Gua­te­ma­la. Sus masa­cres, el nega­cio­nis­mo y la reali­dad de con­flic­to: Lec­cio­nes para Colombia

Por: Gea­róid Ó Loing­sigh*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 2 de setiem­bre de 2020

La oli­gar­quía gua­te­mal­te­ca fir­mó un acuer­do con la insur­gen­cia de la URNG (Uni­dad Revo­lu­cio­na­ria Nacio­nal Gua­te­mal­te­ca) en 1996 que pro­me­tió, entre otras cosas poner fin a la vio­len­cia en el país.[1] El nom­bre del acuer­do final no deja­ba dudas, Acuer­do de Paz Fir­me y Dura­de­ra. El país sería un reman­so de paz de allí en ade­lan­te, res­pe­tan­do los dere­chos de los cam­pe­si­nos y cons­tru­yen­do un nue­vo país para todos. O por lo menos, eso es lo que decían.

Cuan­do los pazó­lo­gos ana­li­zan los acuer­dos de paz, bien sea el de Pales­ti­na, Irlan­da, Sudá­fri­ca, Colom­bia o El Sal­va­dor, siem­pre par­ten de lo que dice el Acuer­do como tal y la pro­me­sa de paz, y lue­go si se pre­sen­tan pro­ble­mas en el camino, son pro­ble­mas impre­vis­tos, pro­ble­mas estruc­tu­ra­les que no se pue­den supe­rar en poco tiem­po, a pesar de las decla­ra­cio­nes hones­tas de los fir­man­tes, o por otro lado, y par­ti­cu­lar­men­te en el caso colom­biano, los acuer­dos «fra­ca­san» debi­do a los obs­tácu­los impues­tos por per­so­na­jes nefas­tos y ran­cios como Álva­ro Uri­be Vélez. Rara vez se pre­gun­tan si los fir­man­tes eran sin­ce­ros, o si el acuer­do real­men­te tenía el pro­pó­si­to de resol­ver los pro­ble­mas del país. Son tan­tos los acuer­dos «fra­ca­sa­dos» que debe­mos pre­gun­tar­nos si real­men­te fra­ca­sa­ron. Cues­ta creer que han fir­ma­do tan­tos acuer­dos de paz en el mun­do y nin­guno cum­plió con lo pro­me­ti­do y que sus «fra­ca­sos» son un resul­ta­do no desea­do. Cues­ta creer que la ONU, y los esta­dos que apo­yan los pro­ce­sos y demás ins­ti­tu­cio­nes actua­ron de bue­na fe pero nun­ca apren­die­ron las lec­cio­nes de sus «fra­ca­sos».

Uno de los pun­tos en que «fra­ca­san» los acuer­dos de paz es en la cues­tión de la tie­rra y otro el de la vio­len­cia, ambos temas rela­cio­na­dos entre sí en muchos paí­ses, Irlan­da sien­do una excep­ción. Hoy en día vemos la estre­cha rela­ción entre la cues­tión agra­ria y la vio­len­cia en las rachas de vio­len­cia que vivió Colom­bia duran­te el pro­ce­so de paz y las que vive aho­ra lue­go de la fir­ma del Acuer­do de La Haba­na Pero en Colom­bia, los polí­ti­cos de la izquier­da lo tra­tan como una abe­rra­ción, como si Colom­bia fue­ra el úni­co país don­de se pre­sen­ta seme­jan­te fenó­meno, cuan­do la reali­dad es que es muy común. Ni siquie­ra en Sudá­fri­ca, don­de la pobla­ción negra logró como par­te de su pro­ce­so de paz el voto, resol­vie­ron el tema de las tie­rras. El tema de tie­rras no está resuel­to y el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano nun­ca inten­tó resol­ver­lo. En el acuer­do de paz, pro­me­tie­ron repar­tir 30% de la tie­rra comer­cial agrí­co­la, y para 1999, sólo logró repar­tir 1% y para 2018, 9.7% y ape­nas 7% de los pro­pie­ta­rios son due­ños de 97% de las tie­rras agrí­co­las y de esa 7%, 72% son blan­cos y ape­nas 4% son negros[2]. El CNA comen­za­ba a preo­cu­par­se por la cues­tión muy tar­de sólo cuan­do veían que su poder elec­to­ral decli­na­ba ante sec­to­res más radi­ca­les en algu­nos casos y sec­to­res más tra­di­cio­na­les del poder blan­co en otros. Exis­te vio­len­cia polí­ti­ca en Sudá­fri­ca, aun­que los altos nive­les de vio­len­cia se deben a fac­to­res, de cri­mi­na­li­dad, pobre­za, des­em­pleo. Sin embar­go, la Masa­cre de Mari­ka­na en la cual 34 mine­ros fue­ron ase­si­na­dos por la Poli­cía delan­te de las cáma­ras de la tele­vi­sión en un esti­lo que emu­ló a la per­fec­ción las masa­cres bajo el Apartheid, no sólo en tér­mi­nos de la vio­len­cia sino tam­bién en el lava­do de ima­gen pos­te­rior por par­te del Pre­si­den­te Zuma, la Poli­cía y la Comi­sión Far­lam encar­ga­da de la inves­ti­ga­ción. Todos res­pon­die­ron ante los medios como si hubie­sen reci­cla­do algún dis­cur­so del régi­men blan­co de antes. Uno de los direc­to­res de la mina don­de ocu­rrió la masa­cre era Cyril Ramapho­sa, anti­guo secre­ta­rio gene­ral del sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res mine­ros (NUM), con­ver­ti­do en mag­na­te de la indus­tria mine­ra y hoy en día el pre­si­den­te de Sudá­fri­ca. Así, debe­mos pre­gun­tar­nos si es un pro­ble­ma con el pro­ce­so de paz en Sudá­fri­ca o un pro­ble­ma en gene­ral con todos los pro­ce­sos de paz.

En Gua­te­ma­la tam­po­co hubo una refor­ma agra­ria y la vio­len­cia sí mer­mó mucho pero no cesó del todo nun­ca. Gua­te­ma­la vivió uno de las peo­res épo­cas de vio­len­cia en Amé­ri­ca Lati­na con más de 200.000 muer­tos. La Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to His­tó­ri­co regis­tró un total 626 masa­cres come­ti­das por las fuer­zas ofi­cia­les del Esta­do, pero 420 de ellas ocu­rrie­ron en un lap­so de 18 meses entre 1981 y 1983. Es más, entre 500.000 y un 1.500.000 per­so­nas fue­ron des­pla­za­das por el Ejér­ci­to y unas 45.000 per­so­nas fue­ron des­apa­re­ci­das[3]. Hoy la pobla­ción de Gua­te­ma­la es de poco más de 18 millo­nes y en 1981 era de poco más de sie­te millo­nes, datos que ponen las cifras espe­luz­nan­tes de vio­len­cia en un con­tex­to y per­mi­ten ima­gi­nar los nive­les de terror. El Infor­me del Pro­yec­to Inter­dio­ce­sano de Recu­pe­ra­ción de la Memo­ria His­tó­ri­ca Gua­te­ma­la: Nun­ca Más, fue un pro­yec­to de sec­to­res pro­gre­sis­tas de la Igle­sia Cató­li­ca, entre ellos el Mon­se­ñor Gerar­di, quien lue­go de su publi­ca­ción sería ase­si­na­do, tam­bién ubi­ca la mayor inten­si­dad de vio­len­cia entre los años 1981 y 1983. Sus datos son par­cia­les como ellos mis­mos afir­man, pues se basan en entrevistas.

En los 5,180 tes­ti­mo­nios reco­gi­dos por el Pro­yec­to REMHI, son 55,021 las víc­ti­mas docu­men­ta­das de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos (y del DIH), que corres­pon­den a 14,291 hechos. Estos datos mues­tran que las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos tuvie­ron, fre­cuen­te­men­te, un carác­ter colec­ti­vo con­tra comu­ni­da­des y gru­pos. Las muer­tes, indi­vi­dua­les y colec­ti­vas, fue­ron los hechos más denun­cia­dos: 6,146 hechos y 25,123 víc­ti­mas (46%). En orden de fre­cuen­cia las otras víc­ti­mas de la vio­len­cia son: 8,675 per­so­nas que fue­ron ame­na­za­das (16%) y 5,497 víc­ti­mas de aten­ta­dos (10%), 5,516 de tor­tu­ras y otros tra­tos crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes (10%), 5,079 deten­cio­nes irre­gu­la­res (9.2%); 3,893 víc­ti­mas de des­apa­ri­cio­nes for­za­das (7.1%); 723 secues­tra­dos que apa­re­cie­ron vivos pos­te­rior­men­te (1.3%); 152 víc­ti­mas regis­tra­das de vio­la­cio­nes sexua­les (si bien este dato infra­va­lo­ra la reali­dad)[4].

La inten­si­dad de la vio­len­cia docu­men­ta­da por dis­tin­tas enti­da­des en esos años tie­ne una expli­ca­ción y mar­ca una dife­ren­cia cla­ra con otros con­flic­tos. No hay duda algu­na fren­te al uso del tér­mino geno­ci­dio en el caso gua­te­mal­te­co. Como par­te del Plan Sofia, entre 1981 y 1983 hubo tres gran­des ope­ra­ti­vos mili­ta­res de tie­rra arra­sa­da, la pri­me­ra sien­do Ope­ra­ción Ceni­zas lan­za­da en octu­bre 1981 con 15.000 tro­pas, en julio 1982 lan­za­ron Ope­ra­ción Vic­to­ria 82, invo­lu­cran­do a 60% de las fuer­zas arma­das y Plan Fir­me­za 1983. El resul­ta­do fue san­grien­to y bru­tal[5]. Fue un geno­ci­dio y como Roddy Brett afir­ma no hubo un inten­to de una des­truc­ción par­cial de la pobla­ción indí­ge­na sino un inten­to de una des­truc­ción total de su mun­do y la red de sig­ni­fi­ca­dos y rela­cio­nes socia­les que lo defi­nían[6]. Lue­go de esas cam­pa­ñas mili­ta­res, los nive­les de vio­len­cia deca­ye­ron, como es obvio y como se ha comen­ta­do muchas veces res­pec­to a cier­tas regio­nes o gru­pos pobla­cio­na­les en Colom­bia. Lue­go de una cam­pa­ña inten­sa, sim­ple­men­te hay menos per­so­nas para ase­si­nar, no hay tan­ta nece­si­dad pues el mie­do tam­bién fun­cio­na como un fac­tor que limi­ta la opo­si­ción den­tro de un país. El mis­mo infor­me REMHI seña­la cin­co impac­tos colec­ti­vos del miedo.

Efec­tos socia­les del miedo 

a. Inhi­bir la comunicación 

Era muy peli­gro­so y arries­ga­do pasar el día, era muy peli­gro­so, no se podía hablar ni decir nada, a cada rato se lla­ma­ba al orden para no comen­tar nada. Así oía yo, era muy peli­gro­so como vivía cada una de las per­so­nas. Caso 553, Chi­qui­sis, Alta Vera­paz, 1982.

b. Des­vin­cu­lar­se de pro­ce­sos organizativos 

Como en ese tiem­po se empe­za­ban a ver las muer­tes, ya había mucho temor en la gen­te, empe­za­ron a reti­rar­se. Caso 2267, Nojo­yá, Huehue­te­nan­go, 1980.

c. Ais­la­mien­to social 

A veces pen­sa­ba que me moría, ¿con quién me cal­ma­ba yo?, ya no tenía a mi mamá, y mi papá tenía mie­do de estar con­mi­go, por­que el úni­co con­sue­lo que me daban era que me iban a lle­gar a matar a mí y a mis hijos. Caso 5334, Pozo de Agua, Baja Vera­paz, 1983. 

d. Cues­tio­na­mien­to de valores 

Metie­ron mie­do, enton­ces uno se humi­lla­ba, uno no podía decir nada. Caso 6259, Nen­tón, Huehue­te­nan­go, 1983.

e. Des­con­fian­za comunitaria 

La gen­te cam­bia­ron sus ideas del Ejér­ci­to. Era difí­cil ya de creer en ellos. Caso 771, Ixcán, Qui­ché, 1975.[7]

Efec­ti­va­men­te la vio­len­cia des­vin­cu­la a la gen­te, y les hace teme­ro­sos de hacer exi­gen­cias polí­ti­cas o socio-eco­nó­mi­cas. Los nive­les de vio­len­cia caye­ron, inclu­so mucho antes de la fir­ma del Acuer­do de Paz, pues no se podía man­te­ner esos nive­les y tam­po­co era necesario.

Así cuan­do mira­mos a la situa­ción actual de vio­len­cia en Gua­te­ma­la, y nos pre­gun­ta­mos si la vio­len­cia sigue o no, pues hay una res­pues­ta obvia, no exis­ten esos nive­les de vio­len­cia, ni la inten­cio­na­li­dad del régi­men de Ríos Montt y sus suce­so­res de come­ter un geno­ci­dio de esa mis­ma for­ma. Pero hay otra res­pues­ta obvia, la vio­len­cia nece­sa­ria des­de la ópti­ca de las éli­tes sigue, y sigue en la dosis reque­ri­da. La orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos gua­te­mal­te­ca Uni­dad de Pro­tec­ción a Defen­so­ras y Defen­so­res de Dere­chos Huma­nos de Gua­te­ma­la (Ude­fe­gua) en sus infor­mes deta­lle las agre­sio­nes con­tra per­so­nas, comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de DD.HH. Según esta orga­ni­za­ción entre 2000 y 2019 hubo un aumen­to cons­tan­te en agre­sio­nes subien­do de 55 en 2000 a 494 en 2019, pasan­do por el pico de 820 casos en 2014[8]. Entre los casos regis­tra­dos en 2019 se encuen­tran 15 ase­si­na­tos, 5 inten­tos de ase­si­na­to 13 de tor­tu­ras, entre otros casos. La agre­sión más común o que regis­tra el mayor núme­ro de casos es de difa­ma­ción con­tra orga­ni­za­cio­nes y per­so­nas con 255 casos es decir, seña­la­mien­tos, acu­sa­cio­nes fal­sas etc. pues Uri­be no tie­ne dere­chos de autor sobre eso tam­po­co.[9]

Esta orga­ni­za­ción regis­tra agre­sio­nes por par­te de los medios, casos de judi­cia­li­za­ción, ope­ra­ti­vos de agen­cias de inte­li­gen­cia con­tra orga­ni­za­cio­nes y todo eso sin un per­so­na­je como Uri­be ni Duque por medio, es decir, los ase­si­na­tos, judi­cia­li­za­cio­nes y demás actos no se deben a los actos de un per­so­na­je nefas­to que rom­pe con el espí­ri­tu del Acuer­do de Paz. Una par­te del pro­ble­ma en Gua­te­ma­la es un refle­jo del pro­ble­ma en Colom­bia: la mine­ría. La dispu­ta por las tie­rras, y el uso que se dé a las tie­rras gene­ra vio­len­cia en el país, tal como docu­men­tó en su momen­to Amnis­tía Internacional.

El desa­rro­llo de la mine­ría en Gua­te­ma­la ha veni­do acom­pa­ña­do de pro­tes­tas en las comu­ni­da­des e inci­den­tes perió­di­cos de vio­len­cia en los que se han vis­to impli­ca­dos mani­fes­tan­tes, miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad del Esta­do y per­so­nal de segu­ri­dad pri­va­da con­tra­ta­do por las empre­sas mine­ras[10].

La pro­duc­ción mine­ra en Gua­te­ma­la expe­ri­men­tó un ver­ti­gi­no­so aumen­to entre 2005 y 2017 según las cifras ofi­cia­les del Esta­do. Los mine­ra­les metá­li­cos[11] aumen­ta­ron de 102.3 millo­nes de quetza­les en 2005 a 1.961 millo­nes en 2017, pasan­do por un pico de 7.110 en 2011[12]. La mine­ría no es la úni­ca acti­vi­dad pro­ble­má­ti­ca en el con­tex­to actual de Gua­te­ma­la, la cons­truc­ción de hidro­eléc­tri­cas, igual que en Colom­bia ha sido muy pro­ble­má­ti­ca. Exis­ten unas 30 hidro­eléc­tri­cas en el país y el núme­ro de pro­yec­tos vie­ne en aumen­to debi­do en par­te a la Ley de Incen­ti­vos para el Desa­rro­llo de Pro­yec­tos en Ener­gías Renovables.

Pese a que los Acuer­dos de Paz de 1996 pre­vie­ron la crea­ción de meca­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes para pro­te­ger los dere­chos huma­nos de las pobla­cio­nes indí­ge­nas, su pues­ta en prác­ti­ca no ha podi­do ser más decep­cio­nan­te. Sis­te­ma judi­cial, gobierno, poli­cía, o la Super­in­ten­den­cia de Admi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria (SAT) son ins­ti­tu­cio­nes per­fo­ra­das por la corrup­ción al ser­vi­cio de intere­ses pri­va­dos. La caí­da del Gobierno de Pérez Moli­na en sep­tiem­bre de 2015 por la red de sobor­nos en la Adua­na, más cono­ci­do como caso “La Línea”, ha reve­la­do los estre­chos víncu­los entre poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co. De acuer­do a la Comi­sión Inter­na­cio­nal con­tra la Impu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG), tan­to la vice­pre­si­den­ta Bal­det­ti como el pro­pio pre­si­den­te Otto Pérez Moli­na fue­ron impu­tados por deli­tos de aso­cia­ción ilí­ci­ta, cohe­cho pasi­vo y defrau­da­ción adua­ne­ra, por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en la red de defrau­da­ción, vién­do­se obli­ga­dos a renun­ciar a sus car­gos. La corrup­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da ofre­ce un cal­do de cul­ti­vo inme­jo­ra­ble para que las empre­sas trans­na­cio­na­les actúen con impu­ni­dad, al no sufrir san­cio­nes ni pena­li­za­cio­nes por incum­plir la ley. En este con­tex­to, la vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos se con­vier­te, a los ojos de las empre­sas trans­na­cio­na­les que ope­ran sin escrú­pu­los, en una estra­te­gia al alcan­ce de la mano para acce­der a los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos[13].

Exis­te un pro­ble­ma de fon­do con la aper­tu­ra de la eco­no­mía y la entra­da de indus­trias extrac­ti­vis­tas. Exis­te un pro­ble­ma estruc­tu­ral que no tie­ne nada que ver con per­so­na­jes polí­ti­cos, aun­que como en cual­quier par­te del pla­ne­ta jue­gan su papel. El pro­ble­ma estruc­tu­ral en Gua­te­ma­la es el mis­mo que exis­te en Colom­bia, una repri­ma­ri­za­ción de la eco­no­mía y la inver­sión extran­je­ra direc­ta en esos sec­to­res. Una mira­da a las cifras del Ban­co de Gua­te­ma­la nos demues­tra que sec­to­res como minas y can­te­ras, agri­cul­tu­ra y elec­tri­ci­dad reci­bían enor­mes can­ti­da­des de inver­sio­nes, lle­gan­do minas y can­te­ras a repre­sen­tar 34.1% del total en 2012 y el sec­tor eléc­tri­co 10.4% en ese mis­mo año, aun­que en su apo­geo este últi­mo sec­tor lle­gó a reci­bir 31.6% del total, Méxi­co sien­do el prin­ci­pal país inver­sio­nis­ta[14]. El pano­ra­ma eco­nó­mi­co es fácil­men­te reco­no­ci­ble por cual­quier colombiano.

Cuan­do vemos ase­si­na­tos en zonas de inte­rés eco­nó­mi­co en Colom­bia lo que ocu­rre es lo que ocu­rre en otras par­tes del mun­do, y se debe a las mis­mas razo­nes que son estruc­tu­ra­les, y no son el sim­ple resul­ta­do de las accio­nes de un demo­nio como Uri­be, sino del capi­ta­lis­mo como tal, y en los casos de Colom­bia y Gua­te­ma­la ocu­rren en un con­tex­to del lla­ma­do pos­con­flic­to. La siguien­te des­crip­ción de Gua­te­ma­la, escri­ta en 2015 por la Orga­ni­za­ción Mun­dial Con­tra La Tor­tu­ra (OMCT) y la Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal Por Los Dere­chos Huma­nos (FIDH) sigue vigen­te y ade­más se pue­de apli­car con faci­li­dad a Colom­bia hoy en día.

La misión se cen­tró en la situa­ción de los defen­so­res del dere­cho a la tie­rra por la pro­fun­da preo­cu­pa­ción del Obser­va­to­rio ante la situa­ción de vio­len­cia que enfren­tan los y las defen­so­ras de dere­chos huma­nos que se pro­nun­cian con­tra los impac­tos nega­ti­vos de las empre­sas extrac­to­ras de recur­sos natu­ra­les. Sin embar­go, es nece­sa­rio men­cio­nar que duran­te la misión tam­bién se abor­dó la situa­ción de los defen­so­res de los dere­chos huma­nos de las muje­res y de los defen­so­res que luchan con­tra la impunidad.

En ese sen­ti­do, los defen­so­res del dere­cho a la tie­rra se cons­ti­tu­yen como el segun­do gru­po más vul­ne­ra­ble en Gua­te­ma­la. Entre los ata­ques sufri­dos por este gru­po con mayor fre­cuen­cia se encuen­tran los hos­ti­ga­mien­tos y ame­na­zas, los aten­ta­dos con­tra la vida y la inte­gri­dad físi­ca, la per­se­cu­ción penal y la difa­ma­ción, que bus­ca des­le­gi­ti­mar y des­ca­li­fi­car las pro­pues­tas de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, los pue­blos indí­ge­nas y los abo­ga­dos y orga­ni­za­cio­nes que le repre­sen­tan, pero que a su vez, abre la puer­ta a agre­sio­nes como la cri­mi­na­li­za­ción, la ame­na­za y el ata­que físico.

Den­tro del fenó­meno de la cri­mi­na­li­za­ción, se apre­cia tam­bién que exis­te un cua­dro per­sis­ten­te de dene­ga­ción de jus­ti­cia para las y los defen­so­res de dere­chos huma­nos, en el que des­ta­ca la cele­ri­dad con que algu­nos de los pro­ce­sos pena­les ini­cia­dos en con­tra de dichas per­so­nas son ges­tio­na­dos y la avi­dez con que se recu­rre a la pri­sión pre­ven­ti­va por un lado; y por el otro, la fal­ta de res­pues­ta ante las deman­das pre­sen­ta­das por comu­ni­da­des, pue­blos indí­ge­nas y defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos en la defen­sa de sus dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos y en rela­ción con actos aten­ta­to­rios de sus dere­chos; esto tam­bién pue­de inter­pre­tar­se como una pau­ta de dis­cri­mi­na­ción en el acce­so a la jus­ti­cia[15].

Gua­te­ma­la lue­go de muchos años de gue­rra, y muchos años de un pro­ce­so de paz sigue expe­ri­men­tan­do la vio­len­cia. No hay un Uri­be gua­te­mal­te­co, sino una cla­se social bur­gue­sa, es decir la éli­te que no ha teni­do la volun­tad polí­ti­ca de imple­men­tar la tota­li­dad del acuerdo.Uribe ha fun­cio­na­do en Colom­bia como una espe­cie de como­dín, don­de se le pue­de cul­par de todo, y no sólo de lo que él hizo soli­to sino que se le pue­de cul­par de todo lo que hizo con­jun­ta­men­te con otros. Así hay quie­nes quie­ren juz­gar­lo por crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad, pero no quie­ren nom­brar al falle­ci­do Bar­co (1986−1990) por la masa­cre de Tru­ji­llo, por ejem­plo, ni siquie­ra aho­ra que él está muer­to. Tam­po­co quie­ren nom­brar a Cesar Gavi­ria (1990−1994). Quie­ren nom­brar sólo a Uri­be. Hay quie­nes quie­ren que la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal juz­gue a Uri­be por los miles de ase­si­na­tos cono­ci­dos como Fal­sos Posi­ti­vos, pero no quie­ren juz­gar a su Minis­tro de Defen­sa, Juan Manuel San­tos, el lla­ma­do pre­mio nobel de la paz. Duran­te el pro­ce­so de paz, hubo una pro­pues­ta para nom­brar a Timo­chen­ko de las FARC, San­tos y varios repre­sen­tan­tes de víc­ti­mas. Entre las víc­ti­mas, la pro­pues­ta incluía a una de las Madres de Soa­cha.[16] No veían nin­gún pro­ble­ma meter a San­tos y sus víc­ti­mas en la mis­ma pro­pues­ta, sin nom­brar a San­tos como el vic­ti­ma­rio. Hoy ni pode­mos nom­brar a las víc­ti­mas de San­tos, “no existen”.

Se debe mirar los pro­ce­sos de paz y la vio­len­cia que con­ti­nua lue­go de la fir­ma, a los «incum­pli­mien­tos» o a los «fra­ca­sos». Más que hablar de fra­ca­sos se debe hacer una pre­gun­ta real, en todos los pro­ce­sos de paz en el mun­do, siem­pre hay algu­nos pun­tos que ganan cier­ta sim­pa­tía entre la pobla­ción, como jus­ti­cia y tie­rras y nun­ca se cum­plen ¿por qué?. No pue­de ser que en cada pro­ce­so la ONU y demás ins­ti­tu­cio­nes repi­tie­ron el mis­mo error una y otra vez y lue­go de unos años levan­tan las manos, exas­pe­ra­dos para hablar de fra­ca­sos etc. Más bien, son ejer­ci­cios en rela­cio­nes públi­cas, no son pro­pues­tas serias, no quie­ren que pros­pe­ren. El obje­ti­vo real es poner fin a una opo­si­ción arma­da y des­ca­be­zar cual­quier pro­pues­ta ideo­ló­gi­ca. En el segun­do man­da­to de San­tos mien­tras nego­cia­ba un acuer­do de tie­rras con las FARC, él intro­du­jo un artícu­lo en su Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo (Art. 50) que impe­día la devo­lu­ción de tie­rras a los cam­pe­si­nos, ¿cual de los dos fue el error o la men­ti­ra, el Artícu­lo 50 o la pro­pues­ta de repar­tir ape­nas 3 millo­nes de tie­rras a cam­pe­si­nos? Creo que la res­pues­ta es obvia, pero para los polí­ti­cos del Polo Demo­crá­ti­co se lo deci­mos cla­ro, la men­ti­ra fue la pro­pues­ta de repar­tir tres millo­nes de hec­tá­reas a los cam­pe­si­nos. Val­ga recor­dar que esas pro­pues­tas de tie­rras siem­pre son tibias, tam­po­co son de fon­do, así el incum­pli­mien­to o fra­ca­so es menor, si es que acep­ta­mos esa terminología.

Ríos Montt, uno de los hom­bres cla­ves del geno­ci­dio en Gua­te­ma­la, murió de vie­jo, y cómo él en Colom­bia hay muchos que mori­rán de vie­jos, sobre todo los que no pode­mos nom­brar por que la supues­ta izquier­da tie­ne algún acuer­do con ellos. Las víc­ti­mas de la masa­cre de Sego­via en 1988, en el nor­des­te de Antio­quia demo­ra­ron 25 años en lle­var al ase­sino César Pérez ante la jus­ti­cia, en par­te por que algu­nos sec­to­res de la supues­ta izquier­da hicie­ron una alian­za no tan públi­ca de tipo elec­to­ral en los años pos­te­rio­res a la masa­cre. Inclu­so, Car­los Lozano, el direc­tor del perió­di­co Voz, del Par­ti­do Comu­nis­ta tes­ti­fi­có a favor de ese para­mi­li­tar cuan­do el caso de César Pérez lle­gó a la Cor­te Supre­ma[17]. Val­ga recor­dar que Pérez fue el jefe del Par­ti­do Libe­ral en la zona. Las víc­ti­mas de Uri­be van a demo­rar muchos años en lograr algo de jus­ti­cia y las víc­ti­mas de Sam­per y San­tos, en nom­bre del pro­ce­so de paz, jamás ten­drán jus­ti­cia por­que ellas no exis­ten, los opo­si­to­res, las ONG de dere­chos huma­nos no quie­ren nom­brar a sus ver­du­gos, sal­vo cuan­do es para nomi­nar­los a un pre­mio nobel o algo por el esti­lo. Tris­te el país que tie­ne miles de víc­ti­mas y las llo­ra, más tris­te aún el país que ni las nom­bra, ni cri­ti­ca a sus verdugos.

http://​elsal​mo​nur​bano​.blogs​pot​.com/​2​0​2​0​/​0​9​/​g​u​a​t​e​m​a​l​a​-​y​-​s​u​s​-​m​a​s​a​c​r​e​s​-​e​l​.​h​t​m​l​#​m​ore

(*) [email protected]​gmail.​com


[1] En reali­dad fue­ron una serie de acuerdos.

[2] Pigou, P. (06÷09÷2018) Land Reform in South Afri­ca: Fact and Fic­tion https://​www​.cri​sis​group​.org/​a​f​r​i​c​a​/​s​o​u​t​h​e​r​n​-​a​f​r​i​c​a​/​s​o​u​t​h​-​a​f​r​i​c​a​/​l​a​n​d​-​r​e​f​o​r​m​-​s​o​u​t​h​-​a​f​r​i​c​a​-​f​a​c​t​-​a​n​d​-​f​i​c​t​ion

[3] Datos toma­dos de http://​memo​ria​vir​tual​gua​te​ma​la​.org/

[4] Infor­me Remhi Tomo IV http://​www​.odhag​.org​.gt/​h​t​m​l​/​T​O​M​O​4​C​1​.​HTM

[5] Brett, R. (2016) The Ori­gins and Dyna­mics of Geno­ci­de: Poli­ti­cal Vio­len­ce in Gua­te­ma­la. Pal­grea­ve Mac­Mi­llan. Lon­dres. pp 119 – 146

[6] Ibíd., 229.

[7] Infor­me REMHI Tomo I http://​www​.odhag​.org​.gt/​h​t​m​l​/​T​O​M​O​1​C​1​.​HTM

[8] Ude­fe­gua (2020) Infor­me de Situa­ción de Per­so­nas, Comu­ni­da­des y Orga­ni­za­cio­nes Defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos. Gua­te­ma­la. Ude­fe­gua p.4

[9] Ibíd., p.5

[10] Amnis­tía Inter­na­cio­nal (2014) Gua­te­ma­la: La mine­ría en Gua­te­ma­la: Dere­chos en peli­gro. Lon­dres. AI. p.9

[11] Los prin­ci­pa­les son: Óxi­do hie­rro, níquel, plo­mo y oro.

[12] Datos toma­dos de https://​www​.mem​.gob​.gt/​m​i​n​e​r​i​a​/​e​s​t​a​d​i​s​t​i​c​a​s​-​m​i​n​e​r​as/

[13] Rodrí­guez Car­mo­na, A. y De Luis Rome­ro, E. (2016) Hidro­eléc­tri­cas insa­cia­bles en Gua­te­ma­la. Paz Con Dig­ni­dad. Madrid. p.16

[14] Datos toma­dos del Ban­co de Gua­te­ma­la http://​www​.ban​guat​.gob​.gt/​i​n​c​/​m​a​i​n​.​a​s​p​?​i​d​=​6​7​0​2​5​&​a​u​d​=​1​&​l​a​n​g=1

[15] OMCT- FIDH (2015) Gua­te­ma­la: Más Peque­ños que David: Las luchas de los defen­so­res y defen­so­res de dere­chos huma­nos. p.40 http://​www​.fidh​.org/​I​M​G​/​p​d​f​/​o​b​s​r​e​p​o​r​t​g​t​m​2​0​1​5​e​s​.​pdf

[16] Paci­fis­ta (08÷02÷2016) Estos son los sie­te colom­bia­nas nomi­na­das al Nobel de Paz.

[17] Pue­den escu­char el tes­ti­mo­nio de Lozano a https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​S​A​B​o​N​F​M​z​g1E

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *