Ucra­nia. Una bom­ba de relo­je­ría (Opi­nión)

Por Vya­ches­lav Aza­rov. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de sep­tiem­bre de 2020.

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal que­dó horro­ri­za­da con la terri­ble tra­ge­dia de Bei­rut, don­de una poten­te explo­sión de nitra­to de amo­nio des­tru­yó el puer­to y par­te de la ciu­dad, cau­san­do la pér­di­da de gran can­ti­dad de vidas e innu­me­ra­bles daños. La inves­ti­ga­ción deter­mi­nó que el nitra­to de amo­nio había sido con­fis­ca­do del buque Rho­sus, con base en el puer­to mol­da­vo del Danu­bio de Griu­giu­les­ti. El due­ño era un empre­sa­rio de Jabá­rovsk que resi­de en Chi­pre.

En sep­tiem­bre de 2013, el buque aca­bó en Bei­rut a cau­sa de una ave­ría en su ruta de Geor­gia a Mozam­bi­que. Las auto­ri­da­des del puer­to no per­mi­tie­ron que par­tie­ra a cau­sa de las nume­ro­sas infrac­cio­nes. El due­ño se decla­ró en ban­ca­rro­ta y dejó de pagar los sala­rios de la tri­pu­la­ción, que incluía ucra­nia­nos y mol­da­vos. El mate­rial incau­ta­do fue tras­la­da­do a los alma­ce­nes en los que ha pasa­do sie­te años has­ta que final­men­te explo­tó en el puer­to.

La explo­sión en Bei­rut ha teni­do un dis­tan­te eco del colap­so de la indus­tria marí­ti­ma sovié­ti­ca. Tra­ba­jé como elec­tri­cis­ta en bar­cos pes­que­ros y buques de car­ga, así que recuer­do bien lo estric­tos que eran los con­tro­les téc­ni­cos, sin­di­ca­les y sani­ta­rios en aque­llos tiem­pos. Tras el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca, la com­pa­ñía más gran­de del mar Negro tenía 225 buques dife­ren­tes. Pero, lo que es más impor­tan­te, tenía una repu­tación que se había gana­do duran­te gene­ra­cio­nes y que se basa­ba en el cum­pli­men­to estric­to de las nor­mas téc­ni­cas ope­ra­ti­vas. Sin embar­go, las com­pa­ñías marí­ti­mas post­so­vié­ti­cas fue­ron las pri­me­ras en pasar por el cuchi­llo de las refor­mas libe­ra­les de los años noven­ta. Los buques fue­ron lle­va­dos a tie­rra, ven­di­dos o uti­li­za­dos sin las repa­ra­cio­nes ni capa­ci­da­des ope­ra­ti­vas de las navie­ras, que pron­to fue­ron com­ple­ta­men­te des­trui­das. Este tipo de pro­ce­so se dio en los años noven­ta en todas par­tes: Ucra­nia, Geor­gia, Rusia, los paí­ses Bál­ti­cos y Mol­da­via.

La reten­ción de un buque en el puer­to de Bei­rut y la explo­sión del nitra­to de amo­nio no pue­den ser cali­fi­ca­das de trá­gi­ca coin­ci­den­cia: explo­tó la bom­ba de relo­je­ría que fue la des­truc­ción de un país enor­me y rico situa­do en el cen­tro de Euro­pa. Obvia­men­te, eso no absuel­ve a las auto­ri­da­des del puer­to de Bei­rut, que no hicie­ron nada por reti­rar el mate­rial poten­cial­men­te peli­gro­so en sie­te años y ni siquie­ra garan­ti­za­ron que estu­vie­ra correc­ta­men­te man­te­ni­do. Pero el vie­jo buque nun­ca debió salir al mar del puer­to geor­giano de Batu­mi, lo que posi­bi­li­tó el pos­te­rior desas­tre. Los ser­vi­cios de con­trol debe­rían haber regis­tra­do a su due­ño, cla­ri­fi­ca­do los tér­mi­nos de los con­tra­tos de la tri­pu­la­ción, deter­mi­na­do las con­di­cio­nes en las que se encon­tra­ba el Rho­sus y prohi­bi­do car­gar el nitra­to de amo­nio. Sin embar­go, los puer­tos post­so­vié­ti­cos a menu­do igno­ran esos deta­lles y las noti­cias de tri­pu­lan­tes ucra­nia­nos tra­ba­jan­do en com­pa­ñías pri­va­ti­za­das dete­ni­dos en algún lugar del mun­do apa­re­cen en la pren­sa de for­ma regu­lar. Enga­ña­dos por los empre­sa­rios, los tri­pu­lan­tes vigi­lan los buques duran­te meses, aban­do­na­dos por sus due­ños, sin sala­rios, sin com­bus­ti­ble e inclu­so sin comi­da.

La infra­es­truc­tu­ra por­tua­ria de Ucra­nia se encuen­tra aho­ra en una pro­fun­da cri­sis. Los exper­tos en el cam­po de la tera­pia de cho­que y total pri­va­ti­za­ción que lle­ga­ron al poder en Euro­mai­dan están rea­li­zan­do con­ce­sio­nes de los puer­tos, una for­ma de ven­der­los a empre­sas pri­va­das. Y los nue­vos due­ños son inca­pa­ces de man­te­ner un nivel ade­cua­do de super­vi­sión de los buques asig­na­dos a esos puer­tos.

Un ejem­plo cla­ro de este colap­so es la épi­ca que duró más de seis meses con el car­gue­ro Delphi, que tam­bién nave­ga­ba con ban­de­ra de Mol­da­via. Este buque enca­lló el 21 de noviem­bre del año pasa­do. Una galer­na lo des­an­cló y lo gol­peó con­tra el rom­peo­las, tras lo cual que­dó enca­lla­do y se hun­dió. Fue posi­ble res­ca­tar a la tri­pu­la­ción, pero se pro­du­jo una fuga de com­bus­ti­ble. Todo ello a pesar de que sus due­ños bri­tá­ni­cos afir­ma­ban que no había petró­leo en el car­gue­ro. Lo hicie­ron para no enfren­tar­se a mul­tas. De hecho, se dice que el buque se dedi­ca­ba a repos­tar otros buques, ayu­dán­do­les a aho­rrar­se pagar tasas e impues­tos. Es la acti­vi­dad habi­tual de los car­gue­ros negros, que acti­va­men­te tra­ba­jan en los puer­tos de Ucra­nia y se lucran de las tra­mas corrup­tas.

Des­de enton­ces, el Delphi lle­va enca­lla­do en una pla­ya del cen­tro de Odes­sa. Y los infruc­tuo­sos inten­tos de reflo­tar­lo mues­tran el colap­so de la infra­es­truc­tu­ra por­tua­ria de Ucra­nia. En tiem­pos de la Navie­ra del Mar Negro, el pro­ble­ma de reflo­tar un peque­ño car­gue­ro de 1.600 tone­la­das se habría solu­cio­na­do en poco tiem­po, con una orden a una de las divi­sio­nes que enton­ces mane­ja­ban grúas flo­tan­tes. Aho­ra, las auto­ri­da­des han pasa­do seis meses tra­tan­do de nego­ciar con el due­ño del buque mien­tras este derra­ma­ba com­bus­ti­ble y con­ta­mi­na­ba el agua de una popu­lar zona de vaca­cio­nes. Los retra­sos han hecho que el epi­so­dio lle­gue a la tem­po­ra­da de verano, cuan­do los resi­den­tes del país en cua­ren­te­na han lle­ga­do a Odes­sa en masa. Y aho­ra no se pue­de reflo­tar el Delphi por­que la capa­ci­dad de res­ca­te de los puer­tos hace tiem­po que no exis­te.

La desas­tro­sa ope­ra­ción para reflo­tar el buque ha esta­do diri­gi­da por el empre­sa­rio Ale­xey Stav­nitzer, uno de los due­ños del puer­to pri­va­do más gran­de en Yuzhny. Pero los cables se rom­pie­ron, lo que el buque no pudo ser reflo­ta­do. Así que el Minis­te­rio de Infra­es­truc­tu­ras dio el habi­tual camino por la buro­cra­cia y en lugar de solu­cio­nar el pro­ble­ma comen­za­ron a ganar dine­ro con él. El minis­tro Kri­kliy anun­ció que la admi­nis­tra­ción de puer­tos de Ucra­nia recau­da­rá 25 millo­nes de griv­nas para reflo­tar el buque. Pero tenien­do en cuen­ta las tor­men­tas de la tem­po­ra­da oto­ño-invierno, es pro­ba­ble que el buque se que­de en la pla­ya de Odes­sa has­ta la pri­ma­ve­ra de 2021, ver­tien­do com­bus­ti­ble al agua. Y los exper­tos ya han comen­ta­do que el pre­cio de “mer­ca­do” para el tra­ba­jo de emer­gen­cia está infla­do.

A con­se­cuen­cia de Euro­mai­dan, cor­po­ra­cio­nes y Gobier­nos extran­je­ros toma­ron el con­trol de la eco­no­mía de la des­in­dus­tria­li­za­da Ucra­nia para apro­piar­se de sus recur­sos, mer­ca­dos y para con­se­guir mano de obra bara­ta. La estra­te­gia del Gobierno, que obe­dien­te­men­te se arras­tra bajo el yugo del domi­nio exte­rior, se ase­me­ja al lema de “tocar fon­do y des­pués salir”, solo que al revés. Quie­ren des­truir y pri­va­ti­zar los res­tos de la indus­tria e infra­es­truc­tu­ras sovié­ti­cas mien­tras des­tru­yen tam­bién todo res­to de las vic­to­rias socia­les de la cla­se obre­ra. Así podrán explo­tar a los ucra­nia­nos con impu­ni­dad.

La otra cara del pogro­mo de pri­va­ti­za­cio­nes ha sido la crí­ti­ca caí­da de con­trol téc­ni­co, medioam­bien­tal y ope­ra­ti­vo, que ha hecho de Ucra­nia una zona de cons­tan­tes desas­tres que podrían haber­se pre­ve­ni­do. Las tube­rías explo­tan, los puen­tes se caen, la vivien­da no se ha repa­ra­do en años y tam­bién se colap­sa y se cae y ni la inter­ven­ción per­so­nal del pre­si­den­te ha podi­do reflo­tar a la cos­ta un peque­ño car­gue­ro. En estas con­di­cio­nes, las auto­ri­da­des feliz­men­te dan la bien­ve­ni­da a cual­quier inver­sor, al que per­do­nan cual­quier infrac­ción gra­ve. Y debi­li­ta aún más el con­trol esta­tal sobre las ope­ra­cio­nes por­tua­rias.

Tras la tra­ge­dia en Bei­rut, el Gobierno orde­nó una ins­pec­ción urgen­te de las con­di­cio­nes de las sus­tan­cias explo­si­vas alma­ce­na­das en los puer­tos ucra­nia­nos. Rápi­da­men­te se des­cu­brió que 10.000 tone­la­das de nitra­to de amo­nio ‑el tri­ple que la can­ti­dad que explo­tó en Bei­rut- se encuen­tran en una zona abier­ta del puer­to de Yuzhny. Los ofi­cia­les afir­man que no es explo­si­vo, pero nadie con­fía en sus pala­bras. Así lo evi­den­cia una serie de explo­sio­nes que se han pro­du­ci­do en los alma­ce­nes mili­ta­res en nume­ro­sas regio­nes del país, tras las cua­les había un inten­to de tapar el ram­pan­te robo de misi­les y pro­yec­ti­les uti­li­za­dos en tra­mas corrup­tas por ofi­cia­les de las más altas esfe­ras del Gobierno ucra­niano.

Ya es hora de com­pren­der que los pro­ble­mas de segu­ri­dad y man­te­ni­mien­to se están per­mi­tien­do cada vez más en Ucra­nia. La per­pe­tua fal­ta de fon­dos e inten­to de recor­tar gas­tos de repa­ra­ción lle­van a la acu­mu­la­ción de pro­ble­mas de natu­ra­le­za téc­ni­ca. Los oli­gar­cas loca­les e inver­so­res extran­je­ros están muy ocu­pa­dos lle­ván­do­se los bene­fi­cios y no quie­ren pagar cos­tes adi­cio­na­les. Para rever­tir la situa­ción, los ciu­da­da­nos de Ucra­nia ten­drán que recu­pe­rar el con­trol de su alie­na­do país. O con­ver­ti­rán el país en un cemen­te­rio de buques hun­di­dos, un pue­blo arrui­na­do y edi­fi­cios que se caen.

Fuen­te: Slav​yan​grad​.es

Fuen­te ori­gi­nal

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *