Argen­ti­na. Regis­tro de la Eco­no­mía Popu­lar: 6 de cada 10 son muje­res

Por Tali Gold­man, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 02 de sep­tiem­bre de 2020.

En julio pasa­do, des­de el Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social, lan­za­ron el Regis­tro de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras de la Eco­no­mía Popu­lar (ReNa­TEP). Ya se ins­cri­bie­ron casi 500 mil per­so­nas. El 58% por cien­to son muje­res y un 53% de las acti­vi­da­des regis­tra­das se vin­cu­lan al cui­da­do o a tareas socio-comu­ni­ta­rias. “Esto se rela­cio­na con la situa­ción de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad en rela­ción al tra­ba­jo de las muje­res con res­pec­to a los hom­bres y habla de la femi­ni­za­ción de la pobre­za”, afir­ma Sonia Lom­bar­do, direc­to­ra del Regis­tro Nacio­nal de Efec­to­res Socia­les.

A prin­ci­pios de julio, des­de la secre­ta­ría de Eco­no­mía Social que diri­ge Emi­lio Pér­si­co, den­tro del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social, lan­za­ron el Regis­tro de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras de la Eco­no­mía Popu­lar (ReNa­TEP): un regis­tro iné­di­to que sir­ve para pen­sar polí­ti­cas públi­cas para un sec­tor his­tó­ri­ca­men­te rele­ga­do y expues­to ante las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia. A seis sema­nas del lan­za­mien­to, Nues­tras Voces acce­dió a los pri­me­ros resul­ta­dos de los 461.810 ins­crip­tos.

“Lo pri­me­ro que sobre­sa­le es la can­ti­dad de muje­res. El 58% por cien­to de los regis­tra­dos son muje­res”, expli­ca Sonia Lom­bar­do, soció­lo­ga y direc­to­ra del Regis­tro Nacio­nal de Efec­to­res Socia­les. “Esto se rela­cio­na con la situa­ción de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad en rela­ción al tra­ba­jo de las muje­res con res­pec­to a los hom­bres. La mayo­ría se ins­cri­bie­ron en la rama socio-comu­ni­ta­ria, la que más ins­crip­tos tie­ne, y tra­ba­jan en come­do­res y meren­de­ros. O sea, son las muje­res las que, en mayor medi­da, rea­li­zan tareas socio-comu­ni­ta­rias. Esto habla de la femi­ni­za­ción de la pobre­za: El hecho de que sean muje­res, que hagan tra­ba­jo infor­mal, no remu­ne­ra­do o sin dere­chos”.

En el regis­tro, se ano­ta­ron tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de comer­cio popu­lar, y tra­ba­ja­do­res del espa­cio públi­co, o sea, ven­de­do­res ambu­lan­tes, arte­sa­nos, artis­tas calle­je­ros, ferian­tes. Tam­bién tra­ba­ja­do­res vin­cu­la­dos a la rama de recu­pe­ra­ción, reci­cla­do y ser­vi­cios ambien­ta­les como car­to­ne­ros o rela­cio­na­do a la cons­truc­ción e infra­es­truc­tu­ra social y mejo­ra­mien­to ambien­tal; Indus­tria manu­fac­tu­re­ra es otro ser­vi­cio socio comu­ni­ta­rio, así como tam­bién rela­cio­nes de cui­da­do o pro­mo­to­ras con­tra la vio­len­cia de géne­ro socio­edu­ca­ti­vos, cul­tu­ra­les, medios de comu­ni­ca­ción comu­ni­ta­ria.

gráfico-renatep-trabajadoras-economía-popular-actividades-ocupación
(Ima­gen: RENATEP)

Otro de los datos intere­san­tes que se des­pren­den de este Regis­tro es que la mayo­ría de ins­crip­cio­nes está, sin dudas, rela­cio­na­da con la cri­sis. “La mayo­ría que se ano­tó hace labo­res vin­cu­la­das a la tarea socio-comu­ni­ta­ria. Esto segu­ra­men­te tie­ne que ver con la situa­ción de cri­sis y pan­de­mia, por­que, den­tro de esa rama, están las tra­ba­ja­do­ras de come­do­res y meren­de­ros, las pro­mo­to­ras de salud con el motor con­tra la vio­len­cia de géne­ro. Enton­ces, eso segu­ra­men­te está rela­cio­na­do con la situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca, social, sani­ta­ria y ali­men­ta­ria, don­de se están jugan­do un papel muy impor­tan­te las tra­ba­ja­do­ras comu­ni­ta­rias”, refle­xio­na Lom­bar­do y agre­ga: “No nos sor­pren­dió, es lo que espe­rá­ba­mos un poco en este con­tex­to”.

Del total de encues­ta­dos, un 47% mani­fes­tó que rea­li­za su labor de mane­ra indi­vi­dual, mien­tras que el 53% lo rea­li­za en for­ma aso­cia­ti­va, esto es, en una coope­ra­ti­va.

Ramas de acti­vi­da­des de la eco­no­mía popu­lar

Un 26% de los ins­crip­tos rea­li­zan tra­ba­jos “socio-comu­ni­ta­rios”, o sea, tareas en los come­do­res y meren­de­ros comu­ni­ta­rios, ya sea pre­pa­ran­do comi­da, lim­pian­do, car­gan­do y des­car­gan­do mer­ca­de­ría, dis­tri­bu­yen­do vian­das. Un 27% por cien­to rea­li­za “ser­vi­cios per­so­na­les y otros ofi­cios”, esto es: tareas de lim­pie­za, coci­nar para ter­ce­ros y ser­vi­cios de pelu­que­ría, mani­cu­ría o depi­la­ción. Un 13% tra­ba­ja en “comer­cio popu­lar y tra­ba­jos en espa­cios públi­cos”, es decir, tra­ba­jos en la vía públi­ca que se ven muy afec­ta­dos por la pan­de­mia, y un 11% se dedi­ca a la “cons­truc­ción e infra­es­truc­tu­ra social y mejo­ra­mien­to ambien­tal”. El 9% se dedi­ca al “trans­por­te y alma­ce­na­mien­to” y un 6% a la “agri­cul­tu­ra fami­liar y cam­pe­si­na”. Por últi­mo, un 4% se dedi­ca a tareas de “trans­por­te y alma­ce­na­mien­to” y otro 4% a tra­ba­jos vin­cu­la­dos a la “recu­pe­ra­ción, reci­cla­do y ser­vi­cios ambien­ta­les”.

gráfico-renatep-trabajadoras-economía-popular-actividades
(Ima­gen: RENATEP)

Según expli­ca Lom­bar­do: “El regis­tro es un pri­mer paso hacia la for­ma­li­za­ción, hacia la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía popu­lar. La idea es que, a par­tir de este regis­tro, se pue­da con­for­mar y orde­nar todo este sec­tor y empe­zar a orde­nar algu­nas polí­ti­cas que exis­ten y tam­bién otras en rela­ción, por ejem­plo, a la situa­ción fis­cal y el acce­so al mono­tri­bu­to social que ya exis­te. Pero tam­bién esta­mos tra­ba­jan­do en el acce­so al mono­tri­bu­to cos­to cero para que pue­dan empe­zar a regis­trar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y empe­zar a rea­li­zar los apor­tes jubi­la­to­rios, y empie­cen a tener la capa­ci­dad de fac­tu­rar todos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del sec­tor”.

En ese sen­ti­do, hace pocos días, el minis­tro de Desa­rro­llo Social de la Nación, Daniel Arro­yo, y el pre­si­den­te del Ban­co de la Nación Argen­ti­na, Eduar­do Hec­ker, fir­ma­ron un con­ve­nio que con­vier­te en cajas de aho­rro de libre admi­nis­tra­ción –simi­lar a una cuen­ta suel­do– las cuen­tas ban­ca­rias de las y los titu­la­res de Poten­ciar Tra­ba­jo y otros pro­gra­mas socia­les. De este modo, dis­pon­drán de una cuen­ta ban­ca­ria median­te la cual podrán reci­bir trans­fe­ren­cias y depó­si­tos por otras acti­vi­da­des par­ti­cu­la­res que reali­cen, sin cos­tos adi­cio­na­les y en el mar­co de lo esta­ble­ci­do por el Ban­co Cen­tral.

Entre el medio millón de per­so­nas que se regis­tra­ron, una mayo­ría abru­ma­do­ra resi­de en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, el lugar en don­de los movi­mien­tos popu­la­res tie­nen su mayor des­plie­gue terri­to­rial.

gráfico-renatep-trabajadoras-economía-popular-provincias
(Ima­gen: RENATEP)

Este regis­tro, que ace­le­ró su meca­nis­mo en medio de la pan­de­mia, nació a raíz de una deu­da social y nor­ma­ti­va, está con­tem­pla­do en la Ley de Emer­gen­cia Social vota­da y san­cio­na­da en 2016. Fue una ley que es un logro de los movi­mien­tos socia­les, una lucha de mucho tiem­po. Y es, sobre todo, la pro­pues­ta para lograr ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la eco­no­mía popu­lar y estos tra­ba­ja­do­res como tales. Se dejó de hablar de “titu­la­res de bene­fi­cios socia­les” para hablar de “tra­ba­ja­do­res”.

“El espí­ri­tu del regis­tro sigue sien­do el mis­mo: la inclu­sión eco­nó­mi­ca y pro­duc­ti­va de las y los tra­ba­ja­do­ras de la Eco­no­mía popu­lar”, con­clu­ye Sonia Lom­bar­do.

Fuen­te: La Tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *