Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La digi­ta­li­za­ción de nues­tras vidas

Por David Cañe­do Escár­ce­ga, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 01 de sep­tiem­bre de 2020.

Esta situa­ción de la pan­de­mia ya se pro­lon­gó bas­tan­te. Al prin­ci­pio nos dije­ron que la sus­pen­sión de cla­ses sería por un par de sema­nas ade­más de las de sema­na san­ta; lue­go se nos avi­só que todo el mes de mayo no habría cla­ses, y final­men­te se hizo evi­den­te que esto iba para lar­go. El semes­tre ya esta­ba defi­ni­ti­va­men­te per­di­do pero se encon­tró la mane­ra de sal­var la situa­ción y de repen­te todo mun­do se vol­có a lo digi­tal. Se des­cu­brió que la edu­ca­ción en línea apa­ren­te­men­te es nues­tro futu­ro y se le está apos­tan­do todo. Este pró­xi­mo semes­tre será un gran expe­ri­men­to a ver cómo fun­cio­na: la digi­ta­li­za­ción de la edu­ca­ción a todos los nive­les, de pri­ma­ria a uni­ver­si­dad.
Y pode­mos supo­ner que si las cosas fun­cio­nan satis­fac­to­ria­men­te (des­de el pun­to de vis­ta de los que deci­den estas cues­tio­nes, por supues­to) muchas de las carac­te­rís­ti­cas que defi­ni­rán esta siguien­te eta­pa se con­ver­ti­rán en nues­tra nue­va nor­mal, inclu­so cuan­do haya pasa­do la pan­de­mia.

Lo cier­to es que hay una ten­den­cia hacia la digi­ta­li­za­ción de la edu­ca­ción, e intere­ses muy fuer­tes de por medio. Al pare­cer al sis­te­ma ya le está fas­ti­dian­do la idea esa de ele­var el nivel de cono­ci­mien­tos de la pobla­ción en gene­ral, y lo que se pre­ten­de aho­ra es con­ver­tir a los edu­can­dos en zom­bis des­de muy tem­pra­na edad. En el mun­do ideal (de los que deci­den estas cosas), no habría ya nece­si­dad de escue­las físi­cas y la inter­ac­ción pro­fe­sor-alumno sería media­da por apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. Todo mun­do se pue­de edu­car des­de sus casas y pode­mos man­te­ner el máxi­mo dis­tan­cia­mien­to social que se requie­re de noso­tros.

La digi­ta­li­za­ción de nues­tras vidas avan­za a toda mar­cha y des­de muchos fren­tes. Ni nos dimos cuen­ta y nues­tra men­ta­li­dad cam­bió. La reali­dad vir­tual des­cen­dió sobre noso­tros y cada avan­ce tec­no­ló­gi­co así de repen­te se con­vier­te en la nue­va nor­mal y de lo que ya no pode­mos pres­cin­dir.

El siguien­te paso en el con­trol digi­tal de nues­tras vidas es la eli­mi­na­ción del dine­ro en efec­ti­vo. El cash al pare­cer ya cum­plió su fun­ción, des­de que lo inven­ta­ron en Feni­cia hace 2500 años, y lo que se pre­ten­de aho­ra es que el dine­ro se haga cien por cien­to elec­tró­ni­co, ceros y unos en una compu­tado­ra, y que toda tran­sac­ción se reali­ce con tar­je­ta. Qué con­ve­nien­te es pagar con tar­je­ta, no es así, pero cuan­do true­ne la bur­bu­ja finan­cie­ra nos vamos a que­dar col­ga­dos de la bro­cha y tri­llo­nes de dóla­res se eva­po­ra­rán en un ins­tan­te. El dine­ro vir­tual real­men­te no exis­te, y el hecho de que des­apa­rez­can bille­tes y mone­das le da al sis­te­ma un con­trol total de nues­tras finan­zas y de nues­tras vidas. Para allá va la ten­den­cia en cual­quier caso, y en algún momen­to vere­mos cómo se con­vier­te en polí­ti­ca ofi­cial eli­mi­nar el dine­ro en efec­ti­vo y las casas de mone­da dejen de emi­tir mone­da.

Y por otro lado, no pode­mos dejar de mara­vi­llar­nos ante los asom­bro­sos avan­ces de la tec­no­lo­gía, que han hecho posi­ble nano­chips con capa­ci­dad de alma­ce­nar toda infor­ma­ción rele­van­te o no de nues­tras vidas, y que pue­den inyec­tar­se por medio de vacu­nas y hos­pe­dar­se en nues­tro cuer­po sin haber real­men­te sido invi­ta­dos, y con los que des­apa­re­ce ipso fac­to cual­quier pri­va­ci­dad de la que toda­vía creía­mos gozar. Los que ten­gan con­trol del chip lle­ga­rían a cono­cer­nos mejor de lo que noso­tros mis­mos nos cono­ce­mos; sabrían don­de hemos esta­do y en qué hemos gas­ta­do nues­tro dine­ro, así como nues­tras ocu­pa­cio­nes y ocios y cual­quier peca­di­llo que haya­mos come­ti­do por ahí. Sería como estar per­ma­nen­te­men­te moni­to­rea­dos, y sin siquie­ra dar­nos cuen­ta.

De lo que esta­mos hablan­do aquí es de cómo la tec­no­lo­gía digi­tal emer­gió y se con­vir­tió en el más efec­ti­vo ins­tru­men­to de con­trol social que pudie­ron haber inven­ta­do. Esta­mos hip­no­ti­za­dos con la tec­no­lo­gía, y esos seño­res que les gus­ta deci­dir por todos los demás lo saben y lo apro­ve­chan. El orden social vigen­te se man­tie­ne en base a con­trol, que sin embar­go se ero­sio­na y por eso tie­ne que cre­cer cons­tan­te­men­te, y la digi­ta­li­za­ción de la exis­ten­cia les da todo el con­trol que nece­si­tan.
La pan­de­mia se ha con­ver­ti­do en el vehícu­lo per­fec­to para avan­zar su agen­da, y en un mun­do en el que habrá una esca­sez cre­cien­te de recur­sos crí­ti­cos y un medio ambien­te que se nega­rá a seguir coope­ran­do con el pro­yec­to homo sapiens, los que tie­nen el poder se afe­rra­rán a él has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Es la his­to­ria de todas las civi­li­za­cio­nes que fallan: en medio del caos cre­cien­te el orden esta­ble­ci­do se atrin­che­ra, cada vez más divor­cia­do de la reali­dad.

Enton­ces no nos ofus­que­mos tan­to con el espe­jis­mo de la tec­no­lo­gía: real­men­te no nos va a sacar de todos nues­tros pro­ble­mas. La edu­ca­ción vir­tual no pue­de sus­ti­tuir a la pre­sen­cial, hay algo ahí que se está per­dien­do. Asi­mis­mo, la finan­cia­li­za­ción de la eco­no­mía lle­gó a su lógi­ca con­clu­sión: una bur­bu­ja de anto­lo­gía con tri­llo­nes de dóla­res que solo exis­ten en ciber­es­pa­cio y deu­da omni­pre­sen­te.
No todo en la vida es acu­mu­la­ción de poder y rique­za, a fin de cuen­tas. Si tan solo esto hubie­ra mane­ra de hacér­se­lo enten­der a aque­llos fula­nos que insis­ten en que­rer con­tro­lar has­ta el últi­mo aspec­to de nues­tras vidas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *