EE. UU. Dis­pues­to a hacer pagar a Assan­ge por expo­ner la cruel­dad de gue­rra en Irak

Por Vijay Prashad/​Brasil de Fato /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 3 de sep­tiem­bre 2020.Encarcelado en Lon­dres des­de abril de 2019, este 7 de sep­tiem­bre comien­za su jui­cio de extra­di­ción a los Esta­dos Uni­dos

El 7 de sep­tiem­bre de 2020, Julian Assan­ge deja­rá su cel­da en la pri­sión de Bel­marsh en Lon­dres y se pre­sen­ta­rá a una audien­cia que deter­mi­na­rá su des­tino. Des­pués de un lar­go perío­do de ais­la­mien­to, final­men­te pudo encon­trar­se con su pare­ja, Ste­lla Moris, y ver a sus dos hijos, Gabriel (3 años) y Max (1 año) el 25 de agos­to. Des­pués de la visi­ta, Moris dijo que pare­cía tener “mucho dolor” .

La audien­cia que Assan­ge enfren­ta­rá no tie­ne nada que ver con las razo­nes de su deten­ción en la Emba­ja­da del Ecua­dor en Lon­dres el 11 de abril de 2019. Fue arres­ta­do ese día por no haber­se entre­ga­do en 2012 a las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas, que lo habrían extra­di­ta­do a Sue­cia. En ese país, en ese momen­to, había acu­sa­cio­nes con­tra Assan­ge de deli­tos sexua­les que se reti­ra­ron en noviem­bre de 2019. De hecho, des­pués de que las auto­ri­da­des sue­cas deci­die­ron no per­se­guir a Assan­ge, el debía haber sido libe­ra­do por el gobierno bri­tá­ni­co. Pero no lo fue.

La ver­da­de­ra razón de su deten­ción nun­ca fue la acu­sa­ción en Sue­cia; fue el deseo del gobierno esta­dou­ni­den­se de lle­var­lo a los Esta­dos Uni­dos con una serie de car­gos. El 11 de abril de 2019, el por­ta­voz del Minis­te­rio del Inte­rior del Rei­no Uni­do dijo, “Pode­mos con­fir­mar que Julian Assan­ge fue dete­ni­do con rela­ción a una soli­ci­tud de extra­di­ción pro­vi­sio­nal de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca”. Está acu­sa­do en los Esta­dos Uni­dos de deli­tos rela­cio­na­dos con la infor­má­ti­ca. 

Man­ning

Al día siguien­te del arres­to de Assan­ge, el gru­po de cam­pa­ñas Artícu­lo 19 publi­có una decla­ra­ción que dijo que mien­tras que las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas habían dicho “ori­gi­nal­men­te” que que­rían arres­tar a Assan­ge por esca­par de la fian­za en 2012 por el pedi­do sue­co de extra­di­ción, aho­ra era cla­ro que el arres­to fue debi­do a una deman­da del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos sobre el. Los EE. UU. que­rían a Assan­ge por “una acu­sa­ción fede­ral de cons­pi­ra­ción para come­ter intru­sión en compu­tado­ras por con­cor­dar en rom­per una con­tra­se­ña de una compu­tado­ra cla­si­fi­ca­da del gobierno de los Esta­dos Uni­dos”. Assan­ge fue acu­sa­do de ayu­dar al dela­tor Chel­sea Man­ning en 2010 cuan­do Man­ning pasó a Wiki­Leaks, diri­gi­da por Assan­ge, una explo­si­vo con­jun­to de infor­ma­ción cla­si­fi­ca­da del gobierno de los Esta­dos Uni­dos que con­te­nía cla­ra evi­den­cia de crí­me­nes de gue­rra. Man­ning pasó sie­te años en pri­sión antes de el ex pre­si­den­te Barack Oba­ma con­mu­te su sen­ten­cia.

Mien­tras Assan­ge per­ma­ne­ció en la Emba­ja­da del Ecua­dor y aho­ra que lan­gui­de­ce en la Pri­sión Bel­marsh, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos ha inten­ta­do crear un caso sin fisu­ras en su con­tra. El Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se acu­só for­mal­men­te a Assan­ge de al menos 18 car­gos, inclui­da la publi­ca­ción de docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos y un car­go de ayu­dar a Man­ning a des­ci­frar una con­tra­se­ña y hac­kear una compu­tado­ra en el Pen­tá­gono. Una de las acu­sa­cio­nes, de 2018, esta­ble­ce el caso con­tra Assan­ge cla­ra­men­te.

El car­go de que Assan­ge publi­có los docu­men­tos no es el cen­tral, ya que lo docu­men­tos tam­bién fue­ron publi­ca­dos por una serie de medios de comu­ni­ca­ción como The New York Times y The Guar­dian. La acu­sa­ción cla­ve es que Assan­ge “alen­tó acti­va­men­te a Man­ning a pro­por­cio­nar más infor­ma­ción y estu­vo de acuer­do con des­ci­frar un con­jun­to de con­tra­se­ñas alma­ce­na­das en compu­tado­ras del Depar­ta­men­to de Defen­sa de los Esta­dos Uni­dos conec­ta­das a la Red Secre­ta de Pro­to­co­lo de Inter­net [SIPRNet por su sigla en inglés], una red del gobierno de los Esta­dos Uni­dos uti­li­za­da para docu­men­tos y comu­ni­ca­cio­nes cla­si­fi­ca­das. Assan­ge tam­bién está acu­sa­do de cons­pi­ra­ción para come­ter intru­sión infor­má­ti­ca por haber acce­di­do a des­ci­frar ese con­jun­to de con­tra­se­ñas”. El pro­ble­ma aquí es que pare­ce que el gobierno de EE. UU. no tie­ne prue­bas de colu­sión entre Man­ning y Assan­ge para entrar en el sis­te­ma esta­dou­ni­den­se. 

Man­ning no nie­ga que entró en el sis­te­ma, des­car­gó los mate­ria­les y los envió a Wiki­Leaks. Una vez que lo hizo, Wiki­Leaks, así como los otros medios de comu­ni­ca­ción, publi­ca­ron los mate­ria­les. Man­ning pasó unos sie­te años muy duros en pri­sión por su papel en la trans­mi­sión de los mate­ria­les. Debi­do a la fal­ta de prue­bas con­tra Assan­ge, le pidie­ron a Man­ning que tes­ti­fi­que con­tra el ante un gran jura­do. Ella se negó y fue encar­ce­la­da; las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses usa­ron su encar­ce­la­mien­to como un meca­nis­mo para obli­gar­la a decla­rar con­tra Assan­ge.

Lo que Man­ning envió a Assan­ge

El 8 de enero de 2010, Wiki­Leaks anun­ció que tenía “videos encrip­ta­dos de los ata­ques esta­dou­ni­den­ses con bom­bas a civi­les”. El video, publi­ca­do lue­go como Ase­si­na­to cola­te­ral, mos­tró con deta­lla­da san­gre fría como el 12 de julio de 2007, heli­cóp­te­ros Apa­che AH-64 esta­dou­ni­den­ses dis­pa­ra­ron armas de 30 milí­me­tros a un gru­po de ira­quíes en Nue­va Bag­dad; entre los muer­tos esta­ba el fotó­gra­fo de Reuters Namir Noor-Eldeen y su con­duc­tor Saeed Chmagh. Reuters pidió inme­dia­ta­men­te infor­ma­ción la matan­za, les res­pon­die­ron con la his­to­ria ofi­cial de que no había tal video. Reuters insis­tió, pero inú­til­men­te.

En 2009, el repor­te­ro del Washing­ton Post, David Fin­kel publi­có The Good Sol­diers, basa­do en el tiem­po que pasó con el bata­llón 2 – 16 del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos. Fin­kel esta­ba con los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en el barrio Al-Amin cuan­do escu­cha­ron a los heli­cóp­te­ros Apa­che dis­pa­ran­do. Para su libro, Fin­kel había vis­to el video (esto es evi­den­te en las pági­nas 96 a 104); el defien­de al ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos dicien­do que, “la tri­pu­la­ción del Apa­che había segui­do las reglas de com­ba­te” y que “todos habían actua­do apro­pia­da­men­te”. Los sol­da­dos, escri­bió eran “bue­nos sol­da­dos y había lle­ga­do la hora de la cena”. Fin­kel dejó en cla­ro que un video exis­tía, aun­que el gobierno esta­dou­ni­den­se negó su exis­ten­cia a Reuters. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 8f560a3e14d4bb28fc6e2a94ebba54b6.jpg

El video es espe­luz­nan­te. Mues­tra la insen­si­bi­li­dad de los pilo­tos. La gen­te en tie­rra no esta­ba dis­pa­ran­do a nadie. Los pilo­tos dis­pa­ra­ron indis­cri­mi­na­da­men­te. “Mira esos bas­tar­dos muer­tos”, dice uno, mien­tras otro dice, “Bien” des­pués de que dis­pa­ran a los civi­les. Una fur­go­ne­ta lle­ga a la car­ni­ce­ría y una per­so­na se baja para ayu­dar a los heri­dos, inclui­do Saeed Chmagh. Los pilo­tos piden per­mi­so para dis­pa­rar a la fur­go­ne­ta, obtie­nen el per­mi­so rápi­da­men­te y dis­pa­ran a la fur­go­ne­ta. El espe­cia­lis­ta del ejér­ci­to Ethan McCord – par­te del bata­llón 2 – 16 que tenía a Fin­kel con­si­go – ins­pec­cio­nó esta esce­na des­de tie­rra minu­tos des­pués. En 2010, McCord le dijo a Kim Zet­ter de Wired, lo que vio: “Jamás había vis­to a alguien ser dis­pa­ra­do por bala ráfa­ga de 30 milí­me­tros antes. No pare­cía real, en el sen­ti­do de que no se veían como seres huma­nos. Esta­ban des­trui­dos”.

En la fur­go­ne­ta, McCord y otros sol­da­dos encon­tra­ron gra­ve­men­te heri­dos a Sajad Mutashar (10 años) y a Doaha Mutashar (5 años); su padre, Saleh –que había inten­ta­do res­ca­tar a Saeed Chmagh– esta­ba muer­to en el sue­lo. En el video, el pilo­to vio que había niños en la fur­go­ne­ta; “Bueno, es su cul­pa por traer niños a una bata­lla”, dijo insen­si­ble­men­te.

Robert Gibbs, el secre­ta­rio de pren­sa del pre­si­den­te Barack Oba­ma, dijo en abril de 2010 que los acon­te­ci­mien­tos del video eran “extre­ma­da­men­te trá­gi­cos”. Pero la voz ya se había rega­do. Este video mos­tró al mun­do el carác­ter real de la gue­rra de Esta­dos Uni­dos con­tra Irak, que el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, Kofi Annan había lla­ma­do “ile­gal”. La publi­ca­ción del video por par­te de Assan­ge y Wiki­Leaks aver­gon­zó al gobierno esta­dou­ni­den­se. Todas las afir­ma­cio­nes de gue­rra huma­ni­ta­ria no tenían cre­di­bi­li­dad. 

La cam­pa­ña para des­truir a Assan­ge comen­zó en ese momen­to. El gobierno de los Esta­dos Uni­dos ha deja­do cla­ro que quie­re juz­gar a Assan­ge por todo has­ta trai­ción. A las per­so­nas que reve­lan el lado oscu­ro del poder esta­dou­ni­den­se, como Assan­ge y Edward Snow­den no se les da cuar­tel. Hay una lar­ga lis­ta de per­so­nas –como Man­ning, Jef­frey Ster­ling, James Hitsel­ber­ger, John Kiria­kou, y Reality Win­ner –que, si vivie­ran en paí­ses que son blan­co de los Esta­dos Uni­dos, se lla­ma­rían disi­den­tes. Man­ning es una heroí­na por haber denun­cia­do crí­me­nes de Gue­rra; Assan­ge, que sim­ple­men­te la ayu­dó, está sien­do per­se­gui­do a ple­na luz del día.

El 28 de enero de 2007, unos pocos meses antes de ser ase­si­na­do por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, Namir Noor-Elden tomó una foto en Bag­dad de un chi­co con una pelo­ta de fút­bol bajo el bra­zo cami­nan­do alre­de­dor de un char­co de san­gre. Jun­to a la san­gre de color rojo bri­llan­te yacen unos cuan­tos libros esco­la­res arru­ga­dos. Fue la mira­da huma­na de Namir Noor-Elden que tomó esa foto­gra­fía, con el chi­co cami­nan­do alre­de­dor del peli­gro como si no fue­ra nada más que basu­ra en la ace­ra. Esto es lo que la gue­rra “ile­gal” de los Esta­dos Uni­dos había hecho a su país. 

Todos estos años des­pués, esa gue­rra per­ma­ne­ce viva y bien en la sala de un tri­bu­nal en Lon­dres, allí Julian Assan­ge –que reve­ló la ver­dad de la masa­cre– lucha­rá para no ser una baja más de la gue­rra de Esta­dos Uni­dos con­tra Irak.

Vijay Prashad es un his­to­ria­dor, edi­tor y perio­dis­ta indio. Es beca­rio de escri­tu­ra y corres­pon­sal en jefe de Glo­be­trot­ter, un pro­yec­to del Inde­pen­dent Media Ins­ti­tu­te. Es el edi­tor jefe de Left­Word Books y el direc­tor del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social. Es inves­ti­ga­dor prin­ci­pal no resi­den­te en el Ins­ti­tu­to Chong­yang de Estu­dios Finan­cie­ros de la Uni­ver­si­dad Ren­min de Chi­na. Ha escri­to más de 20 libros, entre ellos Las Nacio­nes Oscu­ras y Las Nacio­nes Pobres. Su últi­mo libro es Washing­ton Bullets, con una intro­duc­ción de Evo Mora­les Ayma.

Este artícu­lo fue pro­du­ci­do por Glo­be­trot­ter, un pro­yec­to del Inde­pen­dent Media Ins­ti­tu­te.

*Chel­sea Man­ning no está actual­men­te en pri­sión como se dijo ori­gi­nal­men­te en el artícu­lo. Sin embar­go, ella sigue enfren­tan­do la per­se­cu­ción y la pre­sión por el inten­to de rom­per su espí­ri­tu y obli­gar­la a tes­ti­fi­car con­tra Assan­ge.

Edi­ción: Peo­ples Dis­patch

Tra­duc­ción: Pilar Tro­ya Bra­sil de Fato |



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *