Líbano. Explo­sión en Bei­rut, esce­na­rio de Fran­cia para colo­ni­zar

Por Moh­sen Kha­lif­za­de, Resu­men Medio Orien­te, 31 de agos­to de 2020-.

Como había pro­me­ti­do, el pre­si­den­te fran­cés, Emma­nuel Macron, via­ja­rá el pró­xi­mo mar­tes a El Líbano para una visi­ta de 24 horas.

Se tra­ta de la segun­da visi­ta del exban­que­ro de inver­sio­nes de Roths­child en menos de un mes a El Líbano, ya que dos días des­pués de la explo­sión en el puer­to de Bei­rut que dejó al menos 220 muer­tos, 6500 heri­dos y más de 300 000 des­pla­za­dos, él se per­so­nó en la zona de la catás­tro­fe. 

En aque­lla oca­sión, el man­da­ta­rio dijo que super­vi­sa­ría la lle­ga­da de la ayu­da finan­cie­ra inter­na­cio­nal a El Líbano, país envuel­to en una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca y en pro­tes­tas en las que se denun­cia la corrup­ción guber­na­men­tal.

Moti­vos de la vuel­ta de Macron a El Líbano

La hoja de ruta de Macron tie­ne una inten­cio­na­li­dad: reavi­var la influen­cia y la inje­ren­cia de Fran­cia en el país lo de los cedros, lo que, en defi­ni­ti­va, bus­ca tras­to­car el esce­na­rio polí­ti­co liba­nés. 

La situa­ción polí­ti­ca en El Líbano gira alre­de­dor de dos enfo­ques: la inter­ven­ción extran­je­ra bus­ca impo­ner su agen­da a tra­vés de la for­ma­ción de un gobierno títe­re en este país y la cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca con­tra el Movi­mien­to de la Resis­ten­cia Islá­mi­ca de El Líbano (Hez­bo­lá), acu­sán­do­le de ser el pro­pie­ta­rio del nitra­to de amo­nio que pro­vo­có la catas­tró­fi­ca explo­sión en el puer­to de Bei­rut.

Macron advir­tió que El Líbano corre el peli­gro de entrar en una gue­rra civil, si se le deja solo fren­te a la cri­sis tras la explo­sión. Sin embar­go, los liba­ne­ses boquia­bier­tos se pre­gun­ta­ron: ¿Des­de cuán­do le intere­sa a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal el bien­es­tar de El Líbano, en par­ti­cu­lar a Fran­cia?

En sus alo­cu­cio­nes, Macron reali­zó decla­ra­cio­nes popu­lis­tas que inten­ta­ban cal­dear el áni­mo de los liba­ne­ses, sobre todo aque­llas que urgían la nece­si­dad de refor­mas.

Ante seme­jan­tes decla­ra­cio­nes, la audien­cia pen­só que el man­da­ta­rio galo había naci­do en el seno de una fami­lia liba­ne­sa. Pero, Macron no es capaz de mate­ria­li­zar sus pro­me­sas, ya que care­ce de hones­ti­dad y cre­di­bi­li­dad.

Por lo tan­to, sus tác­ti­cas en El Líbano no se basan en inten­cio­nes puras, sino que mues­tran que París tra­ta de lide­rar pro­yec­tos occi­den­ta­les.

La pri­me­ra tác­ti­ca: Macron le dijo al pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Donald Trump, que la pre­sión nun­ca haría retro­ce­der a Hez­bo­lá y sus alia­dos.

Para con­se­guir este obje­ti­vo, se debe adop­tar una polí­ti­ca enca­mi­na­da a for­mar un gobierno tec­nó­cra­ta en El Líbano, y así excluir a Hez­bo­lá. No obs­tan­te, el líder de Hez­bo­lá, Seyed Hasan Nas­ra­lá, no tar­dó en reac­cio­nar, reite­ran­do su fuer­te opo­si­ción a esta argu­cia.

El gobierno liba­nés idea­do por Fran­cia y sus alia­dos acep­ta­ría fácil­men­te los pla­nes de París. Ade­más de estos esce­na­rios, hay pla­nes para vin­cu­lar a Hez­bo­lá con la explo­sión en el puer­to de Bei­rut. Las acu­sa­cio­nes con­tra Hez­bo­lá fue­ron tan infun­da­das que solo fue­ron con­fir­ma­das por los arqui­tec­tos de esa sucia cam­pa­ña.

Cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca con­tra Hez­bo­lá

La cam­pa­ña de inci­ta­ción con­tra Hez­bo­lá está diri­gi­da por el minis­te­rio israe­lí de asun­tos mili­ta­res y el Mos­sad. Según medios israe­líes, el Mos­sad está lide­ran­do cam­pa­ñas de pro­vo­ca­ción con­tra Hez­bo­lá para con­ven­cer al mun­do de que tal movi­mien­to estu­vo detrás de la explo­sión. Israel ve este momen­to como una “opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca” para aca­bar con la influen­cia polí­ti­ca de Hez­bo­lá en El Líbano.

Las ante­rio­res expe­rien­cias demues­tran que las acu­sa­cio­nes con­tra Hez­bo­lá sólo sir­ven a los intere­ses del régi­men israe­lí.

Varios inci­den­tes simi­la­res tuvie­ron lugar en dife­ren­tes paí­ses y más tar­de se reve­ló que el Mos­sad estu­vo detrás de tales actos.

En 2012, Tai­lan­dia detu­vo a una per­so­na de doble nacio­na­li­dad sue­ca-liba­ne­sa en rela­ción con una ame­na­za de aten­ta­dos y emi­tió una orden de arres­to con­tra un segun­do sos­pe­cho­so.

Tres días más tar­de, en un alma­cén alqui­la­do por los suso­di­chos sos­pe­cho­sos en las afue­ras de Bang­kok, se incau­ta­ron más de 4000 kilos de fer­ti­li­zan­te de urea y nitra­to de amo­nio líqui­do, com­po­nen­tes quí­mi­cos con los que se pue­den fabri­car explo­si­vos.

El Mos­sad acu­só a Hez­bo­lá de que­rer aten­tar con­tra los intere­ses de Israel en Tai­lan­dia. No obs­tan­te, lue­go se des­cu­brió que habían com­pra­do la sus­tan­cia legal­men­te.

Otro ejem­plo de las acu­sa­cio­nes de Israel con­tra Hez­bo­lá ocu­rrió en 2015 cuan­do las auto­ri­da­des chi­prio­tas detu­vie­ron a un liba­nés, pre­sun­to miem­bro de Hez­bo­lá, por tener cin­co tone­la­das de fer­ti­li­zan­te con nitra­to de amo­nio en el sótano de su casa.

Auto­ri­da­des israe­líes expli­ca­ron que el obje­ti­vo de alma­ce­nar el nitra­to era crear un gran depó­si­to de bom­bas para futu­ros ata­ques con­tra blan­cos israe­líes, acu­sa­cio­nes que nun­ca fue­ron pro­ba­das.

Neo­co­lo­nia­lis­mo en El Líbano

En una exhi­bi­ción asom­bro­sa de neo­co­lo­nia­lis­mo, el pre­si­den­te de Fran­cia vol­ve­rá a Bei­rut para man­te­ner un encuen­tro con Fai­rouz, una can­tan­te liba­ne­sa muy popu­lar. Al pare­cer, duran­te el even­to va a orde­nar a los par­ti­dos polí­ti­cos que se apar­ten y le per­mi­tan esta­ble­cer un nue­vo gobierno.

Es muy ver­gon­zo­so que una anti­gua poten­cia colo­nial no sepa cuán­do es el momen­to de dejar de prac­ti­car sus polí­ti­cas expan­sio­nis­tas.

El colo­nia­lis­mo es como un examan­te borra­cho que apa­re­ce en la casa de su anti­gua aman­te, gol­pea la puer­ta y le pro­me­te amor eterno momen­to en que el su espo­so sale y le espe­ta al intru­so: “¡Ya no te quie­ren aquí!”.

Ese ama­dor des­pre­cia­do es el pre­si­den­te de Fran­cia y su anti­gua aman­te es El Líbano.

Pero, nadie pue­de disua­dir al empe­ra­dor. Des­pués de haber cerra­do filas con Ale­ma­nia, el eje fran­co-ale­mán aho­ra defi­ni­ti­va­men­te diri­ge el espec­tácu­lo en la Unión Euro­pea. Y Macron quie­re ir más allá enfo­can­do su aten­ción en Asia Occi­den­tal, sumi­da en varias cri­sis.

El Líbano, que tuvo como su poten­cial colo­nial a Fran­cia duran­te unos 23 años, antes de obte­ner la inde­pen­den­cia en 1943, está meti­da en varios líos.

Todo el Gabi­ne­te dimi­tió des­pués de la catas­tró­fi­ca explo­sión en Bei­rut. Tra­di­cio­nal­men­te, for­mar un gobierno en El Líbano es una tarea deli­ca­da debi­do a su com­ple­ja estruc­tu­ra reli­gio­sa, por la pre­sen­cia de los cris­tia­nos, chiíes, suníes y dru­sos en el país.

El Líbano reco­no­ce ofi­cial­men­te a 18 comu­ni­da­des reli­gio­sas: cua­tro musul­ma­nas, 12 cris­tia­nas, la sec­ta dru­sa y el judaís­mo.

Con­for­me a un acuer­do que data de 1943, el pre­si­den­te, el jefe del Par­la­men­to y el pre­mier de El Líbano se divi­den entre las tres comu­ni­da­des más gran­des (cris­tia­na maro­ni­ta, musul­ma­na chií y musul­ma­na suní, res­pec­ti­va­men­te).

Los 128 esca­ños del Par­la­men­to tam­bién se divi­den en par­tes igua­les entre cris­tia­nos y musul­ma­nes.

Por esas razo­nes, algu­nos paí­ses lle­van años tra­tan­do de pes­car a río revuel­to para sacar ade­lan­te sus agen­das en este país.

De ahí que, para for­mar un gobierno en El Líbano haya la nece­si­dad de nego­cia­cio­nes sem­pi­ter­nas.

Sabien­do que va a nece­si­tar un socio local, Macron ya ha ele­gi­do a alguien que cree que pue­de hacer que la pobla­ción liba­ne­sa pres­te aten­ción.

Macron ha apos­ta­do por Fai­rouz, muy que­ri­da en el país por sus can­cio­nes que ensal­zan la belle­za de su atri­bu­la­da nación.

Así que la sema­na que vie­ne, mien­tras los pesos pesa­dos​polí­ti­cos de El Líbano se reúnan en una con­sul­ta par­la­men­ta­ria para comen­zar a deci­dir sobre quién sus­ti­tui­rá al pri­mer minis­tro Hasan Diab, Macron, el pre­si­den­te más joven de Fran­cia, lle­ga­rá para hacer las cosas a su mane­ra.

Pue­de que algu­nos no lo reci­ban, pero el por­ta­voz del pre­si­den­te dijo: “El pre­si­den­te ha dicho que no se ren­di­rá. Se com­pro­me­tió a hacer lo que sea nece­sa­rio y a apli­car la pre­sión nece­sa­ria para imple­men­tar su agen­da”.

Elie Abouaoun, direc­tor de los Pro­gra­mas de Orien­te Medio y Áfri­ca del Nor­te en el ins­ti­tu­to de inves­ti­ga­ción de la paz de la USIP, tie­ne dudas sobre el plan de Macron.

“No veo que Fran­cia real­men­te abra­ce las deman­das de la mayo­ría de la pobla­ción, que bási­ca­men­te quie­ren des­ha­cer­se del sis­te­ma polí­ti­co corrup­to”, afir­mó el exper­to.

Dijo que los lazos fran­ce­ses con los líde­res corrup­tos de El Líbano soca­va­rían cual­quier esfuer­zo de Macron por con­ver­tir­se en un per­so­na­je influ­yen­te en la región.

Fuen­te: His­panTV

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *