Cuba: Sesen­ta años de una Decla­ra­ción de principios

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de sep­tiem­bre 2020.

La Pri­me­ra Decla­ra­ción de La Haba­na, apro­ba­da en acto mul­ti­tu­di­na­rio en esta capi­tal hace hoy 60 años, rati­fi­có al mun­do la volun­tad de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía de Cuba fren­te a la agre­si­vi­dad de Washington.

Con esa demos­tra­ción de rebel­día, la Revo­lu­ción nacien­te repli­có la Decla­ra­ción de San José, acor­da­da en Cos­ta Rica por Esta­dos Uni­dos y sus gobier­nos acó­li­tos de la región, duran­te la Sép­ti­ma Reu­nión de Con­sul­ta de Can­ci­lle­res de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA).

Ese docu­men­to, pro­mo­vi­do por el Secre­ta­rio de Esta­do nor­te­ame­ri­cano Chris­tian Archi­bald Her­ter, abría las puer­tas a san­cio­nes con­tra Cuba, ya ame­na­za­da por Washing­ton, por su acer­ca­mien­to con la Unión Sovié­ti­ca y otros paí­ses socia­lis­tas como Chi­na, dis­pues­tos a brin­dar ayu­da soli­da­ria a la isla.

El tex­to cubano, leí­do por el líder de la Revo­lu­ción, Fidel Cas­tro, ante un millón de com­pa­trio­tas que ofre­cie­ron su res­pal­do, denun­ció la natu­ra­le­za rapaz de Esta­dos Uni­dos y con­de­nó la polí­ti­ca hos­til de la poten­cia nor­te­ña con­tra Cuba y su his­to­ria de inter­ven­cio­nes en Amé­ri­ca Latina.

‘Fren­te al hipó­cri­ta pan­ame­ri­ca­nis­mo que es sólo pre­do­mi­nio de los mono­po­lios yan­quis sobre los intere­ses de los pue­blos ame­ri­ca­nos y mane­jo yan­qui de gobier­nos pros­ter­na­dos ante Washing­ton, la Asam­blea del Pue­blo de Cuba pro­cla­ma el lati­no­ame­ri­ca­nis­mo libe­ra­dor que late en José Mar­tí y en Beni­to Juá­rez’, plas­mó el documento.

Rati­fi­có, asi­mis­mo, la polí­ti­ca de amis­tad con todos los pue­blos del mun­do, inclui­dos los paí­ses socia­lis­tas, y anun­ció el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con China.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es fidel-crowd-962x580.jpg
Foto: Raúl Corrales

Expre­só que la demo­cra­cia no pue­de cir­cuns­cri­bir­se úni­ca­men­te al ejer­ci­cio elec­to­ral mane­ja­do casi siem­pre por lati­fun­dis­tas y polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, y la defi­nió como el dere­cho de los ciu­da­da­nos a deci­dir sus pro­pios destinos.

En la lucha por esa Amé­ri­ca Lati­na libe­ra­da, fren­te a las voces obe­dien­tes de quie­nes usur­pan su repre­sen­ta­ción ofi­cial, sur­ge aho­ra, con poten­cia inven­ci­ble, la voz genui­na de los pue­blos, apun­tó la Decla­ra­ción que expre­só la fe en el futu­ro de Amé­ri­ca Lati­na libe­ra­da de ata­du­ras al impe­ria­lis­mo norteamericano.

El Can­ci­ller de la Digni­dad, Raúl Roa Gar­cía, decía que el sello de correos era el pri­mer emba­ja­dor de Cuba por­que entra­ba en cual­quier lugar u hogar del mun­do, sin pedir per­mi­so, con el men­sa­je de la Revolución.

fuen­te: Pren­sa Latina

Una vota­ción iné­di­ta en el mundo

Por Ali­na Martínez

Primera Declaración de La Habana 01 | Fidel soldado de las ideas

Entre el 22 y el 29 de agos­to de 1960 había teni­do lugar en Cos­ta Rica la VII Reu­nión de Con­sul­ta de Minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) en la que Washing­ton logró la com­pli­ci­dad de los can­ci­lle­res lati­noamericanos para apro­bar la llama­da Decla­ra­ción de San José, enfi­la­da con­tra la Revo­lu­ción cubana.

Aque­lla ver­gon­zo­sa y ser­vil ma­niobra no podía que­dar sin res­pues­ta y esa la dio el pue­blo cubano aquel 2 de sep­tiem­bre, en que se mani­fes­tó lo que el Che deno­mi­nó “esa fuer­za te­lúrica lla­ma­da Fidel Cas­tro” y su ex­traordinario afán de aus­cul­tar siem­pre la volun­tad popular.

Tras refe­rir­se al con­tras­te entre la situa­ción que había vivi­do la nación en el pasa­do y los avan­ces logra­dos duran­te la bre­ve eje­cu­to­ria revolucio­naria, dio a cono­cer las acu­sa­cio­nes de los can­ci­lle­res, que fue­ron recha­za­das una tras otra por los reunidos.

Y a con­ti­nua­ción some­tió a consi­deración de la Asam­blea Gene­ral Na­cional del Pue­blo de Cuba la Decla­ración de La Haba­na, con­ten­ti­va de nue­ve puntos.

Comen­zó con el repu­dio a la De­claración de San José como docu­mento dic­ta­do por el impe­ria­lis­mo, y aten­ta­to­rio a la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal, la sobe­ra­nía y la dig­ni­dad de los pue­blos her­ma­nos del con­ti­nen­te; con­ti­nuó con la con­de­na más enér­gi­ca a la inter­ven­ción abier­ta y cri­mi­nal que por más de un siglo había ejerci­do Esta­dos Uni­dos sobre Amé­ri­ca La­tina; expre­só el recha­zo al inten­to de pre­ser­var la Doc­tri­na Mon­roe, y pro­clamó, fren­te al hipó­cri­ta panameri­canismo cali­fi­ca­do como el predomi­nio de los mono­po­lios yan­quis, y su mane­jo de los Gobier­nos de la región, el pan­ame­ri­ca­nis­mo libe­ra­dor de José Mar­tí y Beni­to Juá­rez. Pro­cla­mó la amis­tad con el pue­blo esta­dou­ni­den­se y la volun­tad de mar­char con el mun­do y no con una par­te de este.

Resal­tó que la ayu­da espontánea­mente ofre­ci­da por la Unión Sovié­ti­ca a Cuba, en caso de que nues­tro país fue­ra ata­ca­do por fuer­zas mili­ta­res impe­ria­lis­tas, no podía ser considera­da jamás un acto de intro­mi­sión, sino de soli­da­ri­dad; negó cate­gó­ri­ca­men­te que haya exis­ti­do pre­ten­sión algu­na por par­te de la URSS y la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na de uti­li­zar la posi­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social de Cuba, para que­bran­tar la uni­dad continen­tal y poner en peli­gro la uni­dad del hemis­fe­rio, y afir­mó que no se les po­día cul­par de la exis­ten­cia de una Re­volución que era la res­pues­ta cabal de Cuba a los crí­me­nes y las injus­ti­cias ins­tau­ra­dos por el impe­ria­lis­mo en la región.

El docu­men­to expre­só el propósi­to de esta­ble­cer rela­cio­nes diplomáti­cas con las nacio­nes socia­lis­tas, ade­más de res­cin­dir los víncu­los con el régi­men títe­re de For­mo­sa sos­te­ni­do por “los bar­cos de la Sép­ti­ma Flo­ta yanqui”.

Con­de­nó enér­gi­ca­men­te el latifun­dio, la explo­ta­ción del tra­ba­jo humano, la ausen­cia de maes­tros, de escue­las, médi­cos y hos­pi­ta­les, la fal­ta de protec­ción a la vejez en los paí­ses latinoame­ricanos, recha­zó la dis­cri­mi­na­ción del negro y del indio, la des­igual­dad y la explo­ta­ción de la mujer, repu­dió a las oli­gar­quías que man­te­nían a los pue­blos en la mise­ria e impe­dían su desarrollo.

Defen­dió ade­más el deber de las nacio­nes sub­yu­ga­das y explo­ta­das a luchar por su libe­ra­ción, y la solidari­dad entre los pue­blos opri­mi­dos, colo­nizados o agredidos.

Expre­só la fe en que Amé­ri­ca Lati­na mar­cha­ría pron­to uni­da y vencedo­ra, libre de las ata­du­ras que con­ver­tían a sus eco­no­mías en rique­za ena­je­na­da al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y que le impe­dían hacer oír su ver­da­de­ra voz en las reunio­nes don­de can­ci­lle­res do­mesticados hacían coro infa­man­te al amo des­pó­ti­co; y mani­fes­tó la deci­sión de Cuba de tra­ba­jar por ese común des­tino latinoamericano.

Un mar de bra­zos levan­ta­dos res­pondió a la con­vo­ca­to­ria de Fidel de que alza­ran las manos los que apoya­ran la Decla­ra­ción, y a su pre­gun­ta de qué hacer con la Decla­ra­ción de San José, la mul­ti­tud recla­mó: “¡La rom­pemos!”, y a la vis­ta de todos la hizo pedazos.

Aquel 2 de sep­tiem­bre cons­ti­tu­yó para Cuba una rotun­da vic­to­ria moral y polí­ti­ca. A los enemi­gos se les fue el tiro por la culata.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *