Líbano. Macron en misión casi impo­si­ble

Resu­men Medio Orien­te, 1 de sep­tiem­bre de 2020-.

La segun­da visi­ta en menos de un mes a El Líbano del pre­si­den­te fran­cés, Emma­nuel Macron, aspi­ra a “con­ge­lar el tiem­po polí­ti­co has­ta la rea­li­za­ción de elec­cio­nes legis­la­ti­vas”, según el dia­rio pari­sien­se Le Figa­ro.

“Haz­te a un lado por un tiem­po nece­sa­rio”, según comen­tó uno de los inte­gran­tes de la comi­ti­va de Macron, en refe­ren­cia a los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les liba­ne­ses que impi­den cual­quier manio­bra con­tra­ria a sus intere­ses.

El perió­di­co afir­ma que la idea del man­da­ta­rio galo es con­se­guir «un gobierno de misión fuer­te, con una dece­na de téc­ni­cos empo­de­ra­dos de mane­ra excep­cio­nal por el Par­la­men­to para dar tiem­po a rea­li­zar refor­mas”, dijo Alain Bifa­ni, el direc­tor gene­ral del Minis­te­rio liba­nés de Finan­zas, quien dimi­tió del car­go en junio pasa­do.

Ese será el obje­ti­vo de una reu­nión pre­vis­ta para hoy en la Resi­den­ce des Pins (resi­den­cia de la emba­ja­da de Fran­cia en El Líbano) con los líde­res de los par­ti­dos prin­ci­pa­les, a los que Macron rega­ñó en su ante­rior visi­ta, el 6 de agos­to.

Fran­cia quie­re «un gobierno de misión»«un gobierno lim­pio, efi­cien­te, capaz de imple­men­tar las refor­mas desea­das por los liba­ne­ses», dicen en el Elí­seo, el Pala­cio de Gobierno en Fran­cia.

Refor­mas en los sec­to­res de elec­tri­ci­dad y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (fuen­tes finan­cie­ras de cier­tos par­ti­dos), audi­to­ría del Ban­co Cen­tral, aper­tu­ra de nego­cia­cio­nes con el FMI, crea­ción de un Sena­do y auto­ri­za­ción del matri­mo­nio civil, entre otras.

Gra­cias a que poseen mayo­ría en el Par­la­men­to, los prin­ci­pa­les líde­res par­ti­dis­tas tie­nen la capa­ci­dad de blo­quear cual­quier deci­sión polí­ti­ca.

Para sor­tear este obs­tácu­lo, sin que­rer vol­ver al pac­to nacio­nal de 1943 que com­par­te el poder entre las reli­gio­nes, Macron va a pedir­le a las par­tes que se escu­rran cuan­do el país está en el fon­do del abis­mo.

«Su via­je y misión son arries­ga­das, pero los lide­res liba­ne­ses no tie­nen otra opción, son pena de hun­dir­se como el Tita­nic», expre­só un fami­liar del pri­mer man­da­ta­rio fran­cés.

«Empu­ñar el arma de las san­cio­nes ha hecho estre­me­cer a mucha gen­te», pre­ci­só Alain Bifa­ni, pues reper­cu­tió en los polí­ti­cos del país.

«¿Es cier­to que le dijo que con­si­de­ra­ra san­cio­nar a los res­pon­sa­bles si no coope­ra­ban?», pre­gun­tó Simón Abi­ra­mia, dipu­tado cer­cano al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Michel Aoun.

De hecho, «Macron comen­zó a tra­ba­jar con Donald Trump en un régi­men de san­cio­nes que ya tie­ne nom­bres», con­fir­mó a Le Figa­ro una fuen­te infor­ma­da.

Unos días des­pués de la lla­ma­da tele­fó­ni­ca de Macron a Trump, el sub­se­cre­ta­rio nor­te­ame­ri­cano de Esta­do para Orien­te Medio, David Hale, lle­vó inclui­do ese esque­ma de pro­ba­bles san­cio­nes en una visi­ta a El Líbano.

Sí, pero ¿cuá­les?, cues­tio­na Le Figa­ro.

«Esa lis­ta debe incluir a todas las reli­gio­nes y todos los movi­mien­tos, de lo con­tra­rio no será creí­ble», de acuer­do con espe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por el dia­rio galo.

Tal tipo de ame­na­zas, fun­cio­na, por­que des­pués de más de tres sema­nas de dila­ción, en El Líbano esco­gie­ron a un pri­mer minis­tro (Mus­ta­fá Adib) horas antes de la lle­ga­da de Macron.

Es el pri­mer paso en el pro­ce­so para nom­brar un Gobierno, tras la renun­cia del ante­rior el 10 de agos­to, seis días des­pués de la explo­sión en el puer­to bei­ru­tí que cau­só la muer­te a más de 190 per­so­nas, heri­das a unos sie­te mil y pér­di­das mate­ria­les cal­cu­la­das en 15 mil millo­nes de dóla­res.

Emma­nuel Macron es cons­cien­te de las com­ple­ji­da­des liba­ne­sas, aun­que no vol­ve­rá a la era de los che­ques en blan­co, ini­cia­da en la épo­ca de Jac­ques Chi­rac, gran ami­go del Líbano, y Rafic Hari­ri.

La pre­gun­ta es ¿logra­rá impo­ner sus pun­tos de vis­ta sobre los dino­sau­rios liba­ne­ses?, dice Le Figa­ro.

“Todos sue­ñan con que el Zorro vuel­va a lle­gar para sal­var­los”, ase­gu­ra un diplo­má­ti­co fran­cés, como en el pasa­do lo hizo Chi­rac o paí­ses del Gol­fo. «Creen que un gene­ro­so bene­fac­tor va a ate­rri­zar y aho­ra apues­tan al gas des­cu­bier­to en aguas terri­to­ria­les liba­ne­sas o por la geo­po­lí­ti­ca, al repe­tir que El Líbano resul­ta cla­ve en Medio Orien­te, de lo con­tra­rio todo se derrum­ba­rá. ¡Pero todo ya se derrum­bó!”, afir­mó el diplo­má­ti­co.

Fuen­te: Al Maya­deen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *