Vene­zue­la. Una «inter­na­cio­nal fas­cis­ta» en su con­tra

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 sep­tiem­bre 2020.-

Una ver­da­de­ra “inter­na­cio­nal con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de carác­ter fas­cis­ta”. Así defi­nió el minis­tro de Tra­ba­jo vene­zo­lano, Eduar­do Piña­te, la cam­pa­ña de boi­cot con­tra las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre. Por esta tarea, hay un ejér­ci­to de perio­dis­tas, eco­no­mis­tas e inte­lec­tua­les, fun­cio­nal a los intere­ses impe­ria­lis­tas, com­pro­me­ti­dos con la difu­sión de los argu­men­tos de Esta­dos Uni­dos, que lide­ran la ofen­si­va tan­to con fines polí­ti­cos inter­nos (las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 3 de noviem­bre), como con miras para res­ta­ble­cer una nue­va hege­mo­nía en el anti­guo «patio tra­se­ro».

El que se juga­rá el 6 de diciem­bre en Vene­zue­la es de hecho un par­ti­do deci­si­vo no solo para el socia­lis­mo boli­va­riano, que des­de hace vein­te años vie­ne mos­tran­do al mun­do la nece­si­dad y posi­bi­li­dad de una alter­na­ti­va al mode­lo capi­ta­lis­ta, sino para la rede­fi­ni­ción de la arqui­tec­tu­ra glo­bal en un momen­to en que el carác­ter sis­té­mi­co de la cri­sis capi­ta­lis­ta es muy evi­den­te tras la pan­de­mia.

Que un país tan extra­or­di­na­ria­men­te rico en recur­sos como Vene­zue­la haya deci­di­do ser libre y sobe­rano, que sea un actor fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de nue­vas alian­zas soli­da­rias en el con­ti­nen­te, y que cons­ti­tu­ya un impor­tan­te eje geo­po­lí­ti­co en la cons­truc­ción de un mun­do mul­ti­cén­tri­co y mul­ti­po­lar, cier­ta­men­te repre­sen­ta una «ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria» para el impe­ria­lis­mo.

Y por tan­to, cuan­to más avan­za la «diplo­ma­cia de la paz» a nivel inter­na­cio­nal, cuan­to más se impo­ne a nivel interno una pro­pues­ta de diá­lo­go enca­mi­na­da a un pro­yec­to de «paz con jus­ti­cia social», más sur­ge la ira impo­ten­te de aque­llas fuer­zas que sólo pue­den impo­ner­se a tra­vés del caos y en la anar­quía del capi­ta­lis­mo. Fuer­zas que no actúan por sí mis­mas, sino por ter­ce­ros, cega­das por el deseo de hacer­se con el botín como un bus­ca­dor de oro al ver el ama­ri­llo.

En las más diver­sas lati­tu­des, pien­san que una vez fina­li­za­da la des­truc­ción de su país, el nue­vo amo les per­mi­ti­rá acce­der a la divi­sión del botín, pero ter­mi­nan aca­ban­do inevi­ta­ble­men­te bajo las rue­das del carro del ven­ce­dor. Esto ha suce­di­do en Libia, en Irak y en el trans­cur­so de las innu­me­ra­bles agre­sio­nes impe­ria­lis­tas del siglo pasa­do. Ocu­rre en aque­llos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos que han vuel­to a la dere­cha, don­de las gran­des poten­cias inter­na­cio­na­les se encar­gan de los nego­cios.

Suce­de­ría aún más en Vene­zue­la, si por des­gra­cia los hal­co­nes del Pen­tá­gono se impu­sie­ran a tra­vés de sus peo­nes de extre­ma dere­cha, hoy sim­bo­li­za­dos por Guai­dó. Peo­nes que, de impo­ner­se la dia­léc­ti­ca demo­crá­ti­ca y no la des­es­ta­bi­li­za­ción, per­de­rían tam­bién esa apa­rien­cia de jus­ti­fi­ca­ción para seguir man­te­nien­do la far­sa de la «auto­pro­cla­ma­ción». Por ello, los títe­res de Trump mul­ti­pli­can las soli­ci­tu­des de una inva­sión mili­tar a su país, que les gus­ta­ría que se lle­va­ra a cabo tan­to direc­ta­men­te por Esta­dos Uni­dos como por mer­ce­na­rios, apo­yán­do­se en su ami­go colom­biano Iván Duque y en el fas­cis­ta Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil.

Los demás acto­res inter­na­cio­na­les están actuan­do bajo la mesa, agi­tan­do la hoja de parra de la «demo­cra­cia» bur­gue­sa, cada vez más sutil ante un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co por exce­len­cia, como son las elec­cio­nes en un país gober­na­do por la «demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca», y dadas las adhe­sión de todos los com­po­nen­tes de la dere­cha mode­ra­da, apo­ya­da inclu­so por la beli­co­sa Con­fe­ren­cia Epis­co­pal.

Para com­pla­cer la hipo­cre­sía de la vie­ja Euro­pa, enton­ces, se mul­ti­pli­can los lla­ma­mien­tos al boi­cot a las elec­cio­nes, con fir­mas tan nume­ro­sas como vacías, inexis­ten­tes tan­to en Vene­zue­la como fue­ra. Este es el caso del docu­men­to sus­cri­to por «al menos 105 orga­ni­za­cio­nes socia­les» para pedir a «ONG, par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos, uni­ver­si­da­des, igle­sias, empre­sa­rios, que desa­rro­llen una agen­da de tra­ba­jo común».

¿Cual? El con­te­ni­do en el Pac­to Uni­ta­rio de Guai­dó, que reto­ma el habi­tual estri­bi­llo: «fin de la usur­pa­ción, gobierno de tran­si­ción» y pro­tec­ción inter­na­cio­nal, con el que pro­me­tió «sen­tar­se en Mira­flo­res» el pró­xi­mo 5 de enero. Por ello, la extre­ma dere­cha que, aún de mala gana, sigue man­te­nién­do­lo como repre­sen­tan­te, con­fía en la even­tua­li­dad de que Trump quie­ra empren­der una aven­tu­ra mili­tar para dis­traer a los votan­tes del desas­tre que ha com­bi­na­do, reagru­pan­do­los en torno a la «defen­sa de la ban­de­ra».

Sin embar­go, la inte­li­gen­te estra­te­gia polí­ti­ca lle­va­da a cabo en los últi­mos años por el cha­vis­mo ha pues­to de relie­ve las pro­fun­das frac­tu­ras inter­nas que tam­bién exis­ten en el ámbi­to de la extre­ma dere­cha. Tan­to es así que inclu­so un per­so­na­je como Capri­les Radonsky pare­ce que­rer cerrar la puer­ta de cara al lla­ma­do Pac­to Uni­ta­rio de Guai­dó, cuan­do decla­ra, refi­rién­do­se a las «san­cio­nes»: «Es inacep­ta­ble tener que ele­gir un camino que sig­ni­fi­que más sacri­fi­cios para las fami­lias vene­zo­la­nas», y afir­ma que «votar o no es un fal­so dile­ma».

Por eso, un «casus belli» debi­da­men­te cons­trui­do sería pro­vi­den­cial, qui­zás con el eterno pre­tex­to de la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos. Enton­ces, como ya ha suce­di­do, por ejem­plo en Libia, inclu­so la Euro­pa «demo­crá­ti­ca» podría tener un pre­tex­to «huma­ni­ta­rio» para actuar. Y Trump ya anun­ció la for­ma­ción de una gran fuer­za mul­ti­na­cio­nal que esta­ría lis­ta para empren­der accio­nes con­tra el esta­do «nar­co­te­rro­ris­ta». Un guión ya vis­to que se renue­va en la estra­te­gia de boi­cot que sigue su cur­so en varios nive­les, sem­bran­do caos y des­orien­ta­ción.

Sólo un inge­nuo pue­de dejar de adver­tir cómo los medios de la dere­cha están lle­nos de pro­cla­mas que enfa­ti­zan las «dife­ren­cias inter­nas» del cha­vis­mo, pro­po­nien­do decla­ra­cio­nes y con­te­ni­dos de esas fran­jas que acu­san al cha­vis­mo de haber­se ven­di­do al capi­ta­lis­mo. La lógi­ca qui­sie­ra que nos pre­gun­tá­ra­mos: pero si es así, ¿por qué este gigan­tes­co apa­ra­to se opo­ne a un ejer­ci­cio demo­crá­ti­co nor­mal como el del 6 de diciem­bre?

Pero si Madu­ro se había ven­di­do al enemi­go, ¿por qué los pode­res fuer­tes no le extien­den una alfom­bra roja, sino que orga­ni­zan ata­ques y cam­pa­ñas de difa­ma­ción para él? ¿Y por qué un gobierno que obtie­ne su con­sen­so prin­ci­pal­men­te de sec­to­res popu­la­res imple­men­ta­ría polí­ti­cas sui­ci­das si pudie­ra hacer lo con­tra­rio? Cual­quier deba­te, inclu­so aca­lo­ra­do, se con­vier­te en un ejer­ci­cio dema­gó­gi­co vacío y peli­gro­so si no se toma en cuen­ta el fuer­te impac­to que han teni­do en la eco­no­mía vene­zo­la­na las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les impues­tas por el impe­ria­lis­mo, equi­va­len­te a un daño de más de 130.000 millo­nes de dóla­res. Una pre­gun­ta que pare­ce tener muy cla­ra la mayo­ría del mar­co polí­ti­co alia­do del PSUV, reno­van­do la alian­za del Gran Polo Patrió­ti­co (GPP).

En algu­nos par­ti­dos de esta alian­za, que inclu­ye aque­llas for­ma­cio­nes que no qui­sie­ron disol­ver­se en el PSUV, sin embar­go, han sur­gi­do grie­tas que han dado lugar a la pro­pues­ta de pos­tu­lar­se a elec­cio­nes con otro nom­bre. Se ha des­ata­do un deba­te polí­ti­co sobre la fase, con las inevi­ta­bles acu­sa­cio­nes de «revi­sio­nis­mo» o «extre­mis­mo» de un lado o del otro.

Para el Par­ti­do Comu­nis­ta Vene­zo­lano (PCV), que siem­pre ha expre­sa­do abier­ta­men­te sus reser­vas sobre algu­nas opcio­nes tác­ti­cas del par­ti­do gober­nan­te, los lla­ma­mien­tos a la «bur­gue­sía nacio­nal» irían en detri­men­to de los intere­ses de cla­se, hacien­do retro­ce­der los obje­ti­vos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na.

Para el PSUV, es una prio­ri­dad aflo­jar la soga que el impe­ria­lis­mo puso al cue­llo del pro­ce­so boli­va­riano, para evi­tar la asfi­xia, y es irres­pon­sa­ble rom­per la uni­dad del cha­vis­mo en un momen­to tan deci­si­vo. «Un paso ade­lan­te, dos pasos atrás», tra­tan­do de evi­tar el abis­mo, sea en una direc­ción que en la otra. Una dia­léc­ti­ca que no es fácil de cali­brar. Lo es aún menos en la Vene­zue­la boli­va­ria­na don­de con­vi­ven impul­sos utó­pi­cos y pro­yec­tos inno­va­do­res con la sober­bia de una bur­gue­sía que no ha sido expro­pia­da, que pue­de exhi­bir osten­to­sa­men­te sus pri­vi­le­gios y al mis­mo tiem­po poner a prue­ba la resis­ten­cia de las cla­ses popu­la­res a tra­vés de la gue­rra eco­nó­mi­ca y el ata­que a la mone­da.

Solo miran­do la his­to­ria de las revo­lu­cio­nes, solo con­si­de­ran­do las espe­ci­fi­ci­da­des del labo­ra­to­rio boli­va­riano, su apues­ta por un sis­te­ma-mun­do pre­do­mi­nan­te­men­te gober­na­do por meca­nis­mos capi­ta­lis­tas, pode­mos com­pren­der qué mila­gro repre­sen­ta la resis­ten­cia del pro­ce­so boli­va­riano y cuán pre­cio­so es man­te­ner abier­ta una alter­na­ti­va.

El ata­que mul­ti­di­men­sio­nal des­ata­do por el impe­ria­lis­mo para aca­bar con un inten­to que, en una coyun­tu­ra más favo­ra­ble, esta­ba que­man­do todas las eta­pas de un nue­vo mode­lo de desa­rro­llo a favor de las cla­ses popu­la­res, cier­ta­men­te ha hecho uso de los lími­tes y con­tra­dic­cio­nes que un aná­li­sis mar­xis­ta pue­de iden­ti­fi­car el anta­go­nis­mo interno entre dos mode­los en per­ma­nen­te dispu­ta, no resuel­to en los tér­mi­nos clá­si­cos de una revo­lu­ción del siglo XX.

Sin embar­go, sería total­men­te enga­ño­so mirar la fase que atra­vie­sa la revo­lu­ción boli­va­ria­na con los len­tes de quie­nes, des­de Euro­pa, cri­ti­can con acier­to la «carre­ra al cen­tro» que ha lle­va­do a dejar de dis­tin­guir el pro­gra­ma del lla­ma­do «cen­tro-izquier­da» de aquél de cen­tro-dere­cha en los paí­ses capi­ta­lis­tas. De hecho, exis­te una cla­ra dife­ren­cia entre invi­tar a la uni­dad nacio­nal con­tra el impe­ria­lis­mo, como hace el socia­lis­mo boli­va­riano para pre­ser­var la inte­gri­dad y la sobe­ra­nía del país, y la «uni­dad nacio­nal» agi­ta­da por los gobier­nos capi­ta­lis­tas con­tra el con­flic­to de cla­ses.

En cam­bio, vale la pena refle­xio­nar sobre el aná­li­sis rea­li­za­da por el vice­pre­si­den­te de Desa­rro­llo Social y Terri­to­rial, Aris­tó­bu­lo Istu­riz duran­te el pro­gra­ma Dan­do y Dan­do que lide­ra jun­to con la vice­pre­si­den­ta de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, Tania Díaz: “Esta­dos Uni­dos – dijo Aris­tó­bu­lo – no logra­ron tener bases mili­ta­res en Vene­zue­la, por lo que tra­tan de tener bases polí­ti­cas. Inten­tan con­quis­tar nues­tra sobe­ra­nía sem­bran­do caos y vio­len­cia”. Por esta razón, fren­te a la «inter­na­cio­nal con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria», es muy impe­ra­ti­vo res­pon­der al lla­ma­do del socia­lis­mo boli­va­riano y cubano para la cons­truc­ción de una «nue­va inter­na­cio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta», de una nue­va inter­na­cio­nal de los pue­blos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *