Nues­tra­mé­ri­ca. Tama­ra Bun­ke Bíder:‘Tania la Gue­rri­lle­ra’

Por Lois Perez Lei­ra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de agos­to de 2020.

Este 31 de agos­to se cum­ple el 53 ani­ver­sa­rio de la muer­te en com­ba­te de Tama­ra Bun­ke Bíder, alias “Tania”

Tama­ra nació en la Argen­ti­na el 19 de noviem­bre de 1937. Su padre era ale­mán y su madre pola­ca, eran emi­gran­tes que habían hui­do de la Ale­ma­nia nazi.

Nadia Bun­ke, la madre de Tama­ra nos cuen­ta el arri­bo a Bue­nos Aires: «Lle­ga­mos a la Argen­ti­na bal­bu­cean­do espa­ñol, íba­mos apren­dien­do el idio­ma en el bar­co. En la Argen­ti­na había muchos ale­ma­nes, se dice que el 10 ó el 12 por cien­to de los argen­ti­nos son de ori­gen ale­mán, aun­que la colo­nia ale­ma­na tenía dife­ren­tes núcleos: una colo­nia capi­ta­lis­ta; una de obre­ros cali­fi­ca­dos, maes­tros y pro­fe­sio­na­les diver­sos; y una colo­nia de refu­gia­dos de la Ale­ma­nia fas­cis­ta. Tenía­mos parien­tes en la Argen­ti­na, entre ellos a mi abue­la; ésas fue­ron nues­tras pri­me­ras rela­cio­nes, lue­go fui­mos cono­cien­do a otros refu­gia­dos ale­ma­nes, pero ante todo mi mari­do hizo lo más pron­to posi­ble los con­tac­tos nece­sa­rios y obtu­vo el ingre­so en el Par­ti­do Comu­nis­ta Argen­tino. Segui­mos Tra­ba­jan­do clan­des­ti­na­men­te, aho­ra en la Argen­ti­na; en ese ambien­te nació y se crió Tama­ra. Noso­tros hacía­mos com­pren­der a nues­tros hijos, con pala­bras sim­ples como para niños, que está­ba­mos luchan­do por el bien de la huma­ni­dad para el bien del pue­blo argen­tino; les expli­cá­ba­mos sobre la Revo­lu­ción de Octu­bre en la Unión Sovié­ti­ca, les decía­mos que tra­ba­já­ba­mos por una socie­dad nue­va como aqué­lla, pero que todo eso era un tra­ba­jo muy difí­cil y peli­gro­so; les adver­tía­mos que don­de está­ba­mos la poli­cía per­se­guía a las per­so­nas que pen­sá­ba­mos de ese modo y que por ello había que actuar con dis­cre­ción. Y los niños- Tama­ra y Olaf- tenían que guar­dar silen­cio y no con­tar a nadie que en nues­tra casa cele­bra­ban reunio­nes con com­pa­ñe­ros del Par­ti­do, por­que era una orga­ni­za­ción clan­des­ti­na.

En esa casa guar­dá­ba­mos mate­rial de pro­pa­gan­da y otras cosas com­pro­me­te­do­ras; y los chi­cos lo sabían y com­pren­dían que no se podía hablar sobre esas cosas sino con noso­tros. Les hacía­mos rela­tos sobre la per­se­cu­ción del fas­cis­mo; les expli­cá­ba­mos cómo sur­ge la rique­za, cómo pro­vie­ne de la explo­ta­ción, y ellos enten­dían…»

Tama­ra o «Ita» como le lla­ma­ban en la fami­lia, vive los pri­me­ros años en el barrio de Saa­ve­dra, para lue­go mudar­se a Corrien­tes y Pas­teur, un barrio típi­co de la colec­ti­vi­dad judía. Lue­go se tras­la­da­ron a un depar­ta­men­to de la calle Sar­mien­to Nº 2106 y una tem­po­ra­da en la zona de Quil­mes don­de vivía la abue­la de Nadia. Ita cur­sa sus pri­me­ros estu­dios en la Escue­la Can­ga­llo Shu­le, un cole­gio pri­va­do que tenía al ale­mán como segun­da len­gua. Los padres de Tama­ra, Nadia y Erich Bun­ke mili­ta­ban en el Par­ti­do Comu­nis­ta Argen­tino, en su casa se rea­li­za­ban impor­tan­tes reunio­nes clan­des­ti­nas, inclu­si­ve se guar­da­ban armas. Aun­que los padres inten­ta­ban que sus hijos no mane­ja­ran dema­sia­da infor­ma­ción sobre sus acti­vi­da­des polí­ti­cas ‑por cues­tio­nes de segu­ri­dad- en esa casa se res­pi­ra­ba un ambien­te comu­nis­ta. Nadia nos cuen­ta: «Las reunio­nes men­cio­na­das se efec­tua­ban de noche, des­pués de las nue­ve, cuan­do los niños ya lle­va­ban dur­mien­do varias horas y, ade­más, por razo­nes obvias de vigi­lan­cia revo­lu­cio­na­ria, debía­mos tener el cui­da­do de que nada rela­cio­na­do con estas reunio­nes lle­ga­ra a cono­ci­mien­to de nues­tros hijos para evi­tar que ellos, sin dar­se cuen­ta, deja­ra esca­par algu­na alu­sión peli­gro­sa en la escue­la.» Cuan­do Tama­ra empe­zó a estu­diar en la Escue­la Nor­mal 9 se vincu­lo con la F.J.C. Fede­ra­ción Juve­nil Comu­nis­ta, don­de mili­to duran­te una tem­po­ra­da. Sien­do casi una niña hace sus apor­tes como mili­tan­te, lle­va men­sa­jes, repar­te pro­pa­gan­da clan­des­ti­na, dis­tri­bu­ye perió­di­cos del par­ti­do. El perio­dis­ta Isi­do­ro Gil­bert tam­bién seña­la en su libro La Fede que fue cola­bo­ra­do­ra de la revis­ta «Juven­tud» órgano de la FJC. Otro tes­ti­mo­nio que apa­re­ce en el mis­mo libro es de Jor­ge Bergs­tein quien decla­ro: «Mis recuer­dos sobre el Che están uni­dos al de una joven mili­tan­te de la Fede. Se tra­ta de Tama­ra Bun­ke, vivía en Quil­mes, hija de una fami­lia ale­ma­na, acti­vis­ta de la escue­la secun­da­ria de esa nacio­na­li­dad». En 1952, Tama­ra con 15 años emi­gró jun­to a sus padres a la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na, sien­do admi­ti­da den­tro del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia en 1955, a los 18 años. En Ber­lín Orien­tal estu­dió en la Facul­tad de Letras de la Uni­ver­si­dad Hum­boldt, habien­do sido tam­bién ins­truc­to­ra de tiro depor­ti­vo. Reci­bió con ale­gría el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na y cono­ció al Che Gue­va­ra en 1960, cuan­do este via­jó a la Ale­ma­nia Orien­tal al fren­te de una dele­ga­ción comer­cial del gobierno revo­lu­cio­na­rio cubano.A fines de los años 50 Tama­ra ya tenía deci­di­do regre­sar a la Argen­ti­na para inte­grar­se a la lucha polí­ti­ca, den­tro de las filas del Par­ti­do Comu­nis­ta Argen­tino.

Nadia y Erich Bun­ke los padres de Tama­ra nos cuen­tan los pro­yec­tos de su hija para regre­sar a la Argen­ti­na: «Ella tenía la idea de que estan­do en Cuba iba a apren­der a fon­do de la Revo­lu­ción Cuba­na y que eso le ser­vi­ría en su tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio, que ella se ima­gi­na­ba desa­rro­lla­ría lue­go en la Argen­ti­na. Si ella pen­sa­ba y sen­tía que su deber era luchar en Amé­ri­ca Lati­na, noso­tros no tenía­mos nin­gún dere­cho a rete­ner­la. En 1958, Tama­ra había expre­sa­do en el seno del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia (PSUA), su deseo de regre­sar a la Argen­ti­na», La pro­pia Tama­ra en una decla­ra­ción que redac­ta el 4 de febre­ro de 1958 nos cuen­ta: «En la RDA fui edu­ca­da y apren­dí a pen­sar y actuar como una mar­xis­ta leni­nis­ta. Por eso para mí lo más natu­ral es luchar toda mi vida, igual en un país que en otro, y bajo cual­quier cir­cuns­tan­cia en las filas de nues­tro par­ti­do mar­xis­ta leni­nis­ta. Por esa razón ingre­se como can­di­da­ta en el PSUA. Mi deseo más gran­de es vol­ver a mi patria, la Argen­ti­na, y ofre­cer allí al Par­ti­do todas mis fuer­zas. Es natu­ral que vol­ve­ría a mi patria con el con­sen­ti­mien­to del Par­ti­do». En dis­tin­tas car­tas a sus amis­ta­des en la Argen­ti­na, les tras­mi­te su deseo de regre­sar. En 1956 le escri­be a un ami­go y le pre­gun­ta «¿Podéis escri­bir­me sobre el tra­ba­jo del Par­ti­do y en espe­cial ´de la juven­tud´ allá en la Argen­ti­na?». En 1957 seña­la por car­ta «me vuel­vo a más tar­dar a comien­zos del 59». Para las fies­tas de fin de año de 1958 escri­be una car­ta muy melan­có­li­ca y dice: «Estoy escu­chan­do a Car­los Gar­del can­tan­do algu­nos de nues­tros tan­gos más que­ri­dos, y te podrás ima­gi­nar qué nos­tal­gia sien­to». En 1959 había pre­pa­ra­do su sali­da para la argen­ti­na, sacó su pasa­por­te y obtu­vo el per­mi­so del Par­ti­do y del gobierno, quie­nes tuvie­ron mucha com­pren­sión hacia su fir­me posi­ción. Ese mis­mo año tra­ba­ja en la pre­pa­ra­ción del VII Fes­ti­val Mun­dial de la Juven­tud y de los Estu­dian­tes, inte­gran­do la dele­ga­ción argen­ti­na, por lo que se tras­la­da a Vie­na, vivien­do en esta ciu­dad todo el tiem­po que dura ese tra­ba­jo. El víncu­lo con el Che y la revo­lu­ción Cuba­na le cam­bian los pla­nes. Tama­ra Bun­ke deci­de via­jar a Cuba, lle­gan­do a La Haba­na el 12 de mayo de 1961. En este país estu­dió perio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad de La Haba­na. Había apren­di­do a tocar el piano, aun­que la gui­ta­rra y el acor­deón eran sus ins­tru­men­tos pre­fe­ri­dos, con ellos se acom­pa­ña­ba para can­tar. Le gus­ta­ba mucho el tan­go y las can­cio­nes de Gar­del. Tam­bién era una ena­mo­ra­da del fol­clo­re argen­tino espe­cial­men­te las zam­bas. A todas las fies­tas que era invi­ta­da, siem­pre lle­va­ba su acor­deón. Le gus­ta­ba can­tar «El arrie­ro» y La Feli­pe Vare­la. El 25 de mayo de 1962 el Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos, en oca­sión de cele­brar­se el día de la Revo­lu­ción Patria Argen­ti­na orga­ni­za un even­to. Se orga­ni­zó una fies­ta de con­fra­ter­ni­za­ción de la colo­nia argen­ti­na en La Haba­na, en un lugar para­di­sía­co de las afue­ras de la capi­tal, lla­ma­da Río Cris­tal. Par­ti­ci­pa­ron casi 400 per­so­nas, inclu­yen­do los resi­den­tes, téc­ni­cos, artis­tas e invi­ta­dos cuba­nos y argen­ti­nos. La argen­ti­na Caro­li­na Agui­lar Aye­rra, quien por aque­llos años esta­ba casa­da con el cola­bo­ra­dor direc­to del Che, San­tia­go Rie­ra, nos cuen­ta aquel encuen­tro de Tama­ra con el Che, duran­te la fies­ta patria Argen­ti­na: «Pre­ci­sa­men­te yo cono­cí a Tama­ra en oca­sión de una fies­ta fol­kló­ri­ca argen­ti­na que está­ba­mos pre­pa­ran­do para el 25 de mayo de 1962, aquí en La Haba­na. Esa fies­ta sería muy espe­cial, por­que había veni­do un gru­po gran­de de argen­ti­nos, téc­ni­cos en su mayo­ría. Está­ba­mos en La Haba­na como 380 argen­ti­nos. Nos entu­sias­ma­mos mucho y una comi­sión fue a ver al Che, por­que que­ría­mos hacer­lo todo muy «Crio­llo». El Che, al ser invi­ta­do, se entu­sias­mó con la idea y pro­pu­so se con­si­guie­ra una vaca para hacer una comi­da típi­ca argen­ti­na, con­sis­ten­te en un asa­do con cue­ro, sugi­rien­do ade­más que todo lo que se sir­vie­ra fue­ra como se hace en la Argen­ti­na. Fue el pro­pio Che quien le expre­só a la comi­sión que fue a invi­tar­lo: ´oigan, bus­quen a una artis­ta argen­ti­na que hay por ahí, que se lla­ma Tama­ra, que toca la gui­ta­rra“. Tama­ra fue invi­ta­da y ella hizo el pro­gra­ma y tuvo ideas ori­gi­na­les, tales como que las com­pa­ñe­ras que sir­vie­ran la comi­da lo hicie­ran ves­ti­das de chi­nas (cam­pe­si­nas argen­ti­nas), que se reci­bie­ra a la gen­te ceban­do mate, etcé­te­ra. Ella fue la actriz prin­ci­pal en aque­lla fies­ta y una orga­ni­za­do­ra dili­gen­te. Tam­bién con­si­guió tren­zas, que­ría que todas las muje­res fue­sen con tren­zas lar­gas y con cin­tas argen­ti­nas. En el acto artís­ti­co bai­ló la zam­ba con un ves­ti­do negro». El Che hizo el resu­men de la fies­ta, en el que habló de la lucha arma­da en la Amé­ri­ca Lati­na e hizo un aná­li­sis his­tó­ri­co de Argen­ti­na. Gue­va­ra empe­zó con estas pala­bras:

«A los com­pa­ñe­ros argen­ti­nos:

Que­ri­dos com­pa­trio­tas de toda Amé­ri­ca, que­ri­dos copro­vin­cia­nos los que hoy fes­te­ja­mos una de nues­tras fechas patrias: Este momen­to, repe­ti­do muchas veces en el cur­so de nues­tras vidas, tie­ne hoy una sig­ni­fi­ca­ción espe­cial, un tono y un colo­ri­do espe­cial. Es aquí en otro país de Amé­ri­ca, en nue­vas con­di­cio­nes de Amé­ri­ca, don­de fes­te­ja­mos una vez más el 25 de Mayo, y esta vez no se escu­chan los dis­cur­sos con­sa­bi­dos y no exis­te la fan­fa­rria con­sa­bi­da, las pala­bras hue­cas con que los gober­nan­tes de turno tra­tan siem­pre de hacer­se copar­tí­ci­pes en la glo­ria de los vie­jos pró­ce­res. El 25 de Mayo, aquí en Cuba, tie­ne para noso­tros pues, carac­te­rís­ti­cas espe­cia­les, tan espe­cia­les como que un argen­tino de voz extran­je­ra, a nom­bre del gobierno cubano, salu­de y aga­sa­je a todos uste­des y les tras­mi­ta la feli­ci­ta­ción de nues­tro gobierno. Son las nue­vas con­di­cio­nes de Amé­ri­ca, con­di­cio­nes que han ido madu­ran­do a tra­vés del tiem­po, que han ido con­so­li­dan­do esta nue­va Era en que vivi­mos, este nue­vo momen­to his­tó­ri­co del cual Cuba tie­ne la glo­ria espe­cial de ser el ini­cia­dor en Amé­ri­ca. Por eso al hablar de movi­mien­tos eman­ci­pa­do­res, al recor­dar las vie­jas ges­tas de nues­tras gue­rras de inde­pen­den­cia, tene­mos for­zo­sa­men­te que recor­dar la Cuba de hoy, por­que esta Cuba de hoy es par­te de un vie­jo esfuer­zo de las masas por obte­ner su libe­ra­ción defi­ni­ti­va, esfuer­zo que ni siquie­ra en Cuba ha alcan­za­do un éxi­to total, toda­vía tene­mos que luchar para liqui­dar vie­jas for­mas eco­nó­mi­cas que nos opri­men, para librar­nos de todos los pro­ble­mas que nos ha traí­do en nues­tro desa­rro­llo la depen­den­cia de los capi­ta­les extran­je­ros, la depen­den­cia fun­da­men­tal­men­te de los mono­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos y para defen­der la par­te de liber­tad y de bien­es­tar de nues­tro pue­blo que hemos logra­do en estos años de lucha.»

El dis­cur­so fue segui­do con gran silen­cio y fer­vor revo­lu­cio­na­rio, aun­que muchos de los pre­sen­tes mili­tan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta Argen­tino mos­tra­ban con sus caras, la des­apro­ba­ción con el con­te­ni­do del dis­cur­so.

El Che cie­rra su ora­to­ria dicien­do:

«Eso com­pa­ñe­ros, el que se repi­ta la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del 25 de Mayo en estas nue­vas con­di­cio­nes, depen­den nada más que del pue­blo argen­tino y de sus diri­gen­tes, es decir, depen­de de uste­des en cuan­to a pue­blo y en cuan­to a diri­gen­tes; de tal mane­ra que tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad cae sobre uste­des: la res­pon­sa­bi­li­dad de saber luchar y de saber diri­gir a un pue­blo que hace tiem­po está expre­san­do en todas las mane­ras con­ce­bi­bles su deci­sión de des­truir las vie­jas cade­nas y de libe­rar­se de las nue­vas cade­nas con que ame­na­za ama­rrar­lo el impe­ria­lis­mo. Tome­mos pues el ejem­plo mani­do de Mayo, el ejem­plo tan­tas veces dis­tor­sio­na­do de Mayo, tome­mos el ejem­plo de la Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra, que salió de sus fron­te­ras, inun­dó con una ideo­lo­gía nue­va, que no era pro­pia, pero que había encar­na­do en sí para tras­la­dar­la a Amé­ri­ca, y pen­se­mos en estos momen­tos de Amé­ri­ca, en estos mis­mos momen­tos en que una espe­cie de 25 de Mayo se ha dado en la zona del Cari­be, en que des­de aquí se lan­zan pro­cla­mas revo­lu­cio­na­rias que lle­gan a todos los pue­blos de Amé­ri­ca, y que en la Segun­da Decla­ra­ción de la Haba­na luce algo así como una decla­ra­ción de los dere­chos del hom­bre para los pue­blos de aque­lla épo­ca. Pen­se­mos en la uni­dad indes­truc­ti­ble de todo nues­tro Con­ti­nen­te, pen­se­mos en nues­tra eco­no­mía igual­men­te dis­tor­sio­na­da, igual­men­te ahe­rro­ja­do cada pue­blo por el mis­mo impe­ria­lis­mo. Pen­se­mos en que somos par­te de un ejér­ci­to que lucha por su libe­ra­ción en cada peda­zo del mun­do don­de toda­vía no se ha logra­do, y apres­té­mo­nos a cele­brar otro 25 de Mayo, ya no en esta tie­rra gene­ro­sa, sino en la tie­rra pro­pia y bajo sím­bo­los nue­vos, bajo el sím­bo­lo de la vic­to­ria, bajo el sím­bo­lo de la cons­truc­ción del Socia­lis­mo, bajo el sím­bo­lo del futu­ro.». Al ter­mi­nar el dis­cur­so del Coman­dan­te Gue­va­ra, otros argen­ti­nos hicie­ron uso de la pala­bra, aun­que será el his­tó­ri­co diri­gen­te del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio John William Cook, quien inte­gra­ba el Ins­ti­tu­to de Amis­tad Argen­tino Cubano, quien se hará eco del dis­cur­so del Che, asu­mien­do públi­ca­men­te el lla­ma­mien­to revo­lu­cio­na­rio de Gue­va­ra. El que fue­ra dele­ga­do del Gene­ral Perón se había con­ver­ti­do en el alia­do argen­tino más pró­xi­mo a las tesis insu­rrec­cio­na­les de Gue­va­ra, para toda Amé­ri­ca Lati­na. Mien­tras que los comu­nis­tas argen­ti­nos apos­ta­ban por la vía demo­crá­ti­ca de la acción de las masas, como eta­pa pre­via al socia­lis­mo. Por ese enton­ces Cooke y su com­pa­ñe­ra Ali­cia Egu­ren inten­ta­ron con­ven­cer al Gene­ral Perón que tenía que tras­la­dar­se a Cuba y dejar el Madrid del régi­men fran­quis­ta. Duran­te la fies­ta, el dis­cur­so del Che fue el tema del gran deba­te entre los mili­tan­tes. A pesar de las can­cio­nes de Tama­ra, la emo­ción patrió­ti­ca y los lla­ma­dos a la uni­dad, el ambien­te había ter­mi­na­do bas­tan­te cal­dea­do. Duran­te el asa­do se lo vio al Che char­lar ani­ma­da­men­te de la situa­ción polí­ti­ca Argen­ti­na con el “Gor­do” Cooke, Ali­cia Egu­ren y el ex emba­ja­dor de Gua­te­ma­la en la argen­ti­na Manuel Fran­cis­co Galich López, duran­te el gobierno Jaco­bo Arbenz. La maes­tra entre­rria­na Caro­li­na Agui­lar nos con­ti­núa rela­tan­do las inci­den­cias de la acti­vi­dad cele­bra­da el 25 de Mayo y la reper­cu­sión pos­te­rior de la mis­ma.

«A los dos o tres días des­pués de la fies­ta, los argen­ti­nos nos reuni­mos en el Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos por­que había algu­nos resi­den­tes que no tenían la mis­ma opi­nión que el Che. A esa reu­nión asis­tió Tama­ra y cuan­do los oyó hablar de esa mane­ra se paró y dijo tajan­te­men­te: ´Bueno, me voy, yo aquí no pier­do el tiem­po…´ Y se fue. Jun­to con ella nos fui­mos unos cuan­tos. Al año siguien­te dimos de nue­vo la fies­ta. Ella vol­vió a bai­lar e inclu­so nos con­si­guió que el Ballet Nacio­nal actua­ra. Tam­bién asis­tió Che. A par­tir de aque­lla dis­cu­sión de la que ella se reti­ró tan moles­ta, no vol­vió a par­ti­ci­par en más reunio­nes de resi­den­tes argen­ti­nos. Sin embar­go, siem­pre esta­ba pen­dien­te de los com­pa­trio­tas que lle­ga­ban, y preo­cu­pa­da por reu­nir­los a todos, y enviar­les libros y folle­tos cuan­do ya se habían ido.» Su com­pro­mi­so con la revo­lu­ción cuba­na y su espí­ri­tu inter­na­cio­na­lis­ta fue­ron deter­mi­nan­tes para que Tama­ra fue­ra selec­cio­na­da para ser par­te del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio de Ernes­to Gue­va­ra, para la insu­rrec­ción lati­no­ame­ri­ca­na. Lue­go de su pre­pa­ra­ción en Cuba y Che­cos­lo­va­quia, par­te de avan­za­da para gene­rar las con­di­cio­nes en Boli­via, de la pos­te­rior gue­rri­lla coman­da­da por el Che. En este país del alti­plano des­pués de ope­rar clan­des­ti­na­men­te con una doble per­so­na­li­dad, se incor­po­ra a la gue­rri­lla, que coman­da­ba el Che. A par­tir de ese momen­to Tama­ra se con­vier­te en «Tania».

Su com­pa­ñe­ro de entre­na­mien­to en Che­cos­lo­va­quia José Gómez Abad «Dios­da­do» en su libro «Como el Che bur­lo a la CIA» seña­la de Tama­ra:

«Tania era una joven ale­gre, sen­ti­men­tal y román­ti­ca. Soñó, amó, y tenía her­mo­sas ilu­sio­nes para un futu­ro; sin embar­go, en ella pri­ma­ron sus altas metas, el cum­pli­mien­to del com­pro­mi­so con­traí­do y del deber revo­lu­cio­na­rio.» Tania jun­to a otros 8 gue­rri­lle­ros caye­ron en una embos­ca­da del ejér­ci­to Boli­viano en el vado de Puer­to Mau­ri­cio. Per­te­ne­cía al gru­po de la reta­guar­dia de la gue­rri­lla que coman­da­ba el otro gran argen­tino uni­ver­sal Ernes­to Che Gue­va­ra, que sería ase­si­na­do muy poco tiem­po des­pués el 9 de octu­bre de 1967. Tras la muer­te de Tania se comen­za­ron a difun­dir his­to­rias fan­tás­ti­cas, auten­ti­cas calum­nias sobre su vida. Una de ellas es que fue aman­te de Ernes­to Gue­va­ra. Otras de las fal­se­da­des es que fue una tri­ple agen­te (Ale­ma­na- sovié­ti­ca- cuba­na). Su madre Nadia Bun­ke recha­za las afir­ma­cio­nes de que Tama­ra había per­te­ne­ci­do a los ser­vi­cios secre­tos de la RDA: «Si noso­tros en reali­dad hubié­ra­mos esta­do infor­ma­dos hubié­ra­mos cui­da­do de dar­le a las ATASI nues­tro con­sen­ti­mien­to, sim­ple­men­te por­que sabía­mos que nues­tra hija desea­ba cola­bo­rar con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Argen­ti­na. Está­ba­mos muy preo­cu­pa­dos, pues temía­mos que tar­de o tem­prano fue­ra arres­ta­da, Si se hubie­ra cono­ci­do su cola­bo­ra­ción con la ATASI ¿Que hubie­ra sido de ella?».Lo cier­to que su vida y mili­tan­cia ya es par­te del ima­gi­na­rio colec­ti­vo de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na. Con el trans­cu­rrir de los años su figu­ra se agi­gan­ta para con­ver­tir­se en una refe­ren­cia y un ejem­plo para las futu­ras gene­ra­cio­nes. Gómez Abad ter­mi­na dicien­do en su libro: «Tama­ra soñó, luchó por un mun­do mejor y fue con­se­cuen­te con sus idea­les has­ta el final de sus días. Las semi­llas que ella sem­bró, años des­pués se ven rena­cer en su Amé­ri­ca Lati­na mes­ti­za y explo­ta­da. Esa fue su prin­ci­pal obra y el lega­do impe­re­ce­de­ro que dejó.» La Argen­ti­na aun no le ha rea­li­za­do un reco­no­ci­mien­to his­tó­ri­co, a esta mili­tan­te inter­na­cio­na­lis­ta que se ha con­ver­ti­do en un para­dig­ma de la mujer revo­lu­cio­na­ria.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *