Pales­ti­na. Fran­ja de Gaza: un dise­ño israe­lí de muer­te

Por Luis E. Sabi­ni Fer­nán­dez, Resu­men Medio Orien­te, 31 de agos­to de 2020-.

Una joven escri­to­ra anglo-egip­cia, Yous­ra Samir Imran, ha “des­cen­di­do” de su acti­vi­dad hiper­mo­der­na, elec­tró­ni­ca, y reco­gi­do, con sen­si­bi­li­dad, el cua­dro psi­quiá­tri­co que se regis­tra en la Fran­ja de Gaza.: “atra­pa­dos, deses­pe­ra­dos y abo­ca­dos al sui­ci­dio” como titu­la su nota pasan­do revis­ta a esta situa­ción [1]

Los datos duros y cru­dos son reve­la­do­res: las socie­da­des musul­ma­nas son muy renuen­tes al sui­ci­dio, pesa un tabú sobre seme­jan­te prác­ti­ca.

Lo cual nos da una señal aun mayor de la gra­ve­dad de la situa­ción.

Imran nos da el cua­dro de Sulei­man Al Aju­ri, que hace año y medio tuvo mucha rele­van­cia en la Fran­ja de Gaza (en ade­lan­te FdG) fun­dan­do un movi­mien­to social; “Que­re­mos vivir”, des­mar­cán­do­se de las direc­ti­vas de Hamas sobre el dimi­nu­to terri­to­rio.

Reac­ción más que com­pren­si­ble: la FdG está blo­quea­da por Israel des­de 2006, y des­de el cruen­to gol­pe de esta­do del Ejér­ci­to en Egip­to, que ase­si­nó a miles de musul­ma­nes, estos mili­ta­res se han suma­do al cer­co israe­lí cor­tan­do por com­ple­to el con­tac­to terri­to­rial de FdG con el res­to del mun­do; la cos­ta de la FdG está con­tro­la­da por la Mari­na israe­lí que ha inter­ve­ni­do a veces vio­len­ta­men­te, ase­si­nan­do tri­pu­lan­tes para impe­dir la lle­ga­da de embar­ca­cio­nes “aje­nas” a la cos­ta gazia­na. Como por otra par­te el Esta­do de Israel bom­bar­deó y ani­qui­ló el úni­co aero­puer­to de la FdG, el ais­la­mien­to es real­men­te total [2]

Un apun­te his­tó­ri­co: en 2005 Ariel Sha­ron deci­de eva­cuar las cua­tro o cin­co colo­ni­za­cio­nes que habían implan­ta­do en FdG, a par­tir de la “Gue­rra de los 6 días” y la inva­sión con­si­guien­te; un mor­dis­co más al terri­to­rio pales­tino, y de buen tama­ño. La colo­ni­za­ción ins­ta­ló allí unos 8 000 colo­nos. En una pobla­ción total (entre la ori­gi­na­ria y los cien­tos de miles de expul­sa­dos y fugi­ti­vos de Pales­ti­na en 1948) de algo más de millón y medio de habi­tan­tes.

Sha­ron con­si­de­ró que la rela­ción costo/​beneficios era muy pesa­da para sos­te­ner esos empla­za­mien­tos res­pec­to a la colo­ni­za­ción de Cis­jor­da­nia, don­de los colo­nos ya se con­ta­ban por cen­te­na­res de miles en medio de una pobla­ción pales­ti­na algo menos den­sa. Y que a la FdG se le podía dar otro “tra­ta­mien­to”; ‘aho­ra que que­dan sólo pales­ti­nos, les vamos a hacer la vida impo­si­ble, los vamos a que­brar para que no aguan­ten más.’

Pese a bala­dro­na­das ini­cia­les de los sio­nis­tas que habían arre­ba­ta­do terri­to­rios en la FdG, en setiem­bre de 2005 Sha­ron los eva­cuó sin dis­pa­rar un solo tiro y los con­for­tó dán­do­le sucu­len­tas repa­ra­cio­nes.

Los colo­nos, pri­me­ro des­tro­za­ron cui­da­do­sa­men­te todas las lujo­sas ins­ta­la­cio­nes que habían levan­ta­do en la Fran­ja con los mul­ti­mi­llo­na­rios fon­dos que reci­ben de EE.UU.; des­de las pare­des de los edi­fi­cios has­ta las cañe­rías y los jar­di­nes pro­vis­tos de abun­dan­te agua, y lo que del mobi­lia­rio y equi­pa­mien­to enten­die­ron mejor no lle­var. Lue­go de pro­ce­der al des­tro­zo de “como­di­da­des” que habrían pro­vis­to a cien­tos de miles de pales­ti­nos, deja­ron todos esos res­tos, hecho añi­cos o pudrién­do­se en el terri­to­rio de la Fran­ja y se fue­ron a reci­bir en la nue­va colo­ni­za­ción todo fla­man­te del Esta­do de Israel.

Y des­de esa pri­me­ra noche, sin judíos en la zona, la fuer­za aérea israe­lí sobre­vo­ló la FdG con vue­los rasan­tes con velo­ci­dad supe­rior a la del soni­do, crean­do con­fu­sión entre el soni­do for­tí­si­mo de tales vue­los y los de un bom­bar­deo. Resul­ta­do con­si­guien­te: una olea­da de enure­sis y de tím­pa­nos rotos, sobre todo en pobla­ción infan­til.

Pero eso fue ape­nas el “ape­ri­ti­vo” sio­nis­ta: ya ven­drían los bom­bar­deos de veras.

En 2006 tie­ne lugar las pri­me­ras elec­cio­nes de auto­ri­da­des pales­ti­nas en mucho tiem­po, con resul­ta­dos con­fia­bles, con con­tro­les inter­na­cio­na­les, como el del equi­po de Jimmy Car­ter, y esta vez, en lugar de los resul­ta­dos “pre­vis­tos” por el gobierno de turno (Fatah y OLP des­de hacía mucho), las vota­cio­nes die­ron un por­cen­ta­je mayor a Hamas, una red reli­gio­sa islá­mi­ca enfren­ta­da a la direc­ción pales­ti­na ante­rior, lai­ca (ubi­ca­da en la órbi­ta del lla­ma­do “cam­po socia­lis­ta”)

Ese resul­ta­do, en elec­cio­nes lim­pias, no fue del agra­do del gobierno israe­lí ni de la direc­ción polí­ti­ca pales­ti­na ofi­cial. Israel lle­vó a pri­sión a dece­nas de can­di­da­tos de Hamas legí­ti­ma­men­te ele­gi­dos. El triun­fo de Hamas había sido muy mar­ca­do en la FdG; en Cis­jor­da­nia, los resul­ta­dos habían sido más pare­jos (carez­co de datos de los lla­ma­dos “ára­bes israe­líes”, es decir pales­ti­nos que han vivi­do inin­te­rrum­pi­da­men­te en el Esta­do de Israel des­de 1948)

Vio­lan­do el resul­ta­do elec­to­ral con deten­cio­nes y nom­bra­mien­tos arbi­tra­rios, hubo diver­sas esca­ra­mu­zas que deja­ron a Cis­jor­da­nia en manos de la OLP y a la FdG en las de Hamas.

Des­de ese mis­mo momen­to, el cer­co a la FdG se hizo férreo: sabien­do de la impo­si­ble autar­quía de terri­to­rio tan peque­ño y pobla­cio­nal­men­te sobre­car­ga­do, las auto­ri­da­des ali­men­ta­rias israe­líes dise­ña­ron un ingre­so de mer­ca­de­ría para ali­men­tos que no exce­die­ra una die­ta ajus­ta­da para sus habi­tan­tes. El resul­ta­do prác­ti­co de seme­jan­te tor­ni­que­te fue la inme­dia­ta fal­ta de comi­da, por­que no todo lo que se des­pa­cha lle­ga en con­di­cio­nes, por ejem­plo. Y por­que se estre­chó la diver­si­dad ali­men­ta­ria.

La FdG tie­ne una cos­ta de unos 50 km. Tra­di­cio­nal­men­te, la pes­ca era un impor­tan­te ingre­dien­te ali­men­ta­rio. Pero con el cer­co, los pes­ca­do­res ten­drán que dejar pasar car­dú­me­nes por­que la mari­na israe­lí les mar­có un lími­te muy exiguo para pes­car; y cada vez que algu­na cha­la­na que­ría aumen­tar su reco­lec­ción, eran balea­dos. Los resul­ta­dos no se hicie­ron espe­rar: cose­cha de pes­ca­do­res lisia­dos o muer­tos. E inclu­so de niños pales­ti­nos muer­tos jugan­do en la pla­ya.

La avia­ción israe­lí bom­bar­deó repe­ti­das veces las usi­nas de pota­bi­li­za­ción, las de depu­ra­ción, el puer­to y el aero­puer­to y en gene­ral todos los esta­ble­ci­mien­tos vin­cu­la­dos al queha­cer mate­rial, como el tra­ta­mien­to de dese­chos.

Tra­tán­do­se de una fran­ja cos­te­ra, los israe­líes medi­te­rrá­neos que tenían resi­duos de pro­duc­ción indus­trial o de con­su­mo, apro­ve­chán­do­se del decli­ve natu­ral del terreno vol­ca­ban sus efluen­tes hacia la FdG, arrui­nan­do, de paso, las esca­sas super­fi­cies cul­ti­va­bles que en la FdG exis­ten.

Tras estos “pasos de ablan­de”, sobre­vino, a fines de 2008, “la lec­ción mayor”: el Ejér­ci­to, qué se lla­ma de Defen­sa israe­lí, inva­dió la FdG y a toda su pobla­ción, civil, por aire, mar y tie­rra, en un ope­ra­ti­vo con el muy expre­si­vo nom­bre de “Plo­mo fun­di­do”, que des­tro­zó dece­nas de miles de las vivien­das del encla­ve, arra­san­do ins­ta­la­cio­nes, escue­las y ser­vi­cios, matan­do a cien­tos de pales­ti­nos e hirien­do a miles.

Casi sin comi­da, con pro­gre­si­vo dete­rio­ro sani­ta­rio, con men­gua­dí­si­mos medios de comu­ni­ca­ción y trans­por­te (carre­te­ras y vehícu­los deli­be­ra­da­men­te daña­dos en ese ata­que y en los que se repe­ti­rán en 2012 y 2014), el esta­do de la FdG se hace indes­crip­ti­ble: “ata­ques terres­tres, aéreos, y marí­ti­mos sobre civi­les, hos­pi­ta­les, escue­las, refu­gios, san­tua­rios” [3] debe­rían con­ver­tir­se de inme­dia­to en un expe­dien­te en la ONU sobre crí­me­nes de gue­rra. Pero no en esta ONU y menos si se tra­ta de res­pon­sa­bi­li­da­des y atro­ci­da­des come­ti­das por el Esta­do de Israel.

Por eso el etno­ci­dio lle­va­do ade­lan­te por el sio­nis­mo y el Esta­do de Israel (con sus pro­tec­to­res his­tó­ri­cos; el Bri­tish Empi­re y “la Gran Demo­cra­cia del Nor­te”) se sigue per­pe­tran­do has­ta aho­ra sin con­se­cuen­cias a la vis­ta.

En un vier­nes con­me­mo­ra­ti­vo, en mar­zo de 2018, los pales­ti­nos ini­cia­ron una Mar­cha de Recla­mo por la Tie­rra (per­di­da, usur­pa­da). No vio­len­ta, sin las rudi­men­ta­rias armas usa­das por Hamas y otras mili­cias arma­das pales­ti­nas, sin pie­dras siquie­ra. El ejér­ci­to de “Defen­sa” ha mata­do a cen­te­na­res a lo lar­go de varios vier­nes de deman­da pací­fi­ca y ha heri­do a varios miles, usan­do ante la supues­ta inva­sión a fran­co­ti­ra­do­res que han ele­gi­do con­cien­zu­da­men­te los órga­nos o par­tes del cuer­po para rea­li­zar el mayor daño…).

Sucin­ta­men­te, enton­ces, Sulei­man Al Aju­ri rema­tó todos sus esfuer­zos por cam­biar la situa­ción gene­ral y la suya par­ti­cu­lar, ponien­do fin a su vida. Imran nos infor­ma que en el últi­mo tiem­po esta­ba sien­do muy hos­ti­ga­do por Hamas y a la vez, pro­se­guía sus esfuer­zos para con­se­guir un pasa­je, un pasa­por­te, un medio para ir a sobre­vi­vir a otra par­te. Infruc­tuo­sa­men­te.

Imran acla­ra: “El día en que murió Sulei­man, otros tres jóve­nes de Gaza se sui­ci­da­ron. Ayman Al Ghoul, de 24 años, se arro­jó des­de el quin­to piso de un edi­fi­cio en el cam­po de refu­gia­dos de al-Sha­ti. Una mujer de 30 años se ahor­có en Rafah, e Ibrahim Yas­sin, de 21 años, un maes­tro emplea­do por la UNRWA, murió a cau­sa de las heri­das sufri­das tras pren­der­se fue­go la sema­na ante­rior.

”El día des­pués de la muer­te de Sulei­man, Ahmed Al Malahi se tra­gó cin­cuen­ta pas­ti­llas, una joven ado­les­cen­te inten­tó tirar­se por el bal­cón de su casa y una joven de 18 años se tra­gó dece­nas de pas­ti­llas en un inten­to de sui­ci­dio.

”Tres días des­pués de esas des­gra­cias, un joven de Gaza inten­tó sal­tar des­de un bal­cón en el Minis­te­rio de Asun­tos Socia­les cuan­do le nega­ron una ayu­da. Y lue­go, el 9 de julio, EyasSheha­da fue arres­ta­do por Hamas por ame­na­zar con sui­ci­dar­se si se igno­ra­ban sus pro­ble­mas. Eyas fue de puer­ta en puer­ta pidien­do ayu­da a los fun­cio­na­rios de Hamas mien­tras gra­ba­ba un Face­book Live, hablan­do sobre su fal­ta de vivien­da, indi­gen­cia e impo­ten­cia para man­te­ner a su fami­lia.

”El perio­dis­ta Usa­ma Al Kah­lout fue arres­ta­do por Hamas ese día por cubrir la his­to­ria de Eyas. El Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Al Mezan infor­mó que el día del fune­ral de Sulei­man, tre­ce de sus ami­gos fue­ron arres­ta­dos, nue­ve en el cemen­te­rio y cua­tro en su casa cuan­do habían acu­di­do a dar el pésa­me a su fami­lia. Ese mis­mo día fue­ron arres­ta­dos dos perio­dis­tas que infor­ma­ron sobre su sui­ci­dio.”

Imran des­ta­ca, cer­te­ra­men­te, el papel de can­cer­be­ro men­tal que ejer­ce Hamas en la FdG. Y des­ta­ca tam­bién, con acier­to, el papel de tor­ni­que­te com­ple­men­ta­rio, cóm­pli­ce, de la dic­ta­du­ra egip­cia sobre el encla­ve pales­tino, ter­mi­nan­do de asfi­xiar ese terri­to­rio que cons­ti­tu­ye la prue­ba pal­pa­ble del ase­si­na­to colec­ti­vo ejer­ci­do por los ejér­ci­tos sio­nis­tas en Pales­ti­na en 1948.

Imran hace hin­ca­pié en el dete­rio­ro cre­cien­te de la salud men­tal en la Fran­ja. No sólo el ham­bre, la fal­ta de agua (dosi­fi­ca­da, como la luz, a no más de 2 o 4 horas dia­rias: el “con­se­jo” de Sha­ron vien­to en popa), la des­ocu­pa­ción for­zo­sa (se ha bom­bar­dea­do pre­fe­ren­te­men­te no solo escue­las, hos­pi­ta­les y vivien­das sino todo local pro­duc­ti­vo o empre­sa­rio, par­ti­cu­lar­men­te si lle­ga­ba a pro­du­cir algo que com­pi­tie­ra con un corres­pon­dien­te israe­lí, como ha pasa­do des­tru­yen­do una muy cono­ci­da cer­ve­za pales­ti­na…).

Pero la visión de Imran es des­di­cha­da­men­te apo­lí­ti­ca. No cono­ce ni pare­ce inte­re­sar­le la his­to­ria: su “infor­me” es bueno, veraz, pero un puro pre­sen­te. Como si el mun­do no fue­ra una suce­sión tem­po­ral; pasa­do-pre­sen­te-futu­ro. Alo­ja­da en su eterno pre­sen­te acon­se­ja: “que Israel asu­ma sus res­pon­sa­bi­li­da­des para con la pobla­ción ocu­pa­da.”

Como si Israel, envian­do algu­nos asis­ten­tes; psi­có­lo­gos ante inten­tos de sui­ci­dio, die­tis­tas para mejo­rar la ali­men­ta­ción, urba­nis­tas para rede­fi­nir los espa­cios habi­ta­cio­na­les sis­te­má­ti­ca­men­te derrui­dos en todas las ope­ra­cio­nes de des­truc­ción de ese terri­to­rio y de esa socie­dad, pudie­ra reme­diar algo.

Imran ha per­di­do la brú­ju­la de las cau­sas. Israel y sus eli­tes de poder son los cau­san­tes, los for­ja­do­res de este esta­do de situa­ción: es la for­ma judeo­sio­nis­ta de eli­mi­nar una socie­dad, que ha resul­ta­do un obs­tácu­lo a sus pla­nes supues­ta­men­te bíbli­cos: vol­ver a vivir a un sitio que se supo­ne fue habi­ta­do por algu­nos, muy pocos de sus ante­ce­so­res, unos miles de años atrás.

El sio­nis­mo es una colo­ni­za­ción racis­ta, como en gene­ral han sido todas las colo­ni­za­cio­nes de tie­rras ya habi­ta­das por oriun­dos, por indí­ge­nas, por nati­ves, como el anglo colo­nia­lis­mo ha desig­na­do con des­dén a esos huma­nos.

A dife­ren­cia de otras usur­pa­cio­nes de tie­rra, el pro­yec­to sio­nis­ta ha resul­ta­do mucho más cere­bral, valién­do­se de las más diver­sas dis­ci­pli­nas para redon­dear sus pla­nes y de algún modo simu­lar­los. Alno emplear méto­dos más rudi­men­ta­rios y tota­les, este esti­lo de colo­ni­za­ción lle­va más tiem­po. Prác­ti­ca­men­te en el caso de Pales­ti­na ha insu­mi­do todo el siglo XX y algo más en el tiem­po, antes y des­pués, es decir aho­ra, en el s XXI.

Con el “Acuer­do del Siglo”, Netan­yahu y Trump habían “final­men­te” pro­yec­ta­do aca­bar con “la cues­tión pales­ti­na en 2020, en junio, sobor­nan­do con chi­ro­las a “los últi­mos mohi­ca­nos”, pero no les fun­cio­nó.

Los pales­ti­nos han pro­ba­do ser un pue­blo con enor­me resis­ten­cia y aguan­te, pro­pio de su his­to­ria mile­na­ria en el país, del cual la enten­te glo­ba­li­fí­li­ca quie­re arran­car­los, y aun­que el plan de implan­ta­ción judía ha avan­za­do con­si­de­ra­ble­men­te, la liqui­da­ción que las éli­tes de poder esta­dou­ni­den­se e israe­lí habían per­ge­ña­do para este año ha nau­fra­ga­do.

Por cier­to que, como nos recuer­da Imran, exis­te un lado nefas­to de Hamas; podría­mos agre­gar otros: de la diri­gen­cia egip­cia, de otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas pales­ti­nas, pero todos estos “acto­res” son abso­lu­ta­men­te secun­da­rios ante los ver­da­de­ros auto­res de las matan­zas, de los sufri­mien­tos, del etno­ci­dio.

Y lo que avan­za sí, es el cono­ci­mien­to de la his­to­ria ver­da­de­ra, des­nu­dan­do tra­mo a tra­mo la his­to­ria ofi­cial israe­lí: ya se sabe que los pales­ti­nos no se fue­ron lla­ma­dos por radios ára­bes sino “per­sua­di­dos” por un méto­do suma­rio; los sio­nis­tas lle­ga­ban a una aldea, mata­ban a media doce­na de varo­nes y “exhor­ta­ban” al res­to a aban­do­nar sus mora­das; si resis­tían, se toma­ba otro peque­ño con­jun­to de aldea­nos, varo­nes, jóve­nes, se los mata­ba y pro­ba­ble­men­te “la vacu­na” era sufi­cien­te para que el res­to aban­do­na­ra, sí, la aldea.

Ya sabe­mos que no era el David judío con­tra el Goliat ára­be; sino más bien al revés; un enor­me y bien per­tre­cha­do ejér­ci­to judío que le per­mi­tió gol­pear a “los pales­ti­nos”; una socie­dad ára­be no mili­ta­ri­za­da.

Es el Esta­do de Israel y sus man­da­ma­ses los que ten­drán que dar expli­ca­cio­nes de tan­ta mani­pu­la­ción, del uso arte­ro de los más diver­sos recur­sos, de los abu­sos, las matan­zas, las tor­tu­ras, el arra­sa­mien­to de cen­te­na­res de aldeas, para que cai­ga de una vez por todas, la cons­truc­ción atroz­men­te fal­sa de la figu­ra del ‘ejér­ci­to más moral del mun­do’.

La huma­ni­dad ten­drá en algún momen­to que sal­dar esta cuen­ta pen­dien­te con la his­to­ria. Por­que los huma­nos, tene­mos, jun­to con tan­tos defec­tos, una nece­si­dad radi­cal, pro­fun­da, inevi­ta­ble, pro­pia de nues­tra con­cien­cia: cono­cer la ver­dad. Asu­mir­la. Y actuar en con­se­cuen­cia

Un Dise­ño de Muer­te que Avan­za

(complemento)28/8/20

El mis­mo día en que rema­té el aná­li­sis de una nota a mi modo de ver con­mo­cio­nan­te sobre la deses­pe­ra­da situa­ción de los habi­tan­tes de la Fran­ja de Gaza, lle­ga un “refuer­zo” de la situa­ción.

Lo que yo des­cri­bie­ra se ha agra­va­do: ya no pue­den los pes­ca­do­res de Gaza siquie­ra pes­car cer­ca de la ori­lla; se les prohí­be salir.

Y ya no pen­de ame­na­za de bom­bar­deo: ya han reco­men­za­do.

La razón que da Israel: esos ter­cos pales­ti­nos están lan­zan­do glo­bos y cohe­tes (es tan ridícu­lo refe­rir­se a misi­les, que ya no los invo­can)

Pero vea­mos el revés de la tra­ma que un medio de infor­ma­ción no pales­tino, −swis­sin­fo− nos acla­ra:

“Israel ha bom­bar­dea­do la Fran­ja de Gaza casi todas las noches des­de el 6 de agos­to [este mes] en res­pues­ta al lan­za­mien­to de glo­bos incen­dia­rios, o inclu­so dis­pa­ros de cohe­tes […] Estos dis­pa­ros se pro­du­cen tras la visi­ta a Gaza e Israel de una dele­ga­ción de Egip­to […] que fir­mó la paz con el Esta­do hebreo en 1979. Egip­to actuó de inter­me­dia­rio el año pasa­do, jun­to a la ONU y a Qatar, para fir­mar una tre­gua entre los dos ban­dos. Pero, pese a esta tre­gua, que pre­vé una ayu­da finan­cie­ra men­sual de unos 30 millo­nes de dóla­res paga­dos por el emi­ra­to de Qatar a Gaza, se pro­du­cen enfren­ta­mien­tos espo­rá­di­cos entre Hamas e Israel [… para que Israel] per­mi­ta el trán­si­to de este dine­ro.”

Allí está el can­gre­jo deba­jo de la pie­dra. Strip-tea­se reve­la­do por fuen­te insos­pe­cha­ble de “fana­tis­mo ára­be” o simi­lar, como swis­sin­fo. Que nos mues­tra el revés de la tra­ma.

Mora­le­ja: mucho no es como pare­ce. Como decía Jac­ques Pré­vert: “gran hom­bre de Esta­do al tro­pe­zar /​con una her­mo­sa fra­se vacía /​cae den­tro /​y… /​jadean­do /​ense­ña los dien­tes /​y la caries den­tal de sus pací­fi­cos razo­na­mien­tos /​deja al des­cu­bier­to el ner­vio de la gue­rra: /​el deli­ca­do asun­to del dine­ro.”

En con­cre­to: lue­go del nau­fra­gio del “Acuer­do del siglo”, un plan para doble­gar total­men­te y dar por con­clui­da “la cues­tión pales­ti­na”, tra­mi­ta­do entre “los seño­res de la gue­rra”, EE.UU. e Israel –“acuer­do” al cual los pales­ti­nos ni siquie­ra fue­ron invi­ta­dos−, Israel se des­qui­ta empeo­ran­do toda­vía más la situa­ción de la pobla­ción de la FdG; casi dos millo­nes de seres huma­nos apri­sio­na­dos en un cam­po de con­cen­tra­ción a cie­lo abier­to.

Ante la impa­vi­dez gene­ra­li­za­da.

Por aho­ra.

Recor­de­mos que en 2020 se repi­ten, en las mani­fes­ta­cio­nes afro de EE.UU. con­tra el gati­llo fácil, las con­sig­nas de Mar­tin Luther King, de comien­zos de la déca­da de los ’60.

Sesen­ta años des­pués. ¿Está todo igual?, ¿nada se mue­ve? No. Aho­ra hay más gen­te repu­dian­do y cons­cien­te, aho­ra esta­mos más cer­ca de una masa crí­ti­ca…

La ver­dad es inva­si­va. Afec­ta al “blan­quis­mo” de los pri­vi­le­gia­dos madei­nU­SA; tam­bién lo hará con los pri­vi­le­gia­dos del expe­ri­men­to israe­lí.

[1] “Los jóve­nes de Gaza: atra­pa­dos, deses­pe­ra­dos y abo­ca­dos al sui­ci­dio”, www​.rebe​lion​.org, 20 ago 2020.

[2] Los pales­ti­nos en su deses­pe­ra­ción ensa­ya­ron túne­les, con enor­me sacri­fi­cio para lle­var­los manual­men­te ade­lan­te hacia terri­to­rio hoy ocu­pa­do por Israel o hacia Egip­to, y lograr por ese medio impres­cin­di­bles víve­res y recur­sos (tam­bién mili­ta­res, que fue la excu­sa per­fec­ta para des­mon­tar­los), pero poco a poco tales túne­les fue­ron detec­ta­dos y anu­la­dos por las fuer­zas com­bi­na­das de los mili­ta­res israe­líes y egip­cios.

[3] James Petras, “El geno­ci­dio israe­lí y sus cóm­pli­ces”, La Hai­ne, 16 ago 2014.

Fuen­te: http://​revis​ta​fu​tu​ros​.noblogs​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *