Vene­zue­la. De Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Norue­ga y Bar­ba­dos a la Mesa de Diá­lo­go Nacio­nal: un repa­so

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de sep­tiem­bre de 2020.

Sería un error pen­sar que hemos lle­ga­do a esta eta­pa de recom­po­si­ción y reor­de­na­mien­to polí­ti­co de mane­ra espon­tá­nea y de repen­te, como si en años ante­rio­res no se hubie­se pues­to sobre las dis­tin­tas mesas de diá­lo­go las medi­das que pode­mos hoy veri­fi­car como accio­nes que des­tran­can el embro­llo ins­ti­tu­cio­nal del que ado­le­ce Vene­zue­la por los momen­tos.

Aque­llas ron­das de nego­cia­cio­nes fue­ron, en su mayo­ría, direc­ta­men­te sabo­tea­das por el gobierno esta­dou­ni­den­se, que sue­le tra­tar a la opo­si­ción vene­zo­la­na como un man­da­de­ro sin auto­no­mía. Pero, sabe­mos, se tra­ta sólo de una par­te de la diri­gen­cia anti­cha­vis­ta la que está dis­pues­ta a seguir los desig­nios de la polí­ti­ca exte­rior de la Casa Blan­ca, sea quien sea el “inqui­lino” de turno.

Hacien­do un repa­so sucin­to de las dife­ren­tes opor­tu­ni­da­des que el gobierno cha­vis­ta y los líde­res de la opo­si­ción vene­zo­la­na toma­ron la ruta del diá­lo­go para inten­tar diri­mir anta­go­nis­mos que pare­cían irre­con­ci­lia­bles, pode­mos encon­trar que el indul­to pre­si­den­cial a más de 100 polí­ti­cos pre­sos y pró­fu­gos de la jus­ti­cia que se encuen­tran en el exte­rior, ade­más del imple­men­to de cier­tas garan­tías elec­to­ra­les nego­cia­das entre ambos sec­to­res, ya se encon­tra­ban en la car­ta de nave­ga­ción del des­tra­ba­mien­to con­ce­bi­da en otras ins­tan­cias ante­rio­res.

El diá­lo­go en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na

Aque­lla vez bas­tó un tele­fo­na­zo del Depar­ta­men­to de Esta­do, en ese enton­ces a car­go de Rex Tiller­son, para que la opo­si­ción se levan­ta­ra de la mesa de nego­cia­cio­nes en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, a prin­ci­pios de 2018, en el que se lle­gó a un prin­ci­pio de acuer­do en los temas que se tra­za­rían pos­te­rior­men­te.

Eso inclu­yó la libe­ra­ción de una can­ti­dad impor­tan­te de polí­ti­cos que habían sido arres­ta­dos por haber par­ti­ci­pa­do en accio­nes dis­rup­ti­vas de la esta­bi­li­dad repu­bli­ca­na en las revo­lu­cio­nes de color de 2014 y 2017, hecho que fue anun­cia­do en diciem­bre de 2017 y que cons­ti­tu­yó un ges­to de bue­na fe por par­te del gobierno de Nico­lás Madu­ro para la con­se­cu­ción del diá­lo­go.

Sin embar­go, Esta­dos Uni­dos tenía otros pla­nes que nada tenían que ver con la esta­bi­li­dad de Vene­zue­la. Más bien, las accio­nes de la Admi­nis­tra­ción Trump no han hecho sino empeo­rar la situa­ción no sólo polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na, tam­bién la eco­nó­mi­ca, social y de movi­li­dad pobla­cio­nal.

Se debe resal­tar que esta ron­da de diá­lo­gos en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, duran­te la ges­tión aus­pi­cian­te del pre­si­den­te Dani­lo Medi­na, y con el ex pre­si­den­te espa­ñol José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro como faci­li­ta­dor, fue lue­go de que se sofo­ca­ra el perio­do de gua­rim­bas en 2017. Dicha mesa de nego­cia­cio­nes tenía como obje­ti­vo enca­mi­nar a los fac­to­res beli­ge­ran­tes a tra­vés de la polí­ti­ca.

El fru­to de lo suce­di­do en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na se vería cose­cha­do pos­te­rior­men­te, como vere­mos a con­ti­nua­ción.

José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro ha ser­vi­do de faci­li­ta­dor de algu­nas ron­das de diá­lo­go entre cha­vis­mo y opo­si­ción. Foto: EFE

Oslo y Bar­ba­dos como esce­na­rios

La auto­pro­cla­ma­ción de Juan Guai­dó como “pre­si­den­te inte­ri­no” de Vene­zue­la en enero de 2019, reco­no­ci­do por Esta­dos Uni­dos y unas dece­nas de paí­ses cuyos gobier­nos orbi­tan en torno a los intere­ses geo­po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de Washing­ton, sig­ni­fi­có la ace­le­ra­ción del con­flic­to entre par­tes, uno recla­man­do el dere­cho legí­ti­mo a la gober­nan­za legi­ti­ma­da a tra­vés del voto popu­lar, el otro bus­can­do efec­tuar un “cam­bio de régi­men” que, a día de hoy, ha sig­ni­fi­ca­do un rotun­do fra­ca­so.

Con Guai­dó (y Leo­pol­do López como prin­ci­pal men­tor) se afian­zó la gue­rra eco­nó­mi­ca-finan­cie­ra-comer­cial sobre el país vía medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les por par­te del gobierno de Donald Trump. Ade­más, su figu­ra alta­men­te media­ti­za­da, y por ende sus­cep­ti­ble de blan­queos y jus­ti­fi­ca­cio­nes de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­ses hacia la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na, ha ser­vi­do como cor­ti­na de humo para los pla­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción, inten­tos de gol­pe de esta­do e incur­sio­nes arma­das (falli­das) bajo razón de suplan­tar el gobierno cha­vis­ta por el inte­ri­na­to fake.

El lío ins­ti­tu­cio­nal cau­sa­do por la pre­rro­ga­ti­va anti­cha­vis­ta de minar al gobierno de Nico­lás Madu­ro dio pie para que, una vez más, ambos polos se sen­ta­ran en una mis­ma mesa a dia­lo­gar por el des­tra­ba­mien­to polí­ti­co.

En ese con­tex­to, se gene­ró el Gru­po de Con­tac­to Inter­na­cio­nal, here­de­ro del lla­ma­do Meca­nis­mo de Mon­te­vi­deo, con el que varios gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa faci­li­ta­rían un acer­ca­mien­to entre gobierno y opo­si­ción. Pero no logró tomar fue­lle real aun­que, sobre todo el gobierno de Méxi­co, pre­si­di­do por Andrés Manuel López Obra­dor, pro­mo­cio­na­ra a viva voz el diá­lo­go intra­ve­ne­zo­lano.

Por fin se sen­ta­ron en Oslo, capi­tal de Norue­ga, cuyo gobierno pro­pi­ció el acer­ca­mien­to entre enero y mayo de 2019, sin deve­lar­se deta­lles de las reunio­nes a soli­ci­tud de ambas par­tes.

Las ron­das pro­si­guie­ron en la isla cari­be­ña de Bar­ba­dos, entre julio y sep­tiem­bre, has­ta que Juan Guai­dó deci­dió (o, más bien, fue obli­ga­do a deci­dir) levan­tar­se de la mesa en sep­tiem­bre de 2019 ale­gan­do que tal meca­nis­mo se había “ago­ta­do”.

Poco antes, y como con­se­cuen­cia de que la Admi­nis­tra­ción Trump pro­fun­di­za­ra la gue­rra eco­nó­mi­ca total con­tra Vene­zue­la a tra­vés del embar­go total a la eco­no­mía nacio­nal y las lla­ma­das “san­cio­nes secun­da­rias”, con las que se ame­na­za­ron a com­pa­ñías extran­je­ras que hicie­ran nego­cios con el gobierno vene­zo­lano, los nego­cia­do­res cha­vis­tas no se pre­sen­ta­ron en Bar­ba­dos en agos­to de 2019.

Al no exis­tir “bue­na fe” por par­te de la opo­si­ción, no tenien­do inten­ción algu­na de cabil­dear por la remo­ción de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, el gobierno de Madu­ro mani­fes­tó su des­con­ten­to de esta mane­ra.

Una vez más, tan­to el ala extre­mis­ta del anti­cha­vis­mo como el gobierno esta­dou­ni­den­se, la pre­sión sobre Guai­dó pudo más que los inten­tos de esta­bi­li­za­ción polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal en Vene­zue­la.

Todo esto dio pie a que el cha­vis­mo bus­ca­ra, enton­ces, mediar con otros acto­res y fac­to­res que fue­ron apar­ta­dos o se des­lin­da­ron abier­ta­men­te de la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se. Fue ahí don­de entró la Mesa de Diá­lo­go Nacio­nal. Las con­se­cuen­cias las vemos hoy.

Fir­ma de acuer­dos y con­se­cuen­cias del diá­lo­go

Mien­tras la agen­da anti­cha­vis­ta se enfo­ca­ba en la retó­ri­ca y las accio­nes de Guai­dó y su equi­po, ade­más de las movi­das esta­dou­ni­den­ses con­tra el Gobierno Boli­va­riano, éste últi­mo con­cre­ta­ba una fir­ma de acuer­dos para des­en­re­dar el con­tex­to pro­ble­má­ti­co en el seno del esta­do vene­zo­lano.

Así, se ins­ta­ló de mane­ra públi­ca la Mesa Nacio­nal de Diá­lo­go por la Paz, aún vigen­te.

El 16 de sep­tiem­bre de 2019, en una sesión tele­vi­sa­da, los repre­sen­tan­tes del cha­vis­mo Delcy y Jor­ge Rodrí­guez, Aris­tó­bu­lo Istú­riz y Jor­ge Arrea­za y los de la opo­si­ción, Timo­teo Zam­brano, Clau­dio Fer­mín, Luis Augus­to Rome­ro, Feli­pe Muji­ca y Leo­pol­do Puchi, fir­ma­ron con­jun­ta­men­te un docu­men­to en el que se acor­da­ron seis pun­tos:

  • Libe­ra­ción de polí­ti­cos pre­sos median­te reco­men­da­cio­nes de la Comi­sión de la Ver­dad
  • Elec­ción de nue­vos rec­to­res del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral
  • Defen­sa del Ese­qui­bo como terri­to­rio vene­zo­lano
  • Rein­cor­po­ra­ción de los dipu­tados del Gran Polo Patrió­ti­co a la Asam­blea Nacio­nal
  • Denun­cia y levan­ta­mien­to de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les
  • Apli­ca­ción del pro­gra­ma can­je de petró­leo por ali­men­tos y medi­ci­nas bajo los meca­nis­mos esta­ble­ci­dos por las Nacio­nes Uni­das

El pre­si­den­te Madu­ro expli­có que el diá­lo­go entre ambas par­tes se logró median­te los ofi­cios del gobierno norue­go, sien­do Oslo un actor inter­na­cio­nal cla­ve para la con­se­cu­ción del pre­sen­te con­tex­to.

Entre otros acto­res inter­na­cio­na­les cla­ve se encuen­tra, asi­mis­mo, el Vati­cano, que his­tó­ri­ca­men­te ha fun­gi­do de media­dor y faci­li­ta­dor de diá­lo­gos, y a lo interno un arti­cu­la­dor impor­tan­te, sobre todo des­de que se desa­rro­lla­ran los meca­nis­mos de Norue­ga y Bar­ba­dos, ha sido Sta­lin Gon­zá­lez, quien aca­ba de renun­ciar al par­ti­do Un Nue­vo Tiem­po e inclu­so el ex can­di­da­to pre­si­den­cial Hen­ri­que Capri­les Radosn­ki.

Los seis pun­tos acor­da­dos hace casi un año están sien­do cum­pli­dos, dán­do­le impul­so al calen­da­rio elec­to­ral res­pec­to a los pró­xi­mos comi­cios par­la­men­ta­rios que se anun­cia­ron en mar­zo de este año.

De ahí pro­vie­ne la deci­sión del masi­vo indul­to pre­si­den­cial y la acti­va­ción de los meca­nis­mos que ase­gu­ran las garan­tías elec­to­ra­les que se han nego­cia­do duran­te meses, e inclu­so años, para lle­gar a este con­tex­to en el que se comien­za a vis­lum­brar, por fin, una pron­ta regu­la­ri­za­ción de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la polí­ti­ca como herra­mien­ta para diri­mir el con­flic­to vene­zo­lano.

Mien­tras tan­to, Esta­dos Uni­dos y su del­fín, Juan Guai­dó, pre­ten­den sabo­tear las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre, ale­gan­do que “no exis­ten las con­di­cio­nes” para lle­var­las a cabo, aun cuan­do la car­ta de nave­ga­ción del diá­lo­go expre­sa que sí se está cons­tru­yen­do un esce­na­rio don­de sea posi­ble ele­gir una nue­va Asam­blea Nacio­nal que repre­sen­te los ver­da­de­ros intere­ses de la pobla­ción vene­zo­lano y no las pre­rro­ga­ti­vas del Nor­te glo­bal.

Fuen­te: Misión Ver­dad



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *