Argen­ti­na. Fal­ta la pre­sen­cia del Esta­do en los incen­dios en Cór­do­ba

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 03 de sep­tiem­bre de 2020.

Solo han pasa­do pocos días des­de que diver­sos focos de incen­dios en las sie­rras cor­do­be­sas nos tuvie­ron en vilo, mar­can­do el pul­so de lo coti­diano. Con las ceni­zas aún humean­tes y la inten­ción de com­ple­ji­zar los deba­tes en torno a las cau­sas, res­pon­sa­bi­li­da­des y accio­nes a futu­ro, La tin­ta se acer­có a entre­vis­tar a la beca­ria doc­to­ral cor­do­be­sa, Jime­na Albor­noz.

En Cór­do­ba, solo con­ser­va­mos el 3,5% de los bos­ques nati­vos ori­gi­na­les. Según el Ins­ti­tu­to de Altos Estu­dios Espa­cia­les Mario Gulich –un cen­tro de inves­ti­ga­ción y de for­ma­ción de recur­sos huma­nos en el cam­po de las apli­ca­cio­nes espa­cia­les, depen­dien­te del Rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cór­do­ba y de la Comi­sión Nacio­nal de Acti­vi­da­des Espa­cia­les (CONAE)-, entre 1999 y 2017, se que­ma­ron más de 700.000 hec­tá­reas en el sec­tor serrano, equi­va­len­te al 29% de la super­fi­cie que estas ocu­pan. En menos de dos déca­das, cier­tas zonas de las Sie­rras Chi­cas, las Sie­rras Gran­des, las Sie­rras del Nor­te y las Cum­bres de Gas­par se incen­dia­ron has­ta cua­tro o más veces, lo que se tra­du­ce como una “alta fre­cuen­cia de incen­dios”.

Jime­na Albor­noz es doc­to­ran­da en el Ins­ti­tu­to Gulich. En diá­lo­go con La tin­ta, la cien­tí­fi­ca cuen­ta: “El fue­go es una herra­mien­ta que se uti­li­za para hacer cam­bios en el uso de sue­lo en un deter­mi­na­do terri­to­rio y esto se rea­li­za por cau­sas que depen­den de los intere­ses de cada zona. Hay tan­tos intere­ses de por medio que deter­mi­nar la cau­sa de quién ini­cia un incen­dio y pro­bar el moti­vo se hace casi impo­si­ble”. 


“Lo que fal­ta es la pre­sen­cia del Esta­do, que haya incen­ti­vos para la con­ser­va­ción de los bos­ques nati­vos, don­de lxs pro­pie­ta­rixs de las tie­rras estén con­tro­ladxs: así como Ren­tas hace un mapeo de áreas nue­vas cons­trui­das para la reva­lua­ción, en el mon­te, se debe­ría hacer lo mis­mo”, acla­ra Albor­noz.


Des­pués de la pasa­da “sema­na del infierno” por los múl­ti­ples incen­dios en Cór­do­ba, el Gulich publi­có una nota en la que expre­sa que la gran mayo­ría de los incen­dios que ocu­rren en la pro­vin­cia son de ori­gen antró­pi­co, pudien­do ser inten­cio­na­les, acci­den­ta­les o por negli­gen­cia, y que, a pesar de la Ley Pro­vin­cial N° 8751 de Mane­jo del Fue­go, don­de se prohí­be su uso, el fue­go es uti­li­za­do para reno­var pas­tu­ras para el gana­do, reem­pla­zar áreas de bos­que por explo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias y desa­rro­llos urba­nís­ti­cos, o en basu­ra­les a cie­lo abier­to para dis­mi­nuir el volu­men de basu­ra y con­tro­lar pla­gas. Aún en con­di­cio­nes ade­cua­das, los fue­gos pue­den esca­par de con­trol y pro­pa­gar­se a la vege­ta­ción cir­cun­dan­te. 

incendios-sierras-comuna-San-Roque
(Ima­gen: La tin­ta)

Albor­noz refuer­za la idea: sis­te­má­ti­ca­men­te, se vie­nen incen­dian­do las sie­rras, degra­dán­do­las, per­dien­do váli­dos ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos don­de, defi­ni­ti­va­men­te, lxs que nos vemos per­ju­di­cadxs somos lxs seres humanxs. La cien­tí­fi­ca hace hin­ca­pié en que el bos­que, si no nos tie­ne, pue­de rebro­tar y recu­pe­rar­se, y lxs que nece­si­ta­mos del bos­que somos nosotrxs. 


“Nece­si­ta­mos polí­ti­cas serias de con­ser­va­ción, inver­sión del Esta­do en áreas pro­te­gi­das de pape­les que no tie­nen guar­da­par­ques ni pre­su­pues­to. No hay una sola cau­sa de los incen­dios, pero, si se entien­de que se ven bene­fi­cia­dos deter­mi­na­dos acto­res socia­les por estas prác­ti­cas, enton­ces, es con estas per­so­nas que hay que nego­ciar, con­sen­suar, legis­lar sobre el uso de la tie­rra e inver­tir en la pre­ven­ción y pro­tec­ción del bos­que nati­vo”, afir­ma Albor­noz.


Al pre­gun­tar­le cuá­les serían, a su cri­te­rio, esos incen­ti­vos para la nego­cia­ción en la con­ser­va­ción de los bos­ques nati­vos, la inves­ti­ga­do­ra es cla­ra y se lamen­ta: “Pagar­les. Se paga pla­ta por hec­tá­reas de bos­que, para que no se pro­duz­ca gana­do. Que no paguen impues­tos o que se expro­pien… cosa impo­si­ble, es utó­pi­co, es injus­to. Los movi­mien­tos cam­pe­si­nos que viven y tra­ba­jan el bos­que de for­ma sus­ten­ta­ble no reci­ben un peso”.

Fuen­te: La tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *