Hacer la Revo­lu­ción en Chi­le

¡Por Julio Pin­to Valle­jos2, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de sep­tiem­bre 2020.

A 50 años del triun­fo de Sal­va­dor Allen­de y la Uni­dad Popu­lar (UP) el 4 de sep­tiem­bre de 1970 . Com­par­ti­mos este artícu­lo ana­li­za la idea de revo­lu­ción en la izquier­da mar­xis­ta chi­le­na, esto es, en el Par­ti­do Comu­nis­ta, el Par­ti­do Socia­lis­ta y el Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR) entre 1960 y 1973, años de ascen­so del mun­do popu­lar y de cons­truc­ción pro­yec­tual. El artícu­lo inquie­re acer­ca de las dis­tin­tas visio­nes res­pec­to a qué enten­dían los dis­tin­tos par­ti­dos por socia­lis­mo, resal­tan­do los pun­tos de con­sen­so, espe­cial­men­te su sen­ti­do anti­ca­pi­ta­lis­ta, huma­nis­ta e igua­li­ta­rio. Por últi­mo, tam­bién des­cri­be los deba­tes res­pec­to de los “medios” para hacer la revo­lu­ción, en un momen­to de auge con­ti­nen­tal de la vía arma­da.

1.- La Revo­lu­ción: obje­ti­vo com­par­ti­do.

El deber de todo revo­lu­cio­na­rio”, pro­cla­mó Fidel Cas­tro en la Segun­da Decla­ra­ción de La Haba­na, “es hacer la revo­lu­ción”. La vic­to­ria de los gue­rri­lle­ros cuba­nos en 1959, en efec­to, pare­ció sacar a la revo­lu­ción social del ámbi­to de los hori­zon­tes utó­pi­cos, ins­ta­lán­do­la como una pro­pues­ta inme­dia­ta y via­ble para los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na. “¿Qué ense­ña la Revo­lu­ción Cuba­na?”, se pre­gun­ta­ba el pro­pio Cas­tro en ese mis­mo docu­men­to. Y se res­pon­día: “que la revo­lu­ción es posi­ble, que los pue­blos pue­den hacer­la, que en el mun­do con­tem­po­rá­neo no hay fuer­zas capa­ces de impe­dir el movi­mien­to de libe­ra­ción de los pue­blos”(3) . “No impor­ta cuál sea el resul­ta­do de las luchas de hoy”, agre­ga­ba el otro diri­gen­te emble­má­ti­co de ese pro­ce­so, Ernes­to Ché Gue­va­ra; “no impor­ta, para el resul­ta­do final, que uno u otro movi­mien­to sea tran­si­to­ria­men­te derro­ta­do. Lo defi­ni­ti­vo es la deci­sión de lucha que madu­ra día a día; la con­cien­cia de la nece­si­dad del cam­bio revo­lu­cio­na­rio, la cer­te­za de su posi­bi­li­dad”4 . Ins­pi­ra­dos en esa nece­si­dad y esa “cer­te­za”, y en las trans­for­ma­cio­nes prác­ti­cas que por esos años se eje­cu­ta­ban en la isla cari­be­ña, miles de revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos se lan­za­ron a las sel­vas o a las calles del con­ti­nen­te a repro­du­cir la haza­ña.

Los acom­pa­ña­ban en tal esfuer­zo, ade­más del ejem­plo cubano, los escri­tos y tes­ti­mo­nios per­so­na­les de Regis Debray y el Ché Gue­va­ra5 . Los acom­pa­ña­ba tam­bién un cli­ma psi­co­ló­gi­co, no sólo lati­no­ame­ri­cano sino mun­dial, en que has­ta los cam­bios más ambi­cio­sos y pro­fun­dos pare­cían estar al alcan­ce de la mano; en que los obs­tácu­los obje­ti­vos más for­mi­da­bles pare­cían eclip­sar­se fren­te a la fuer­za de un aná­li­sis lúci­do y una volun­tad deci­di­da. “Sea­mos rea­lis­tas”, escri­bían los jóve­nes pari­si­nos en los muros de mayo del 68, “pida­mos lo impo­si­ble”.

Tam­bién en Chi­le, país reco­no­ci­do por su “sobrie­dad” polí­ti­ca y su ape­go ins­ti­tu­cio­nal, los años sesen­ta pusie­ron en la agen­da la inmi­nen­cia de la revo­lu­ción. Es ver­dad que ya des­de comien­zos del siglo XX se venía hablan­do en nues­tras tie­rras sobre la via­bi­li­dad, la nece­si­dad o el peli­gro de la revo­lu­ción, pero la dis­cu­sión en gene­ral no había sobre­pa­sa­do el plano retó­ri­co o pro­gra­má­ti­co. Por el con­tra­rio: des­de los años trein­ta, has­ta los par­ti­dos que se defi­nían a sí mis­mos como intrín­se­ca­men­te popu­la­res y revo­lu­cio­na­rios, el Comu­nis­ta y el Socia­lis­ta, se habían inte­gra­do pací­fi­ca­men­te a un orden polí­ti­co carac­te­ri­za­do más bien por la esta­bi­li­dad y el res­pe­to a las “reglas del jue­go”6 .

Todo cam­bió, sin embar­go, con el efec­to com­bi­na­do del triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na y el cre­ci­mien­to elec­to­ral de la izquier­da, la que en 1958 estu­vo a pun­to de lle­var a Sal­va­dor Allen­de a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca. Como nun­ca antes, por uno u otro camino, sur­gía en Chi­le la pers­pec­ti­va con­cre­ta de hacer la revo­lu­ción. “La revo­lu­ción socia­lis­ta”, afir­ma­ba una edi­to­rial de la revis­ta Pun­to Final, “es una tarea ines­qui­va­ble de nues­tra gene­ra­ción”7

Fidel Cas­tro y Sal­va­dor Allen­de

La déca­da de los sesen­ta, y con mayor razón los mil días de la Uni­dad Popu­lar, estu­vie­ron mar­ca­dos por esa expec­ta­ti­va. Los par­ti­da­rios de la revo­lu­ción, más allá de ads­crip­cio­nes o mati­ces, deba­tie­ron y pug­na­ron febril­men­te por hacer­la reali­dad, y por defi­nir el carác­ter que ella ten­dría en nues­tro sue­lo. Sus enemi­gos hicie­ron lo huma­na­men­te posi­ble por impe­dir­la, y lue­go, cuan­do pare­ció momen­tá­nea­men­te triun­far, por derro­tar­la. Y quie­nes se ubi­ca­ban a medio camino, como el Par­ti­do Radi­cal o la Demo­cra­cia Cris­tia­na, ter­mi­na­ron frac­tu­ra­dos pre­ci­sa­men­te en torno a esa opción, divi­dién­do­se entre par­ti­da­rios y detrac­to­res de la revo­lu­ción8 . En el caso de esta últi­ma colec­ti­vi­dad, que gober­nó el país duran­te bue­na par­te de la déca­da, la seduc­ción revo­lu­cio­na­ria se des­li­zó inclu­so al inte­rior de sus pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas: Eduar­do Frei Mon­tal­va lle­gó en 1964 a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca sobre las alas de una “revo­lu­ción en liber­tad”, cuyo incum­pli­mien­to le sería enros­tra­do más de una vez no sólo por sus opo­si­to­res de izquier­da, sino por muchos de sus pro­pios segui­do­res. Al lle­gar las pre­si­den­cia­les de 1970, ambos blo­ques polí­ti­cos riva­li­za­ron ante el elec­to­ra­do con plan­tea­mien­tos que al menos en algu­nos aspec­tos podían ser cali­fi­ca­dos de revo­lu­cio­na­rios. En el Chi­le de los sesen­ta, en suma, lo “polí­ti­ca­men­te correc­to” era ser par­ti­da­rio de la revo­lu­ción.

¿Pero qué se enten­día exac­ta­men­te, al menos entre sus par­ti­da­rios decla­ra­dos, por revo­lu­ción? No es des­co­no­ci­do que entre las dos prin­ci­pa­les colec­ti­vi­da­des de la izquier­da chi­le­na de la épo­ca habían dife­ren­cias más que super­fi­cia­les en mate­ria estra­té­gi­ca o pro­gra­má­ti­ca, las que se repro­du­cían más o menos simé­tri­ca­men­te en los par­ti­dos y agru­pa­cio­nes más peque­ñas que ter­mi­na­ban de con­for­mar ese cam­po ideo­ló­gi­co. En lo que sí se con­cor­da­ba, sin embar­go, era en el deseo de hacer­la, y en el sig­ni­fi­ca­do últi­mo de la pala­bra. “El obje­ti­vo supre­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta”, decla­ra­ba un Pro­yec­to de nue­va redac­ción del Pro­gra­ma del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le que se pre­sen­ta­ría ante el XIV Con­gre­so de esa colec­ti­vi­dad, rea­li­za­do a fines de 1969, “es abrir paso a la revo­lu­ción chi­le­na”. Y pre­ci­sa­ba: “con­ce­bi­mos a la revo­lu­ción chi­le­na como el movi­mien­to de la cla­se obre­ra y del pue­blo orga­ni­za­do que, median­te la lucha de masas, des­pla­za del poder a las actua­les cla­ses gober­nan­tes, eli­mi­na al vie­jo apa­ra­to del Esta­do, las rela­cio­nes de pro­duc­ción que fre­nan el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas e intro­du­ce trans­for­ma­cio­nes de fon­do en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca del país, abrien­do camino al socia­lis­mo”9 .

¿Qué es la Revo­lu­ción”, se pre­gun­ta­ba por su par­te el abo­ga­do y futu­ro inten­den­te socia­lis­ta Jai­me Fai­vo­vich, “sino el cam­bio total del sis­te­ma impe­ran­te?”. Y se expla­ya­ba: “lo que pre­ten­de­mos es des­truir has­ta sus cimien­tos este régi­men eco­nó­mi­co y social, en que no sólo el poder eco­nó­mi­co, sino que tam­bién el poder polí­ti­co está en manos de un gru­po minúscu­lo pri­vi­le­gia­do. Que­re­mos colec­ti­vi­zar la tie­rra y entre­gar­la a los cam­pe­si­nos, nacio­na­li­zar los ban­cos y socia­li­zar los medios de pro­duc­ción, hacer a Chi­le due­ño y usu­fruc­tua­rio de sus rique­zas nacio­na­les, eli­mi­nar los mono­po­lios y con­quis­tar el poder polí­ti­co para el pue­blo”10. No muy dife­ren­te era lo que decla­ra­ba el nacien­te Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR) en su Decla­ra­ción de Prin­ci­pios de agos­to de 1965: “La fina­li­dad del MIR es el derro­ca­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y su reem­pla­zo por un gobierno de obre­ros y cam­pe­si­nos, diri­gi­dos por los órga­nos del poder pro­le­ta­rio, cuya tarea será cons­truir el socia­lis­mo y extin­guir gra­dual­men­te el Esta­do has­ta lle­gar a la socie­dad sin cla­ses. La des­truc­ción del capi­ta­lis­mo impli­ca un enfren­ta­mien­to revo­lu­cio­na­rio de las cla­ses anta­gó­ni­cas”11. Mucho se deba­tió y se pole­mi­zó duran­te esos años en Chi­le, a veces con bas­tan­te apa­sio­na­mien­to y vio­len­cia, sobre los alcan­ces, for­mas e impli­can­cias del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio. Pero por enci­ma de todas las dife­ren­cias, afir­ma­ba un lec­tor ari­que­ño de Pun­to Final que se iden­ti­fi­ca­ba con el nom­bre de “Cali­che”, “nues­tro fin el es mis­mo: la revo­lu­ción mar­xis­ta”. O como lo dijo la Comi­sion Polí­ti­ca del PC en res­pues­ta a un empla­za­mien­to de su simi­lar del PS: “nues­tros dos par­ti­dos tie­nen como meta el socia­lis­mo, por lo tan­to sus cami­nos no son diver­gen­tes”12.

La revo­lu­ción, enton­ces, se con­ce­bía como una trans­for­ma­ción radi­cal (“estruc­tu­ral”, se decía enton­ces) del régi­men polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social vigen­te, que era, para los efec­tos chi­le­nos, el capi­ta­lis­mo sub­de­sa­rro­lla­do o depen­dien­te. Se la con­ce­bía tam­bién con un ape­lli­do y una meta pre­ci­sos: la revo­lu­ción chi­le­na debia ser socia­lis­ta, es decir, ins­pi­ra­da en un mode­lo de orga­ni­za­ción social en que no hubie­ran explo­ta­do­res ni explo­ta­dos; en que la rique­za social se apro­pia­ra y dis­tri­bu­ye­ra colec­ti­va­men­te (por tan­to, abo­lien­do la pro­pie­dad pri­va­da); y en que las per­so­nas se rela­cio­na­ran de acuer­do a prin­ci­pios de soli­da­ri­dad y jus­ti­cia social, y no de indi­vi­dua­lis­mo y com­pe­ti­ti­vi­dad como ocu­rría bajo el orden capi­ta­lis­ta. Para ello se con­ta­ba con el apo­yo teó­ri­co y polí­ti­co del pen­sa­mien­to mar­xis­ta-leni­nis­ta, al cual, en tér­mi­nos gené­ri­cos, adhe­rían prác­ti­ca­men­te todos los par­ti­da­rios chi­le­nos de la revo­lu­ción13. Otra cosa eran las lec­tu­ras e impli­can­cias que de se esa doc­tri­na se deri­va­ban, mate­ria sobre la cual, como se sabe, habían pro­fun­das y pro­fu­sas dis­cre­pan­cias.

Se pen­sa­ba, por otra par­te, que el socia­lis­mo era tam­bién la úni­ca fór­mu­la capaz de libe­rar a paí­ses como los nues­tros de su ances­tral depen­den­cia colo­nial o neo­co­lo­nial, o como se decía por aquel tiem­po, del “impe­ria­lis­mo”. “En Chi­le”, decía el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta, “está plan­tea­da la nece­si­dad de la revo­lu­ción. País capi­ta­lis­ta, depen­dien­te del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, some­ti­do por más de cua­tro siglos a la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, ha desem­bo­ca­do en una situa­ción insos­te­ni­ble para la gran mayo­ría. La impo­si­bi­li­dad de solu­cio­nar los pro­ble­mas del pue­blo y de la nación den­tro del actual sis­te­ma impo­ne la obli­ga­ción de ter­mi­nar con el domi­nio del impe­ria­lis­mo, y de los mono­po­lios, eli­mi­nar el lati­fun­dio y abrir paso hacia el socia­lis­mo”14. “Nues­tro país semi-colo­nial”, con­cor­da­ba el MIR en el otro extre­mo del espec­tro izquier­dis­ta, “tan­to por su estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca como por su depen­den­cia del mer­ca­do mun­dial, nece­si­ta enfren­tar tareas bási­cas: la liqui­da­ción del impe­ria­lis­mo y la revo­lu­ción agra­ria. Tras estas medi­das debe movi­li­zar­se a la mayo­ría nacio­nal com­pues­ta por obre­ros, cam­pe­si­nos y sec­to­res medios empo­bre­ci­dos. Estas dos tareas de carác­ter demo­crá­ti­co deben estar liga­das ínti­ma­men­te y de mane­ra inin­te­rrum­pi­da a los obje­ti­vos de carác­ter socia­lis­ta”15. Para uno y para otro, enton­ces, la revo­lu­ción apor­ta­ba simul­tá­nea­men­te una solu­ción para las injus­ti­cias inter­nas y para la subor­di­na­ción exter­na, se ata­via­ba al mis­mo tiem­po con ropa­je nacio­na­lis­ta y socia­lis­ta. En un con­tex­to como el chi­leno o el lati­no­ame­ri­cano, sólo los revo­lu­cio­na­rios podían levan­tar ban­de­ra de autén­ti­co patrio­tis­mo.

Pero no eran sólo las “estruc­tu­ras” las des­ti­na­das a refun­dar­se gra­cias a la revo­lu­ción: ésta tam­bién debía pro­yec­tar­se sobre las com­ple­ji­da­des de la sub­je­ti­vi­dad huma­na, inclui­das sus dimen­sio­nes éti­ca y cul­tu­ral. “El hom­bre nue­vo, el hom­bre del futu­ro”, decía un redac­tor de Pun­to Final para­fra­sean­do al Ché Gue­va­ra, “es el obje­ti­vo más emi­nen­te que per­si­guen las revo­lu­cio­nes ver­da­de­ras”. En ese sen­ti­do, con­ti­nua­ba, “lo más cau­ti­van­te de la Revo­lu­ción Cuba­na qui­zá radi­que en las con­quis­tas logra­das en el cam­po del inte­lec­to, de la edu­ca­ción, de la ver­da­de­ra moral”16. “Para que se pro­duz­ca la ver­da­de­ra revo­lu­ción”, agre­ga­ba un lec­tor de la mis­ma revis­ta, anti­guo semi­na­ris­ta des­en­can­ta­do del sacer­do­cio, “debe haber un cam­bio revo­lu­cio­na­rio en la men­te y en el cora­zón, en la acti­tud inte­gral de cada per­so­na”17. Estra­te­gia, la revis­ta teó­ri­ca del MIR, repro­du­cía en su núme­ro 6 un escri­to del Ché Gue­va­ra titu­la­do “El socia­lis­mo y el hom­bre”, don­de se des­ta­ca­ba lo que a su jui­cio carac­te­ri­za­ba al “hom­bre nue­vo” que daría sus­ten­to a la socie­dad socia­lis­ta: “lo impor­tan­te es que los hom­bres van adqui­rien­do cada día más con­cien­cia de la nece­si­dad de su incor­po­ra­ción a la socie­dad y, al mis­mo tiem­po, de su impor­tan­cia como moto­res de la mis­ma”18. El cam­bio estruc­tu­ral, en suma, no era sino un sopor­te para el des­plie­gue de la ver­da­de­ra huma­ni­za­ción de la socie­dad, impe­di­da duran­te mile­nios por la explo­ta­ción de unos sobre otros y los con­si­guien­tes des­ga­rros de la lucha de cla­ses. “Si algo nos ense­ña la Revo­lu­ción Cuba­na”, opi­na­ba al res­pec­to el otro gran teó­ri­co de la gue­rri­lla de los sesen­ta, Régis Debray, es que “en la for­ma­ción del hom­bre nue­vo nadie está por enci­ma de nadie”. “No hay tarea más huma­na, más revo­lu­cio­na­ria”, rema­cha­ba, “que la de edi­fi­car des­de aho­ra una moral y una vida coti­dia­na comu­nis­tas19.

Había, en suma, entre los par­ti­da­rios chi­le­nos de la revo­lu­ción, bas­tan­te con­cor­dan­cia res­pec­to a los fines últi­mos que se per­se­guían, y al tipo de socie­dad que se aspi­ra­ba a cons­truir. Ésta debía ser socia­lis­ta, anti-impe­ria­lis­ta (por tan­to, genui­na­men­te nacio­nal), huma­nis­ta e igua­li­ta­ria. El capi­ta­lis­mo, por tan­to, como orden impe­ran­te, debía ser derro­ta­do y des­trui­do, abo­lien­do así el indi­vi­dua­lis­mo, la explo­ta­ción y la pro­pie­dad pri­va­da20. Tan ambi­cio­sa tarea, como es obvio, reque­ría que las cla­ses explo­ta­das o sim­ple­men­te des­po­seí­das se hicie­ran del poder, pues el prin­ci­pio de la lucha de cla­ses, al cual todos igual­men­te ads­cri­bían, impli­ca­ba que las cla­ses diri­gen­tes (la bur­gue­sía u oli­gar­quía nacio­nal y el impe­ria­lis­mo) no iban a ceder gra­tui­ta­men­te sus pre­rro­ga­ti­vas. “Para dar tér­mino a su inmen­so dra­ma”, decía el pro­gra­ma del Par­ti­do Comu­nis­ta, “al pue­blo no le que­da otra cosa que poner en movi­mien­to toda su fuer­za orga­ni­za­da a fin de des­pla­zar a las cla­ses domi­nan­tes, que deten­tan en la actua­li­dad el poder. Lle­ga a la con­clu­sión que debe alcan­zar el gobierno por y para sí mis­mo, a fin de dar solu­ción a los pro­ble­mas de todo el país. El poder para el pue­blo es su divi­sa y el úni­co camino”21. “El Par­ti­do Socia­lis­ta”, seña­la­ba por su par­te esta colec­ti­vi­dad entre las reso­lu­cio­nes de su XXII Con­gre­so, “como orga­ni­za­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta, plan­tea la toma del poder como obje­ti­vo estra­té­gi­co a cum­plir por esta gene­ra­ción, para ins­tau­rar un Esta­do Revo­lu­cio­na­rio que libe­re a Chi­le de la depen­den­cia y el retra­so eco­nó­mi­co y cul­tu­ral e ini­cie la cons­truc­ción del socia­lis­mo”22. “Como revo­lu­cio­na­rios”, con­cor­da­ba el Ter­cer Con­gre­so Gene­ral del MIR, rea­li­za­do a fines de 1967, “como mili­tan­tes de un par­ti­do que es van­guar­dia de los opri­mi­dos, esta­ble­ce­mos como obje­ti­vo úni­co y prin­ci­pal la toma del poder polí­ti­co”23. Res­pec­to a cómo hacer­lo, por cier­to, el con­sen­so, como se verá más ade­lan­te, deja­ba rápi­da­men­te de ser tal24.

Vis­tos estos impor­tan­tes y, para lo que se sue­le pen­sar, rela­ti­va­men­te nume­ro­sos pun­tos de con­ver­gen­cia, es intere­san­te cons­ta­tar que el deba­te y la teo­ri­za­ción izquier­dis­ta de la épo­ca solía dete­ner­se bas­tan­te poco en la carac­te­ri­za­ción espe­cí­fi­ca de la uto­pía que se pro­po­nía alcan­zar. Así lo hacía notar, sin­to­má­ti­ca­men­te, la opi­nión de la dere­cha, que en boca de quien deven­dría uno de sus ideó­lo­gos más influ­yen­tes, un toda­vía joven Jai­me Guz­mán, lla­ma­ba la aten­ción sobre la vague­dad con que la izquier­da nor­mal­men­te abor­da­ba el tema de los fines. Reac­cio­nan­do al pri­mer men­sa­je pre­si­den­cial de Sal­va­dor Allen­de, en mayo de 1971, Guz­mán plan­tea­ba que en gene­ral, todas las dis­cu­sio­nes entre mar­xis­tas giran sobre las estra­te­gias que con­vie­ne seguir. Es raro ver­las cen­tra­das en torno a la meta, al mode­lo social por el cual com­ba­ten”. Así y todo, con­cluía, con­cor­dan­do con lo que aquí se seña­la, “res­pec­to de los per­fi­les de este últi­mo, pre­va­le­ce nor­mal­men­te una adhe­sión irres­tric­ta, dog­má­ti­ca y has­ta reve­ren­te”25.

En ver­dad, la uni­dad en los fines resul­tó a la lar­ga mucho menos insis­ten­te y deter­mi­nan­te que el des­acuer­do en mate­rias de orden estra­té­gi­co, tác­ti­co y pro­gra­má­ti­co, lo que ter­mi­na­ría por con­fi­gu­rar lo que Tomás Mou­lian ha deno­mi­na­do acer­ta­da­men­te un “empa­te catas­tró­fi­co”. Enfren­ta­dos a la tarea de hacer la revo­lu­ción, los par­ti­da­rios de la uto­pía socia­lis­ta se frac­tu­ra­ron en visio­nes diver­gen­tes, a menu­do abier­ta­men­te anta­gó­ni­cas, sobre los medios, rit­mos, mar­cos y acto­res que debían orien­tar­la. A la pos­tre, esa frac­tu­ra resul­tó ser un com­po­nen­te fun­da­men­tal en la derro­ta de la mejor oca­sión his­tó­ri­ca que ha habi­do en Chi­le, has­ta la fecha, para hacer la revo­lu­ción: el gobierno de la Uni­dad Popu­lar. No es la menor de las iro­nías de esa expe­rien­cia que, con mayo­res o meno­res mati­ces, el gobierno de Allen­de haya con­ta­do con el apo­yo de todo un espec­tro izquier­dis­ta que en otros pla­nos se demos­tró tan difí­cil de aglu­ti­nar.

2.- ¿Cómo hacer la Revo­lu­ción?

El deba­te de la izquier­da, enton­ces, se carac­te­ri­zó por hacer mucho más hin­ca­pié en los medios que en los fines, dan­do lugar a una serie de “ejes polé­mi­cos” que ter­mi­na­ron absor­bien­do el grue­so de sus ener­gías y deba­tes. Para sim­pli­fi­car, se orga­ni­za­rá el aná­li­sis de estos ejes polé­mi­cos en torno a lo que podrían deno­mi­nar­se las dos pos­tu­ras para­dig­má­ti­cas entre las que se pola­ri­zó el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio chi­leno duran­te los años sesen­ta y la admi­nis­tra­ción de la Uni­dad Popu­lar: la gra­dua­lis­ta y la rup­tu­ris­ta26. La pri­me­ra era hege­mo­ni­za­da en tér­mi­nos doc­tri­na­rios por el Par­ti­do Comu­nis­ta, pero con­ta­ba tam­bién con el apo­yo de un seg­men­to del Par­ti­do Socia­lis­ta, inclui­do, lo que obvia­men­te no resul­ta menor, el pro­pio Sal­va­dor Allen­de. For­ma­ba tam­bién par­te de ella el sec­tor del MAPU que even­tual­men­te, tras el quie­bre de ese par­ti­do a comien­zos de 1973, pasa­ría a lla­mar­se MAPU Obre­ro-Cam­pe­sino, al igual que el Par­ti­do Radi­cal. El sec­tor rup­tu­ris­ta, por su par­te, se con­for­ma­ba a par­tir de la mayo­ría del Par­ti­do Socia­lis­ta, del MAPU que a la pos­tre que­dó bajo la con­duc­ción de Oscar Gui­ller­mo Garre­tón, de la Izquier­da Cris­tia­na, y del MIR, par­ti­do este últi­mo que sin ser par­te de la Uni­dad Popu­lar sí brin­dó a ese gobierno un apo­yo, aun­que más bien crí­ti­co.

Es intere­san­te ano­tar, para los efec­tos de este artícu­lo, que para la izquier­da rup­tu­ris­ta sólo ella era autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria, ape­la­ción (“izquier­da revo­lu­cio­na­ria”) que siem­pre se dio a sí mis­ma para dis­tin­guir­se de su con­tra­par­te gra­dua­lis­ta. Estos últi­mos, en cam­bio, eran mote­ja­dos de refor­mis­tas, cola­bo­ra­cio­nis­tas, u otros con­cep­tos aun menos hala­güe­ños pero que tenían en común la noción de que no había en ellos un com­pro­mi­so real con hacer la revo­lu­ción. Este jui­cio, que por lo demás igno­ra lo que los pro­pios gra­dua­lis­tas mani­fes­ta­ban ser su obje­ti­vo últi­mo y fun­da­men­tal, no resul­ta fácil de sus­ten­tar. De hecho, más de algu­na vez se ha argu­men­ta­do, por los par­ti­da­rios de esa corrien­te y tam­bién por ana­lis­tas pos­te­rio­res, que la visión más ple­na­men­te revo­lu­cio­na­ria sería pre­ci­sa­men­te la gra­dua­lis­ta, en tan­to su mode­lo de cons­truc­ción del socia­lis­mo no se había pues­to nun­ca en prác­ti­ca en tér­mi­nos con­cre­tos. Y esto no sólo cubre pro­pues­tas estra­té­gi­cas como la famo­sa “vía chi­le­na al socia­lis­mo” que se dis­cu­ti­rá en segui­da, sino inclu­so aspec­tos más sus­tan­ti­vos como el de com­pa­ti­bi­li­zar el socia­lis­mo con la demo­cra­cia en su acep­ción ilus­tra­da clá­si­ca27. En mate­ria de cre­den­cia­les, por tan­to, no resul­ta fácil diri­mir cuál de las dos pos­tu­ras podía exhi­bir mayor legi­ti­mi­dad revo­lu­cio­na­ria. Las polé­mi­cas que las divi­dían, en suma, no hipo­te­ca­ban la con­sa­gra­ción a una uto­pía común.

El pri­me­ro, y sin duda el más estu­dia­do, de los ejes polé­mi­cos que sepa­ra­ron a gra­dua­lis­tas de rup­tu­ris­tas, y que has­ta cier­to pun­to da cuen­ta de esa mis­ma deno­mi­na­ción (“gradualistas”/”rupturistas”), es el que tenía que ver con las “vías” para lle­gar des­de el capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo. Al hablar de vías, la dis­cu­sión hacía tam­bién refe­ren­cia al tema de los rit­mos y los tiem­pos, ínti­ma­men­te aso­cia­do al ante­rior.

Para la izquier­da gra­dua­lis­ta, las con­di­cio­nes polí­ti­cas y socia­les que pre­va­le­cían en Chi­le hacían muy impro­ba­ble que la revo­lu­ción pudie­se veri­fi­car­se por la clá­si­ca ruta del “asal­to al Pala­cio de Invierno”, o la toma vio­len­ta del poder. Había en nues­tro país, sos­te­nían los par­ti­da­rios de esta pos­tu­ra, toda una tra­di­ción de res­pe­to a la con­vi­ven­cia pací­fi­ca y la lega­li­dad vigen­te, que ya había pasa­do a for­mar par­te de una cul­tu­ra polí­ti­ca nacio­nal que tam­bién era valo­ra­da por las cla­ses popu­la­res. Los espa­cios y los logros que estas últi­mas habían veni­do “con­quis­tan­do” des­de comien­zos del siglo XX por otra par­te, demos­tra­ban la fac­ti­bi­li­dad de uti­li­zar el mar­co ins­ti­tu­cio­nal para irse apro­xi­man­do “gra­dual­men­te” (de ahí el con­cep­to de “gra­dua­lis­mo”) a la meta socia­lis­ta, valién­do­se para ello de medios cier­ta­men­te menos trau­má­ti­cos que una insu­rrec­ción fron­tal. La “vía pací­fi­ca”, como lle­gó a lla­mar­se (pos­te­rior­men­te se habló de vía “no arma­da”, para dar cabi­da a accio­nes con cier­ta dosis de vio­len­cia social como las “tomas” de terre­nos urba­nos o rura­les)28, hacía jus­ti­cia tam­bién a la carac­te­ri­za­ción que espe­cial­men­te el PC había veni­do ela­bo­ran­do sobre el esta­do evo­lu­ti­vo de la socie­dad chi­le­na, y que hacía hin­ca­pié en sus evi­den­tes nive­les de atra­so. Un país que toda­vía exhi­bía, a jui­cio de ese par­ti­do, mar­ca­dos ras­gos feu­da­les, y cuya suje­ción al impe­ria­lis­mo lo man­te­nía sumi­do en una con­di­ción muy pró­xi­ma al colo­nia­je, difí­cil­men­te podía lle­gar al socia­lis­mo en un pla­zo cor­to. Más bien, lo que se reque­ría era com­ple­tar el trán­si­to al capi­ta­lis­mo, inclu­yen­do tareas pen­dien­tes de la agen­da “demo­crá­ti­co-bur­gue­sa” como la refor­ma agra­ria, la indus­tria­li­za­ción y la recu­pe­ra­ción de las rique­zas bási­cas a la sazón bajo con­trol del capi­tal impe­ria­lis­ta. Sólo des­de allí, se argu­men­ta­ba, podría aco­me­ter­se con mayo­res pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to la cons­truc­ción de la uto­pía socia­lis­ta. El camino, por lo tan­to, cons­ta­ba de diver­sas eta­pas (de don­de ema­nó el ape­la­ti­vo de “eta­pis­mo”, tam­bién apli­ca­do a esta corrien­te), las que debían irse cubrien­do sis­te­má­ti­ca­men­te si se que­ría sen­tar cimien­tos sóli­dos para la socie­dad del futu­ro29.

Esta lec­tu­ra de la situa­ción his­tó­ri­ca y polí­ti­ca tenía obvias impli­can­cias en mate­ria de alian­zas y obje­ti­vos inme­dia­tos, todas las cua­les pare­cían ava­lar la tesis cen­tral de la vía “no arma­da”. La pri­me­ra era que, en la tarea de con­quis­tar el poder, la cla­se pro­ta­gó­ni­ca (que para los gra­dua­lis­tas seguía sien­do, en la más pura orto­do­xia mar­xis­ta-leni­nis­ta, el pro­le­ta­ria­do indus­trial) podía aso­ciar­se no sólo a otros sec­to­res popu­la­res o explo­ta­dos, como el cam­pe­si­na­do o los pobla­do­res, sino inclu­so a impor­tan­tes seg­men­tos de las cla­ses medias y la bur­gue­sía que el Par­ti­do Comu­nis­ta defi­nía como “pro­gre­sis­ta”. Aun­que estas últi­mas posi­ble­men­te no abri­ga­ran dema­sia­do entu­sias­mo por la cons­truc­ción del socia­lis­mo, sí debían hacer­lo, al menos según el aná­li­sis gra­dua­lis­ta, fren­te a las tareas demo­crá­ti­cas y desa­rro­llis­tas que corres­pon­dían a la pri­me­ra eta­pa del camino. Des­pués de todo, tan­to el “feu­da­lis­mo” como el impe­ria­lis­mo que aún impe­ra­ban en Chi­le tenían que resul­tar tan odio­sos para esos sec­to­res como para el pue­blo explo­ta­do, lo que daba pie para pen­sar seria­men­te en el esta­ble­ci­mien­to de una alian­za en pro del cam­bio estruc­tu­ral. Fue en esta ópti­ca que el PC insis­tió duran­te estos años en defi­nir la revo­lu­ción chi­le­na posi­ble como fun­da­men­tal­men­te “antim­pe­ria­lis­ta, anti­mo­no­po­lis­ta y agra­ria” (o sea, anti­la­ti­fun­dis­ta) y “con vis­tas al socia­lis­mo”30, para lo cual podían per­fec­ta­men­te cul­ti­var­se gra­dos de enten­di­mien­to con sec­to­res “pro­gre­sis­tas” de la Demo­cra­cia Cris­tia­na y el Par­ti­do Radi­cal. El socia­lis­mo, en esa lec­tu­ra, que­da­ba defi­ni­do como un obje­ti­vo no inme­dia­to, y que, en rigor, no obli­ga­ba al con­jun­to de las fuer­zas pro­gre­sis­tas alia­das.

A cam­bio de acep­tar esta pos­ter­ga­ción en la rea­li­za­ción del obje­ti­vo final, la tesis gra­dua­lis­ta con­fia­ba en aglu­ti­nar a su alre­de­dor a una fuer­za social inob­je­ta­ble­men­te mayo­ri­ta­ria, la que haría posi­ble valer­se de la vía elec­to­ral (y por tan­to, obvia­men­te, pací­fi­ca) para lle­gar al poder e imple­men­tar sus aspi­ra­cio­nes pro­gra­má­ti­cas. Con ello se zan­ja­ba, a su jui­cio, el prin­ci­pal ries­go tác­ti­co implí­ci­to en cual­quier fór­mu­la insu­rrec­cio­nal, cual era el de la derro­ta físi­ca o mili­tar. Pero a la vez, y en un plano mucho más tras­cen­den­te, se resol­vía el dile­ma de la legi­ti­ma­ción social de un cam­bio tan radi­cal de las estruc­tu­ras vigen­tes, ya fue­se que éste se efec­tua­se a cor­to o mediano pla­zo. Más de algu­na vez se ha argu­men­ta­do que el peor error de la Uni­dad Popu­lar fue el de pro­po­ner­se una rede­fi­ni­ción drás­ti­ca de los para­mé­tros en torno a los que fun­cio­na­ba la socie­dad chi­le­na con, en el mejor de los casos, un 44% de apo­yo ciu­da­dano. Fue jus­ta­men­te para pre­ve­nir esta obje­ción que el Par­ti­do Comu­nis­ta y quie­nes com­par­tían su diag­nós­ti­co (entre ellos Sal­va­dor Allen­de) impul­sa­ron una polí­ti­ca de alian­zas que tras­cen­die­ra los lími­tes de la con­vo­ca­to­ria izquier­dis­ta tra­di­cio­nal. Ello les per­mi­tía, ade­más, rei­vin­di­car para sí los prin­ci­pios y valo­res de la demo­cra­cia plu­ra­lis­ta en su ver­sión ilus­tra­da clá­si­ca, cla­ra­men­te uno de los aspec­tos más pro­ble­má­ti­cos de los regí­me­nes socia­lis­tas his­tó­ri­ca­men­te exis­ten­tes. Pre­ci­sa­men­te en esta con­jun­ción entre socia­lis­mo y demo­cra­cia, que ade­más se alcan­za­ría, supues­ta­men­te, sin derra­ma­mien­to de san­gre, resi­día el prin­ci­pal atrac­ti­vo y ori­gi­na­li­dad de la vía pací­fi­ca a la revo­lu­ción.

Dicha ori­gi­na­li­dad, en todo caso, no era lite­ral­men­te abso­lu­ta, al menos en tér­mi­nos doc­tri­na­rios. Ya des­de el XX Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca (1956), en el que se repu­dió gran par­te del lega­do sta­li­nis­ta, había que­da­do esta­ble­ci­da la fac­ti­bi­li­dad, aun­que fue­se sólo teó­ri­ca, de una con­quis­ta pací­fi­ca del poder para lle­var a cabo la revo­lu­ción. El nue­vo esce­na­rio de la polí­ti­ca mun­dial, con la con­so­li­da­ción de un blo­que socia­lis­ta dis­pues­to a coexis­tir pací­fi­ca­men­te con las socie­da­des capi­ta­lis­tas, y con el sig­ni­fi­ca­ti­vo incre­men­to elec­to­ral de la izquier­da en algu­nas de éstas, como Ita­lia o Fran­cia, esti­mu­ló al lide­raz­go sovié­ti­co a vali­dar dis­cur­si­va­men­te una vía no vio­len­ta de cons­truc­ción socia­lis­ta. Para un par­ti­do tan aten­to a man­te­ner lazos armó­ni­cos con ese refe­ren­te como lo era el PC chi­leno, el ges­to cier­ta­men­te no resul­ta­ba menor. Cuan­do menos, per­mi­tía afian­zar la tesis de la vía no arma­da sin hacer vio­len­cia mani­fies­ta a los pre­cep­tos del mar­xis­mo-leni­nis­mo, que seguían sien­do el prin­ci­pal sopor­te con­cep­tual de su iden­ti­dad polí­ti­ca. Y cuan­do más, per­mi­tía hacer el inten­to, revo­lu­cio­na­rio por cier­to, de hacer lo que en nin­gu­na otra par­te se había hecho. Eso fue, a la pos­tre, la gran aven­tu­ra que se lla­mó Uni­dad Popu­lar.

Así, duran­te los mil días que duró esa iné­di­ta expe­rien­cia, el Par­ti­do Comu­nis­ta y Sal­va­dor Allen­de se juga­ron por demos­trar­le al mun­do que el socia­lis­mo podía imple­men­tar­se sin vio­len­tar el “esta­do de dere­cho”, res­pe­tan­do estric­ta­men­te todas las liber­ta­des demo­crá­ti­cas, y, por sobre todo, evi­tan­do los horro­res de una gue­rra civil. La cau­te­la con que estos acto­res pro­cu­ra­ron apli­car el pro­gra­ma de trans­for­ma­cio­nes de la Uni­dad Popu­lar, los repe­ti­dos ges­tos de reco­no­ci­mien­to a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vigen­te, y la obse­sión (a la pos­tre frus­tra­da) por alcan­zar acuer­dos con sec­to­res de la opo­si­ción como la Demo­cra­cia Cris­tia­na, son elo­cuen­te tes­ti­mo­nio de la serie­dad con que se aco­me­tió esta estra­te­gia. La gran apues­ta polí­ti­ca del gra­dua­lis­mo fue apro­ve­char la coyun­tu­ra favo­ra­ble para rea­li­zar las modi­fi­ca­cio­nes estruc­tu­ra­les más urgen­tes (pro­fun­di­zar la refor­ma agra­ria, nacio­na­li­zar las rique­zas bási­cas, esta­ti­zar las uni­da­des pro­duc­ti­vas más gra­vi­tan­tes), cul­ti­van­do a la vez un apo­yo social mayo­ri­ta­rio que per­mi­tie­ra seguir ganan­do elec­cio­nes y así con­so­li­dar la agen­da de cons­truc­ción del socia­lis­mo. En ese afán, la bue­na dis­po­si­ción de las cla­ses medias y los sec­to­res “no mono­pó­li­cos” de la bur­gue­sía resul­ta­ba un ingre­dien­te irre­nun­cia­ble31.

Para la izquier­da rup­tu­ris­ta, toda esta cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca resul­ta­ba, en el mejor de los casos, una inge­nui­dad, y en el peor, una trai­ción. De acuer­do a su diag­nós­ti­co, con­cor­dan­te por lo demás con gran par­te de los pro­nun­cia­mien­tos clá­si­cos del mar­xis­mo-leni­nis­mo y con las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias con­cre­tas, una cla­se domi­nan­te jamás renun­cia­ría a su con­di­ción de tal sin opo­ner resis­ten­cia. Más aun: la lega­li­dad bur­gue­sa, que era la que impe­ra­ba en Chi­le como en todos los paí­ses capi­ta­lis­tas, se había crea­do expre­sa­men­te para con­sa­grar esa situa­ción, y muy difí­cil­men­te podía pres­tar­se para que los revo­lu­cio­na­rios lle­va­ran a cabo su nece­sa­ria obra des­truc­to­ra. Pero inclu­so supo­nien­do que ese impro­ba­ble esce­na­rio lle­ga­ra a mate­ria­li­zar­se, sería la pro­pia bur­gue­sía (refor­za­da, en el caso chi­leno, por el impe­ria­lis­mo) la pri­me­ra en repu­diar su mar­co ins­ti­tu­cio­nal con tal de defen­der lo esen­cial: la con­ser­va­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y las rela­cio­nes de explo­ta­ción. Así había ocu­rri­do, seña­la­ban una y otra vez las voces rup­tu­ris­tas, cada vez que en Amé­ri­ca Lati­na algún gobierno refor­mis­ta se había apro­xi­ma­do dema­sia­do a lo que Juan Car­los Gómez ha deno­mi­na­do “la fron­te­ra de la demo­cra­cia”, como en Gua­te­ma­la en 1954 o en Bra­sil diez años des­pués. Así lo había decla­ra­do tam­bién expre­sa­men­te el gobierno nor­te­ame­ri­cano, median­te la lla­ma­da “Doc­tri­na John­son”, al jus­ti­fi­car el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te domi­ni­cano Juan Bosch en 1965: Esta­dos Uni­dos no tole­ra­ría una segun­da Revo­lu­ción Cuba­na den­tro de su “esfe­ra de influen­cia” o, menos eufe­mís­ti­ca­men­te, su “patio tra­se­ro”32. Para hacer la revo­lu­ción en Chi­le, por tan­to, resul­ta­ba inelu­di­ble asu­mir la vía de la insu­rrec­ción arma­da.

Así lo plan­tea­ba ya en una fecha tan tem­pra­na como mar­zo de 1962 el perió­di­co El Rebel­de, a la sazón órgano ofi­cial de la Van­guar­dia Nacio­nal Mar­xis­ta, uno de los gru­pos que fun­da­rían tres años des­pués el Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR): “noso­tros los mar­xis­tas deja­mos a los tra­ba­ja­do­res el que res­pon­dan a esta pre­gun­ta: ¿en qué par­te del mun­do, los tra­ba­ja­do­res han lle­ga­do al poder pací­fi­ca­men­te? En cam­bio noso­tros pode­mos afir­mar rotun­da­men­te que sólo en for­ma revo­lu­cio­na­ria han sur­gi­do Esta­dos Socia­lis­tas como la Unión Sovié­ti­ca, Chi­na Popu­lar y Cuba”33. Ya cons­ti­tui­do el MIR como par­ti­do con iden­ti­dad pro­pia, su Decla­ra­ción de Prin­ci­pios, de agos­to de 1965, afir­ma­ba que “el Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria recha­za la teo­ría de la ‘vía pací­fi­ca’ por­que des­ar­ma polí­ti­ca­men­te al pro­le­ta­ria­do y por resul­tar inapli­ca­ble ya que la pro­pia bur­gue­sía es la que resis­ti­rá, inclu­so con la dic­ta­du­ra tota­li­ta­ria y la gue­rra civil, antes de entre­gar pací­fi­ca­men­te el poder. Reafir­ma­mos el prin­ci­pio mar­xis­ta-leni­nis­ta de que el úni­co camino para derro­car el régi­men capi­ta­lis­ta es la insu­rrec­ción popu­lar arma­da”. “La vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria”, con­cor­da­ba el Par­ti­do Socia­lis­ta en su famo­so con­gre­so de Chi­llán de 1967, “es inevi­ta­ble y legí­ti­ma. Resul­ta nece­sa­ria­men­te del carác­ter repre­si­vo y arma­do del Esta­do de cla­se. Cons­ti­tu­ye la úni­ca vía que con­du­ce a la toma del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co y a su ulte­rior defen­sa y for­ta­le­ci­mien­to”. Por ese mis­mo tiem­po, la revis­ta Pun­to Final, uni­ver­sal­men­te cata­lo­ga­da como prin­ci­pal por­ta­voz de esa corrien­te izquier­dis­ta, argu­men­ta­ba rotun­da­men­te lo siguien­te: “Cada vez se afian­za más en la Izquier­da la con­vic­ción de que la con­quis­ta del poder para hacer la revo­lu­ción y no para ins­tau­rar un régi­men refor­mis­ta, no se con­se­gui­rá por la vía elec­to­ral. Aun­que haya dis­cre­pan­cias en cuan­to a la opor­tu­ni­dad y los méto­dos o la tác­ti­ca, la acción arma­da es inevi­ta­ble, en cier­ta eta­pa. Enton­ces, las com­bi­na­cio­nes polí­ti­co-elec­to­ra­les care­cen de impor­tan­cia. No resol­ve­rán nada”34. La Revo­lu­ción Cuba­na, refe­ren­te obli­ga­do de todas estas ins­tan­cias, así como los gol­pes de Esta­do con apo­yo esta­dou­ni­den­se que por enton­ces pro­li­fe­ra­ban por todo el con­ti­nen­te, no per­mi­tían hacer­se nin­gu­na ilu­sión al res­pec­to.

Tan taxa­ti­vo diag­nós­ti­co se apo­ya­ba fun­da­men­tal­men­te sobre una lec­tu­ra estric­ta de las teo­rías mar­xis­tas del impe­ria­lis­mo y la lucha de cla­ses. En rela­ción a la segun­da, decía la Decla­ra­ción de Prin­ci­pios del MIR, el “hecho his­tó­ri­co de la lucha de cla­ses” impli­ca­ba que la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo sólo podía lograr­se median­te “un enfren­ta­mien­to revo­lu­cio­na­rio de las cla­ses anta­gó­ni­cas”. En tal vir­tud, toda estra­te­gia orien­ta­da a “amor­ti­guar” esa lucha debía recha­zar­se cate­gó­ri­ca­men­te: “com­ba­ti­re­mos toda con­cep­ción que alien­te ilu­sio­nes en la ‘bur­gue­sía pro­gre­sis­ta’ y prac­ti­que la cola­bo­ra­ción de cla­ses. Sos­te­ne­mos enfá­ti­ca­men­te que la úni­ca cla­se capaz de rea­li­zar las tareas ‘demo­crá­ti­cas’ com­bi­na­das con las socia­lis­tas, es el pro­le­ta­ria­do a la cabe­za de los cam­pe­si­nos y de la cla­se media empo­bre­ci­da”. Caía así por la bor­da el razo­na­mien­to gra­dua­lis­ta sobre la nece­si­dad de pro­ce­der pri­me­ro a una revo­lu­ción nacio­nal-demo­crá­ti­ca antes de plan­tear­se la tarea de cons­truir el socia­lis­mo: “recha­za­mos, por con­si­guien­te, la ‘teo­ría de las eta­pas’, que esta­ble­ce equi­vo­ca­da­men­te, que pri­me­ro hay que espe­rar una eta­pa demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, diri­gi­da por la bur­gue­sía indus­trial, antes de que el pro­le­ta­ria­do tome el poder”. En esa lógi­ca, “las direc­ti­vas buro­crá­ti­cas de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la izquier­da chi­le­na defrau­dan las espe­ran­zas de los tra­ba­ja­do­res; en vez de luchar por el derro­ca­mien­to de la bur­gue­sía se limi­tan a plan­tear refor­mas al régi­men capi­ta­lis­ta, en el terreno de la cola­bo­ra­ción de cla­ses; enga­ñan a los tra­ba­ja­do­res con una dan­za elec­to­ral per­ma­nen­te, olvi­dan­do la acción direc­ta y la tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria del pro­le­ta­ria­do chi­leno”.

Un razo­na­mien­to pare­ci­do, con evi­den­tes reso­nan­cias de la enton­ces ascen­den­te teo­ría de la depen­den­cia35, se apli­ca­ba a las fór­mu­las para com­ba­tir al impe­ria­lis­mo, que como se recor­da­rá cons­ti­tuía una de las bases sobre las que la izquier­da gra­dua­lis­ta sus­ten­ta­ba su tesis de las eta­pas: pri­me­ro derro­tar al enemi­go fun­da­men­tal (el impe­ria­lis­mo) con la ayu­da de las capas medias y la bur­gue­sía nacio­nal, y lue­go aco­me­ter la cons­truc­ción socia­lis­ta. Para la izquier­da rup­tu­ris­ta, en cam­bio, la domi­na­ción impe­ria­lis­ta hacía imprac­ti­ca­ble cual­quier ten­ta­ti­va de lle­gar pací­fi­ca­men­te al poder polí­ti­co, e ilu­so­ria toda dele­ga­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des en algu­na bur­gue­sía nacio­nal o pro­gre­sis­ta. Decía al res­pec­to el joven diri­gen­te socia­lis­ta Ricar­do Núñez, en una entre­vis­ta publi­ca­da en Pun­to Final: “sólo un sóli­do fren­te de cla­se, sin com­pro­mi­so con los sec­to­res de la bur­gue­sía que han man­te­ni­do esta situa­ción de sub­de­sa­rro­llo y de depen­den­cia del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en nues­tro país, logra­rá abrir posi­bi­li­da­des cier­tas a la insur­gen­cia arma­da de las masas, que enca­be­za­rán los par­ti­dos de la cla­se obre­ra. Por esto cual­quier inten­to de con­ci­lia­ción con las fuer­zas defen­so­ras del sta­tu quo vigen­te e inca­pa­ces de desem­pe­ñar el rol que en otros con­tin­ten­tes juga­ron, no hace sino pos­ter­gar a todos aque­llos que ven en el socia­lis­mo la con­cre­ción de sus aspi­ra­cio­nes”36.

Con­cor­da­ba en esa apre­cia­ción el Ter­cer Con­gre­so Gene­ral del MIR, de diciem­bre de 1967, al seña­lar que la vía arma­da era con­se­cuen­cia insos­la­ya­ble de una domi­na­ción impe­ria­lis­ta bajo cuya égi­da las cla­ses domi­nan­tes nacio­na­les sólo cum­plían un papel secun­da­rio: “ana­li­zan­do las cla­ses domi­nan­tes en Chi­le, hemos lle­ga­do a la con­clu­sión de que no es pura­men­te la bur­gue­sía chi­le­na, engen­dra­da y desa­rro­lla­da por el impe­ria­lis­mo, la que domi­na en nues­tro país. Evi­den­te­men­te si la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de gobierno, y la domi­na­ción prin­ci­pal la ejer­ce el impe­ria­lis­mo a tra­vés de un gobierno laca­yo (como cali­fi­ca­ba el MIR al de Eduar­do Frei Mon­tal­va) y una bur­gue­sía títe­re, de todo esto se des­pren­de, que para cali­fi­car exac­ta­men­te el tipo de domi­na­ción que exis­te y para deter­mi­nar correc­ta­men­te quien lo ejer­ce, lo atri­bui­re­mos a lo que hemos deno­mi­na­do com­ple­jo social domi­nan­te”. Estan­do este “com­ple­jo social domi­nan­te” con­tro­la­do en últi­ma ins­tan­cia por el impe­ria­lis­mo, “cual­quier pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, cual­quier for­ma de ame­na­za al orden vigen­te engen­dra inme­dia­ta­men­te la con­tra­rre­vo­lu­ción arma­da con pre­sen­cia, des­de ya (sic), del impe­ria­lis­mo”. En con­se­cuen­cia, “el uso de la fuer­za y la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria no se plan­tea ya como ‘posi­bi­li­dad’ sino como la ‘solu­ción urgen­te de cada momen­to’. Es decir que no sólo toma­re­mos el poder usan­do la vio­len­cia en con­tra de los enemi­gos nacio­na­les, sino que tam­bién y des­de los comien­zos con­tra los enemi­gos extran­je­ros”37.

La lucha arma­da sur­gía así, des­de la ópti­ca rup­tu­ris­ta, como un com­po­nen­te insos­la­ya­ble (e inclu­so con­ve­nien­te, en tan­to foguea­ba los áni­mos popu­la­res), de la revo­lu­ción chi­le­na. Esta opción, sin embar­go, al menos en la pers­pec­ti­va del MIR, que fue la agru­pa­ción que más ela­bo­ró polí­ti­ca­men­te la mate­ria­li­za­ción de la vía arma­da, no debía con­fun­dir­se con la opción “foquis­ta” o gue­rri­lle­ra a la sazón en boga en Lati­noa­mé­ri­ca. Tam­po­co se la con­ce­bía como una repro­duc­ción de la insu­rrec­ción gene­ra­li­za­da que había dado ori­gen a la Revo­lu­ción Rusa de 1917, y que supo­nía un Esta­do bur­gués pro­fun­da­men­te debi­li­ta­do por una cri­sis endó­ge­na y una orga­ni­za­ción y com­ba­ti­vi­dad inmen­sas de las masas popu­la­res. Por sus carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas y estruc­tu­ra­les, Chi­le sólo podía asu­mir el camino revo­lu­cio­na­rio por la vía de una “gue­rra pro­lon­ga­da e irre­gu­lar”, don­de el com­po­nen­te pro­pia­men­te mili­tar que­da­ría cla­ra­men­te subor­di­na­do a la lucha polí­ti­ca y social38. Esto expli­ca que, más allá de denun­cias nun­ca fun­da­men­ta­das de diver­sos órga­nos de expre­sión dere­chis­ta, el MIR nun­ca se abo­ca­ra duran­te estos años a la for­ma­ción de gru­pos gue­rri­lle­ros pro­pia­men­te tales. Su acción arma­da con­cre­ta se res­trin­gió a unos pocos asal­tos a ban­cos y super­mer­ca­dos duran­te una bre­ve eta­pa de clan­des­ti­ni­dad entre media­dos de 1969 y comien­zos de 1970, la que fue pos­te­rior­men­te depues­ta como un ges­to de reco­no­ci­mien­to a la diná­mi­ca que fue cobran­do la can­di­da­tu­ra de Sal­va­dor Allen­de. Los Gru­pos Polí­ti­co-Mili­ta­res (GPM) crea­dos duran­te esa mis­ma eta­pa tuvie­ron de mili­tar poco más que el nom­bre, pues su queha­cer se con­cen­tró en la pene­tra­ción de diver­sos “fren­tes de masas”, sobre todo pobla­cio­nal y cam­pe­sino, y la eje­cu­ción de algu­nas “accio­nes direc­tas” al esti­lo de las enton­ces emble­má­ti­cas ocu­pa­cio­nes de terre­nos39.

En cuan­to al otro gran expo­nen­te de la vía arma­da, el Par­ti­do Socia­lis­ta, su accio­nar en ese plano se redu­jo a apo­yar tan­gen­cial­men­te, a media­dos de 1968, un cona­to de resis­ten­cia arma­da al des­alo­jo de un pre­dio agrí­co­la en la Pro­vin­cia de Acon­ca­gua, ocu­pa­do a la sazón por unos cam­pe­si­nos en huel­ga que fue­ron rápi­da­men­te repri­mi­dos por la fuer­za poli­cial. El gobierno de la épo­ca denun­ció el hecho como par­te de un “plan sub­ver­si­vo nacio­nal”, lo que dio lugar a todo tipo de espe­cu­la­cio­nes sobre la incu­ba­ción de gru­pos gue­rri­lle­ros con res­pal­do forá­neo (supues­ta­men­te, del régi­men dic­ta­to­rial argen­tino enton­ces en el poder…). Con­si­de­ran­do que el arma­men­to incau­ta­do a los ocu­pan­tes del fun­do no pasa­ba de bom­bas molo­tov y algu­nas armas de caza, la dimen­sión del “foco gue­rri­lle­ro” no pare­ce haber sido muy sus­tan­ti­va. Un redac­tor de Pun­to Final, en nin­gún caso renuen­te a des­ta­car lo que podría haber­se vis­to como el pri­mer ger­men de la lucha arma­da en Chi­le, con­cluía: “Cual­quier inten­to de con­ver­tir la expe­rien­cia del fun­do San Miguel en una tác­ti­ca de lucha gene­ra­li­za­da para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, pare­ce estar des­ti­na­do al fra­ca­so. Sin embar­go, la acti­tud de fran­ca rebel­día de los cam­pe­si­nos con­tra la injus­ti­cia de su situa­ción, inyec­tó una corrien­te de acción que nece­si­ta­ba la izquier­da”40. La corrien­te, sin embar­go, no resul­tó con­ta­gio­sa.

De esa for­ma, la estra­te­gia de la vía arma­da que­dó redu­ci­da duran­te aque­llos años a poco más que un gran des­plie­gue retó­ri­co, lo que no impi­dió que toda­vía en vís­pe­ras de la elec­ción pre­si­den­cial de 1970 el MIR siguie­ra insis­tien­do en su escep­ti­cis­mo res­pec­to de la vía elec­to­ral: “sos­te­ne­mos que las elec­cio­nes no son un camino para la con­quis­ta del poder. Des­con­fia­mos que por esa vía vayan a ser gobierno los obre­ros y cam­pe­si­nos, y se comien­ce la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Esta­mos cier­tos de que si ese difí­cil triun­fo elec­to­ral se alcan­za, las cla­ses domi­nan­tes no vaci­la­rán en dar un gol­pe mili­tar. Sos­te­ne­mos que las ense­ñan­zas que las masas han obte­ni­do de su expe­rien­cia en las pasa­das cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les no han sido las que arman y pre­pa­ran para la con­quis­ta del poder”41. Sin embar­go, ante el hecho con­su­ma­do del triun­fo y rati­fi­ca­ción del gobierno de la Uni­dad Popu­lar, el MIR se vio en la nece­si­dad de reco­no­cer la legi­ti­mi­dad y el arrai­go popu­lar de la tan dis­cu­ti­da pro­pues­ta42.

A par­tir de ese momen­to, y sin renun­ciar radi­cal­men­te a la estra­te­gia de la lucha arma­da, su accio­nar se con­cen­tró en for­mas más “polí­ti­cas” de con­fron­ta­ción (ocu­pa­cio­nes de terre­nos y uni­da­des pro­duc­ti­vas, for­ta­le­ci­mien­to de sus fren­tes de masas, agi­ta­ción y movi­li­za­ción calle­je­ra), todo den­tro de un mar­co de res­pal­do crí­ti­co al gobierno de Allen­de. Las refe­ren­cias direc­tas a la nece­si­dad de armar al pue­blo y pre­pa­rar­lo para la gue­rra rápi­da­men­te cedie­ron lugar a un dis­cur­so cen­tra­do en la “movi­li­za­ción de masas”, las que median­te una acción autó­no­ma y per­ma­nen­te, pero no nece­sa­ria­men­te mili­tar, podían lle­gar a deci­dir la lucha de cla­ses en su favor. En ese con­tex­to, la crí­ti­ca del MIR se con­cen­tró cre­cien­te­men­te en las vaci­la­cio­nes del gobierno de la Uni­dad Popu­lar en cuan­to a res­pal­dar y dina­mi­zar este fenó­meno, jugán­do­se más bien por bus­car acuer­dos impo­si­bles con la Demo­cra­cia Cris­tia­na median­te el efec­to supues­ta­men­te tran­qui­li­za­dor que pro­du­ci­ría la des­mo­vi­li­za­ción de las masas43. Con­ven­ci­do de que una coyun­tu­ra “pre-revo­lu­cio­na­ria” como la que a su jui­cio se vivía debía redun­dar en un recru­de­ci­mien­to de la lucha de cla­ses, el MIR no vaci­la­ba en incluir a la Demo­cra­cia Cris­tia­na y los par­ti­dos de dere­cha (Par­ti­do Nacio­nal, Demo­cra­cia Radi­cal y Patria y Liber­tad), así como a los gre­mios empre­sa­ria­les, en un solo gran blo­que aglu­ti­na­do en torno a la defen­sa del capi­ta­lis­mo y del dere­cho de pro­pie­dad, lo que con­ver­tía en sui­ci­da cual­quier inten­to de fre­nar el ímpe­tu revo­lu­cio­na­rio de las masas. El paro patro­nal de octu­bre de 1972, que pare­ció con­fir­mar ese diag­nós­ti­co, con­so­li­dó esa visión estra­té­gi­ca, y a la vez redo­bló los esfuer­zos del MIR por cons­ti­tuir un “polo revo­lu­cio­na­rio” en com­pa­ñía del Par­ti­do Socia­lis­ta, la Izquier­da Cris­tia­na y el MAPU diri­gi­do por Garre­tón. Aun enton­ces, sin embar­go, la lucha siguió plan­teán­do­se más en tér­mi­nos de seguir acu­mu­lan­do fuer­za social por medio de la acción direc­ta no mili­tar (ocu­pa­ción per­ma­nen­te de espa­cios terri­to­ria­les y uni­da­des pro­duc­ti­vas), y a la vez ganar­se el apo­yo de la tro­pa y sub­ofi­cia­li­dad de las fuer­zas arma­das exis­ten­tes44. Lle­ga­do el 11 de sep­tiem­bre de 1973, los par­ti­da­rios de la línea rup­tu­ris­ta habían logra­do acu­mu­lar una sus­tan­ti­va base de apo­yo, pero no habían con­for­ma­do un ejér­ci­to del pue­blo capaz de enfren­tar al ejér­ci­to pro­fe­sio­nal.

Un segun­do eje polé­mi­co entre gra­dua­lis­tas y rup­tu­ris­tas, por cier­to bas­tan­te menos dis­cu­ti­do que el ante­rior, tuvo que ver con el mar­co geo­grá­fi­co en el que debía des­en­vol­ver­se la revo­lu­ción. Para los segun­dos, la dis­cu­sión no mere­cía dudas: con­si­de­ran­do el peso que ejer­cía en la situa­ción polí­ti­ca la pre­sen­cia del pode­río impe­rial, la lucha sólo podía dar­se a esca­la con­ti­nen­tal, y su triun­fo pasa­ba por un esta­lli­do gene­ra­li­za­do a toda Amé­ri­ca Lati­na. El pre­ce­den­te cubano, reite­ra­da­men­te recor­da­do por esta corrien­te, tenía en este sen­ti­do un efec­to cla­ra­men­te ins­pi­ra­dor. Decía al res­pec­to el Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te del MIR: “las masas cuba­nas insu­rrec­tas, con su Gobierno revo­lu­cio­na­rio al fren­te, con sus Mili­cias obre­ras y popu­la­res y su Ejér­ci­to Rebel­de, demos­tra­ron que la defen­sa del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y de la inde­pen­den­cia nacio­nal, así como la con­quis­ta de los dere­chos demo­crá­ti­cos de los tra­ba­ja­do­res y de su exi­gen­cia de orga­ni­zar la vida social y eco­nó­mi­ca de Cuba, for­man par­te de un PROCESO ÚNICO, GLOBAL E ININTERRUMPIDO (sic), de carác­ter revo­lu­cio­na­rio, que cul­mi­na con la trans­for­ma­ción socia­lis­ta del país”45. Coin­ci­día en ello la revis­ta Pun­to Final al con­me­mo­rar el déci­mo ani­ver­sa­rio de dicha Revo­lu­ción: “el estí­mu­lo del ejem­plo cubano, y la cla­ri­fi­ca­ción que al calor de su pre­sen­cia se ha pro­du­ci­do, cons­ti­tu­yen un ali­cien­te del que has­ta hace diez años, cuan­do cam­pea­ban teo­rías refor­mis­tas, se care­cía en el con­ti­nen­te”46. El endu­re­ci­mien­to de la polí­ti­ca hemis­fé­ri­ca de los Esta­dos Uni­dos tras la Cri­sis de los Misi­les y la fra­ca­sa­da inten­to­na con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de Pla­ya Girón, sin embar­go, for­ma­li­za­da en la deno­mi­na­da “Doc­tri­na John­son”, hacían muy difí­cil que esta expe­rien­cia de cons­truc­ción socia­lis­ta pudie­ra repe­tir­se en la mis­ma for­ma. Así lo reco­no­cía el Ter­cer Con­gre­so Gene­ral del MIR al seña­lar que “la reali­dad de Amé­ri­ca Lati­na en estos últi­mos años, asi­mis­mo como la expe­rien­cia mun­dial de este perío­do carac­te­ri­za­da prin­ci­pal­men­te por la gue­rra en Viet­nam [otro refe­ren­te emble­má­ti­co de la izquier­da rup­tu­ris­ta], plan­tea enton­ces a las cla­ses revo­lu­cio­na­rias de nues­tro país un nue­vo enemi­go (que no es tan nue­vo), una nue­va máqui­na mili­tar que aplas­tar, un nue­vo ejér­ci­to repre­si­vo que des­truir: el yan­ki”.

Así enton­ces, reto­man­do una tesis inter­na­cio­na­lis­ta que se entron­ca­ba con el mar­xis­mo más clá­si­co, la izquier­da que se auto­de­no­mi­na­ba “revo­lu­cio­na­ria” asu­mió las ban­de­ras con­ti­nen­ta­lis­tas que encon­tra­ron su máxi­ma expre­sión en la Orga­ni­za­ción Lati­no­ame­ri­ca­na de Soli­da­ri­dad (OLAS), cuya pri­me­ra con­fe­ren­cia se inau­gu­ró en La Haba­na, el 28 de julio de 1967, pre­ci­sa­men­te bajo el lema “el deber de todo revo­lu­cio­na­rio es hacer la revo­lu­ción”. Decía la con­vo­ca­to­ria a este even­to: “Se lucha hoy en muy diver­sas par­tes de ‘esta Amé­ri­ca nues­tra, y de esas luchas sur­gen expe­rien­cias que es nece­sa­rio inter­cam­biar. Es nues­tro deber lle­var ade­lan­te las reso­lu­cio­nes de la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal, que pro­cla­mó el dere­cho de los pue­blos de opo­ner la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria a la vio­len­cia del impe­ria­lis­mo y la reac­ción. Es nece­sa­rio unir, coor­di­nar e impul­sar la bata­lla de todos los pue­blos explo­ta­dos de Amé­ri­ca Lati­na”47. Esta sen­si­bi­li­dad tam­bién se expre­só en un inte­rés per­ma­nen­te por los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros que a la sazón se desa­rro­lla­ban a lo lar­go y ancho de Amé­ri­ca Lati­na, y a los que la izquier­da rup­tu­ris­ta cons­tan­te­men­te ape­la­ba como obje­to de emu­la­ción. “La soli­da­ri­dad con los gue­rri­lle­ros de Amé­ri­ca Lati­na”, pro­cla­ma­ba en un momen­to el colum­nis­ta de Pun­to Final Jai­me Fai­vo­vich, “es un deber del movi­mien­to popu­lar. Pero tie­ne que tra­du­cir­se en algo mucho más con­cre­to que el sim­ple res­pal­do moral o ver­bal. Sólo así será un apor­te real a la lucha antim­pe­ria­lis­ta y ten­drá algu­na reper­cu­sión en nues­tro país”48.

La ascen­sión al gobierno de la Uni­dad Popu­lar, sin embar­go, gene­ró una situa­ción tan iné­di­ta que la tesis lati­no­ame­ri­ca­nis­ta que­dó seve­ra­men­te inte­rro­ga­da, al menos como guía para la pra­xis coti­dia­na. No se renun­ció, por cier­to, al inter­na­cio­na­lis­mo doc­tri­na­rio, como lo demos­tró la reac­ción del MIR ante las vaci­la­cio­nes que exhi­bió el gobierno de Allen­de al ate­rri­zar en Chi­le un avión secues­tra­do por un gru­po de revo­lu­cio­na­rios argen­ti­nos esca­pa­dos de la dic­ta­du­ra mili­tar de Ale­jan­dro Agus­tín Lanus­se. “Con el sur­gi­mien­to y desa­rro­llo del impe­ria­lis­mo”, edi­to­ria­li­za­ba en esa oca­sión El Rebel­de, “la lucha de cla­ses asu­mió un carác­ter cada vez más inter­na­cio­nal. El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio es por esto un com­po­nen­te impres­cin­di­ble del pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio, de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, para la con­quis­ta y la con­so­li­da­ción del poder. El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio es la herra­mien­ta con­cre­ta que los pue­blos tie­nen para apo­yar­se los unos a los otros en su lucha común con­tra el pode­río mili­tar, polí­ti­co y eco­nó­mi­co del impe­ria­lis­mo”49.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, sin embar­go, las com­ple­ji­da­des de la polí­ti­ca inter­na ensi­mis­ma­ron a la izquier­da rup­tu­ris­ta en la deco­di­fi­ca­ción y pro­yec­ción de la coyun­tu­ra inme­dia­ta, de cuyo des­en­la­ce depen­día el futu­ro con­cre­to, no sólo retó­ri­co, de la revo­lu­ción chi­le­na. Este des­pla­za­mien­to ana­lí­ti­co se reve­ló inclu­so en un rele­va­mien­to de la auto­no­mía de la dere­cha y la bur­gue­sía nacio­nal, que de haber sido cata­lo­ga­da como mero fur­gón de cola del impe­ria­lis­mo pasó a con­ver­tir­se en un adver­sa­rio peli­gro­so y astu­to, capaz de com­bi­nar crea­ti­va­men­te medi­das apa­ren­te­men­te con­ci­lia­to­rias (gene­ral­men­te por cuen­ta de la DC), con el ata­que impla­ca­ble y fron­tal orien­ta­do al derro­ca­mien­to del gobierno de la Uni­dad Popu­lar. Inclu­so los fren­tes de masas, espa­cio des­ta­ca­do y pre­di­lec­to del “polo revo­lu­cio­na­rio”, comen­za­ron a ser dispu­tados por una dere­cha que, pre­ci­sa­men­te en vir­tud de esa estra­te­gia de movi­li­za­ción calle­je­ra, pasó rápi­da­men­te a ser til­da­da de “fas­cis­ta”50. Sin nun­ca des­co­no­cer el impac­to que seguía tenien­do el accio­nar impe­ria­lis­ta, recor­da­do vívi­da­men­te en inci­den­tes como los inten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res de la trans­na­cio­nal tele­fó­ni­ca ITT o el embar­go inter­na­cio­nal pro­vo­ca­do por las expro­pia­das com­pa­ñías cuprí­fe­ras esta­dou­ni­den­ses, el trans­cur­so de los mil días de la Uni­dad Popu­lar for­za­ron a la izquier­da rup­tu­ris­ta a cen­trar cada vez más su aten­ción en el ámbi­to de lo nacio­nal. Posi­ble­men­te muy a su pesar, las “par­ti­cu­la­ri­da­des” de la situa­ción chi­le­na la for­za­ron a rele­gar a segun­do plano su pers­pec­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta y con­ti­nen­tal.

Ese era el énfa­sis, por cier­to, que des­de un comien­zo había carac­te­ri­za­do a la ver­tien­te que pro­mo­vía la revo­lu­ción “gra­dual”.

Notas
1 Este artícu­lo fue publi­ca­do en Julio Pin­to (Edi­tor) Cuan­do hici­mos his­to­ria. Expe­rien­cias de la Uni­dad Popu­lar, San­tia­go, 2005.
2 Doc­tor en His­to­ria, Aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Chi­le.
3 Fidel Cas­tro, “Segun­da Decla­ra­ción de La Haba­na”, 4 de febre­ro de 1962. Tex­to com­ple­to repro­du­ci­do en http://​www​.ciu​dad​se​va​.com/​t​e​x​tos.
4 Cita­do en Pun­to Final N° 44, diciem­bre de 1967.
5 Para el ejem­plo gue­va­ris­ta, ver Jor­ge Cas­ta­ñe­da, La vida en rojo, Bue­nos Aires, Pla­ne­ta, 1997; para sus escri­tos, Ernes­to Ché Gue­va­ra, Escri­tos y dis­cur­sos, (9 vols.), La Haba­na, Ed. de Cien­cias Socia­les, 1977; el tex­to más influ­yen­te por aque­llos años de Régis Debray fue Revo­lu­ción en la revo­lu­ción, Cua­der­nos de la revis­ta Casa de las Amé­ri­cas N° 1, La Haba­na, 1967.
6 Para este tema ver, entre otros auto­res, Tomás Mou­lian, La for­ja de ilu­sio­nes: el sis­te­ma de par­ti­dos, 1932 – 1973, San­tia­go, ARCIS-FLACSO, 1993; y Julio Faún­dez, Izquier­das y demo­cra­cia en Chi­le, 1932- 1973, San­tia­go, Edi­cio­nes Bat, 1992.
7 Pun­to Final N° 57, junio de 1968.
8 La Demo­cra­cia cris­tia­na sufrió en 1969 la esci­sión del MAPU, y en 1971 la de la Izquier­da Cris­tia­na, ambas por adhe­rir al pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio. En el caso del Par­ti­do Radi­cal, el apo­yo de su direc­to­rio al pro­gra­ma de la Uni­dad Popu­lar pro­vo­có la rup­tu­ra de una frac­ción de dere­cha, diri­gi­da por Julio Durán, que pasó a deno­mi­nar­se Demo­cra­cia Radi­cal.
9 El Siglo, 24 de agos­to de 1969.
10Punto Final N° 17, agos­to de 1966, y N° 19, enero de 1967.
11 Repro­du­ci­do en Pedro Naran­jo y otros (eds.), Miguel Enrí­quez y el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio en Chi­le. Dis­cur­sos y docu­men­tos del Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria, MIR, San­tia­go, LOM, 2004, ps. 99 – 101.
12Punto Final N° 73, enero de 1969; El Siglo, 10 de julio de 1966.
13 Tomás Mou­lián, “Evo­lu­ción his­tó­ri­ca de la izquier­da chi­le­na: la influen­cia del mar­xis­mo”, en el libro del mis­mo autor Demo­cra­cia y socia­lis­mo en Chi­le, San­tia­go, 1983.
14El Siglo, 24 de agos­to de 1969.
15 “Pro­gra­ma del Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR)”, sep­tiem­bre de 1965, repro­du­ci­do en Pedro Naran­jo y otros (eds.), Miguel Enrí­quez y el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio en Chi­le, op. cit., ps.103 – 105.
16Punto Final N° 18, diciem­bre de 1966.
17Punto Final N° 51, mar­zo de 1968.
18Estrategia N° 6, San­tia­go, sep­tiem­bre de 1966.
19Punto Final N° 13, octu­bre de 1966.
20 Sobre el impac­to que esta mate­ria tuvo en la resis­ten­cia a las pro­pues­tas revo­lu­cio­na­rias, ver el exce­len­te tra­ba­jo de Juan Car­los Gómez, La fron­te­ra de la demo­cra­cia, San­tia­go, LOM, 2004.
21El Siglo, 24 de agos­to de 1969.
22 Cita­do en Luis Cor­va­lán Mar­quéz, Del anti­ca­pi­ta­lis­mo al neo­li­be­ra­lis­mo en Chi­le, San­tia­go, Sud­ame­ri­ca­na, 2001, p. 54.
23 “La estra­te­gia insu­rrec­cio­nal del MIR (1967)”, docu­men­to N° 039 del Cen­tro de Estu­dios Miguel Enrí­quez (en ade­lan­te CEME), coor­di­na­do por Pedro Naran­jo.
24 Tomás Mou­lián, en su obra Socia­lis­mo del siglo XXI. La quin­ta vía, San­tia­go, LOM, 2000, hace refe­ren­cia a la “obse­sión” de la izquier­da chi­le­na — y mun­dial — con la con­quis­ta del poder.
25 Revis­ta PEC, N° 403, 28 de mayo de 1971. Agra­dez­co este dato a Veró­ni­ca Val­di­via.
26 Se ha toma­do esta nomen­cla­tu­ra del tex­to de Luis Cor­va­lán Mar­qúez, Los par­ti­dos polí­ti­cos y el gol­pe del 11 de Sep­tiem­bre, San­tia­go, CESOC, 2000.
27 Este argu­men­to ha sido desa­rro­lla­do con gran pro­fun­di­dad por el his­to­ria­dor bra­si­le­ño Alber­to Aggio en su libro Demo­cra­cia e Socia­lis­mo. A expe­riên­cia chi­le­na, segun­da edi­ción, Sao Pau­lo, Anna­blu­me, 2002. Es com­par­ti­da tam­bién, a nivel his­to­rio­grá­fi­co, por Luis Cor­va­lán Mar­quéz, op. cit., y por Juan Car­los Gómez, op. cit
28 Agra­dez­co esta pre­ci­sión a Rolan­do Álva­rez Valle­jos.
29 Esta carac­te­ri­za­ción corres­pon­de fun­da­men­tal­men­te a los pro­nun­cia­mien­tos estra­té­gi­cos y pro­gra­má­ti­cos del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le, ela­bo­ra­dos entre 1958 y 1973. Apar­te de los docu­men­tos pro­pia­men­te par­ti­da­rios, repro­du­ci­dos en el dia­rio El Siglo, resul­ta útil como refe­ren­cia la obra de Luis Cor­va­lán Lepe, Secre­ta­rio Gene­ral del par­ti­do duran­te el perío­do con­si­de­ra­do, Camino de vic­to­ria, San­tia­go, Hori­zon­te, 1971. En un plano más ana­lí­ti­co, pue­de con­sul­tar­se el tra­ba­jo de Alon­so Dai­re, “La polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta des­de la post-gue­rra a la Uni­dad Popu­lar”, en Augus­to Varas (comp.), El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le , San­tia­go, FLACSO, 1988; Rolan­do Álva­rez, Des­de las som­bras. Una his­to­ria de la clan­des­ti­ni­dad comu­nis­ta (1973−1980), San­tia­go, LOM, 2003, capí­tu­lo 2; Her­nán Vene­gas, “El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le: ante­ce­den­tes ideo­ló­gi­cos de su estra­te­gia hacia la Uni­dad Popu­lar (1961−1970)”, Revis­ta de His­to­ria Social y de las Men­ta­li­da­des Año VII, vol. 2, Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Chi­le, 2003.
30El Siglo, 24 de agos­to de 1969.
31 Apar­te de los dis­cur­sos del pro­pio Sal­va­dor Allen­de y los docu­men­tos y pren­sa del Par­ti­do Comu­nis­ta, la estra­te­gia gra­dua­lis­ta encuen­tra su mejor expo­nen­te en el ase­sor polí­ti­co de ese gober­nan­te, Joan Gar­cés. Ver al efec­to sus obras El Esta­do y los pro­ble­mas tác­ti­cos en el gobierno de Allen­de, Méxi­co, Siglo XXI, 1974; y sobre todo Allen­de y la expe­rien­cia chi­le­na, Bar­ce­lo­na, Ariel, 1976. Para un aná­li­sis del perío­do en una visión más bien favo­ra­ble a esta pers­pec­ti­va, ver Alber­to Aggio, Demo­cra­cia e socia­lis­mo, op. cit.; Luis Cor­va­lán Mar­quéz, Los par­ti­dos polí­ti­cos y el gol­pe del11 de sep­tiem­bre, op. cit.; Ser­gio Bitar, Tran­si­ción, socia­lis­mo y demo­cra­cia. La expe­rien­cia chi­le­na, Méxi­co, Siglo XXI, 1979. Ver tam­bién Tomás Mou­lian, Con­ver­sa­ción inte­rrum­pi­da con Allen­de, San­tia­go, LOM, 1998.
32 Recien­te­men­te han apa­re­ci­do algu­nos estu­dios que, des­de el medio aca­dé­mi­co esta­dou­ni­den­se, ana­li­zan pro­li­ja y crí­ti­ca­men­te las rela­cio­nes entre ese país y Amé­ri­ca Lati­na, des­ta­can­do por cier­to el can­den­te perío­do pos­te­rior a la Revo­lu­ción Cuba­na, en cuyo con­tex­to se for­mu­ló la men­cio­na­da Doc­tri­na John­son. Esta lite­ra­tu­ra com­ple­men­ta y actua­li­za la volu­mi­no­sa pro­duc­ción lati­no­ame­ri­ca­na de la épo­ca, enca­be­za­da por los sec­to­res de izquier­da y los teó­ri­cos de la depen­den­cia. Ver, a modo de ejem­plo, Peter Smith, Talons of the Eagle.Dynamics o U.S.-Latin Ame­ri­can Rela­tions, Oxford Uni­ver­sity Press, 1996; y Lars Schoultz, Beneath the Uni­ted States.A His­tory of U.S. Policy toward Latin Ame­ri­ca, Har­vard Uni­ver­sity Press, 1988.Agradezco ambas refe­ren­cias a Brian Love­man.
33El Rebel­de (Pri­me­ra Épo­ca), 31 de mar­zo de 1962.
34Punto Final N° 35, agos­to de 1967.
35 Ver al res­pec­to la serie de artícu­los de Andrés Pas­cal Allen­de titu­la­da “El MIR, 35 años”, publi­ca­da en Pun­to Final Nos. 477 – 482, agos­to-octu­bre del 2000, espe­cial­men­te el N° 477, de agos­to del 2000.
36Punto Final N° 16, noviem­bre de 1966.
37 “La estra­te­gia insu­rrec­cio­nal del MIR”, docu­men­to resu­men de la “Tesis Polí­ti­co-Mili­tar” apro­ba­da en el Ter­cer Con­gre­so Gene­ral del MIR, diciem­bre de 1967; docu­men­to N° 039 del Cen­tro de Estu­dios Miguel Enrí­quez
38Ibid.
39 Este perío­do de la his­to­ria del MIR ha sido tra­ta­do por Car­los San­do­val en su libro El MIR, una his­to­ria, San­tia­go, Socie­dad Edi­to­rial Tra­ba­ja­do­res, 1990; Pedro Naran­jo, en su estu­dio pre­li­mi­nar al libro ya cita­do Miguel Enrí­quez y el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio en Chi­le; Luis Vita­le, Con­tri­bu­ción a la His­to­ria del MIR, San­tia­go, Ed. Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes de Movi­mien­tos Socia­les, “ Pedro Vus­ko­vic ”, 1999; y Fran­cis­co Gar­cía Naran­jo, His­to­rias derro­ta­das. Opción y obs­ti­na­ción de la gue­rri­lla chi­le­na. 1965­1988, Hidal­go : Uni­ver­si­dad Michoa­ca­na de San Nico­lás de Hidal­go, 1997. Hay un exce­len­te resu­men sobre la eta­pa fun­da­cio­nal del MIR y su biblio­gra­fía en la tesis iné­di­ta de D.E.A. de Euge­nia Palie­ra­ki, titu­la­da “Le Mou­ve­ment de la Gau­che Révo­lu­tion­nai­re au Chi­li (1965- 1973). Réfle­xions sur la cul­tu­re poli­ti­que chi­lien­ne dans l’ère des uto­pies révo­lu­tion­nai­res latino- amé­ri­cai­nes”, Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na, París, 2002. .
40Punto Final N° 61, agos­to de 1968.
41 “El MIR y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les”, Pun­to Final N° 104, mayo de 1970.
42 “El MIR y el resul­ta­do elec­to­ral”, docu­men­to públi­co del Secre­ta­ria­do Nacio­nal de ese par­ti­do publi­ca­do en Pun­to Final N° 115, octu­bre de 1970.
43 Ver por ejem­plo una entre­vis­ta a Miguel Enrí­quez publi­ca­da en El Rebel­de del 2 de mayo de 1972 con el suge­ren­te títu­lo de “Hay que resol­ver el pro­ble­ma del poder”.
44 Así lo plan­teó Miguel Enrí­quez en su famo­so dis­cur­so del Tea­tro Cau­po­li­cán el 14 de junio de 1973, repro­du­ci­do en Pedro Naran­jo y otros, op. Cit.
45El Rebel­de (Pri­me­ra Épo­ca), N° 32, sep­tiem­bre de 1965.
46Punto Final N° 72, enero de 1969.
47 Repro­du­ci­da tex­tual­men­te en Pun­to Final N° 24, mar­zo de 1967.
48Punto Final N° 30, junio de 1967.
49El Rebel­de, 22 de agos­to de 1972. La fuga de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de la cár­cel mili­tar de Raw­son está deta­lla­da y vívi­da­men­te tra­ta­da en el pri­mer tomo de la tri­lo­gía de Mar­tín Capa­rrós y Eduar­do Angui­ta La Volun­tad, Bue­nos Aires, , don­de se hace expre­sa refe­ren­cia a las difi­cul­ta­des que su veni­da a Chi­le sus­ci­tó a un gobierno allen­dis­ta a la sazón empe­ña­do en demos­trar su ape­go a la lega­li­dad y en faci­li­tar un diá­lo­go con la Demo­cra­cia Cris­tia­na.
50 Nume­ro­sas refe­ren­cias explí­ci­tas al res­pec­to en las edi­cio­nes de 1972 y 1973 de la pren­sa de la izquier­da rup­tu­ris­ta, como El Rebel­de y Pun­to Final.

BIBLIOGRAFÍA
Aggio, Alber­to Demo­cra­cia e socia­lis­mo. A expe­rien­cia chi­le­na, 2ª. edi­ción, Sao Pau­lo, Anna­blu­me, 2002
Álva­rez, Rolan­do Des­de las som­bras. Un estu­dio de la clan­des­ti­ni­dad comu­nis­ta en Chi­le (1973−1980), San­tia­go, Lom, 2003
Bitar, Ser­gio Tran­si­ción, socia­lis­mo, demo­cra­cia. La expe­rien­cia chi­le­na, Méxi­co, Siglo XXI, 1979
Cas­ta­ñe­da, Jor­ge La vida en rojo, Bue­nas Aires, Pla­ne­ta, 1997
Cor­va­lán, Luis Del anti­ca­pi­ta­lis­mo al neo­li­be­ra­lis­mo en Chi­le, San­tia­go, Sud­ame­ri­ca­na, 2001
Cor­va­lán, Luis Los par­ti­dos polí­ti­cos y el gol­pe del 11 de sep­tiem­bre de 1973, San­tia­go, Cesoc, 2000
Dai­re, Alfon­so “La polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta des­de la post gue­rra a la Uni­dad Popu­lar” en Augus­to Varas (Com­pi­la­dor) El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le, San­tia­go, Flac­so, 1988
Faún­dez, Jor­ge Izquier­das y demo­cra­cia en Chi­le, 1932 – 1973, San­tia­go, Bat, 1992 Gar­cía, Fran­cis­co Naran­jo His­to­rias derro­ta­das. Opción y obs­ti­na­ción de la gue­rri­lla chi­le­na, 1965 – 1988, Hidal­go, Uni­ver­si­dad Michoa­ca­na de San Nico­lás de Hidal­go, 1997
Gómez, Juan Car­los La fron­te­ra de la demo­cra­cia, San­tia­go, Lom, 2004
Lars, Schoultz Beneath the Uni­ted Sta­te. A His­tory of US. Policy toward Latin Amer­ca, Hra­vard Uni­ver­sity Press, 1988
Mou­lian, Tomás Con­ver­sa­ción inte­rrum­pi­da con Allen­de, San­tia­go, LOm, 1998
Mou­lian, Tomás La for­ja de ilu­sio­nes: el sis­te­ma de par­ti­dos 1932 – 1973, San­tia­go, Arcis/​Flacso 1997
Mou­lian, Tomás Demo­cra­cia y socia­lis­mo en Chi­le, San­tia­go, 1983
Palie­ra­ki, Euge­nia “Le mou­ve­ment de la Gan­che révo­lu­cion­nai­re au Chi­le (1965- 1973)”, Tesis Dea, Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na, París, 2002
Smith, Peter Talons of the Eagle Dyna­mics o US-Latin Ame­ri­ca Rela­tions, Oxford Uni­ve­rity Press, 1996
Vene­gas, Her­nán “El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­le: ante­ce­den­tes ideo­ló­gi­cos de su estra­te­gia hacia la Uni­dad Popu­lar (1961−1970)”, Revis­ta de His­to­ria Social y de las Men­ta­li­da­des, Año VII, vol.2, 2003
Vita­le, Luis Con­tri­bu­ción a la his­to­ria del MIR, San­tia­go, Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes de los movi­mien­tos socia­les “Pedro Vus­ko­vic”, 1999

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *