Líbano. El pre­si­den­te ins­ta a que el país se con­vier­ta en un Esta­do lai­co en medio de la cri­sis nacio­nal

Resu­men Medio Orien­te, 30 de agos­to de 2020-.

El pre­si­den­te liba­nés, Michel Aoun, pidió un cam­bio en el sis­te­ma polí­ti­co del país y el aban­dono del prin­ci­pio con­fe­sio­nal de for­ma­ción del poder, con­vir­tien­do así al Líbano en un Esta­do lai­co.

«Hago un lla­ma­do a la pro­cla­ma­ción del Líbano como un Esta­do lai­co», dijo Aoun duran­te un dis­cur­so tele­vi­sa­do en el que reco­no­ció la nece­si­dad de «cam­biar el sis­te­ma». El pre­si­den­te ase­gu­ró que el Líbano nece­si­ta un nue­vo enten­di­mien­to en la ges­tión de sus asun­tos que se basa­ría en la ciu­da­da­nía y la lai­ci­dad del Esta­do.

Aoun seña­ló que, debi­do a la divi­sión del poder en fun­ción de las con­fe­sio­nes, el Líbano aho­ra repre­sen­ta varias repú­bli­cas, y no una. De acuer­do con la Cons­ti­tu­ción liba­ne­sa, todos los órga­nos guber­na­men­ta­les del país están asig­na­dos a cier­tas con­fe­sio­nes, y solo sus repre­sen­tan­tes tie­nen dere­cho a diri­gir­las.

Des­de la Pre­si­den­cia liba­ne­sa tam­bién anun­cia­ron que el lunes se con­vo­ca­rán con­sul­tas con blo­ques par­la­men­ta­rios para desig­nar un nue­vo pri­mer minis­tro, lue­go de que el Gobierno renun­cia­ra a prin­ci­pios de este mes lue­go de la catas­tró­fi­ca explo­sión en el puer­to de Bei­rut. Se espe­ra que este pues­to lo ocu­pe Mus­tapha Adib, emba­ja­dor del Líbano en Ale­ma­nia, des­pués de que reci­bie­ra el apo­yo de un influ­yen­te gru­po de ex pri­me­ros minis­tros del país, reco­ge Al Jazee­ra.

Este vier­nes, el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Fran­cia, Jean-Yves Le Drian, ins­tó a las auto­ri­da­des liba­ne­sas a ini­ciar refor­mas estruc­tu­ra­les de «emer­gen­cia» y for­mar un nue­vo Gobierno, advir­tien­do de que «el país está al bor­de de la mise­ria, al bor­de de un abis­mo». Si no se garan­ti­zan las refor­mas esen­cia­les, «la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no esta­rá ahí», advir­tió el minis­tro.

El 4 de agos­to, más de 170 per­so­nas murie­ron y al menos 6.000 resul­ta­ron heri­das tras el poten­te esta­lli­do de una peli­gro­sa car­ga alma­ce­na­da en el puer­to de la capi­tal liba­ne­sa. Dece­nas de miles de per­so­nas que­da­ron sin hogar. La ONU ins­tó a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a recau­dar 565 millo­nes de dóla­res para ayu­dar a la pobla­ción del Líbano, gra­ve­men­te afec­ta­do por la explo­sión.

Tras la explo­sión se orga­ni­za­ron pro­tes­tas masi­vas en Bei­rut. Los mani­fes­tan­tes asal­ta­ron varios minis­te­rios, lan­za­ron pie­dras y blo­quea­ron una calle cer­ca del Par­la­men­to. El 10 de agos­to, el pri­mer minis­tro del Líbano, Has­san Diab, anun­ció la dimi­sión del gabi­ne­te.

Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *