Pana­má. Impli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les del «des­cu­bri­mien­to» del Mar del Sur

Por Olme­do Belu­che. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de sep­tiem­bre de 2020.

En el mar­co del 500 ani­ver­sa­rio del acon­te­ci­mien­to, me pre­gun­tan res­pec­to al impac­to eco­nó­mi­co y social del “des­cu­bri­mien­to” del Mar del Sur por Vas­co Núñez de Bal­boa. A pri­me­ra vis­ta, pare­ce que pue­de hablar­se de varios impac­tos: el sufri­do por las nacio­nes indí­ge­nas del Ist­mo de Pana­má y el Darién, y años más tar­de por el pro­pio impe­rio Inca; el impac­to reci­bi­do por Euro­pa a tra­vés de Espa­ña; el impac­to que tuvo el suce­so para la con­for­ma­ción de la eco­no­mía-mun­do has­ta el pre­sen­te, es decir, el impac­to para la huma­ni­dad como con­jun­to.

Mien­tras que para las socie­da­des ori­gi­na­rias de Abya Yala el impac­to fue catas­tró­fi­co para sus for­mas de vida, para Euro­pa y el mun­do cons­ti­tu­yó el ini­cio de un nue­vo tipo de socie­dad: el capi­ta­lis­mo.

El his­to­ria­dor pana­me­ño Omar Jaén Suá­rez[1], afir­ma que el “des­cu­bri­mien­to del Mar del Sur” por Bal­boa, con­ca­te­na­do al pre­vio des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca por Colón y a la pos­te­rior cir­cun­na­ve­ga­ción del mun­do por Maga­lla­nes – El Cano, a la que agre­ga­mos la cir­cun­na­ve­ga­ción de Áfri­ca por los por­tu­gue­ses, cons­ti­tu­yen la inau­gu­ra­ción de una nue­va épo­ca para la huma­ni­dad: el ini­cio de la “his­to­ria uni­ver­sal”. La con­quis­ta del Pací­fi­co por los euro­peos da paso a la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca y cul­tu­ral del mun­do. A lo lar­go de los siglos siguien­tes esa inte­gra­ción se ha hecho cada vez más estre­cha has­ta lle­gar al mun­do “glo­ba­li­za­do” del pre­sen­te.

Has­ta ahí esta­mos en acuer­do con don Omar Jaén S. Pero la pre­gun­ta es: ¿Cómo fue y cuál es el carác­ter de este pro­ce­so de inte­gra­ción o cons­truc­ción de esta “his­to­ria uni­ver­sal” en la que todos los pue­blos del mun­do hemos que­da­do rela­cio­na­dos unos con otros? En res­pon­der a esta pre­gun­ta fallan los cul­to­res de la his­to­ria ofi­cial, por­que impli­ca ver la reali­dad a la cara y lla­mar­la por su nom­bre. Para ocul­tar el dra­ma terri­ble de estos acon­te­ci­mien­tos se bus­can eufe­mis­mos como “encuen­tro de dos mun­dos”, “con­tac­to”, «des­cu­bri­mien­to», para no admi­tir la vio­len­cia de aque­llos suce­sos de los que nació el mun­do pola­ri­za­do, injus­to y vio­len­to de hoy.

Inma­nuel Wallers­tein, el gran cien­tis­ta social nor­te­ame­ri­cano ha dicho al res­pec­to: “A fina­les del siglo XV y prin­ci­pios del XVI, nació lo que podría­mos lla­mar una eco­no­mía-mun­do euro­pea. No era un impe­rio, pero no obs­tan­te era espa­cio­sa como un gran impe­rio y com­par­tía con él algu­nas carac­te­rís­ti­cas. Pero era algo dife­ren­te y nue­vo. Era un tipo de sis­te­ma social que el mun­do en reali­dad no había cono­ci­do ante­rior­men­te, y que cons­ti­tu­ye el carác­ter dis­tin­ti­vo del moderno sis­te­ma mun­dial. Es una enti­dad eco­nó­mi­ca pero no polí­ti­ca, al con­tra­rio de los impe­rios, las ciu­da­des-Esta­do y las nacio­nes-Esta­do. De hecho, pre­ci­sa­men­te com­pren­de den­tro de sus lími­tes (es difí­cil hablar de fron­te­ras) impe­rios, ciu­da­des-Esta­do, y las emer­gen­tes “nacio­nes-Esta­do”. Es un sis­te­ma “mun­dial”, no por­que inclu­ya la tota­li­dad del mun­do, sino por­que es mayor que cual­quier uni­dad polí­ti­ca jurí­di­ca­men­te defi­ni­da. Y es una “eco­no­mía-mun­do” debi­do a que el víncu­lo bási­co entre las par­tes del sis­te­ma es eco­nó­mi­co[2].

Ese “sis­te­ma-mun­do” que emer­gió gra­cias a acon­te­ci­mien­tos como el «des­cu­bri­mien­to» de Bal­boa, no es otro que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal. Capi­ta­lis­mo que, por enton­ces, se encon­tra­ba en sus fases ini­cia­les, carac­te­ri­za­das por el mer­can­ti­lis­mo y por lo que Car­los Marx (basa­do en Adam Smith) lla­mó la “acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria”: “una acu­mu­la­ción que no es el resul­ta­do, sino el pun­to de par­ti­da del régi­men capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción[3]. Y agre­ga: “Esta acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria vie­ne a desem­pe­ñar en eco­no­mía polí­ti­ca el mis­mo papel que desem­pe­ña en teo­lo­gía el peca­do ori­gi­nal”.

La acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria no es otra cosa que un pro­ce­so vio­len­to median­te el cual la nue­va cla­se capi­ta­lis­ta expro­pió a los pro­duc­to­res pre­ca­pi­ta­lis­tas de sus for­mas de vida, de su rique­za, de lo cual nace a la lar­ga la nue­va cla­se social de des­po­seí­dos moder­nos: los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos. El cita­do capí­tu­lo del Capi­tal se con­cen­tra en cómo se pro­du­jo ese pro­ce­so de des­po­jo en Ingla­te­rra, pero se tra­ta de un pro­ce­so mun­dial, den­tro del cual la con­quis­ta de Amé­ri­ca fue par­te medu­lar de ese peca­do ori­gi­nal del que nació el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

El des­cu­bri­mien­to de los yaci­mien­tos de oro y pla­ta de Amé­ri­ca, la cru­za­da de exter­mi­nio, escla­vi­za­ción y sepul­ta­mien­to en las minas de la pobla­ción abo­ri­gen, el comien­zo de la con­quis­ta y el saqueo de las Indias Orien­ta­les, la con­ver­sión del con­ti­nen­te afri­cano en caza­de­ro de escla­vos negros: son todos hechos que seña­lan los albo­res de la era de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta… La vio­len­cia es la coma­dro­na de toda socie­dad vie­ja que lle­va en sus entra­ñas otra nue­va. Es, por sí mis­ma, una poten­cia eco­nó­mi­ca[4].

Hemos podi­do obser­var cómo en Pana­má, en el mar­co de los actos ofi­cia­les, his­to­ria­do­res ofi­cio­sos se inco­mo­dan cada vez que alguien trae a cuen­to los crí­me­nes de Bal­boa con­tra la pobla­ción abo­ri­gen del Ist­mo de Pana­má. La his­to­ria ofi­cial sólo quie­re que­dar­se en la anéc­do­ta, en las cua­li­da­des intere­san­tes de la per­so­na­li­dad de Bal­boa (fue un hom­bre que encar­nó esa épo­ca a la per­fec­ción), en el mito fun­da­cio­nal de la “nación pana­me­ña” que repre­sen­tó el “avis­ta­mien­to” del Mar del Sur, y nues­tra “voca­ción transitis­ta” al ser­vi­cio del comer­cio mun­dial (“pro mun­di bene­fi­cio”, reza el escu­do nacio­nal).

Vol­vien­do al ejem­plo de Marx sobre el “peca­do ori­gi­nal”, esa inco­mo­di­dad de nues­tros his­to­ria­do­res es seme­jan­te a la que sien­ten los cre­yen­tes cris­tia­nos al ser cues­tio­na­dos sobre la crea­ción, o los eco­no­mis­tas cuan­do se les cues­tio­na el supues­to de que el ori­gen de la rique­za de unos es el tra­ba­jo duro, y la pobre­za de otros es la vagan­cia y la pere­za. Al crear un mito idí­li­co sobre la Con­quis­ta (“encuen­tro”) de paso se ocul­ta la mar­ca de naci­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y se sos­la­yan las injus­ti­cias, saqueos y explo­ta­cio­nes del pre­sen­te. Vol­vien­do a Marx: “Si el dine­ro, según Augier, ‘nace con man­chas natu­ra­les de san­gre en un carri­llo’, el capi­tal vie­ne al mun­do cho­rrean­do san­gre y lodo por todos los poros, des­de los pies a la cabe­za[5].

Es que la eco­no­mía-mun­do capi­ta­lis­ta es un sis­te­ma que “inclu­ye una des­igual­dad jerár­qui­ca de dis­tri­bu­ción basa­da en la con­cen­tra­ción de cier­tos tipos de pro­duc­ción (pro­duc­ción rela­ti­va­men­te mono­po­li­za­da, y por lo tan­to, de alta ren­ta­bi­li­dad), en cier­tas zonas limi­ta­das” que “pasan a ser sedes de la mayor acu­mu­la­ción de capi­tal… que per­mi­te un refor­za­mien­to de las estruc­tu­ras esta­ta­les, que a su vez bus­can garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de los mono­po­lios”, Wallers­tein[6].

Lejos del cuen­to del “encuen­tro”, la crea­ción del nue­vos sis­te­ma-mun­do capi­ta­lis­ta se basó en rela­cio­nes des­igua­les (jerár­qui­cas) paí­ses de cen­tro que some­ten y saquean las eco­no­mías de paí­ses de peri­fe­ria; y a lo interno de ambos, una socie­dad pola­ri­za­da en dos cla­ses fun­da­men­ta­les, capi­ta­lis­tas que extraen plus­va­lía de una moder­na cla­se de des­po­seí­dos: los asa­la­ria­dos. Para man­te­ner a todos los opri­mi­dos y explo­ta­dos del mun­do divi­di­dos (como ense­ña­ra el empe­ra­dor Julio César), la pro­mo­ción de la dis­cri­mi­na­ción y los pre­jui­cios cul­tu­ra­les, nacio­na­les, racia­les y de géne­ro. Ese es el mun­do que se ini­ció en la «era de los des­cu­bri­mien­tos» del siglo XV y XVI y se man­tie­ne a ini­cios del siglo XXI.

Todo lo cual lle­va a Inma­nuel Wallers­tein a la impor­tan­te con­clu­sión de que: “Mi pro­pia lec­tu­ra de los pasa­dos 500 años me lle­va a dudar que nues­tro pro­pio sis­te­ma mun­do moderno sea una ins­tan­cia de pro­gre­so moral sus­tan­cial, y a creer que es más pro­ba­ble­men­te una ins­tan­cia de regre­sión moral[7].

Sien­do más espe­cí­fi­cos, me pre­gun­tan por el impac­to para Pana­má, o sea, para la socie­dad que hoy habi­ta ese ist­mo. Y mi cabe­za mez­cla la res­pues­ta ten­ta­ti­va con otro deba­te para­le­lo, para par­tir por la pre­gun­ta guía: ¿Tie­ne algo que ver la con­quis­ta del Ist­mo de Pana­má por Bal­boa con la pobre­za de los pue­blos indí­ge­nas en el siglo XXI? ¿O, como pre­ten­den algu­nos ellos son pobres por no acep­tar la «moder­ni­dad», con sus minas e hidro­eléc­tri­cas, por empe­ci­nar­se en defen­der sus for­mas de vida, sus comar­cas, en fin «por que­rer ser indios»?

Las inves­ti­ga­cio­nes de los antro­pó­lo­gos Richard Cooke y Luis A. Sán­chez[8], mues­tran la exis­ten­cia de cua­tro gran­des caci­caz­gos y múl­ti­ples comu­ni­da­des tri­ba­les en el Ist­mo de Pana­má pre­his­pá­ni­co, que se encon­tra­ban en las fases ini­cia­les de la dife­ren­cia­ción social, o sea, el sur­gi­mien­to de cla­ses socia­les con­tra­pues­tas y for­mas de explo­ta­ción del tra­ba­jo. No hay mucha cla­ri­dad si exis­tían rela­cio­nes tri­bu­ta­rias entre ellas, pero la gue­rra, el saqueo y la escla­vi­tud espo­rá­di­ca, exis­tían y eran habi­tua­les antes de la lle­ga­da de los espa­ño­les. Sin embar­go, ni la antro­po­lo­gía moder­na, ni los vie­jos cro­nis­tas, ni las tra­di­cio­nes ora­les, dan cuen­ta de una vida car­ga­da de mise­rias. Por el con­tra­rio, gran­des plan­ta­cio­nes de maíz, yuca, cala­ba­zas, y otros cul­ti­vos, lle­na­ban las ori­llas de los ríos y, si bien había pocos ani­ma­les domés­ti­cos, la caza era abun­dan­te (des­de el cier­vo de cola blan­ca a todo tipo de aves), para no men­cio­nar la pes­ca. Ni infierno, ni paraí­so.

El infierno, con su car­ga de pobre­za, mise­rias y geno­ci­dio lle­gó con los galeo­nes espa­ño­les, vino de Euro­pa. En un lap­so menor a 20 años, entre 1501, fecha de la lle­ga­da de Rodri­go de Bas­ti­das a la cos­ta cari­be­ña del Ist­mo de Pana­má, y 1519, cuan­do se fun­da la ciu­dad de Pana­má, en la cos­ta del Pací­fi­co, se pro­du­jo la des­truc­ción de la socie­dad indí­ge­na que habi­ta­ba el cen­tro y el orien­te del ist­mo, entre la penín­su­la de Azue­ro y el Darién. Fue una ver­da­de­ra heca­tom­be que liqui­dó demo­grá­fi­ca­men­te a la cul­tu­ra “cue­va”, como la han deno­mi­na­do los antro­pó­lo­gos. A media­dos del siglo XVI casi no que­da­ban ves­ti­gios de su socie­dad, ni de su modo de pro­duc­ción agrí­co­la, ni de su len­gua, ni, por supues­to, sus habi­tan­tes. La mayor par­te de la bar­ba­rie come­ti­da por los con­quis­ta­do­res que el padre Bar­to­lo­mé De Las Casas des­cri­bie­ra en deta­lle, se pro­du­jo en el Ist­mo de Pana­má.

La pobla­ción de los caci­caz­gos exis­ten­tes entre Azue­ro y Darién, antes de la lle­ga­da de los con­quis­ta­do­res espa­ño­les, aún es tema de deba­te. Las esti­ma­cio­nes más con­ser­va­do­ras seña­lan una pobla­ción de entre 150 y 250 mil habi­tan­tes. Bue­na par­te de ellos pere­cie­ron en las cace­rías huma­nas mon­ta­das por los con­quis­ta­do­res, a las que lla­ma­ban “cabal­ga­das”, las cua­les empe­za­ron bajo la direc­ción del pro­pio Vas­co Núñez de Bal­boa, des­de San­ta María La Anti­gua, pero se hicie­ron más fero­ces con Gas­par de Espi­no­sa, a fines de 1515, siguien­do órde­nes de Pedra­rias Dávi­la. Cas­ti­lle­ro seña­la que en este perío­do se arra­só con los caci­caz­gos, des­de Darién (Como­gre y Poco­ro­sa), has­ta Tro­ta en Vera­guas. Cita a los cro­nis­tas en el sen­ti­do de que, apar­te de los muer­tos en los asal­tos, se tra­je­ron cau­ti­vas has­ta 40.000 per­so­nas para los lava­de­ros de oro en Darién[9].

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta depen­dien­te pana­me­ño ha asig­na­do a nues­tros indí­ge­nas un papel en el sis­te­ma eco­nó­mi­co: mano de obra bara­ta del cam­po. La etnia más pobre según las esta­dís­ti­cas nacio­na­les es la de los Ngä­be-Buglé, la cual, casual­men­te es la más inte­gra­da al mer­ca­do nacio­nal como peo­nes de las fin­cas bana­ne­ras, reco­lec­to­res de café y mache­te­ros de la zafra del azú­car. Los indí­ge­nas están en situa­ción de pobre­za, no por fal­ta, sino por un exce­so de capi­ta­lis­mo, que les des­po­ja de sus tie­rras, les explo­ta eco­nó­mi­ca­men­te y les dis­cri­mi­na racial y cul­tu­ral­men­te. La «con­quis­ta» no cesó con Bal­boa, ella se recrea cada día.

Ese sis­te­ma que pola­ri­za la rique­za en manos de una éli­te blan­ca y la mise­ria en una mayo­ría indí­ge­na, se ini­ció jun­to con la ges­ta de Bal­boa. De ahí que la cla­se domi­nan­te pana­me­ña bene­fi­cia­ria de este capi­ta­lis­mo transitis­ta se sien­ta iden­ti­fi­ca­da con el con­quis­ta­dor y le haga home­na­jes y monu­men­tos. Como diría la antro­pó­lo­ga Ana E. Porras, de ahí tam­bién las cla­ses explo­ta­das no se vean iden­ti­fi­ca­das con Bal­boa, y pre­fie­ran hacer­lo con los tam­bién héroes mito­ló­gi­cos indí­ge­nas que resis­tie­ron la ocu­pa­ción espa­ño­la: Qui­bián y Urra­cá.

Iden­ti­da­des pola­ri­za­das para una socie­dad pola­ri­za­da. La oli­gar­quía finan­cie­ra pana­me­ña vive el «boom» inmo­bi­lia­rio de estos años cre­yen­do que se encuen­tran en el «paraí­so», pero los tra­ba­ja­do­res que cada madru­ga­da luchan para tomar un metro­bús en la «24», para lle­gar a un empleo en que la pagan un sala­rio de mise­ria, que no alcan­za para las nece­si­da­des bási­cas, si no le roban en la calle, vive la mis­ma expe­rien­cia en el mis­mo país de Bal­boa como un «infierno». Dos caras de la mis­ma mone­da, una con la efi­gie de Bal­boa, otra con la de Urra­cá. Dile­ma que no se resol­ve­rá mien­tras exis­ta el sis­te­ma explo­ta­dor impues­to por los euro­peos al mun­do: el capi­ta­lis­mo.

Panamá,29 de agos­to de 2013.

[1] Jaén Suá­rez, Omar. Vas­co Núñez de Bal­boa y la inte­gra­ción de la his­to­ria uni­ver­sal. Ver­sión elec­tró­ni­ca. Pana­má, 2013.

[2] Wallers­tein, Inma­nuel. El Moderno Sis­te­ma Mun­dial I. Cita­do por Wiki­pe­dia: es​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​I​n​m​a​n​u​e​l​_​W​a​l​l​e​r​s​t​ein.

[3] Marx, Car­los. El Capi­tal. Tomo I. Capí­tu­lo XXIV. Cuar­ta Reim­pre­sión. Edi­to­rial Pue­blo y Edu­ca­ción. La Haba­na, 1983. Pág. 654.

[4] Ibi­dem, Págs. 688 y 689.

[5] Ibid., pág. 697.

[6] Wallers­tein, I. El capi­ta­lis­mo his­tó­ri­co. Siglo XXI Edi­to­res. Méxi­co, 1998.

[7] Wallers­tein, I. El futu­ro de la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Edi­to­rial Ica­ria. Bar­ce­lo­na, 1997.

[8] Cooke, Richard y Sán­chez Herre­ra, Luis Alber­to. Pana­má Pre­his­pá­ni­co. En: His­to­ria Gene­ral de Pana­má. Volu­men I, Tomo I. Comi­té Nacio­nal del Cen­te­na­rio. Pana­má, 2004.

[9] Cas­ti­lle­ro, Alfre­do. Con­quis­ta, Evan­ge­li­za­ción y Resis­ten­cia. Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Cul­tu­ra. Colec­ción Ricar­do Miró. Pre­mio Ensa­yo 1994. Pana­má, 1995. Págs. 37 – 53.

Fuen­te: Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *