Vene­zue­la. A 25 días de la des­apa­ri­ción de Car­los Lanz, car­ta públi­ca de su com­pa­ñe­ra de vida.

Por Mayi Cuma­re. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 sep­tiem­bre 2020.

A 25 días de la des­apa­ri­ción de Car­los Lanz, Mayi Cuma­re, com­pa­ñe­ra de vida de Car­los Lanz, soli­ci­ta una audien­cia urgen­te con el Fis­cal Nacio­nal Tarek William Saab.

¿Quién es Car­los Lanz?

Car­los Lanz es un revo­lu­cio­na­rio con gran tra­yec­to­ria en la lucha arma­da des­de los años 60 has­ta nues­tros días. Posee una extra­or­di­na­ria capa­ci­dad de aná­li­sis, inter­pre­ta­ción e inves­ti­ga­ción de hechos his­tó­ri­cos, la cual, le ha per­mi­ti­do hacer gran­des apor­tes al desa­rro­llo de pro­ce­sos for­ma­ti­vos y orga­ni­za­ti­vos para la defen­sa y pro­fun­di­za­ción de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

Des­de una Con­cep­ción cla­sis­ta- mar­xis­ta crí­ti­ca, anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta, sus­cri­be la con­cre­ción del socia­lis­mo, su terri­to­ria­li­za­ción y defen­sa inte­gral, la unión cívi­co mili­tar, el desa­rro­llo de la pro­duc­ción endó­ge­na, la escue­la como cen­tro del queha­cer comu­ni­ta­rio, la comu­na­li­za­cion del Plan de la Patria, inte­gral­men­te, como pre­mi­sas fun­da­men­ta­les para tras­pa­sar la línea del no retorno des­de el plano cul­tu­ral, polí­ti­co-ideo­lo­gi­co y organizativo,no solo a nivel nacio­nal, sino tam­bién con­ti­nen­tal, con la ense­ña: «Vol­ver a Aya­cu­cho» como lo hizo nues­tro liber­ta­dor.

Car­los Lanz desa­rro­lló un papel fun­da­men­tal en la Cons­ti­tu­yen­te Edu­ca­ti­va y en la ela­bo­ra­ción del Pro­yec­to Edu­ca­ti­vo Nacio­nal, impul­só y aún coor­di­na el Pro­gra­ma Todas las Manos a la Siem­bra. Desa­rro­lló la for­ma­ción socio­po­lí­ti­ca de la misión Vuel­van Caras en el MINEP y fue pre­si­den­te de CVG Alca­sa. En estos últi­mos tiem­pos des­de que EEUU nos decla­ra ame­na­za inusual, Car­los Lanz se ha dedi­ca­do a tiem­po com­ple­to al aná­li­sis, cate­go­ri­za­ción y méto­dos de la gue­rra no con­ven­cio­nal y la estra­te­gia impe­rial con­tra nues­tro país.

Estas inves­ti­ga­cio­nes de fuen­tes abier­tas, han sido refe­ren­te en las for­ma­cio­nes al alto man­do mili­tar de las FANB, con los cua­les Car­los ha desa­rro­lla­do pro­ce­sos y accio­nes per­ma­nen­tes para la detec­ción y enfren­ta­mien­to a dichas estra­te­gias de amplio espec­tro. Tes­ti­go de estos pro­ce­sos son el minis­tro de la defen­sa Gene­ral Vla­di­mir Padrino López, el Gene­ral Jesús Sua­rez Chou­rio, el Gene­ral Ovi­dio Del­ga­do, el cama­ra­da Freddy Ber­nal, el Gene­ral Cesar Mejías, entre otros mili­ta­res y civi­les con quien arti­cu­la­ba pla­nes de acción para con­tra­rres­tar el ata­que impe­rial.
Esta peque­ña rese­ña his­tó­ri­ca, per­mi­te carac­te­ri­zar a Car­los Lanz como un com­ba­tien­te revo­lu­cio­na­rio, inte­lec­tual y estra­te­ga que ni la cár­cel ni las tor­tu­ras de la cuar­ta repú­bli­ca lo hicie­ron clau­di­car o apar­tar­se de sus prin­ci­pios.

Hoy a 25 días de su des­apa­ri­ción for­za­da, algu­nas hipó­te­sis inten­tan des­me­ri­tar su tra­yec­to­ria de lucha con argu­men­tos des­con­tex­tua­li­za­dos y absur­dos. Car­los Lanz no está enfer­mo, no sufre de nin­gu­na pato­lo­gía men­tal, no se auto­se­cues­tró, ni su fami­lia direc­ta lo tie­ne escon­di­do, no nece­si­ta nin­gún reco­no­ci­mien­to per­so­nal, ni par­ti­ci­pa­rá elec­to­ral­men­te como can­di­da­to en estas pró­xi­mas elec­cio­nes, no aspi­ra nin­gún car­go polí­ti­co, como se ha que­ri­do hacer ver, no está cons­pi­ran­do con­tra nues­tro pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro como subli­mi­nal­men­te algu­nos y algu­nas refor­mis­tas lo han deja­do entre­ver, no es con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, no sufre de alzhei­mer, no uti­li­za nin­gún tipo de dro­gas o anti­de­pre­si­vos, solo el medi­ca­men­to para con­tro­lar su con­di­ción dia­bé­ti­ca (la cual pade­ce des­de hace más de 30 años sin ver­se alte­ra­das nin­gu­na de sus capa­ci­da­des inte­lec­tua­les).

Car­los Lanz no posee bie­nes, ni for­tu­nas por lo tan­to a nadie le intere­sa que­dar­se con su heren­cia o cobrar res­ca­te. No uti­li­za seu­dó­ni­mos ni pre­ten­de irse de su país. Aun­que muchos no lo sepan, esta­ban tra­ba­jan­do fuer­te­men­te en todo lo con­cer­nien­te al blo­queo y gue­rra eco­nó­mi­ca que afec­ta nues­tro pue­blo. Es decir, su tra­ba­jo tie­ne impli­ca­cio­nes suma­men­te estra­té­gi­cas, sobre todo cuan­do refie­re el papel de Colom­bia en el eje Cúcu­ta-Cata­tum­bo. Quie­nes lo cono­cen pue­den dar fe de lo que escri­bo. 

Car­los Lanz repre­sen­ta un peli­gro para los infil­tra­dos den­tro de la revo­lu­ción, para el impe­rio y para los enemi­gos de las trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les. No com­pren­der eso, pro­vo­ca que el cur­so de las inves­ti­ga­cio­nes, se cen­tren erra­da­men­te. Car­los Lanz es víc­ti­ma de un secues­tro polí­ti­co y fue trai­cio­na­do por gen­te de con­fian­za, quie­nes lo saca­ron de su casa sano y sin vio­len­cia, quién sabe con qué pro­pó­si­to y bajo qué argu­men­tos.

Por estas razo­nes, como su com­pa­ñe­ra de vida, mili­tan­te revo­lu­cio­na­ria, Mayi Cuma­re, jun­to a las orga­ni­za­cio­nes de base inte­gra­das por la fami­lia polí­ti­ca de nues­tro maes­tro y refe­ren­te de luchas, exi­gi­mos que la des­apa­ri­cion for­za­da de Car­los lanz posea mayor pro­fun­di­dad, agu­de­za y sea con­ce­bi­da como un secues­tro polí­ti­co.

Ya van 25 días de inves­ti­ga­cio­nes, sobre todo hacia el círcu­lo más cer­cano de Car­los Lanz, llá­me­se fami­lia direc­ta y algu­nos alle­ga­dos a la mis­ma. Noso­tras y noso­tros como com­pa­ñe­ra, hijos e hijas hemos cola­bo­ra­do con todo lo que nos han soli­ci­ta­do los cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do. Hemos apor­ta­do datos, nos hemos some­ti­dos a todo tipo de inte­rro­ga­to­rios (algu­nos bajo un cli­ma de res­pe­to, otros un poco más ame­dren­ta­do­res, inti­mi­da­to­rios y atro­pe­lla­do­res) por­que somos los más intere­sa­dos en que Car­los apa­rez­ca sano, sal­vo y que así, que­den esta­ble­ci­das las res­pon­sa­bi­li­da­des de este hecho abo­mi­na­ble. P

Por otro lado, tam­bién sen­ti­mos que el tiem­po trans­cu­rre y que eso aten­ta con­tra la vida de nues­tro cama­ra­da y her­mano de luchas, mili­tan­cia y con­vic­ción. Como vene­zo­la­na, mili­tan­te revo­lu­cio­na­ria y fun­cio­na­ria del Esta­do, creo en las Ins­ti­tu­cio­nes de nues­tro país, ya que se fun­da­men­tan en el mar­co jurí­di­co que duran­te los 20 años de Revo­lu­ción, hemos cons­trui­do. Sin embar­go, sé de muchos y muchas que hacen inter­pre­ta­ción erra­da del ejer­ci­cio del poder, por tan­to, recha­zo cate­gó­ri­ca­men­te que se desa­rro­llen pro­ce­sos que inten­ten dejar entre­ver que los res­pon­sa­bles de la des­apa­ri­cion de Car­los Lanz somos noso­tros, su fami­lia direc­ta.

Pacien­te­men­te nos hemos some­ti­do a estrés psi­co­ló­gi­co, a pre­sio­nes, agre­sión ver­bal y has­ta nos han man­te­ni­do inco­mu­ni­ca­dos con algu­nos inte­gran­tes de nues­tra fami­lia, por­que cree­mos que cual­quier acción que nos con­duz­ca a escla­re­cer este hecho y nos lle­ve a res­ca­tar sano y sal­vo a nues­tro Car­los, es valio­sa y la acep­ta­mos. Sin embar­go, pasan los días y las inves­ti­ga­cio­nes arro­jan los mis­mos resul­ta­dos: Car­los Lanz no está con noso­tros.

En ese sen­ti­do, soli­ci­to al Fis­cal Gene­ral Tarek William Saab una audien­cia lo más pron­to posi­ble para poder pro­fun­di­zar los ele­men­tos que rela­to en este escri­to, y soli­ci­tar que la inves­ti­ga­ción de la des­apa­ri­cion de mi com­pa­ñe­ro de vida, se reali­ce des­de una pers­pec­ti­va polí­ti­ca, con cele­ri­dad, agu­de­za y pro­fun­di­dad de acuer­do al articu­lo 285, nume­ral 3° de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en con­cor­dan­cia con lo esti­pu­la­dos en los artícu­los 16, nume­ra­les 3° y 4°, art. 25, nume­ral 13° de la Ley Orgá­ni­ca del Minis­te­rio Públi­co, don­de se des­ta­ca la subor­di­na­ción Fun­cio­nal que el Minis­te­rio Públi­co debe ejer­cer como titu­lar de la acción penal por par­te del Esta­do, sobre todos los cuer­pos de segu­ri­dad que con­for­man los órga­nos direc­tos o indi­rec­tos de Inves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca, Pena­les y Cri­mi­na­lís­ti­cas de la Nación, con miras a que la inves­ti­ga­ción de los deli­tos como el que se eje­cu­tó en per­jui­cio de Car­los Lanz, sean prac­ti­ca­das bajo las estric­tas regu­la­cio­nes de Ley, de modo que ese pro­ce­so de inves­ti­ga­ción penal per­mi­ta reca­bar, exa­mi­nar y con­tras­tar todos los ele­men­tos indi­cia­rios que apor­ten las prue­bas nece­sa­rias para deter­mi­nar el móvil de esa acción vio­len­ta y puni­ble, el para­de­ro de nues­tro cama­ra­da y por supues­to, la res­pon­sa­bi­li­dad de las per­so­nas invo­lu­cra­das y gra­do de par­ti­ci­pa­ción en la comi­sión y con­su­ma­ción de tan gra­ve deli­to, que no sola­men­te afec­ta a Car­los Lanz como ciu­da­dano y sus fami­lia­res direc­tos, sino al País Polí­ti­co que lo cono­ce y valo­ra como inves­ti­ga­dor y como líder de reco­no­ci­da lucha social.

Nece­si­ta­mos y exi­gi­mos res­pues­tas a las inte­rro­gan­tes que como fami­lia­res, com­pa­ñe­ros, cama­ra­das, ami­gos y ami­gas nos hace­mos: ¿Dón­de está Car­los Lanz? ¿quién se lo lle­vó? ¿dón­de lo tie­nen? ¿por qué se lo lle­va­ron? ¿cuál es el pro­pó­si­to? ¿quié­nes están detrás de su des­pa­ri­cion for­za­da? y ¿por qué no lo encuen­tran?

Nues­tro esta­do Boli­va­riano y revo­lu­cio­na­rio, no pue­de per­mi­tir que prác­ti­ca­men­te en nues­tras nari­ces, nos arre­ba­ten a uno de nues­tros refe­ren­tes de lucha. Por ello hay que pro­fun­di­zar esta bús­que­da. 
No más silen­cio, no mas hipó­te­sis rebus­ca­das, pon­ga­mos en la calle el deba­te sobre las cau­sas e impli­ca­cio­nes de este hecho des­pia­da­do que hoy nos entris­te­ce y angus­tia pero que tam­bién nos lle­na de fuer­za y cora­je para gri­tar en todos los rin­co­nes de Vene­zue­la y el Con­ti­nen­te, pidien­do que Car­los Lanz apa­rez­ca ya.

Lea­les siem­pre, Trai­do­res nun­ca. ¡Ven­ce­re­mos!

Mayi Cuma­re

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *