Salu­do del PCM al Pri­mer Ani­ver­sa­rio de la Segun­da Marquetalia

Salu­do del PCM al Pri­mer Ani­ver­sa­rio de la Segun­da Marquetalia

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co expre­sa su salu­do revo­lu­cio­na­rio a los hom­bres y muje­res insur­gen­tes colom­bia­nos que inte­gran las filas de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP), con moti­vo de su pri­mer ani­ver­sa­rio de la ges­ta heroi­ca con­se­cuen­te, la Segun­da Marquetalia.

Los comu­nis­tas en Méxi­co que­re­mos com­par­tir nues­tro más pro­fun­do res­pe­to y soli­da­ri­dad, con­se­cuen­tes con los prin­ci­pios del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio entre orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas her­ma­nas. A un año de la tras­cen­den­tal deci­sión de reto­mar la lucha arma­da por el socia­lis­mo y la nue­va Colom­bia, ante la trai­ción al Acuer­do de Paz de La Haba­na, reite­ra­mos nues­tro apo­yo incon­di­cio­nal a quie­nes guia­dos por los prin­ci­pios del mar­xis­mo-leni­nis­mo fue­ron pacien­tes en el diá­lo­go y la bata­lla de las ideas, pero con­se­cuen­tes para no can­ce­lar nin­gu­na for­ma de lucha.

El PCM con­si­de­ra que hoy cuan­do el capi­ta­lis­mo en su fase impe­ria­lis­ta, con­de­na a toda la huma­ni­dad, pero de mane­ra más inci­si­va a los tra­ba­ja­do­res del cam­po y la ciu­dad, a una vida de mise­ria, nue­vas enfer­me­da­des, gue­rras, cons­tan­te repre­sión y muer­te, son impres­cin­di­bles las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Los tra­ba­ja­do­res requie­ren hoy más que nun­ca los ele­men­tos cons­cien­tes que guíen su actuar polí­ti­co, orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias fuer­tes ideo­ló­gi­ca­men­te, guia­das por el aná­li­sis cien­tí­fi­co de la reali­dad, por el mar­xis­mo-leni­nis­mo, así como de todos sus ins­tru­men­tos de lucha para el derro­ca­mien­to del capi­tal y cons­truir la alter­na­ti­va his­tó­ri­ca del socialismo-comunismo.

Mien­tras las cri­sis capi­ta­lis­tas son cada vez más fre­cuen­tes y pro­lon­ga­das deri­va­das de los ciclos eco­nó­mi­cos del capi­tal, lo que se tra­du­ce en pér­di­da de dere­chos labo­ra­les y polí­ti­cos para los tra­ba­ja­do­res, des­va­lo­ri­za­ción de su fuer­za de tra­ba­jo, per­di­da de la segu­ri­dad social, del sis­te­ma de salud públi­ca y las míni­mas con­di­cio­nes de vida. Al mis­mo tiem­po, en todo el mun­do sur­gen una y otra vez expre­sio­nes polí­ti­cas de la bur­gue­sía para man­te­ner su dic­ta­du­ra de cla­se que van des­de gobier­nos reac­cio­na­rios, pro­gre­sis­tas, libe­ra­les o social­de­mó­cra­tas, que lejos de rom­per y avan­zar hacia una socie­dad con más garan­tías para los tra­ba­ja­do­res, esta­bi­li­zan al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y pro­lon­gan la ago­nía de los explotados.

La oli­gar­quía finan­cie­ra y los mono­po­lios no pier­den ni un segun­do para aumen­tar sus ganan­cias, no des­can­san aún en tiem­pos de pan­de­mia, por el con­tra­rio; apro­ve­chan la des­mo­vi­li­za­ción físi­ca de algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les para con­ti­nuar con sus pla­nes de inter­ven­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar. En esto últi­mo, el pue­blo Colom­biano y las FARC-EP tie­nen una bas­ta y valio­sa expe­rien­cia his­tó­ri­ca que com­par­tir con las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en todo el mun­do. Una expe­rien­cia que el PCM res­pe­ta y hace su mayor esfuer­zo para apor­tar lo que le corres­pon­de en la lucha con­tra el imperialismo.

Cama­ra­das de las FARC-EP, los comu­nis­tas mexi­ca­nos les desea­mos lo mejor en su andar polí­ti­co y mili­tar para lograr la tarea por el socia­lis­mo, pre­mi­sa esen­cial para la ver­da­de­ra paz de Colom­bia y los pue­blos del mun­do. A pesar de la calum­nia, la con­de­na, los seña­la­mien­tos, las inter­mi­na­bles cam­pa­ñas mili­ta­res y de des­pres­ti­gio, pro­pias de una gue­rra encar­ni­za­da de cla­ses en todas sus for­mas, sién­tan­se segu­ros de que no están solos, en Méxi­co tie­nen nues­tro res­pal­do, como tam­bién el de cada tra­ba­ja­dor de cons­cien­te que lucha por aca­bar con este sis­te­ma infa­me lla­ma­do capitalismo.

El lega­do revo­lu­cio­na­rio de un comu­nis­ta ejem­plar de la talla de Manuel Maru­lan­da, no podía aca­bar en sim­ples anéc­do­tas ses­ga­das por el odio de los enemi­gos de nues­tra cla­se. No cabe duda de que en las FARC-EP, se encuen­tran los mejo­res hom­bres y muje­res con­ti­nua­do­res de la obra revo­lu­cio­na­ria de Jaco­bo Are­nas, Raúl Reyes, Alfon­so Cano, Jor­ge Bri­ce­ño e Iván Ríos. Por­que la his­to­ria la hacen las masas opri­mi­das cuan­do toman con­cien­cia de su papel como cla­se, cuan­do se orga­ni­zan, cuan­do cons­pi­ran con­tra sus opre­so­res y crean sus ins­tru­men­tos orga­ni­za­ti­vos para luchar por un cam­bio des­de la raíz mis­ma del sis­te­ma capitalista.

Mien­tras la oli­gar­quía y los mono­po­lios man­ten­gan el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co de su sis­te­ma a cos­ta de la degra­da­ción irre­ver­si­ble ambien­tal, social y salu­bre; mien­tras la vio­len­cia estruc­tu­ral, la exclu­sión y la mar­gi­na­ción de las gran­de mayo­rías sean la base del pri­vi­le­gio de unos cuan­tos capi­ta­lis­tas; mien­tras los mafio­sos y ver­du­gos del pue­blo se afe­rren al poder median­te la vio­len­cia, el exter­mi­nio, el des­po­jo y el nar­co­trá­fi­co; será impres­cin­di­ble la com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha de los opri­mi­dos para lograr su eman­ci­pa­ción y una nue­va socie­dad con jus­ti­cia y paz en el socialismo-comunismo.

Hon­ra­mos el pri­mer ani­ver­sa­rio del lan­za­mien­to de la Segun­da Mar­que­ta­lia, que sig­ni­fi­có la reto­ma de armas, deci­sión cons­cien­te, nece­sa­ria, pero tam­bién ple­na de heroi­ci­dad. Salu­da­mos la reor­ga­ni­za­ción de las FARC-EP, del PCCC y del Movi­mien­to Boli­va­riano por una Nue­va Colombia.

¡Viva la Segun­da Marquetalia!

¡Viva el inter­na­cio­na­lis­mo proletario!

¡Vivan las FARC-EP!

El VI Pleno del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de México

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *