigen­te en la mayo­ría de nues­tras socie­da­des- Áfri­ca y su diás­po­ra- le impri­me su sello al per­fil social de la pan­de­mia.

(…)Ello se ve cata­li­za­do por las polí­ti­cas públi­cas de exclu­sión y el racis­mo en el con­tex­to del ultra­con­ser­va­du­ris­mo y el fas­cis­mo con ropa­je neo­li­be­ral. Se reto­man fór­mu­las extre­mas, reafir­man­do uno de los ras­gos del racis­mo: el geno­ci­dio. Dan cuen­ta de ello la pro­pues­ta de Áfri­ca como labo­ra­to­rio del COVID-19, la sobre­rre­pre­sen­ta­ción de las per­so­nas afro­des­cen­dien­tes en las tasas de con­ta­gio y leta­li­dad, la cri­mi­na­li­za­ción de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res en el recla­mo de otras for­mas de ges­tio­nar la cri­sis y el incre­men­to de los femi­ni­ci­dios(…) (*4)

Por otro lado, las carac­te­rís­ti­cas de emer­gen­cia mun­dial de la pan­de­mia CONVIT-19(año 2020), nos hace infe­rir la impo­si­ción de un nue­vo orden mun­dial, don­de la coyun­tu­ra de la lla­ma­da “Nue­va Nor­ma­li­dad”, tra­du­ci­da en “ais­la­mien­to social”, podría repre­sen­tar la aper­tu­ra a la “era de la sin­gu­la­ri­dad” (“trans­hu­ma­nis­mo”) , la dic­ta­du­ra tec­no­ló­gi­ca o la 4ª Revo­lu­ción Indus­trial carac­te­ri­za­da por (…) la robó­ti­ca, la inte­li­gen­cia arti­fi­cial, la nano­tec­no­lo­gía con los meta­da­tos que van a ser los con­di­cio­nan­tes del nue­vo modo de pro­duc­ción(…) con con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas en el plano labo­ral mun­dial. En ese con­tex­to de la nue­va nor­ma­li­dad (ais­la­mien­to social o con­fi­na­mien­to), el capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo alie­na las men­tes de las gene­ra­cio­nes futu­ras (juven­tud) con los nove­do­sos avan­ces de cien­cia y la tec­no­lo­gía para cons­truir un suje­to que se corres­pon­da a las nece­si­da­des de la pro­duc­ción del capi­ta­lis­mo, del con­su­mo y de la orga­ni­za­ción social en el siglo XXI, lo que gene­ra una rup­tu­ra de para­dig­mas y nos mue­ve a bus­car alter­na­ti­vas para hacer fren­te a esta situa­ción com­ple­ja en toda la exten­sión del cam­po de sus domi­nios, ya sea en la esfe­ra de lo real o lo abs­trac­to, lo sub­je­ti­vo o la reali­dad con­cre­ta, lo tan­gi­ble o lo intan­gi­ble, expre­sa­do a su vez en comu­ni­da­des fun­cio­na­les o vir­tua­les, comu­ni­da­des geo his­tó­ri­cas-cul­tu­ra­les, comu­ni­da­des ideo­ló­gi­cas, comu­ni­da­des reli­gio­sas o espi­ri­tua­les, o comu­ni­da­des exis­ten­cia­les (onto­ló­gi­cas). En con­se­cuen­cia, se debe recon­fi­gu­rar la visión de “comu­ni­dad”, “comu­na” y lo “comu­nal”, como espa­cios colec­ti­vos ‑abs­trac­tos y con­cre­tos para el ejer­ci­cio de la jun­tu­ra y la soli­da­ri­dad, dado la com­ple­ji­dad de la emer­gen­cia sani­ta­ria y los dife­ren­tes meca­nis­mos de alie­na­ción del neo­li­be­ra­lis­mo que se vale de la situa­ción y no des­can­sa en el ejer­ci­cio de su hege­mo­nía mundial.

(…) el tér­mino de “ais­la­mien­to social”, que ha ser­vi­do para desig­nar las accio­nes de pro­tec­ción ante una pan­de­mia para la que la cien­cia, a pesar de sus bata­llas, no ha pro­du­ci­do la vacu­na espe­cí­fi­ca y el mejor antí­do­to es pro­te­ger­se. Des­de una pers­pec­ti­va deco­lo­nial, la decons­truc­ción del refe­ri­do tér­mino apun­ta a dos cues­tio­nes bási­cas: En pri­me­ra ins­tan­cia el voca­blo deja esca­par su genea­lo­gía hege­mó­ni­ca, pues pare­ce con­tra­pues­to al de soli­da­ri­dad, que actúa como estra­te­gia de con­ten­ción a la pan­de­mia. En segun­do lugar, pen­san­do en la otre­dad: ¿Quié­nes real­men­te pue­den cum­plir este ais­la­mien­to y cómo? ¿Pue­den que­dar­se bien en casa las per­so­nas que depen­den de la pre­ca­rie­dad de un empleo infor­mal y/​o viven en haci­na­mien­to, entre las que des­ta­can las afro­des­cen­dien­tes? ¿Cómo se orga­ni­za y garan­ti­za la pro­tec­ción social a quie­nes se que­dan en casa?¿En qué casa y con qué? (*5)

Por eso pro­po­ne­mos la jun­tu­ra en todos los espa­cios posi­bles ‑vir­tua­les o con­cre­tos- y des­de las posi­bi­li­da­des que nos deja la emer­gen­cia sani­ta­ria para enfren­tar los efec­tos de la pan­de­mia con la for­ta­le­za espi­ri­tual que nos carac­te­ri­za para la socia­li­za­ción de los sabe­res ances­tra­les, la cien­cia , botá­ni­ca, medi­ci­na tra­di­cio­nal y las medi­das extre­mas de bio­se­gu­ri­dad, pero sobre todo con la movi­li­za­ción y soli­da­ri­dad de nues­tras luchas comu­nes como pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes en Vene­zue­la y el mun­do víc­ti­mas de una pan­de­mia racializada.

Des­de la resis­ten­cia y resi­lien­cia ances­tral que nos acom­pa­ña, nos nega­mos a ser víc­ti­mas de los pro­yec­tos geno­ci­das, eco­ci­das impe­ria­les que pro­mue­ven la euge­ne­sia social con la excu­sa de “pan­de­mias racia­li­za­das” para el exter­mi­nio masi­vo de par­te de la huma­ni­dad y la natu­ra­le­za. Por lo tan­to, debe­mos ser capa­ces de apro­ve­char el momen­to his­tó­ri­co que se nos pre­sen­ta para pasar del hecho cir­cuns­tan­cial al hecho trans­cen­den­tal y pro­pi­ciar una “nue­va nor­ma­li­dad post-pade­mia” en don­de nues­tras uto­pías con­cre­tas sean viables.

Aspi­ra­ción /​concreción:

  • Pro­mo­ver estra­te­gias soli­da­rias de ges­tión de la cri­sis en los pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes (rura­les, urba­nas y sub­ur­ba­nas). Redes de apo­yo a las fami­lias y otros gru­pos en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad ante la pandemia.
  • Tomar en cuen­ta la inter­sec­cio­na­li­dad ‑uno de los con­truc­tos epis­té­mi­cos y polí­ti­cos fun­da­men­ta­les en la lucha anti­rra­cis­ta- como refe­ren­te para el dise­ño, la eje­cu­ción, la eva­lua­ción de impac­tos de las polí­ti­cas y la ade­cua­ción de las medi­das para el enfren­ta­mien­to al coronavirus.
  • Rees­truc­tu­rar y emplear la varia­ble étni­co-racial afro­des­cen­dien­te para enfren­tar la cri­sis y, en gene­ral, para el replan­tea­mien­to de las rela­cio­nes racia­les en mate­ria de polí­ti­ca públi­ca, espe­cial­men­te a fin de pro­yec­tar los obje­ti­vos 2030, post­pan­de­mia. Esta es una de las prin­ci­pa­les deu­das socia­les y deman­das del movi­mien­to afro plas­ma­da en docu­men­tos regionales.
  • Imple­men­tar la visi­bi­li­za­ciòn esta­dís­ti­ca de las per­so­nas que inte­gra­mos los pue­blos afro­des­cen­dien­tes, para esti­mar el subre­gis­tro los casos con­ta­gia­dos y de los falle­ci­dos.
  • Pro­mo­ver los pro­ce­sos de for­ma­ción y supera­ción de pro­fe­sio­na­les afro­des­cen­dien­tes en diver­sas cien­cias, como: la medi­ci­na, enfer­me­ría, las infor­má­ti­cas, socia­les y téc­ni­cas, que hoy com­ba­ten la pandemia.
  • Inter­cam­biar sabe­res, cono­ci­mien­tos, apren­di­za­jes, sen­ti­res y hace­res afro­des­cen­dien­tes (Ser, Saber, Cono­cer, Apren­der, Hacer, Con­vi­vir), median­te el uso de la herra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca de las redes socia­les como estra­te­gia for­ma­ti­va en la nor­ma­li­dad rela­ti­va (Cum­bes Virtuales).
  • Pro­mo­ver la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y soli­da­ri­dad con los pue­blos de Áfri­ca y su diás­po­ra en Vene­zue­la y en el mun­do, pero sobre­to­do con quie­nes hace­mos esfuer­zos en la lucha anti sistémica.

LEMAS:

“PODER CONSTITUYENTE AFROVENEZOLANO HACIA LA INSTITUCIONALIDAD DEL PODER POPULAR.

“REFUNDAR LA REPÙBLICA, DECOLONIZAR EL ESTADO”

“PODER POPULAR AFRODESCENDIENTE PA’ LA ASAMBLEA”


*Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca (INE). Carac­te­ri­za­ción de la pobla­ción vene­zo­la­na por auto­rre­co­no­ci­mien­to étni­co-cul­tu­ral en el Cen­so de Pobla­ción y Vivien­da, 2011. Cara­cas, 2014.

**Pala­bra afro­ve­ne­zo­la­na emplea­da para desig­nar una mez­cla o solu­ción de varios com­po­nen­tes. Comi­da revuelta…

(***) Cam­poa­le­gre Sep­tien Rosa. COVI-19, Apun­tes para un posi­cio­na­mien­to anti­rra­cis­ta. Bole­tín del Gru­po de Tra­ba­jo CLACSO Afro­des­cen­den­cia y pro­pues­tas con­tra hege­mó­ni­cas. Nª 01. Ances­tra­li­dad, anti­rra­cis­mo y actua­li­da­des. Mayo, 2020. Pág. 8 

(*4) Ídem. Pág. 8 y 9. 

(*5) Cam­poa­le­gre Sep­tien Rosa. COVI-19, Apun­tes para un posi­cio­na­mien­to anti­rra­cis­ta. Bole­tín del Gru­po de Tra­ba­jo CLACSO Afro­des­cen­den­cia y pro­pues­tas con­tra hege­mó­ni­cas. Nª 01. Ances­tra­li­dad, anti­rra­cis­mo y actua­li­da­des. Mayo, 2020. Pág.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *