Mali. Más que un gol­pe mili­tar

Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 31 de agos­to de 2020-.

Toda­vía es muy tem­prano, para eva­luar las con­se­cuen­cia­les del gol­pe del mar­tes 18 de agos­to, con­tra el pre­si­den­te Ibrahim Bou­ba­car Keï­ta (IBK), y que depo­si­tó en el poder al auto­de­no­mi­na­do Comi­té Nacio­nal para la Sal­va­ción del Pue­blo, (CNSP) un gru­po de jóve­nes coro­ne­les, vete­ra­nos de la gue­rra que se libra en el nor­te del país des­de 2012, con­tra dos impor­tan­tes e intrin­ca­dos con­glo­me­ra­dos terro­ris­tas cono­ci­dos como Jamāʿat nuṣ­rat al-islām wal-mus­li­mīn (Fren­te de Apo­yo para el Islam y los Musul­ma­nes) o JNIM, tri­bu­ta­rios de al-Qae­da y el Esta­do Islá­mi­co (Daesh) en el Gran Sáha­ra (ISGS) des­de don­de se han irra­dia­do a varias paí­ses veci­nos: Bur­ki­na faso, Níger y Chad.

Has­ta aho­ra la úni­ca pro­pues­ta del CNSP, fue man­te­ner­se en el poder has­ta las elec­cio­nes que serían recién en 2023, mien­tras que duran­te ese perio­do la jefa­tu­ra del país esta­ría a car­go, como todo lo indi­ca, del líder del movi­mien­to del 18 de agos­to el Coro­nel Assi­mi Goi­ta, des­oyen­do tam­bién las exi­gen­cias de Nacio­nes Uni­das y las “gran­des” demo­cra­cias inclu­yen­do a la admi­nis­tra­ción Trump, que pidie­ron la res­tau­ra­ción del gobierno elec­to en 2013 y reva­li­da­do en 2018. Por otra par­te la Unión Afri­ca­na sus­pen­dió a Malí, mien­tras que los Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, ame­na­za­ron con inte­rrum­pir el entre­na­mien­to que brin­da al ejér­ci­to.

Con esca­sas decla­ra­cio­nes la volun­tad de los mili­ta­res malíes, que por segun­da vez en menos de una déca­da pro­ta­go­ni­zan un gol­pe de esta­do, se han refle­ja­do más en sus accio­nes, como fue el caso de la dele­ga­ción envia­da por la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca de los Esta­dos de Áfri­ca Occi­den­tal (CEDAO) quien se lle­vó un estre­pi­to­so no, a su plan­teo de vol­ver el gol­pe atrás, libe­rar al pre­si­den­te Keï­ta y nue­va­men­te ins­ta­lar­lo en el gobierno. Las aho­ra cator­ce nacio­nes del CEDAO, han deci­di­do man­te­ner el cie­rre de fron­te­ras comer­cia­les y el embar­go a los inter­cam­bios finan­cie­ros. Anun­cian­do que se levan­ta­rán estas san­cio­nes en fun­ción de los pro­gre­sos rea­li­za­dos hacia la recu­pe­ra­ción del orden civil en un pla­zo de doce meses. Opi­nión en la que con­ce­dió la minis­tra de defen­sa de Fran­cia, Flo­ren­ce Parly, que decla­ró a la pren­sa que la tran­si­ción debe­ría ser una cues­tión de meses.

En el orden interno apa­ren­te­men­te la jun­ta mili­tar, ha comen­za­do a reci­bir los pri­me­ros emba­tes, por aho­ra bas­tan­te débi­les, pero los que se ten­drán que seguir ya que en apa­rien­cia la anti­gua opo­si­ción al pre­si­den­te Keï­ta, no están abro­que­la­dos jun­to a los mili­ta­res. Sin espe­ci­fi­car la razón la reu­nión a la que esta­ban lla­ma­dos el sába­do 29 varios par­ti­dos polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes civi­les ha sido pos­ter­ga­da, lo que abre dudas si esta deci­sión en un triun­fo de la línea más dura de los mili­ta­res, que no está intere­sa­da a “nego­ciar” nada con nadie, o que los hom­bres del movi­mien­to del pasa­do 18 de agos­to, no esta­ba pre­pa­ra­dos para reci­bir las pre­sio­nes y los pedi­dos, de estos repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil. Tam­bién lla­mó la aten­ción que a esa reu­nión aho­ra sus­pen­di­da no haya esta­do invi­ta­do el Movi­mien­to 5 de junio, el con­glo­me­ra­do opo­si­tor más fuer­te al aho­ra ex pre­si­den­te Keï­ta. El M5-RFP, lide­ra­do por el imán inte­gris­ta Mah­moud Dic­ko, acu­só a los mili­ta­res de secues­trar la “revo­lu­ción”, y exi­gió que su movi­mien­to este invo­lu­cra­do en la direc­ción del pro­ce­so que lle­ve al país a unas pró­xi­mas elec­cio­nes. Ade­más advir­tió que a los mili­ta­res que no ten­drían “car­ta blan­ca”, para hacer a su anto­jo. Tam­bién se había cono­ci­do a fines de la sema­na pasa­da que el M5, había pre­sen­ta­do su pro­pio plan a la jun­ta, sin espe­ci­fi­car el tiem­po en que se ten­drían que tomar los mili­ta­res para el lla­ma­do a elec­cio­nes. Dic­ko en su habi­tual dis­cur­so públi­co de los días vier­nes, don­de ter­mi­na­ron con­ver­gie­ron el día sagra­do del islam, con las pro­tes­tas anti guber­na­men­ta­les des­de junio pasa­do, exi­gió a los mili­ta­res que aca­ten las deman­das de los media­do­res regio­na­les, para evi­tar­le al país san­cio­nes finan­cie­ras que pro­fun­di­za­ran la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa, ade­más de alen­tar las accio­nes de los gru­pos waha­bi­tas que ope­ran en el nor­te, don­de la vio­len­cia se ha inten­si­fi­ca­do duran­te la pan­de­mia, ya que más de un noven­ta por cien­to de las ins­ta­la­cio­nes sani­ta­rias han sido des­trui­das.

Un nor­te no tan lejano.

La gue­rra que ha con­su­mi­do el nor­te de Mali, gene­ran­do miles de muer­tos y un derro­che de recur­sos finan­cie­ros que final­men­te pre­ci­pi­tó el gol­pe, ha deja­do expues­to la debi­li­dad de sus fuer­zas arma­das, su pési­ma orga­ni­za­ción, la cali­dad de su arma­men­to y la pre­pa­ra­ción de la tro­pa, fren­te a un enemi­go polí­ti­ca y mili­tar­men­te supe­rior. De no haber media­do Fran­cia, la anti­gua poten­cia colo­nial que toda­vía man­tie­ne impor­tan­tes inte­rés geo­es­tra­té­gi­cos y eco­nó­mi­cos en el país sahe­liano, pri­me­ro con la Ope­ra­ción Ser­val en 2012, con­ti­nua­da por la Ope­ra­ción Barkha­ne, a par­tir de 2013, con más de 5 mil efec­ti­vos fran­ce­ses y otros tres mil de cin­co nacio­nes euro­peas, los muyahi­di­nes ya habrían levan­ta­do en Bama­ko, sus negras ban­de­ras del terror.

No fue casual que la pri­me­ra visi­ta inter­na­cio­nal del pre­si­den­te Ema­nuel Macron fue­ra nada menos que a Mali, a pocos días de asu­mir el car­go en mayo de 2017, ade­más de poner a ese país en la pri­me­ra línea agen­da de gobierno, por lo que este tras­pié en Mali, es en mucho tam­bién un fra­ca­so casi per­so­nal. Al tiem­po que Washing­ton, per­mi­tió duran­te ocho años que Paris ten­ga la ini­cia­ti­va en su anti­gua colo­nia, y de mane­ra mili­tar­men­te dis­cre­ta ha teni­do inje­ren­cia en el país afri­cano, al igual que en Níger, brin­dan­do entre­na­mien­to a ele­men­tos de la FAMa (Fuer­zas Arma­da de Mali) y secun­dan­do las ope­ra­cio­nes anti­te­rro­ris­tas tan­to fran­ce­sas como de otras uni­da­des inter­na­cio­na­les que ope­ran allí como la Misión de Man­te­ni­mien­to de la Paz de la Nacio­nes Uni­das en Mali (MINUSMA) con cer­ca de 15 mil, que por otra par­te poco antes del gol­pe había exten­di­do el tiem­po de su pre­sen­cia.

En enero pasa­do, la minis­tra de las Fuer­zas Arma­das de Fran­cia, Flo­ren­ce Parly, reco­no­ció que el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos era fun­da­men­tal para una misión anti insur­gen­cia en la región. Por lo que el nue­vo gobierno de Bama­ko, ten­drá que refren­dar los acuer­dos con Fran­cia y Esta­dos Uni­dos, o por lo menos tole­rar­los, para no con­ver­tir de hecho a las fuer­zas occi­den­ta­les de ejér­ci­tos de cola­bo­ra­ción a ocu­pa­ción, más cuan­do la sema­na pasa­da Parly, decla­ró que: “la Ope­ra­ción Barkha­ne iba a con­ti­nuar”.

La pre­sen­cia de fuer­zas occi­den­ta­les aho­ra son más vita­les que nun­ca, no solo por la crí­ti­ca situa­ción en el nor­te, sino por un ges­to que si bien al Eli­seo no le pasó des­aper­ci­bi­do, mucho menos a la Casa­blan­ca: la pri­me­ra audien­cia ofi­cial dada por los miem­bros del CNSP, fue a Igor Gromy­ko, para más datos emba­ja­dor ruso en Mali a lo que se le suma un inquie­tan­te deta­lle, el líder de la suble­va­ción el coro­nel Assi­mi Goi­ta, regre­só de un entre­na­mien­to mili­tar de Rusia, al tiem­po que en Mos­cú se espe­ra­ba la visi­ta de más miem­bros del Con­se­jo… Otros impor­tan­tes miem­bros del CNSP como los coro­ne­les Sadio Cama­ra y Malick Diaw, tam­bién han par­ti­ci­pa­do duran­te un año de cur­sos anti insur­gen­tes en el Cole­gio Mili­tar Supe­rior de Mos­cú. El coro­nel Diaw, a su vuel­ta de Rusia,fue san­cio­na­do e iba a reci­bir la baja en sep­tiem­bre pró­xi­mo. A lo que habría que sumar el suge­ren­te hecho de que duran­te las últi­mas mani­fes­ta­cio­nes en apo­yo de la jun­ta mili­tar, apa­re­cie­ron ban­de­ras rusas y pan­car­tas des­ta­can­do la amis­tad entre el país afri­cano, el gigan­te euro­peo y Chi­na.

El Depar­ta­men­to de Esta­do sabe muy bien que las rela­cio­nes entre Mos­cú y Bama­ko, has­ta el derrum­be del blo­que socia­lis­ta, fue­ron muy bue­nas y par­ti­cu­lar­men­te des­de 1960 a 1968, por lo que Esta­dos Uni­dos ten­ga aho­ra que resol­ver una nue­va ecua­ción en Áfri­ca, dema­sia­do sería para dejar en manos de los fran­ce­ses y que comen­za­ría por apar­tar­los de la direc­ción de la gue­rra con­tra los inte­gris­tas y lle­var el fue­go del nor­te más cer­ca de Bama­ko, ope­ra­ción, que ya sabe­mos sabe rea­li­zar con magis­tral talen­to.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *