Bra­sil. Auto­ri­zan inves­ti­gar nexo con caso de Lula

La defen­sa de Lula insis­tió en que no hay impe­di­men­tos para infor­mar de soli­ci­tu­des de coope­ra­ción inter­na­cio­nal.

Una orden del Supe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia (STJ) de Bra­sil al Minis­te­rio del sec­tor pide se ofrez­ca infor­ma­ción sobre soli­ci­tu­des de coope­ra­ción entre la ope­ra­ción Lava Jato y EE.UU. que impli­ca­ron accio­nes con­tra el expre­si­den­te Luiz Inácio Lula da Sil­va.

Esta deci­sión, emi­ti­da por el juez Ser­gio Kuki­na, acon­te­ce a raíz del pedi­do de los abo­ga­dos defen­so­res de Lula. Los letra­dos denun­cia­ron que el FBI actuó sin res­pe­tar los pro­ce­di­mien­tos en el pro­ce­so de acce­der a la crip­to­gra­fía del sis­te­ma de la empre­sa Ode­brecht.

Asi­mis­mo, este pedi­do se enfo­ca en seis accio­nes cri­mi­na­les con­tra el fun­da­dor del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en el caso de Lava Jato. Sobre ello, Kuki­na resal­tó que la infor­ma­ción resul­ta esen­cial para con­fir­mar si el Gobierno fede­ral fue adver­ti­do de la cola­bo­ra­ción de mane­ra ile­gal entre la Lava Jato y el FBI.

Ade­más, dice la defen­sa de Lula, los tra­tos habrían impli­ca­do la ayu­da del FBI para que los fis­ca­les rom­pie­ran la cla­ve del sis­te­ma de pago de sobor­nos de Ode­brecht. Tam­bién, el equi­po de repre­sen­tan­tes del exgo­ber­nan­te sus­ten­ta que exis­te la sos­pe­cha de que esto ocu­rrió sin el pro­ce­di­mien­to están­dar, defi­ni­do en los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les.

Sobre el hecho, Jus­ti­cia no otor­gó a los abo­ga­dos de Lula el acce­so a infor­ma­ción, con el pre­tex­to de que las actua­cio­nes no pue­den com­par­tir­se por­que están suje­tas a con­fi­den­cia­li­dad.

No obs­tan­te, Kuki­na argu­men­tó que resul­ta legí­ti­mo que los defen­so­res pue­dan soli­ci­tar direc­ta­men­te a enti­da­des públi­cas y pri­va­das infor­ma­ción rele­van­te para la estra­te­gia de defen­sa.

Para el abo­ga­do Cris­tiano Zanin Mar­tins, al fren­te de la defen­sa del expre­si­den­te, «esta deci­sión del STJ es muy impor­tan­te. 

«Por un lado, reco­no­ce la legi­ti­mi­dad del uso de la téc­ni­ca de inves­ti­ga­ción defen­si­va que ele­gi­mos, y, por otro lado, pue­de refor­zar que hubo coope­ra­ción ilí­ci­ta entre la Lava Jato y las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses en los casos que invo­lu­cra­ban al expre­si­den­te Lula», ase­ve­ró.

Fuen­te: Tele­sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *