Argen­ti­na. Una mujer, un hom­bre y un pibe, indu­ci­dos por el Esta­do, se sui­ci­da­ron en las cár­ce­les de mala muer­te

Por María Pue­blo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 01 de sep­tiem­bre de 2020.

Este fin de sema­na, un mujer, Micae­la (33) ‑madre de dos hijas‑, per­dió la vida en la U‑8 de Los Hor­nos. Tam­bién se sui­ci­dó Ángel en la Uni­dad 9 de La Pla­ta y Lucas (17) en una cár­cel para pibes en Pablo Nogués. Todas las muer­tes pudie­ron y debie­ron ser evi­ta­das tan­to por el SPB y por del Orga­nis­mo Pro­vin­cial de Niñez y Ado­les­cen­cia. Las con­di­cio­nes de deten­ción en toda la pro­vin­cia dan cuen­ta de una situa­ción crí­ti­ca que no resis­te más dila­cio­nes ni excu­sas. La emer­gen­cia car­ce­la­ria colo­ca­da en la esce­na públi­ca tras las mani­fes­ta­cio­nes sos­te­ni­das por las per­so­nas pri­va­das de liber­tad y sus fami­lias, expre­sa­das en todas las for­mas posi­bles (huel­gas, cha­po­neos, hábeas colec­ti­vos, auto­le­sio­nes) y con la par­ti­ci­pa­ción de orga­ni­za­cio­nes socia­les y refe­ren­tes en la lucha con­tra el sis­te­ma de la cruel­dad, no han logra­do tor­cer el bra­zo de hie­rro que encar­ce­la y cri­mi­na­li­za a la pobla­ción más cas­ti­ga­da por la des­igual­dad y la pobre­za. Ni el poder judi­cial logra que sus agen­tes res­pe­ten el debi­do pro­ce­so y el prin­ci­pio de pro­gre­si­vi­dad de la pena, ni el sis­te­ma de encie­rro y tor­tu­ra toma debi­da nota de la urgen­cia de cui­dar las vidas que deci­dió ence­rrar. Estos dos vec­to­res de apri­sio­na­mien­to se poten­cian y fun­cio­na­li­zan cas­ti­gan­do con dure­za cuer­pos y almas ya que­bra­dos.

El rigor del sis­te­ma se poten­cia con el con­tex­to de ASPO, duran­te el cual el gra­do de ais­la­mien­to se extre­ma, en per­jui­cio de la cali­dad de vida. Mien­tras el ser­vi­cio de salud del sis­te­ma ase­ve­ra que tie­nen con­di­cio­nes favo­ra­bles para dar res­pues­ta a las deman­das de aten­ción sani­ta­ria de la pobla­ción encar­ce­la­da.

En este con­tex­to, este fin de sema­na, tres vidas se can­ce­lan por apa­ren­te mano pro­pia; los regis­tros dirán que Ángel, Lucas y Micae­la ter­mi­na­ron con sus vidas. Pero sabe­mos que sus vidas esta­ban sig­na­das por la desidia y el aban­dono des­de hacía tiem­po. Morir joven en la cár­cel es una pro­ba­bi­li­dad cer­ca­na. Las auto­le­sio­nes y el sui­ci­dio son leí­dos como pro­ble­mas indi­vi­dua­les, como deci­sio­nes per­so­na­lí­si­mas.

No cree­mos que estos sea así, cree­mos que el sis­te­ma que des­hu­ma­ni­za, aco­rra­la y rom­pe con los esca­sos res­guar­dos que aún man­tie­nen con vida a una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las y los pri­va­dos de liber­tad. Y sabe­mos que el sis­te­ma no regis­tra estas muer­tes como un pro­ble­ma de salud públi­ca, que no hay un pro­gra­ma real y sos­te­ni­do de pre­ven­ción del sui­ci­dio ni de con­ten­ción y acom­pa­ña­mien­to para quie­nes deben afron­tar el día des­pués del sui­ci­dio de unx comn­pa­ñerx.

Por eso se deci­de colec­ti­va­men­te expre­sar el dolor y la indig­na­ción ante el silen­cio cóm­pli­ce de quie­nes regis­tran este geno­ci­dio como un epi­so­dio más. De ese modo, con­flu­ye­ron el cha­po­neo de las com­pa­ñe­ras, así como la pro­tes­ta orga­ni­za­da por fami­lia­res y orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas en la puer­ta del penal 8, este 31 de agos­to, de Los Hor­nos, ubi­ca­da en calle 70 y 149. «La fal­ta de higie­ne y aten­ción medi­ca, la ali­men­ta­ción defi­ci­ta­ria, los cas­ti­gos, el ais­la­mien­to y la repre­sión por par­te del ser­vi­cio peni­ten­cia­rio se sigue cobran­do vidas», denun­cia­ron las dete­ni­das. Y pidie­ron «liber­tad ya a todas las pre­sas con con­de­na cum­pli­da, madres con hijxs, muje­res con dis­ca­pa­ci­dad y en ries­go por enfer­me­da­des gra­ves. Ni una menos tam­bién en las cár­ce­les».

Fuen­te Agen­cia para la liber­tad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *