Méxi­co. Fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos «toman» sala de la CNDH

Fer­nan­do Cama­cho Ser­vín /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de sep­tiem­bre de 2020

Sede de la CNDH en la calle de Repú­bli­ca de Cuba en el Cen­tro His­tó­ri­co de la capi­tal.

Un gru­po de fami­lia­res de per­so­nas des­apa­re­ci­das “tomó” este miér­co­les una sala del edi­fi­cio de la Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (CNDH) ubi­ca­do en el Cen­tro His­tó­ri­co, en deman­da de que este orga­nis­mo y otras ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les resuel­van sus deman­das, y aler­tó que no se reti­ra­rá has­ta que cum­plan sus exi­gen­cias. 

Mar­ce­la Ale­mán, madre de una peque­ña que fue víc­ti­ma de abu­so sexual en un cole­gio pri­va­do del esta­do de San Luis Poto­sí hace tres años, expli­có en entre­vis­ta tele­fó­ni­ca con La Jor­na­da que entre 16 y 17 per­so­nas deci­die­ron no salir de la sala en don­de hoy por la tar­de fue­ron reci­bi­dos por la titu­lar de la CNDH, Rosa­rio Pie­dra Iba­rra. 

“Estoy has­ta la madre. Me revic­ti­mi­zan, me humi­llan, me man­dan de ofi­ci­na en ofi­ci­na y ya no pue­do más. Ya enlo­que­cí y me due­le el alma; no pue­do con tan­tas omi­sio­nes”, enfa­ti­zó la mujer, quien deci­dió ama­rrar­se a una silla, como señal de que no se reti­ra­rá del inmue­ble mar­ca­do con el núme­ro 60 de la calle de Repú­bli­ca de Cuba. 

Ale­mán, quien se encuen­tra acom­pa­ña­da por su espo­so Rober­to Coello, expli­có que en 2017 su hija menor de edad fue víc­ti­ma de abu­so sexual por par­te de un gru­po de per­so­nas rela­cio­na­das con la direc­to­ra de la escue­la a la que acu­día la menor, y aun­que ya hay dic­tá­me­nes médi­cos y sico­ló­gi­cos que com­prue­ban la agre­sión, los res­pon­sa­bles no han sido dete­ni­dos. 

Tras reu­nir­se con la ombuds­per­son, dijo, per­so­nal de la CNDH “que­ría que me regre­sa­ra a don­de vivo, en Río Ver­de, San Luis Poto­sí, y ya no (lo voy a hacer). He meti­do muchas que­jas y denun­cias y nin­gu­na ha pro­ce­di­do, por eso me ama­rré y no me voy a salir has­ta que me den una solu­ción, por el bien de mi hija y de todos los demás niños”. 

Otra de las per­so­nas que deci­dió no salir de la sala de jun­tas don­de se reali­zó el encuen­tro con Pie­dra es Ana María Mal­do­na­do, quien des­de febre­ro pasa­do se encon­tra­ba en plan­tón en las ins­ta­la­cio­nes de la Comi­sión Eje­cu­ti­va de Aten­ción a Víc­ti­mas (CEAV), para exi­gir ayu­da tras la des­apa­ri­ción de su hijo Car­los Palo­ma­res Mal­do­na­do. 

La mani­fes­tan­te sub­ra­yó que entre sus deman­das per­so­na­les está el que la CNDH lle­ve el caso de su hijo a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, debi­do a que la fami­lia ya ago­tó todas las ins­tan­cias nacio­na­les de jus­ti­cia, y que se le ayu­de con un abo­ga­do par­ti­cu­lar que la ase­so­re jurí­di­ca­men­te. 

“Nadie se va a mover de aquí. Los 17 o 18 com­pa­ñe­ros esta­mos todos jun­tos y nos vamos a que­dar has­ta que se nos resuel­va de inme­dia­to; que­re­mos que ven­ga (el sub­se­cre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos Ale­jan­dro) Enci­nas y que el Pre­si­den­te (Andrés Manuel López Obra­dor) tome car­tas en el asun­to”, recal­có. 

Por su par­te, la CNDH emi­tió un comu­ni­ca­do en el que seña­la que los incon­for­mes “man­tie­nen un pla­tón afue­ra de las ins­ta­la­cio­nes” del Cen­tro His­tó­ri­co y “denun­cian que nun­ca fue­ron aten­di­dos por el exti­tu­lar de la Pri­me­ra Visi­ta­du­ría Gene­ral, José Mar­tí­nez Cruz, pese a bus­car­lo”. 

Por tal razón, abun­dó el orga­nis­mo, “ no se les dio segui­mien­to ni res­pues­ta a sus deman­das, entre ellas, la de una madre que pide jus­ti­cia para su hija y los casos de per­so­nas que piden apo­yo para encon­trar a sus fami­lia­res des­apa­re­ci­dos”.
Por ins­truc­cio­nes de Pie­dra Iba­rra, seña­ló el comu­ni­ca­do, “per­so­nal de la CNDH dará segui­mien­to a las deman­das de estas per­so­nas”, al tiem­po que reite­ró su “pos­tu­ra de puer­tas abier­tas para todo aquel que acu­da a este orga­nis­mo, ya que su prin­ci­pal pro­pó­si­to, es aten­der, acom­pa­ñar y dar res­pues­ta a las víc­ti­mas”. 

Fuen­tes cer­ca­nas indi­ca­ron que la CNDH no obli­ga­rá a las per­so­nas mani­fes­tan­tes a salir del inmue­ble, por con­si­de­rar que se encuen­tran en un esta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad y por ende se bus­ca no revic­ti­mi­zar­las de nue­va cuen­ta. 

FUENTE: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *